El llamado a no reelegir en Curicó

Partiré por recordar que en noviembre habrá una elección que incluirá senadores, diputados y consejeros regionales en lo que respecta a Curicó. Como habrá notado ilustrado lector, está en desarrollo una campaña desde hace meses donde se intenta aparecer, sobresalir, exponerse, polemizar, para recordarle al electorado la existencia de quienes tarde mal y nunca tuvieron ese nivel de conexión. Tarud quiso ser presidente. Coloma quiere un hospital en Linares. Lorenzini se preocupa por las madres de Molina. León quiere agua para Curepto y así sucesivamente.

No tenemos candidatos
Partamos entonces por recordar un punto relevante: hasta el momento, no están definidos los pactos ni tampoco las listas parlamentarias que competirán en noviembre. Así de sencillo, no hay postulantes validados aún. Esta definición se deberá tomar rápido entendiendo que las candidaturas deben inscribirse y también teniendo en cuenta que existe dependencia entre candidaturas presidenciales y la definición de listas parlamentarias. ¿Cuántos diputados/senadores podrá valer una bajada de un candidato presidencial?. Por cierto, se que usted, astuto lector, no pensará en que esta decisión se tomará en Curicó o Talca.

Algunas cuentas rápidas
Para este nuevo y flamante Distrito 17, serán 7 los escaños para diputado y, en la nueva circunscripción, serán 5 los senadores a definir en noviembre. Para llegar a ese resultado, el voto podrá tener por cada agrupación como máximo un total de n+1 candidatos, vale decir 8 candidaturas por diputados y 6 candidaturas por senador. De esos 8 candidatos a diputado y 6 a senador, recordando que el método ya no será binominal, tendremos algunos “punta de lanza” y otros de relleno para lograr votos que hagan sumatoria para lograr más cupos a repartir internamente. Mi presagio es que por este motivo por ejemplo sacaron de los cuarteles de invierno a Correa de la Cerda y se intenta levantar a dirigentes del sector transportista.

Mentira amorosa
Con esto en mente, volvamos al tema que nos convoca, al de la no reelección. Cada candidato tiene cierta claridad del rol al que postula, más aún cuando opta a una reelección, vale decir, habiendo ejercido el rol. Durante un periodo al menos. Bueno. Por décadas en algunos casos. Teniendo esa claridad, cada candidato pudo descubrir que el rol que desarrolla en el Congreso es legislativa, no ejecutiva. Reitero, el rol es legislativo, legisla, hacer leyes, preparar proyectos de ley.  Además, en la lógica del check-and-balance, la fiscalización y horas de incidentes aportan a mantener tensión entre el legislativo y el ejecutivo… cuando se quiere usar. Volveremos sobre esto en un momento.

La mentira amorosa, es la que de cara hacia la ciudadanía se pretende mostrar como un rol ejecutivo. En un terreno fértil de desconocimiento esencial de roles, siempre motivado por eliminación de todo esfuerzo por masificar la educación cívica, se forma una falsa imagen de ejecutor, de impulsor de proyectos, de PMO del distrito o circunscripción, algo que no es. Para el candidato imberbe y tontorrón que no tiene idea de donde está parado, esto podría tener sentido, pero no para quienes llevan varias reelecciones en el cuerpo.

“A Curicó le falta desde hace años <ponga aquí lo que sea>”, “es importantísimo que el proyecto <lo que sea> se concrete acá en Talca” o los “es gravísimo que aún no <lo que tenga que haber pasado> siga pendiente en Linares” expone además de esa mentira amorosa, la incompetencia de no haber logrado -asumiendo como cierto el engaño- lo que tanto les angustia en cada entrevista y exposición pública. Entonces, lo que no hice, ahora que usted me lo dice en la feria, que me lo dice en la fiesta de lo que sea, que me lo dice en la esquina donde me encuentre, ahora si lo podré hacer.

La fidelidad
Decíamos que cambió el modo de elegir, la cantidad de candidatos, pero también ha cambiado la forma en la que distribuirá el territorio. Así, algunos han tenido notables ventajas y otros sencillamente pasarán a la historia. Es así como desesperación mediante, se han visto escenas notables en la búsqueda de conquistar nuevos territorios de los del norte hacia el sur, de los del sur hacia el norte e incluso Tarud con Coloma juntos. Representantes electos que en toda una vida habían puesto un pie por el barrio ahora aparecen ofertando su siempre fresco compromiso por representarnos.

Debo compartir con ustedes, ávidos lectores, que en este jueguito de compromisos emergentes, el que fue más chocante a mi juicio es el del ahínco con el que el senador Coloma luchaba por el nuevo hospital para Linares. “Yo no voy a descansar hasta que esto esté listo” dice allá. La preocupación -recordar que siempre aparece preocupado por algo en medios- que demostraba por el hospital en la maqueteada escena nos habría gustado verla por el barrio ya a 7 años de hospital pendiente en Curicó. Aún siendo parte de la Comisión de Presupuesto (si, al igual que el senador Zaldívar). ¿Desinterés, impotencia o incapacidad?, no queda claro, lo que si queda claro, es que en el caso del Hospital de Linares si funcionará.

El real impacto
Del periodo si hacemos memoria, la única verdadera muestra de muñeca y despliegue legislativo de los representantes por Curicó fue la cocina armada en el contexto de la reforma tributaria. El único y real esfuerzo considerado desde lo mediático por el impacto logrado. Aquí debería aparecer un listado de cientos de proyectos pero sabemos que los proyectos por lo general son comandados por un representante -no de los nuestros- en los que se agrega el set de firmas para apoyarlo -donde si van los nuestros.
Ir a clases (asistir a las sesiones) es lo mínimo a cumplir en su rol y sería.
De más está decir que tampoco han liderado un proyecto por limitar las reelecciones. Tu-tum-tss.

Lo demás han sido saltos y cámaras, que por lo general no llegan a nada. Intentos por legislar en caliente que dada su naturaleza, no llegan a puerto por que el fragor del momento se termina. Hay un accidente en Rally, postularé un proyecto para evitar accidentes en Rallys. Pasa algo en un estadio, pediré cambio a la Ley de Violencia en los Estadios. Se viene el rodeo, postularé a que sea Patrimonio de la Humanidad.

Extrememos un poco el argumento ¿le ha servido a la comarca haber tenido diputados y senadores durante este(os) periodo(s)? Mi respuesta es que no queda tan claro. No he querido meter otros temas que se deberán tener en cuenta, acusaciones que aún no se terminan de investigar, los viajes con que también superan a los concejales viajeros y desde luego el silencio que guardaron frente a este caso en su rol de fiscalización.

Por eso agradezco el hecho de tener mayor variedad para que la ciudadanía pueda elegir algún candidato que signifique no volver a optar por los mismos, de modo de intentar lograr resultados distintos.

// 3

Published by

Marcelo Aliaga

140 caracteres no son suficientes. Ver detalle.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *