Ellos y nosotros

En la última entrega decíamos que el primero que marcara la línea de definición ganaría el juego. Del veredicto de culpabilidad emanado desde el poder judicial, se establece una nueva línea: si antes podíamos identificar dos grupos en el concejo municipal dividiendo entre los electos y los nuevos concejales, esta definición se fortalece ahora entre quiénes son culpables de quienes no lo son, y cómo lo decía el comienzo, quien marcara la línea ganaría.

Quien había expresado una permanente necesidad de mayor información acerca de los temas y también la solicitud de una necesaria auditoría para verificar el estado financiero del municipio, fue en su momento el concejal Francisco Sanz. Pero el hecho político que rompe el esquema en la mesa es la salida del concejal Sebastián Maturana de la sesión de concejo, en la primera reunión posterior a conocerse el veredicto. Independiente de regresar en la segunda parte y de lo tosco que pueda haberse visto (reunión desarrollándose en una población, con comunidad y vecinos), define una posición necesaria frente al absurdo y desfachatez imperante.

El sentido común le diría a cualquier persona en un cargo de representación popular y posterior a una sentencia de culpabilidad, que lo razonable es dejar el cargo además de lo razonable es lo deseable, además de lo deseable es lo ético, además de lo ético es el imperativo de decencia mínima a la que podría esperar la ciudadanía de alguien que señala ser su representante. Pero como lo decíamos en la entrega anterior ellos no renunciarán.

Recordemos cómo se han desarrollado los hechos: en el primer momento simplemente se subestimó una acusación de parte de la ciudadanía (conferencia de prensa, festín de redes, etc.), luego en camino judicial se dijo que eran ataques políticos, para finalmente llegar a una sentencia donde se afirma la culpabilidad. El fundamento operativo es que no llega el papel. Pero bien, no se podrá esperar mejor estándar de quienes han estado disponibles para falsificar documentos en pleno uso de su cargo. Esto es grave. Sobre todo si consideramos que tuvimos al menos un periodo en donde toda la mesa está cuestionada (periodo pasado). Hoy, parece no importar que el set de culpables votó y decidió con/por dinero público inclusive.

Por eso es relevante la salida del Concejal Maturana de la sesión. Sin ser imputado, sale de la sala. Ya está en la línea del frente, ganó su lugar pionero y esperaríamos que los pendientes se sumarán. Sanz ha mostrado estar a medio camino. Quepa antes de proseguir, recordar que estos dos representantes forman parte del PPD y RN, dos de los partidos sin representación durante el periodo pasado. En el caso de la concejala Maturana no queda clara su posición, en tanto que para el concejal Canquil perder un millón de dólares no presenta mayor problema y el concejal Ahumada no parece querer desmarcarse del alcalde, aun cuando deberá matar al padre para intentar lograr su siguiente paso.

Curicanas y curicanos, estamos frente a un desmadre histórico. De mantener la línea judicial, el propio alcalde se sumaría al set, lo que explicaría la pasividad con que ha abordado el caso. La primera autoridad comunal ya dijo que esto era un “festín de redes sociales”, subestimando el problema y poniendo el foco en la propia ciudadanía y no en su concejo.
¿Cuántos acuerdos que afectan a toda la ciudad cerraron en ese periodo?.
Por eso es relevante la definición del concejal Maturana, una definición que ningún concejal del periodo pasado podría haber hecho.

No olvidar que las deudas y pendientes nos llevan a mirar al pasado, lo que mientras se mantenga pendiente seguirá pasando. Pasado, pasado, pasado. Mientras, las definiciones reales, las de futuro, seguirán a la espera. La ciudad seguirá creciendo, seguiremos pensando que los lomos de toro y semáforos lograrán solucionar problemas sistémicos de décadas sin abordar. Abrimos entonces la pregunta fundamental: ¿perdemos otros cuatro años o proyectamos la ciudad del futuro?

La línea de futuro está puesta. Veamos cómo se define este concejo.

// 11

Asumir la culpabilidad

Luego de dos sendas editoriales en los diarios de la Región del Maule, queda claro que ya llegamos al siguiente nivel de las cosas. La sentencia en el caso Concejales Viajeros cimentó lo que en un momento se intentó mantener como especulaciones, ataques personales y festines de redes sociales, como diría el Alcalde en conferencia de prensa especialmente convocada para apoyar a los acusados. En efecto aguzado lector, para esa convocatoria no se requirió una sentencia, requisito que siempre han solicitado para otras acciones. Decíamos que ha llegado al siguiente nivel de las cosas, a tal punto que el propio diario de la comarca, Diario La Prensa, fue explícito: los tres [concejales reelectos] deberían haber dejado sus cargos ya. El título es el indicado por lo que lo replico.

He sido persistente en exponer en todas formas y colores que la primera renuncia debió ser en agosto de 2015.

¿Hace ya dos años? Si, hace dos años ya.

Creo que es aquí donde tenemos el punto fundamental de la historia completa, el de pensar que es un asunto primero administrativo y segundo un asunto legal. Es un poquito más profundo, es un asunto ético y que logra elocuencia propia en sus actos y omisiones. Por cierto, en el intento por lograr morir con las botas puestas, en todo el proceso esto no ha dejado de ser un mero “error”. El punto fundamental, de pensar que la única variable relevante es la legal, expone la total irrelevancia de un actuar ético en la función pública. Digo esto, ya que por ese agosto de 2015 el Concejal Canales acepta en conferencia de prensa -recordar lo de la teatralización que hemos desarrollado anteriormente- su acción en un bullado mea culpa, logrando el segundo lugar en meaculpas luego del exconcejal Limardo, quien si da el primer paso de valentía mezclada con la evidente conveniencia legal. Ya en ese momento conocimos del estándar de “error” del concejal. Quepa recordar que una buena acción no redime una mala acción, por más que la matriz judeocristiana clásica intente hacernos pensar que si. Seré más claro, dar regalos en bingos o participar de teletones no exime del requerimiento administrativo, legal y, aunque no guste, ético.

Centro este punto en el concejal Canales, no por gusto ni mucho menos, sino por que ha sido icónico en el devenir de este caso, junto con el ex concejal y alcalde Muñoz. Recordar es volver a vivir. Luego del meaculpa con lágrimas -no es ironía, es un hecho- el paso directo era dar el paso al costado. Eso no sucedió.
Si eso no sucedió fue por que además de la personal convicción del concejal, no debió existir presión ni de su partido, ni de quienes le apoyan al punto de mantener el gesto de contratación como asesor en el Congreso. Todo su entorno compartió su convicción. Pero, recordar es volver a vivir, en su momento expresó que se alejaría de la política y que no repostularía. Ese momento habría sido una salida un poco menos digna que la de dar el paso al costado en el primer momento, pero habría tenido sentido en su permanente argumento de representación y de no dejar huérfanos a esos miles de curicanos que le eligen. Eso tampoco sucedió.
Aplicando el mismo razonamiento anterior, a su interés por mantenerse en la mesa municipal, le siguió su entorno y quienes debieron definir su candidatura como carta bien votada.

Con sentencia en mano, en medios locales se le ha consultado acerca de si dejará su cargo. Expone que no debe hacerlo si los demás sentenciados no dejan el cargo también. Si, suma a un integrante adicional al set de tres concejales: el alcalde Muñoz. Cuando aparece este tipo de argumento –“no me voy solo”, “condicionaré mi salida”– queda bastante claro el estándar que se maneja y el punto al que llegaremos.

Al concejal y a los demás que siguen sin renunciar, no les importa el conflicto evidente que significa la sentencia que expuso la capacidad de falsificar y defraudar al Fisco con el ejercicio de su cargo. No lo ven. No les hace ruido. No lo encuentran relevante en su ejercicio de representación, aun cuando los delitos impactan directamente a sus representados.

El concejal Canales no entiende que está frente al mismo problema que con tanto ahínco y sentido de realidad expuso en su momento respecto al caso del Millón de Dólares, donde por la persistencia del Alcalde y sus consiglieris los chilenos quedamos un millón de dólares abajo. Conceptualmente es similar, en este caso, con su “error”.

El caso del Concejal Saavedra y el Concejal Undurraga ha sido en parte distinto. Con una linea de acción distinta, han logrado mantenerse durante todo el proceso en un tercer o cuarto plano quizá. Piola. Sin aspavientos, sin conferencia de prensa, sin meaculpas televisados y menos dando que hablar en medios, ambos concejales han ido por el camino de la levedad.

Decíamos que ha sido sólo en parte distinto su caso, ya que ambos responden a reelecciones, por lo que aplicando el razonamiento anterior, ellos, sus cercanos y sus partidos, aprobaron que participaran de una nueva reelección. Pudiendo decir que no, prosiguieron. En este punto hay un camino distinto entre los dos concejales. En el caso del Concejal Undurraga, se mantuvo la línea UDI permanente de hacer vista gorda y esperar a que la sangre llegue al río. Hubo un criterio y se mantuvo. Nefasto, pero criterio al fin. En el caso del Concejal Saavedra, fue evidente la disparidad de criterio frente a la exconcejal Maureira. Si no fue por decisión personal de la exconcejal, expone la discriminación plena de parte del PR. Sea cual haya sido la distinción, ambos llegaron a la papeleta y tampoco tienen mayor problema con la situación.

Será complejo por parte de los partidos intentar explicar el apoyo a quienes cometieron los delitos que se expusieron y que nos llevaron a este punto de vergüenza nacional. Más aún ad portas de una elección. Si pensó que esto está por terminar, comete un error. Más allá de lo que puedan significar las instancias de apelación, mientras caen alfiles, torres y peones, los ojos comienzan a mirar al rey. En efecto, el juego del Concejal Canales, condicionando su renuncia a la del propio alcalde además de comprar un poco de tiempo -recordemos las sobrecargas permanentes de la atareada fiscalía maulina- nos recuerda que está pendiente el caso del que depende no sólo el alcalde sino parte de su liderazgo que quedaría en cuestión. De hecho, la veta administrativa del problema expone debilidades de su dominio y responsabilidad. Pero insisto, no perdamos de vista que no hay sólo un tablero en juego, sino varios tableros concatenados, donde el resultado de uno afectará al del siguiente. No es el único rey en peligro y eso se ha mantenido desde el inicio del proceso.

Comenzando a finalizar, no se confunda. Desarrollar el icónico caso del Concejal Canales en esta columna no exime al Concejal Saavedra ni al Concejal Undurraga. Los tres debieron haber renunciado ya. Antes de la próxima sesión de concejo de este próximo martes incluso. El incentivo para un llamado al orden de parte del alcalde es igual a cero ya que está en su propio zapato chino. Distinto es el caso para quienes representan al futuro en el concejo municipal, los nuevos concejales tienen la oportunidad de diferenciarse no sólo por cumplir el umbral legal, sino expresar que entienden que la comunidad espera mucho más que el llenado de un formulario de rendición. Si desde el edificio municipal se optó en el pasado por la inacción, hoy tienen en sus manos la opción de definir una línea clara del estándar ético que sostendrán. Esto deberá ser rápido, es más, el primero que lo haga, ganará.

Como decía en la entrega anterior, mi apuesta es que no renunciarán. Por más que los ladrillos de la lógica caigan sobre ellos, seguirán caminando. No les interesa ni les importa, mientras no afecte su posición (expresado claramente por ejemplo en el interés por devolver dineros -legal, protege su posición- pero no querer renunciar -ético, afecta su posición-). Y es que cuando el sentido de realidad se pierde, ni resucitando a Descartes se logrará algo.

Bien Diario La Prensa y Diario El Centro por dar cuenta y generar en torno al tema. Aún con un limitado alcance, queda claro que todos sabemos que todos sabemos… y ellos saben.

// 7

Esos miles de millones en tarros de basura en el Maule

Si agrupáramos a nivel regional en el Maule las peticiones de contenedores de residuos sólidos domiciliarios (A.K.A. tarros de basura de regalo), estas peticiones superan los $1.000 millones durante los últimos 3 años[1]. La entrega de este tipo de Contenedores RSD ha sido polémica en la región y desde luego en Curicó. Tanto por la entrega realizada en pleno año electoral (con evidente correlación en cuanto a los montos de las solicitudes según los datos) como por la no entrega de contenedores que al parecer estaban a la espera en el Cementerio de Curicó.

Montos postulados por año a nivel regional. Notar la barra de año de elecciones.

Intentando encontrar una política pública
Esta política pública, si es que alcanza para ser llamada de ese modo, es a mi juicio una de las más banales y expresivas de la falta de vuelo, de creatividad y abstracción del último tiempo en la región. Por cierto, en el marco de consejeros con vasta experiencia y visión en terreno de experiencias internacionales, giras varias y con apoyo incluso de una corporación y a cuadras de la mejor estatal de regiones por si requerían consulta técnica.

¿Se logra un impacto real en la comunidad? Para intentar responder a esta pregunta cabe darle una vuelta al escenario anterior a su implementación, ese donde aún no se realizaba la entrega. Efectivamente hay vecinos que pueden tener un cuestionable manejo de residuos, no obstante, la entrega de un tarro no cambia una práctica de años en ese peor caso (vecino extremo). Si ese es el extremo, está el complemento de ese extremo: vecinos que a medias o en buena forma si mantienen sus residuos de forma razonable y sin afectar negativamente su entorno, quienes probablemente ya tengan solucionada esta situación y no requieran ni el tarro ni un cambio de prácticas al menos en la línea de lo que se puede esperar de este tarro. Distinto es pasar al siguiente nivel como veremos más abajo. Intentar simplificar el problema del manejo de residuos sólidos (ISWM) a comprar un tarro ya que los perros rompen las bolsas, es al menos una simplificación del problema.

Podremos intentar eufemismos de todo tipo para dar una justificación razonable a esta vil compra y asignación enfiestada. En los hechos, ha sido una compra millonaria de tarros de basura y entrega en barrios predefinidos, en tiempos de elección. De hecho el propio nombre expone este intento de subirle el pelo a este “proyecto” que sobre todo expone la flojera de postular algo homologable a cada comuna sin más creatividad que el cambio de logo que mostrará el tarro.
Por lo pronto, cabe recordar que la decisión final está a nivel regional donde existe la posibilidad de aprobar o rechazar, vale decir, intentar dar un ordenamiento a nivel regional del “deseo” expresado en los miles de millones pedidos. Favorablemente a nivel regional no se ha aprobado cada pedido que llega, pero tampoco hay una contrapartida que frene el anhelo y lo modifique por una propuesta integral inclusive a modo piloto en comunas pequeñas del Maule.

Pedidos contagiosos
Hemos conocido ya de otros deseos comunales, como el propio Globo de Televigilancia de Curicó. Al igual que el caso de los Contenedores RDS, iniciativas millonarias que pueden ser motivadas -en comunas que sin mayores expertos en el ámbito- por empresas que siempre están en la búsqueda de entregar su “oferta de valor” donde sea. Los dignísimos representantes de la comarca lo decían a la salida de la reunión con la máxima autoridad regional por el globo en su momento y casi con orgullo: esta iniciativa por cierto será replicada por otras comunas dada su notable efectividad. El caso del globo se parece al de los tarros: intento de exponer algo como política pública, presentado a nivel regional, sin contraparte técnica interna real, con deseo de una compra, sin atacar problemática de fondo y, por lo mismo, de cuestionable impacto

Efectivamente, la postulación ha venido desde cada comuna interesada. Ahora, viendo la forma de postulación en el Banco Integrado de Proyectos del Ministerio de Desarrollo Social, parece haber cierta estandarización en cuanto a cada postulación. Estandarización fue un eufemismo de copia. Veamos los siguientes ejemplos en cuanto a la justificación del proyecto para Curicó, Licantén y Rauco[2]. Parece ser un tanto similar. Mientras en Curicó se expone esto:
"DEFICIENTES CONDICIONES DE SALUBRIDAD PARA LAS PERSONAS Y MEDIO AMBIENTE, GENERADO POR LA ACUMULACIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS DOMICILIARIOS Y ASIMILABLES EN LA VÍA PUBLICA, EN SITIOS O LUGARES NO APTOS PARA EL CORRECTO MANEJO DE LOS RESIDUOS, IDENTIFICADOS EN EL ÁREA URBANA DE LA COMUNA" 
- ADQUISICION CONTENEDORES RSD Y A, SECTORES URBANOS ETAPA 2, CURICÓ (30449176-0) 
Por Licantén se expone esto:
"LICANTÉN EN LA ACTUALIDAD PRESENTA DEFICIENTES CONDICIONES DE SALUBRIDAD PARA LAS PERSONAS Y MEDIO AMBIENTE, GENERADO POR LA ACUMULACIÓN DE RSD Y A EN LA VÍA PÚBLICA, EN SITIOS O LUGARES NO APTOS PARA EL CORRECTO MANEJO DE LOS RESIDUOS, PRINCIPALMENTE POR LA INADECUADA DISPOSICIÓN DE ESTOS"
- ADQUISICION DE CONTENEDORES DE RSD Y ASIMILABLE, COMUNA DE LICANTÉN (30415172-0)
Y en Rauco se plantea esto:
"LAS DEFICIENTES CONDICIONES DE SALUBRIDAD PARA LAS PERSONAS Y MEDIO AMBIENTE, GENERADO POR LA ACUMULACIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS DOMICILIARIOS Y ASIMILABLES EN LA VÍA PÚBLICA, EN SITIOS O LUGARES NO APTOS PARA EL CORRECTO MANEJO DE LOS RESIDUOS"
- ADQUISICION CONTENEDORES DE RSD Y A, COMUNA DE RAUCO (30407476-0)   

Resultado esperado
Otra cosa muy distinta, es el resultado esperado desde la otra perspectiva. Por cada entrega habrá multitudinaria asistencia. Habrá una sesión de fotos de consejeros y concejales. Quizá también algunos candidatillos que estén intentando algún rol futuro. Habrá medios si o si. Los vecinos llegarán con un tarro a casa y ya llegando a casa intentarán darle un uso. Uso que se esperaría que fuera para contener basura, aunque no sabemos si realmente importa luego de haber obtenido los resultados anteriores. Esperaremos a ver el futuro instrumento de evaluación de esta pseudo política pública, si es que tiene algún interés de hacer seguimiento o sólo se acepta que no fue más que eso: una compra más.

Mirada de futuro
Como decíamos en otro post, un camino posible y razonable es el de tomar en serio el tema de separación de residuos y reciclaje incluyendo cambio de prácticas diarias, con perspectiva de comunidad (abordando también otros temas que forman parte del problema, como vertederos ilegales o microbasurales). Quizá podría ser hasta más barato que repartir en cada casa un tarro y privilegiando la entrega de sets de acumulación temporal por tipo de residuo basado en estándar internacional, dos o tres por cuadra. Es cierto, ya no habría entrega uno a uno por domicilio y no existiría esa felicidad efímera y cosista del regalo recién recibido, pero podría haber la oportunidad de hacerse cargo de los residuos que cada familia tiene, en cada barrio, por cada barrio. Esto requiere de un plan, requiere de un análisis, requiere de logística y diseño, requiere de compromiso y preocupación de lo común. Requiere hacerse cargo realmente desde la perspectiva de autoridad incluso, más allá de cerrar un ciclo de compra, con una entrega con faramalla casi digna de la entrega de la casa propia. Requiere de trabajo y análisis, una abstracción que requiere bastante más esfuerzo que sólo una compra

El horno
La lamentable situación en la que ha quedado la región con posterioridad a los incendios forestales, necesariamente requerirá la razonada y razonable repriorización de recursos en todo ámbito. Pareciera que el horno no está como para continuar la seguidilla de compras millonarias en tarros de basura -como ya lo ha pedido Curicó- ni para globos de televigilancia. Decíamos hace algunas semanas que la segunda región más pobre de Chile debería considerar su lista de compras y priorizaciones, doblemente en este momento donde la situación es evidentemente peor.

Proyectos postulados por Curicó en 2017. Notar que Contenedores supera en 300 millones al globo.
Valga entonces el llamado a la responsabilidad de las autoridades regionales, ya que al parecer desde las autoridades comunales no existe mayor interés por el desarrollo armónico de esa región a la que pertenecen y los honorables fiscalizadores deben estar pensando en el eslogan que irá en la próxima paloma de su campaña.
[1] Basado en información solicitada a nivel regional vía Ley de Transparencia, en particular, acerca de proyectos solicitados y aprobados durante el periodo municipal anterior y a la fecha.
[2]
Se puede encontrar la ficha de proyecto en Banco Integrado de Proyectos.

La obra. En Batman, Joker quemando dinero.

// 4

Buenos brotes verdes en la comarca y ramas por podar

Ya que se acerca la vendimia, valga mencionar algunos buenos brotes verdes y otras ramas por cortar.

1) Separación de residuos, oportunidad relevante. Hace algunas semanas se exponía una noticia que puede parecer irrelevante, sobre todo por la magnitud del impacto, en cuanto a habilitar separación de residuos en un punto de vacaciones organizado por la Municipalidad de Curicó. Es relevante ya que esta línea es la que efectivamente debió utilizarse en el plan de entrega de contenedores del municipio: parar de hacer entrega de contenedores como un “regalo” para cada casa, sino una planificación de separación de residuos por cada barrio. Puede que me equivoque, pero pareciera que definir puntos de recolección separando residuos en cada cuadra habría significado incluso menos inversión. Pero bueno, cuando los intereses en tensión se alejan del interés general -regalar un tarro por domicilio de votantes, propio, para la casa versus puntos de reciclaje comunitarios, de propiedad del barrio- seguirán pasando este tipo de situaciones. Oportunidad perdida en el caso de los contenedores regalados que se puede enmendar aún. Ya que el CORE gusta de comprar por comprar, un buen pedido sería de coloridos contenedores para entregar por cada barrio, ya que un cambio de prácticas es algo que no venden en una tienda.

2) Comunidad haciéndose cargo de lo público. Desde la jefatura municipal dos iniciativas involucrando a la comunidad, con target de voluntarios jóvenes, limpieza Cerro Condell, limpieza playa en Iloca. Independiente del trasfondo y del paño por cortar -sobre todo por la fecha- se motiva a la comunidad a hacerse cargo de los espacios públicos. Por cierto, no tiene sentido que el alcalde ande moviendo mesas -dinero público con foco en acciones más relevantes- le da el impulso a la actividad.

3) Puntos de atención a turistas en la comarca. Pude ver un Stand Turístico en Mall Curicó, donde una pareja de jóvenes entregaban información y volantes relacionados con turismo en plena época estival. Lo encontré notable, independiente de los ripios en el caso de cliente oculto que realicé. Comentaba en Ahora es cuando que me impresionó en esta línea el trabajo que realizan en Constitución con un equipo de voluntarios que se despliegan para entregar información y apoyo a turistas. Ojalá se mantenga durante el año y que se promueva la habilitación de competencias asociadas a servicios turísticos afines, idiomas e infraestructura permanente.

4) Intensificación de riego en Cerro Condell. Posterior a los incendios se intensificó el riego en el cerro, de modo de bajar la probabilidad de incendios lo que es una constante de cada verano en Cerro Condell. Lo más notable de esto además de lograr el objetivo, será lograr un cerro con mayor vegetación y crecimiento de las actuales especies. No vendría mal la definición y apoyo de un plan de arborización permanente, la implementación de un jardín botánico, rehabilitación de espacios disponibles (como mirador) y mejoramiento en accesos, salidas y servicios. Tomar el tema en serio y más que como una tercerización de servicios para sacarse un cacho de encima sería una forma positiva de acercarse hacia una green-city.

5) Revalorización del territorio y expresión local. La presentación del documental Maule Indómito y la mantención permanente de la galería urbana desplegada por Asuntos Públicos en calle Carmen, reposicionan la necesidad de expresión y revalorización de lo nuestro en un entorno individualista y crecientemente nihilista. Esa necesidad habla también de una ciudad que crece y que ya no tiene únicamente el requerimiento de sobrevivir, sino también de eso que llena más que el estómago.

6) Asociatividad en pos de una ciudad ciclista. Hace unos días se realizó la novena versión de la cicletada del primer martes de cada mes. En cada versión se van sumando más ciclistas que sin ser lumbreras del deporte nacional, dan forma día a día a una ciudad que dice ser ciclista. Organizaciones como Curicletas, Ciclovía Curicó y Curicó Ciudad Ciclista van tomando fuerza desde la comunidad posicionando un anhelo y casi una necesidad que tenemos como ciudad en vista del panorama vehicular actual.

Si bien pueden verse como simples saludos a la bandera, es importante exponerlos como una ruta que realmente lleva a una ciudad del siguiente nivel, luego de 4, 8, 12, 16, 20 y más periodos de solo administración municipal -de dudosa efectividad, por cierto- de lo existente y seguir dando altura a la alfombra de problemas que seguirán desarrollándose en 2017. Por cierto, traemos un lastre que debemos enfrentar como comunidad y que seguirá siendo parte de la agenda.

Hospital, ciudad a medias y diseño de ciudad
Incluyo ambos temas como un todo ya que por una parte hablan de diseño de ciudad y por otra de íconos de obras pendientes lo que también habla del diseño de ciudad. Ya habrá tiempo para recordar el Plan de Reconstrucción Sustentable, por lo pronto, a las obras pendientes -hospital, estadio, funicular, cambio de terminal, entre otros- se suman los conceptuales no abordados -transporte y urbanismo, control de patentes con sentido de ciudad (casinos, queserías y plásticos), desincentivos a uso de automóvil, plan de descontaminación, inmigración legal e ilegal, etc.- que irán explotando lentamente si no se abordan.
Por lo pronto, el seguimiento para lograr un hospital si los planetas se alinean en 2020 también será una tarea relevante.

Cierre de caso concejales viajeros y definición de quienes somos
Tras el desarrollo del caso de concejales viajeros en cada una de sus etapas, no sólo está en juego la versión que cada uno tenga o el veredicto en sí. Está en juego la visión compartida que tenemos como ciudad de las autoridades que deseamos tener para dirigir la ciudad. Esto es relevante ya que parte de esta idea se desarrolló durante la elección anterior al momento de enviar a reelección a concejales que, en la eventualidad de un fallo desfavorable, expondrán a sus partidos que validaron el proceso. Ya se vio que como ciudadanos no hay mayor sanción ética. Se seguirá desarrollando esto, ya que en el marco de las elecciones 2017 estará en juego el rol de fiscalizadores que han hecho vista gorda a este tema, desapareciendo de escena e incluso manteniendo contratos con acusados confesos ya en 2015. ¿Qué sucederá si los reelectos pasan a ser culpables?

Inmigración y tensión por recursos
La situación en la minería nacional y movilidad interna en faenas agrícolas incidirá en la situación de nuestros nuevos vecinos y tensión entre estos grupos por los recursos disponibles. Los inmigrantes que han encontrado una posibilidad de desarrollo en tales faenas, deberán enfrentar además del invierno las acusaciones usuales en entornos a veces hostiles como los de la comarca deseosa de estándares escandinavos. He visto un par de iniciativas asociadas a enseñanza del español y de involucramiento en la comunidad de parte de organizaciones ciudadanas. No esperemos a que legisladores locales hagan una tarea que no harán (disculpen mi escepticismo) y partamos por casa.

Ojalá que se mantengan y crezcan los brotes que empiezan a aparecer y que haya una poda profunda en 2017 sobre todo a esas últimas ramas secas.

// 1

La verdadera ayuda

Diputados y senadores por el Maule se las han arreglado para aparecer en el marco de los incendios forestales en la región. En cada fotografía que se esfuerzan por mostrarnos, se les puede ver participando de reuniones con autoridades reales a cargo de la emergencia, en caminatas grupales  y siempre muy ejecutivas, en fin, desplegados y en terreno. El que quiere jugar el juego de querer ser presidente —sólo para asegurar un nuevo periodo en el congreso— sigue haciendo lo suyo también para posicionarse en el marco de la tragedia.

Salvo que el seteo de contenidos de TV haya hecho olvidar un asunto pendiente, quepa recordar que estamos a algunos meses de una elección que deberá entregar entre otros, a un nuevo conjunto de representantes en el Congreso. Lo expuesto en el párrafo anterior indudablemente es parte de este esfuerzo por lograr otros 4 u 8 años más, superando en algunos casos, incluso al dictador. Ya habrá tiempo para ahondar en esto.

No está demás recordar que los legisladores, en el Poder Legislativo, legislan. Aunque parezca idiota la frase, genera un abismo de diferencia de acción frente al Poder Ejecutivo, encargado realmente de estar desplegado en terreno. Valga recordar entonces que el encargado de legislar y fiscalizar debería enfrentarse al esfuerzo creativo de proponer legislación que permita abordar situaciones futuras de catástrofe como la que vivimos, de mantener permanente interés de fiscalizar la institucionalidad en torno a la emergencia y promover los más altos estándares posibles para generar condiciones apropiadas para enfrentar catástrofes como las ya usuales.

A la inversa, por cada legislador a reverenciar, en vista de la investidura, se debe dejar de enfocarse en la catástrofe ya que la foto del comienzo debe tener carne, deberá ocupar a los más altos encargados del área ya que no podría ser menos para atender a sus mercedes. Entre tomar decisiones cruciales deben dar recepción a el diputado o el senador que —a meses de la reelección— “debe” aparecer. Ay del que se resista a recibir a un congresista.

Seguirán intentando aparecer. No faltarán los alcaldes irresponsables que en la jugarreta corta les intenten seguir dando lo que ven como pases-gol o simplemente una forma de retribuir a sus propias reelecciones de octubre de 2016. Dejar de hacer perder el tiempo a los encargados de cada zona, donar parte de la dieta o generar proyectos de ley de clase mundial, serían buenas formas de comprometer su esfuerzo sincero con cada zona. Eso sería verdadera ayuda.

Lo demás, sólo fotos.

 

// 9