Buenos días, Señor Presidente

Tenía ganas de escribir acerca de este tema, pero me topé con esta columna que expresa casi a plenitud aquel primer impulso y que agrego in extenso más adelante.

No nos fue indiferente el saludo en La Moneda por dos motivos. El primero y obvio es que el mundial absorbió todo y nuestra selección está en el foco junto con su estratega que bien ganada tiene su fama como tal y, admitámoslo, sin su contratación nada de esto habria pasado, punto en donde entra Harold Mayne-Nicholls. El segundo es que en el saludo está ni más ni menos que el Presidente de la República. Aceptando la democracia como medio de deliberación y estando como ciudadano dentro de tal sistema, no me cabe más que respetar el rol que ha sido definido mediante una elección por el 50% + 1 de los votos. Respeto al Presidente como figura en el sistema democrático, algo muy distinto, será que quien fue electo respete la dignidad con la que fue investido.

Cuando quien fue electo mantiene poder accionario -tal como un subsecretario de quien dependen decisiones del área (como entregar un estadio teniendo que arrendar el propio mientras esa entrega no se realice, con los ingresos que corresponden)- de uno de los equipos más grandes de Chile, que puso cortapisas al trabajo del seleccionador al no permitir que sus jugadores fuesen seleccionables, algo debería de pasar por la cabeza del estratega.

Cuando los accionistas ven en riesgo parte de sus ganancias (por derechos de TV por ejemplo) al tener que compartirlas con equipos en desarrollo -muy solidario, por cierto- el tema comienza a tomar un cariz distinto. ¿Con quién trato?, ¿Saludo al Presidente/Subsecretario o saludo a un par de accionistas del equipo que no cedió jugadores?, ¿A quién tengo al frente?, ¿A quién le estrecharé la mano en señal de confianza y respeto?.

La mujer del César además de serlo, tiene que parecerlo.

Les invito a que nos preocupemos de un bien superior, que tiene relación con aquel rojo de la bandera, con sangre que se derramó para escribir esta historia republicana.

Así no, Excelentísimo Presidente
Por Francisco Javier Diaz

Al Presidente o Presidenta de la República se le respeta en La Moneda. Sobre eso no puede haber discusión, porque los países que lo discuten, terminan celebrando el Bicentenario con dos Te Deum distintos y con dos desfiles paralelos, uno para el gobierno y otro para la oposición. Y a mi no me gustaría que eso pasara en Chile. Hay que ser cuidadosos con la autoridad presidencial. Entre todos debemos cuidarla. Uno puede discutir a fondo y con fuerza las políticas del Jefe de Gobierno. Pero al Jefe de Estado democráticamente electo, en su casa, se le debe tratar con etiqueta republicana.

Dicho ello, uno debe preguntarse qué puede haber ocurrido para que un individuo de la talla profesional y la rectitud personal de Marcelo Bielsa haya llegado a soslayar este deber ser. Parece que hay otra cosa cierta en esta máxima: Al Presidente de la República se le respeta, pero el Presidente debe hacerse respetar también.

Que no se malentienda: El Presidente en una sociedad democrática debe estar expuesto al más alto estándar de escrutinio. Nadie puede, so pretexto de cuidar la imagen o autoridad presidencial, pretender acallar a las voces críticas. Los políticos, los medios, los analistas y la sociedad toda, deben gozar de la más irrestricta libertad para cuestionar a la autoridad en cuanto les plazca. La crítica puede ser feroz; puede incluso ser injusta muchas veces, pero el sólo hecho de que ésta pueda expresarse en plena libertad hace más fuerte a la democracia.

¿Dónde está la línea divisoria entre la plena libertad y el sano respeto a la imagen de Jefe de Estado en un régimen presidencial? Es difícil saberlo. Probablemente muy cerca de su ámbito más íntimo y familiar. Pero donde no cabe duda que sí debe guardarse cierta forma, es, al menos, en el trato personal, más aún si éste ocurre en el palacio presidencial.

Lamentablemente lo ocurrido ayer en La Moneda no son sólo “cosas del fútbol”. Es más que eso. Hay un cúmulo de razones de estilo que están acabando por explotar. No se trata de un pueblo que aún no se acostumbra a un determinado tipo de liderazgo; se trata de que, sencillamente, algo se está haciendo mal.

El episodio Mundial concentró en pocos días toda el hambre de popularidad de la actual administración, logrando nublar el juicio político y comunicacional de La Moneda. La visita a Juan Pinto Durán ocupará un lugar destacado en la antología de chascarros del fútbol y la política. Ver las escenas del saco de dormir presidencial en una mediagua en Dichato producía una sensación similar a ver a un humorista siendo pifiado en la Quinta Vergara. La invitación a La Moneda sin previo aviso sonó como a ultimátum sonriente. Y el recibimiento en el Palacio, el discurso del cielo y cordillera, la alfombra roja y las medallas, no pudieron verse más forzados.

La Moneda debe hacerse respetar, y en este caso no lo hizo. Muchas veces, la sola majestuosidad del palacio y el peso de la historia hacen su tarea, y el morador de turno puede transitar con cierta confianza por el riesgoso camino de la calidez y la cercanía. Pero eso no se aplica cuando se viene de cuatro chambonadas seguidas. Y no se aplica, tampoco, cuando hay paño que cortar entre los asistentes. Y eso es algo que penó también, ayer y toda la semana. El Presidente Piñera y su Subsecretario de Deportes tienen un claro y evidente conflicto de interés. Ambos ganan plata con los negocios de uno de los equipos regulados por esa repartición. El Subsecretario que ayer de pura vergüenza no le estiró la mano a Marcelo Bielsa, es el mismo dirigente que hace un tiempo atrás, y con soberbia, no quería prestar los jugadores a esa misma selección.

Tampoco se puede pretender homenajear al fútbol chileno cuando sólo se piensa en el patrimonio del club propio. Eso quedó claro en el episodio de la repartición de los recursos que entrega la venta de derechos televisivos, donde los clubes grandes obtienen la tajada del león. Colo Colo y sus mandamases obraron con total desprecio por el bien del fútbol en general, recluyéndose en el bien del club particular. Si Chile quiere dar el salto a las grandes ligas del fútbol mundial tiene que tener una base de jugadores seleccionables más amplia que la que tiene hoy. Eso sólo se logra teniendo muchos clubes, en todo Chile, trabajando sus canteras en óptimas condiciones. Teniendo muchos clubes en un mínimo nivel de calidad, para que el torneo sea más competitivo. Y para eso se necesitan recursos. Se necesita una repartición algo más equitativa de los derechos de venta de una imagen de un torneo donde juegan todos, grandes y chicos.

Ayer fue un mal día para La Moneda. No es bueno que pasen estas cosas. Puede no ser tan grave, dirán algunos. Ciertamente hay problemas más importantes en Chile que la mano mal extendida de un entrenador de fútbol y la autoridad mendigando saludo. Pero hay algo de la majestuosidad republicana que se sintió horadada. Pero bueno, qué se le va a hacer. Para Piñera, waka waka, esto fue África.

// 202

Bienvenido Aznar!

Si, el título es una ironía ¬¬

No entiendo el afán de dispararse a los pies que tienen algunos al intentar asociar una “identidad internacional” a un candidato local sin dar validez al prontuario del referente.

El 13 de enero recién pasado el futurólogo Daniel dijo:

“Volveré a Chile a visitar al próximo Presidente Piñera”. Esa fue la frase que gustosamente recibió Sebastián Piñera de el ex-presidente español José María Aznar. No contentos con ello, los dirigentes UDI estaban encantados diciendo como Aznar estaba “más cercano” a ellos que a la DC. Extraño honor.

Frei debería estar exultante. Ser marcado por el amigo de Bush que llevó a España a una guerra ilegítima, que prestó su territorio para el traslado de prisioneros a Guantanamo, representante de la derecha más rancia de Europa, que afirmó que Obama es un “exotismo histórico” y que se empeño en tergiversar la verdad del peor atentado de la historia de su país no puede significar ningún motivo de orgullo. Eso sí, tendrá poco impacto, porque en Chile hay poca conciencia de lo gracioso que puede ser identificarse con Aznar y el PP español.”
Daniel en Comienza la temporada de autogoles.

No creo que yo solamente tenga acceso a google, pero las pruebas quedaron por toda la web. O estos tipos no conocen a Aznar o tendrán que ir a revisión oftalmológica. El ojo del halcón no está funcando.

Frases interesantes
“Los candidatos necesitan reafirmar su personalidad”
“Se recurre a la necrofilia política… a los políticos en desuso”

// 288

¿Gómez o Frei?

Este lunes 30 se realizará el polémico debate entre Frei y Gómez por las primarias de la concertación, las que dejaron fuera a un Enríquez-Ominami y otros tantos que pudiendo competir, las familias se encargaron de silenciar. Esta elección independiente de lo que pueda representar para la concertación -si es que algo representa- enfrenta clásicas posiciones que, a mi parecer, de ganar ahora Frei, no tendrá mayor desafío en cuanto a lo que representarán Piñera y él.

En esta esquina…
Eduardo Frei, Ingeniero Civil, Ex presidente entre los gobiernos de Aylwin (DC) y Lagos (PS). Hijo del también ex presidente Eduardo Frei Montalva -con todo lo que ello implica- y fundador de la Falange, pasado de la DC y cuna del candidato. Senador y ex presidente del Senado.
José Antonio Gómez, Abogado, Ex Ministro de Justicia en el gobierno de Ricardo Lagos, actual Senador por Antofagasta Hijo de periodista y escritora. Actual presidente del Partido Radical Social Demócrata.

Ambos candidatos tienen capitales simbólicos, culturales, políticos y económicos personales y asociados invariablemente a sus coaliciones. La interpretación da para litros de tinta digital. Lo que si no gastará tanta tinta es el punto de que ambos no son lo mismo en origen, en historia, ni tampoco en proyección. Los sectores a los que representan y las ideas detrás de ellos tampoco lo son. La disputa clásica entre la Universidad de Chile versus la Universidad Católica, el estado versus la iglesia, el liberalismo versus el conservadurismo es una de las tantas que ambos candidatos definirán en estas primarias. Si, ambos no representan para nada la totalidad de la mitad del espectro político, ni son los únicos que enfrentan desde décadas estos conflictos heredados de quienes querían seguir al dominio del Rey versus quienes creían que ya teníamos mayoría de edad para definir quienes éramos y quienes queríamos ser.

La familia, capici?
Como lo señalé en otras publicaciones, es obvio que ambos candidatos no compiten de igual modo. No solo desde los números obvios que podemos desprender de un Frei apoyado por 3 de 4 partidos que forman la concertación versus Gómez que compite solo con el apoyo del propio. Es cierto, hay futuros laborales, de representación y un gobierno en juego, lo que hace que posibles espectadores o competidores pasen a dar apoyo directo a un Frei que aparece como un competidor que puede ganar a Piñera. Hay un botín en juego desde lo pragmático. Quiero pensar que hay un sentido de país, una opción de un Chile y un futuro para él, pero el punto es que Las Familias no velarán más que por sus individuales intereses.

La campaña
Ambas campañas han sido distintas. En el puro sentido regional si se han parecido. Los clásicos paseitos por ferias libres, plazas y eventos públicos besando todo lo que pase por delante ha sido bastante similar en ambas cartas, el sentido nacional no. Mientras el enfoque de Gómez se sitúa en lo bi regional, Frei et al se las han arreglado para bajar las apariciones de Gómez de los medios tradicionales y de paso han agregado la connotación de campaña nacional a Frei.

Algo que me pareció interesante pero que no tuvo trascendencia nacional fue la imagen que ha usado el comando de campaña de Frei de Bachelet. No se si la presidenta lo sabrá o no, pero esta apareciendo al menos al sur de la región del Maule con un Frei y Naranjo. Las familias hacen lo suyo e intentan asociar identidades, lo que aun no se si reditúe positivo.

El debate
Ha sido interesante la actitud del candidato Frei y su entorno. Por una parte, con aires de un regreso de un aire europeo antiguo, con su renovación y espejos de cristal de siglos pasados, Frei llega e instala la “osada” discusión del aborto. Muy Radical, por cierto. Está claro que en el fondo Frei no está a favor del aborto ya que si lo estuviera, se jugaría el apoyo de toda la falange creada por su padre y desde luego, saldría del cobijo católico, por muy progres que se pinten.

La calculadora, se pone en evidencia al momento del debate. Ingeniero versus abogado. Argumentando que es una elección regional, el debate solo se transmitirá a la VI y VII región, lo que el sector de Gómez aún siente, básicamente por la evidente desventaja mediática con la que ambos corren y, desventaja que Frei no está dispuesto a transar. Lo interesante de un argumento DC, PDD y PS que es débil en si mismo y de paso evidencia la real postura a debatir con un sentido nacional -inexistente- es que el debate ni siquiera podrá ser visto en la VI y VII regiones. De paso, el centralismo toma forma y también el compromiso con las señales locales de TV, ya que TVN que supuestamente tiene la Red O”Higgins por la VI región y la Red Maule por la VII región pero en realidad, ambas no cubren el territorio de su responsabilidad. Entonces, el riesgo a un Gómez inspirado, pasa de un país a dos regiones y de aquellas dos, a unas cuantas comunas que son las que efectivamente podrán pesar a ambos candidatos. Muy elegante Mr. Frei.

Los asuntos pendientes
No es una sorpresa que la elección se realice en el feudo DC por excelencia y dónde la sangre familiar PS crece de la mano de representantes que, como en todas las regiones de Chile, tienen voz y venia en los nombramientos de diversas entidades públicas. Lo que si es una sorpresa, es que esta discusión que afectará al país, comience por dos de las regiones que pagan el costo de no ser Santiago ni Concepción, con todos los recursos asociados detrás. Ambas regiones históricamente agrícolas y forestales, recuerdan los asuntos pendientes a quienes quieren ocupar o al menos disputar los cupos electorales. Ya que la encuestología está de moda en los años de elecciones, os pido darle una vuelta a los indicadores económicos de ambas zonas, en donde podrán apreciar como hay varios pendientes que supongo que han podido apreciar entre los saludos a las abuelitas y los besos a las guaguas.

Chiste repetido…
Por principio estoy en contra de las reelecciones. Si tienes la oportunidad de definir un futuro para la comunidad -país- durante un plazo definido, úsala de la mejor forma, si no lo haces, simplemente será el reflejo de tu preparación o del tiempo que te tocó vivir. Me cae realmente gordo la continuidad y peor aún, continuidad alternada siendo que la oportunidad ya la tuviste, al igual que tu padre y, en definitiva, el sentido de trascendencia histórica a lo menos aquí no aparece. Que alguien se repita el plato no significa más que un desgaste en los líderes vejetes y el escaso tiraje que las familias intentan mantener a como de lugar.

Y bueno, el estar dentro de un partido político tiene ciertas exigencias. Por muy democráticos, el tener que actuar como un cuerpo común elimina la individualidad, formando una masa, masa votante que tendrá que elegir no tanto quizá por el futuro de Chile como decía, sino por el futuro de ellos mismos y de las cuotas de su partido.

Gómez.

// 601

El candidato millonario en twitter

No se engañe por el título, no hablaré de Eduardo Frei. Leyendo un publireportaje que aparece en el cuerpo de reportajes de Diario La Tercera –cada día más amarillista-, recordé que tenía un post pendiente.

El miércoles pasado empezó a aparecer durante la mañana un prolìfico Sebastián Piñera vía twitter[1]. Me parecía extraño ya que por lo general hace las típicas apariciones de 1 o 2 twitteos a lo más. Por ahí alguien dijo que casi eramos parte de un “acontecimiento histórico”, lo que, claramente despues de Obama, aparece como un vil copy paste en un camino político donde la importación de estrategias, conceptos y hasta clichés foráneos es una constante. No me sentí parte de un “Chile distinto” o de una de aquellas experiencias epifánicas , sino parte de un experimento de buzz político emergente copypegado. Y bueno, no fue una casualidad como habrán podido apreciar estos cambios de estado, el objetivo no fue en definitiva expresar el “que estás haciendo”, sino tomarlo de plano como un chat de campaña. Está bien, la herramienta lo permite, pero no es un chat.

A preguntas obvias, respuestas obvias
Luego de la típica crítica de “es lo de siempre”, Roberto dice que se debe a que son las típicas preguntas de siempre. Me parece razonable. También me parece razonable que en 140 caracteres no se pueda expresar con claridad una propuesta real, seria y responsable (se me está pegando lo de los 3 conceptos :p), teniendo en consideración que la discusión no es sobre una nimiedad, sino sobre el futuro de un país. No obstante ambos puntos, creo que a cualquier político que pongamos enfrente al computador -o al lado- en temporada de elecciones, contestará con lo típico: frases aprendidas, en tiempo reducido sin posibilidad de profundizar, escapándose con la antiquísima estrategia del “eso podrá verlo también en mi plan de gobierno” (estratagema muy usada por Frei). Conociendo de la experiencia política -no es un novato, no es un aparecido, no es la carta joven y renovada :p- y habiendo visto enfrentarlo a algunos de los mejores entrevistadores locales, creo que esto fue “papita pal loro” y que, en caso de preguntas distintas, será lo mismo, no por tener más cancha, sino por tener la batería de frases necesarias para salir airoso de cualquier vericueto conversacional.

¿Que estás haciendo?
Twitter da la posibilidad de conversar. A pesar de centrarse en el microblogging autorreferente de exponer a todos que estamos haciendo -igual que los cambios de estado de Facebook-, la pregunta es clara y la propuesta del día también: veamos como prendemos por twitter y le damos una cara renovada -más allá de una cirugía- a alguien que antes de la radio kioto ya está dando que hablar. O mal asesorado o mal entrenado, en todo el tiempo que “transmitió” vía twitter, se

La infraestructura
Piñera estaba twitteando desde el Lago Ranco donde probablemente llegó en su helicóptero. El concepto es cool dentro de una “realidad” creada por conceptos occidentalistas mercantiles: mas tengo, mejor soy. No obstante, creo que al menos como propuesta, el tener mayor cobertura de telecomunicaciones -ojo, no hablo de internet, ya que sectores completos en Chile ni señal de móvil tienen- siempre es algo necesario. Es el paso esencial en una cultura del conocimiento tener al menos una infraestructura y… las bibliotecas ya no son suficientes en esta lucha. Me encantaría que todas las escuelas cercanas al Lago pudiesen optar a la misma infraestructura tecnológica.

El acceso
Probablemente la mayor parte de mis lectores no conoce Twitter. No se preocupen, no tiene nada de malo. Probablemente no sepan que esto es un blog, pero para el caso no es relevante, mientras logren el acceso a las fuentes de información. Luego de la infraestructura, el acceso es esencial. Quizá por eso mismo la elección fue twitter y no una estación de metro o un foro de opinión para hablar con los mismos twitteros en persona: las personas con acceso son pocas y la comunicación es asíncrona, nada mejor para lograr el objetivo de posicionar al candidato como referente entre los candidatos o precandidatos.

El néctar de la asincronía
Una de las bondades de los chat es poder tener tiempo de pensar antes de responder. Quizá si quisiste lograr algo con la que te quitaba el sueño, le pediste ayuda a tu amigo que se sabía aquellos poemas de memoria para que estuviera a tu lado cuando hablabas con ella. ¿Por qué no poder tener un set de connotados profesionales para que pauteen las respuestas?. Internet da para todo. Fíjate que mientras lees esto yo ya no estoy aquí en mi, sino en mi “obra” y cuando pongas un comentario probablemente te hayas dado el tiempo de redactarlo bonito o de darle una vuelta. En este caso es lo mismo, un equipo con algo de entrenamiento -expertos como les llaman ahora sin considerar la variable tiempo- tras alguien que puede pagarlo.

La competencia
Probablemente la ventaja que tiene son sus competidores. Un Frei que sigue igual de fome y yéndose de viaje a buscar soluciones por el mundo al país de los caballeros de Colón en vez de consolidarse como candidato en un verano donde los demás están de vacaciones es prácticamente ir a hacerlo a España. Frases cliché en TVE y con un equipo web que no cachó siquiera lo del Creative Commons es como para volverse rapidito y ponerse a trabajar. De la propuesta web de Enríquez Ominami hablo solo por que me pareció una notablemente graciosa humorada, sobre todo eso de web 2.0 de los ’90. Puaj!, como diría el Conde. Den una sorpresa pronto y háganse cargo! Si no lo hacen, todo seguirá tal cual y todo el “target” de los señores con calculadora electoral estará dirigido al mismo foco que las cajas de compensación, asilos y cementerios. Glup.

Nunca he hablado en persona con Piñera. Probablemente no lo haga, y es altamente probable que no vote por él -eso es para otro post laaargo- aun así, valoro que al menos reconozcan la existencia de Internet y de cientos de personas que en paralelo externalizan su opinión y participan con su propia doxa, la que ya empieza a hacerse notar cada vez más fuerte. No soy ingenuo al pensar que es por “querer representar aquellos anhelos de los internautas”, para na da. Nuestros parlamentarios lo pensarán dos veces antes de subirse el bono de combustible, o de presionar a la autoridad por obtener derechos en su calidad de honorables… Espero que su intención además de hablar, sea la de escuchar, en este caso, la de leer que es lo que Chile quiere, que es lo que chile pide y comenzar a formarse una opinión desde la propia gente y no tomarse la presidencia como la venta de un producto a 16 millones de clientes. Por la vereda del frente, también considero necesario que nos preocupemos al menos un poco en el entorno en donde nos desempeñamos y vivimos, por que es cierto, las necesidades de TICs encadenan desarrollos notables en otras áreas, no obstante, para cambiar el mundo, hay que empezar por casa y no por echarle la culpa a la tropa de quienes no sueltan la teta ni lo harán, al menos, no mientras el binominal exista.

Por cierto Sebastián, los jóvenes no somos el futuro: somos el presente.

Links relacionados

Twitteando con Piñera
Sebastián Piñera usó Twitter como chat y se las arregló para no decir nada.
Piñera no soltó la pelota

[1] Valga la aclaración para aquellos que aun no conozcan twitter y en español simple: sitio que permite responder a la pregunta “que estás haciendo?” en 140 caracteres, en donde existe una comunidad y también una forma de “conversar” como chat.

// 709

El problema de la alianza.

Ayer en la noche vi un poco de CNN Chile. Sigue repitiendo todo. Vi una entrevista inofensiva al Ex General Vega, quien en el típico tonito soberbio respondía a su “Tocayo” a la vieja usanza. No es necesario ser soberbio para ser honesto y, desde luego, la verdad no debe ser usada como inicio a la soberbia. Sumado a esto, me pareció interesante como ha visto esto la Alianza.

Lejos de tomar parte en las antiguas defensas corporativas, se fue en picada ante el genérico de “presidentes DC” ya que ahí se habrían realizado las compras -como ir al mall- y Piñera expone sin mojarse el potito que “hay gente que cree que…” el dinero fue usado para la campaña de Frei hijo. Puedo tener el juicio que sea respecto a ese punto, pero lo que me parece digno de apuntar con el dedo es ¿Pero aquí el que había que atacar no era Lagos? Ajá!, el punto entonces no es Lagos después de todo: es cualquiera que se atreva a competirle a Piñera.

En su momento, intentaron demostrar a Ricardo Lagos como el símbolo de la corrupción, de las coimas, robos aumento de la delincuencia y cuanta variable pueda significar un aumento de votos desde el segmento indeciso hacia su lado. No obstante, ya nadie recuerda a Lagos. Ha desaparecido. Ya parece que no es tan malo. El TranSantiago ya no es tema tampoco, ya que quien podría ser atacado por ese tema, ya no está en competencia: el responsable político del diseño… Queda una responsable política aun: la responsable de la implementación.

El problema de la alianza es que no puede atacar a Bachelet. Ciertamente la historia hará el juicio de su gobierno, no obstante cabe la opción de pensar en que ha sido uno de los peores de la concertación (permítanme pensarlo). La alianza a pesar de saberlo, es tan penca, pero tan penca, que ni siquiera es capaz de tomar de forma responsable su rol de “oposición” ya que el respaldo de la ciudadanía hacia ella haría prácticamente que botaran la candidatura de Piñera a la basura.

Pensar siquiera en tocar con el pétalo de una rosa a quien tiene los mayores índices de aprobación durante todo su mandato es sencillamente un suicidio político. Pero está bien. Asumimos que ya no representan a nada más que a ustedes mismos. Entendemos que el punto aquí no es un o una presidente o presidenta que haga de Chile un mejor país, sino algo más pedestre que eso: la reelección.

Sigamos apreciando en los medios de comunicación de masas las más “valientes” y “defensoras” declaraciones de una tropa de tíos que no quiere más que seguir tirando la teta.

// 364