Open Government y monitoreo chilensis

Ya en dos ocasiones he hablado acerca del monitoreo y las listas negras 2.0. También he hablado en algunas ocasiones acerca de la contextualización del open government en Chile y América Latina, no obstante me sigue preocupando lo vaporosos que pueden ser los primeros acercamientos y desde luego la indefensión en la que puede encontrarse la ciudadanía cuando la orgánica gubernamental mantiene aquel contrapeso desmedido.

Del dato a la acción
Para tomar acciones se requiere de información. Acciones por ejemplo referentes a políticas públicas requieren de datos de calidad que puedan utilizarse para generar información y, bajo supuestos de aplicabilidad, generar cruces que permitan llegar a tomar mejores decisiones en pro del bien general de la comunidad. Esto se ha hecho y se seguirá realizando, desde luego en base a datos tomados de diversas fuentes luego de procesamiento y validación de procesos como los propios censos, caracterización socioeconómica y otros que apoyan a esa toma de decisión.

La doble flecha no aplica únicamente a una escucha activa, sino también a abrir la puerta de las instituciones que validan su existencia (tienen razón de ser) en la propia comunidad y ciudadanía. Juzgados, municipios, seremías, gobernaciones, congreso y otros valdrían cero de no ser por la comunidad que les confiere sentido y a esto me refiero con la doble flecha, la de dentro hacia afuera a esa comunidad que entiende que el gobierno/estado NO TIENE ni todas las ideas ni todos los recursos para implementarlas. Escuchar no es suficiente, pero si es parte importante de la labor de quienes tienen la representación. Deseamos ser escuchados, pero distinto es cuando hay un gran anónimo detrás de la palabra Estado en alguno de sus brazos.

El gran anónimo
Por más que todos quienes opinemos y seamos trazados, tengamos nuestra identidad expuesta, esto no implicará en que enfrente tengamos al gran anónimo obteniendo la data sin tener conocimiento -como comunidad que le da sentido a las organizaciones que trazan- de cómo, quienes, cuando o para qué se utilizarán. De otro modo y ejemplificando en Punta Arenas, luego del conflicto, los ciudadanos que se manifestaron tendrán un acceso igualitario a los beneficios disponibles para cualquier región no movilizada? El gran anónimo utilizará la tecnología -en esencia neutra- para atentar unilateralmente contra ciudadanos como alguna vez lo haría IBM en el holocausto?

La novedad del año
Seamos sinceros, desde esta y campañas anteriores, en lo que se refiere a redes sociales y lo que ahora algunos interpretan como “tecnología”, hemos asistido a un gran re-cocido de copias mal hechas con mayor o menor éxito. La estrella brasilera, el gesto de Zapatero, los shots de cámaras, el cambio y otras “innovaciones” no han sido más que una copia de algunos inspirados en un obamismo medial más que un obamismo discursivo. En esta misma línea, y teniendo en mente a los copiones de siempre, cabe preguntarse acerca de cómo lo copiarán acá. Esta profunda inquietud seguirá dándome vueltas mientras no se subsane la enorme disparidad entre el acceso a información del aparato gubernamental versus la ciudadanía. En una suerte de “nosotros contra ellos”, vamos de perdices por todos lados.

Entonces me aparecen algunas preguntas obvias: ¿Quieres Open Government para abrir las puertas a los ciudadanos a participar? ¿Estás dispuesto a bajar la soberbia y co-gobernar con la ciudadanía?, ¿Piensas que dar poder no te restará poder y por el contrario te validará?, ¿Estás dispuesto a transparentar tu agenda pública, tu asistencia, tu salario público (real), o el de tus asignaciones y que actualmente usas a piacere?. ¿Estás dispuesto a invertir recursos para disponer tu propia información en un reservorio nacional de datos abiertos para que los ciudadanos, investigadores, estudiantes o quienquiera que sea pueda tomar esa información y que puedan explorar toda la potencialidad posible? ¿Estarás dispuesto a escuchar activamente desarrollando aplicaciones explícitas de mobile government para ciudadanos? ¿Quieres tener Open Government sin antes siquiera aprobar una iniciativa que permita a los ciudadanos proponer leyes?

O ¿Quieres Open Government para saber qué piensan de ti los ciudadanos?, ¿para poder trazarlos quizá?, ¿para poder ver con quiénes se reunen o qué planifican?, ¿o cómo quieren votar y así dar rienda suelta a tus propios fines personalistas? (con nuestro dinero)

Mientras aparecen las respuestas, esperaré la directiva chilena (A.K.A. “decreto presidencial”) de Open Government.

¿Pongámonos serios?

Enlaces relacionados
Open Government Data, Feasibility Study in Chile
Open Data en Chile, un sueño posible
Open Data para Chile
Condiciones para Open Data en Chile

// 317

HidroAysen y de la acción pública en lo público

Ya luego de lo que expuso Nibaldo Mosciatti poco me queda por decir. Pueden verlo acá.

Me interesa profundizar un tema que considero necesario abordar, porque ya pasó y seguirá pasando en una sociedad en donde las redes están más lubricadas que nunca y por lo mismo, el temor en algunos comienza a abrirse paso con mayor velocidad de la que tenían pensada.

Rol público, obligaciones públicas, exposición pública y transparencia.
Ya está llegando a un nivel absurdo el asunto de la no-responsabilidad ante decisiones que afectan lo público. Tal como en un fusilamiento, se ha expuesto como negativo el dar a conocer quiénes y datos de quienes votarán por aprobar o rechazar esta iniciativa. Es cierto, existe presión sobre la decisión y está excelente que así sea: cada decisión en lo público debiese ser fuente de presión al saber que lo que se está decidiendo no afecta únicamente a quien decide sino a un colectivo que entrega la decisión de forma indirecta —vía presidente de la república en este caso— a seremis por ejemplo.


Foto desde El Repuertero

Que un sitio web haya reunido la información de cada votante, la que cualquier hijo de vecino puede encontrar expuesta en los diferentes portales de las representaciones gubernamentales locales, con datos encontrables también en cualquier guía telefónica, me parece absolutamente válido e incluso necesario en vista de lo que están decidiendo y, reitero, ante un rol público que asumieron cuando firmaron su contrato. No solo de dulce está compuesta la labor pública en regiones (flashes, caminatas con los agentes del reyno, medios, proyección para futuras elecciones, salario más que sobre el promedio…, prebendas del cargo, pisco sour y carpaccio) sino también de lo que imagino algunos considerarán de agraz (decidir poniendo el nombre en juego, impactar realmente desde su cargo, cumplir metas y objetivos, etc.).

Me alegra ver cómo la ciudadanía se hace cargo, tomando realmente como una responsabilidad esa propia ciudadanía y no dejando sólo para las elecciones su preocupación acerca del presente y futuro. Por eso mismo me extraña el comportamiento que en lo público se da de asuntos que son estrictamente públicos. Este no es un negocio privado en donde puedo mantener cartas bajo la mesa. Tanto es así que desde el interior de la propia institucionalidad se reconoce como una necesidad al exponer la información de sus representantes en los sitios gubernamentales ya mencionados.

Este asunto me recuerda a cuando aquella ex intendenta y su presidente de partido discutían acerca de uso de grabadoras en reuniones de convocatoria pública: si representas intereses públicos, que afectan fondos y acciones públicas, qué problema hay en que tu agenda sea pública, tu salario sea público y todo lo que dices relacionado a tu rol sea público?, Cuál es el temor?, o es que el interés por hacer público algo se define a la medida del que usa el rol?

Recomendado
Huatacondo

// 189

Contextualizando el open government en Chile y América Latina

Las iniciativas de open government no dejan de aparecer y desde luego las iniciativas que emergen desde la propia ciudadanía si bien pueden llegar a ser un gran aporte, dejan en evidencia el interés institucional concreto de llevar a cabo iniciativas de este tipo, o de plano la falta de él. Tendremos claro que quienes quieran mantener la opacidad feudal en lo público, intentarán por todos los medios poner cota a emprendimientos de este estilo desde dentro del propio Estado o sus administraciones relacionadas que funcionan en base a recursos públicos.

Desde luego ha sido inspiradora la iniciativa de John en Winthropma, Massachusetts, en donde poco a poco va encaminando un nodo de información útil para ciudadanía y participación. Desde luego todos los contenidos son comentables e integrados a redes sociales a un clic de distancia. Este emprendimiento social también ha sido comentado por César en su “Si no abres tu gobierno, los ciudadanos lo abrirán“. La singularidad viene dada por en enfoque de Gobierno Abierto desde fuera del propio gobierno.

En Maulelabs desde su formación definimos un enfoque ciudadano que ha propiciado iniciativas del estilo de Duam, que fomentan la expresión y participación de la ciudadanía dentro de la creación de imaginarios posibles para la propia ciudad (comuna) y su futuro, espacio común que suponemos de interés general de quienes las forman. Proyectos de este estilo u otras a nivel nacional como VotaInteligente que además de promover la participación y transparentar la actividad representativa, presionan para que la orgánica institucional también haga lo suyo. En nuestro caso y luego de bajar algunos humos, se logró una parchada Ley de Transparencia que parchada y todo ha sido un aporte, aunque no es suficiente.

Pensar en este estilo de iniciativas, desde su génesis debe tener el análisis de las particularidades de cada comunidad. El, o mejor dicho los traumas de participación desencadenados en una América Latina convulsionada hace algunas décadas por la participación —militarizada y única por cierto— castigada para la ciudadanía en general, salvo paras las elites civiles gobernantes aliada a la militarizada, ha hecho lo suyo. La poda sistemática de los tópicos humanistas y cívicos en la formación primaria y secundaria en la educación pública ha hecho el resto. Y bueno, cuando ves que matan por pensar distinto, por opinar o por contravenir algún designio “supremo” supuestamente infalible, el primer impulso que aparece es prevenir a las futuras generaciones para que al menos conserven la vida. Esto fue abordado en cada país en concordancia a la idiosincracia local. En la experiencia chilena vemos que lograron impregnar que era más simple degustar Sábado Gigante y el Jappening.

Esta pausa contextual en el relato es para tomar en cuenta uno de los aspectos al abordar iniciativas en el sentido de lo que se debe enfrentar cuando hablamos de participación ciudadana. Tal como comentaba hace unas horas, es importante contextualizar la experiencia latinoamericana en su justa medida dependiendo de la condición particular de cada país. La existencia de directivas de Gobierno Abierto si bien entregan inspiración y lineamientos posibles, responden a contextos particulares de cada país o agrupación común de ellos previa identificación de las particularidades de cada cual. Asumir a rajatabla todas las directivas y lineamientos como un dogma, sin racionalidad y únicamente por cumplir o por que “es lo que se viene”, puede ser incluso mas dañino entre otras cosas por el clásico incumplimiento de expectativas ciudadanas.

De ningún modo es un llamado a la resta, a dejar de hacer o a limitar las futuras iniciativas que esperamos que sigan floreciendo, únicamente es un llamado a dar contexto para lograr que estas iniciativas sean exitosas y se expandan por toda América, en una nueva ola de libertad, de esa que hacia latir los corazones hace doscientos años.

// 359

Las listas negras 2.0

Las tecnologías de información y comunicaciones han afectado múltiples áreas del devenir humano. Una de ellas ha sido la forma en la que nos relacionamos individual o grupalmente. Cada efecto suele ser insospechado, pero algo que no dejaremos de mantener será la propia naturaleza humana, es que… somos tan humanos.

Escuchando activamente
De todo el bombo que se le ha dado a las redes sociales (hablaré indistintamente de TW y FB sabiendo que TW no es SN), su masificación y uso puede aportar a mejorar en algunos ámbitos de interés publico. 
Si bien en este mar de millones de tweets al día poco se entiende, es posible ver más allá de lo evidente, pudiendo palpar temas, ideas y conceptos de interés. Que una empresa use las redes sociales, por ejemplo, para entregar un mejor servicio o mejorar sus ofertas, es sano y abre nuevas vías de comunicación a las ya tradicionales, por cierto, corriendo ciertos riesgos identitarios que les pudiesen parecer de algún modo indeseables -no todo lo que se diga de ellas serán halagos- en aquella interacción. Algo muy distinto seria por ejemplo que una compañía por dar vuelta la tortilla, detectara e individualizara a un usuario de un servicio para hacerle bulliying directo, aplicarle alzas de tasas, cobros injustificados, en fin, hacerle la vida imposible, sola o en grupo con otras empresas asociadas. 
Una realidad espeluznante.

Enfoque de relaciones
Esta analogía vista desde la relación Empresa-Cliente, con fondos privados detrás, toma un cariz muy distinto cuando la relación pasa a ser la existente entre el Estado y los Ciudadanos. Cuando el Estado se sube a las redes sociales, metiendo comiuniti manallrs (sub especie de los mediahypersuper-semantic-marketing-web-virals-experts 2.0™) en medio de la burocracia, lo que se esperaría sería lograr sintonía fina, comunicación directa de apoyo o guía en el contexto de un servicio particular, resumiendo, una oportunidad para mejorar una estructura que suele ser lejana y compleja a pesar de estar al servicio de la ciudadanía y bien general.

Listando ciudadanos
Muy distinto es clasificar usuarios y mantenerlos enlistados “en caso de”
Ayer, Fernando Paulsen, periodista chileno, ante una conversación en la que el entrevistado era ni más ni menos que el Ministro del Interior -quien estaba visiblemente incomodo- fue sorprendido con una falacia ad hominem 100% pura, exponiendo una interpretación antojadiza de un tweet del propio periodista acerca de la evacuación de las costas chilenas post terremoto en Japón. Esta bien que cualquier ciudadano de a pie salga con un pastel de este tipo, pero la situación es absolutamente distinta cuando el Ministro del Interior es quien aparece con esta estrategia bajo la manga. Cabe decir que no es la primera vez que hace algo así al verse incapaz de defenderse con un argumento sólido. Concuerdo con la posterior reacción del periodista.

Sin contrapeso
¿Qué podría responder ante algo así un ciudadano cualquiera conociendo la magnitud del desequilibrio de información existente?

Aquí se le toca la oreja no solo a la Libertad de Prensa -por el periodista implicado en si y con todo el derecho de preguntar lo que sea- sino que aun peor, a la propia Libertad de Expresión, algo que al menos en lo personal había pensado que existía en este país que se las da de democrático, republicano y defensor de los derechos individuales de cada ciudadano (si, la Libertad va más allá de lo económico).

¿Quién nos asegura que no se está perfilando a quienes tengan(mos) una opinión desfavorable en una gran lista negra 2.0?. Convengamos que el Ministro desde su sitial de ventaja en cuanto al contrapeso de información también lo tiene en cuanto a la capacidad de acción, teniendo a su cargo las áreas de seguridad e inteligencia. Por si no fui claro, puede asignar presupuesto para hacerlo. He aquí la diferencia clave con la empresa privada: es muy distinto tomar datos y perfilar personas con dinero privado y datos recolectados desde lo privado -incluso “validado socialmente” en DICOM por ejemplo- a hacerlo con dinero público con todos aquellos datos que cada entidad pública maneja cada uno de nosotros. ¿Usted, ilustrado lector, tiene una somera idea de cuántos y cuáles datos maneja el Estado, asociado a su RUT?. Que no se malentienda, la definición de políticas públicas por ejemplo, requiere de información que permita tomar mejores decisiones y para eso imperiosamente se requieren datos. Otra cosa es quién y cómo es usada esa información personal.

Si Paulsen sigue arrinconando al Ministro, éste le habría dicho que tal año dejó de pagar tal o cual impuesto, basado en datos del SII? O quizá que sus notas de básica no fueron tan buenas como se supondría, según lo que averiguó en MINEDUC? O quizá las notas actuales de su hijo? O que se sacó el servicio según DGMN?, o que se pasó un par de discos pare según Carabineros y Registro Civil?. Sabemos que hay un interés superior, en base al que se justifica la existencia de instituciones de inteligencia, no obstante manejar información sin el debido cuidado nos enfrenta a monos con navajas listas a aparecer en cualquier momento. Y ya ha pasado en Chile y otras latitudes, en donde incluso empresas como IBM hicieron su fortuna.

Es de conocimiento público que el gobierno desde la propia Moneda ha dado importancia a mantener de forma profesional o pseudo profesional las redes sociales, con uno que otro traspié (basta ver el TimeLine presidencial) por cierto, llegando incluso a mantener conversaciones con consultoras internacionales de Escucha Activa. Seria ampliamente deseable que fuese trasparentada cada iniciativa que sea implementada con dinero público, para tomarse en serio el supuesto enfoque nuevo, de Gobierno Abierto puro y duro que esperaríamos y no un nuevo gran hermano que nos vigile cada paso. Claramente la invocación al Gobierno Abierto no es con un fin de sentirnos felices de que se haga, sino por que es deber y responsabilidad del Estado mantener esta transparencia al máximo nivel y propender a la apertura de la propia institucionalidad en pos de un mejor servicio. No es que sea deseable, es que es su responsabilidad toda vez que existe dinero público en juego. 

Información es poder. Tanto el Ministro como el Periodista lo sabían. Al periodista se le sorprendió. Imagine su propia sorpresa al enfrentar un hecho de esta naturaleza señor lector de a pie

Imagino en qué lista me agregarán luego de este post.

Posts recomendados
Yo le creo a Hinzpeter, por Andrea Zamora
Te estamos observando, por Verónica Acha

// 771

Acerca de Plan de Reconstrucción Sustentable de Curicó (PRES Curicó)

Hoy Curicó cumple 267 años, luego de uno que otro cambio de ubicación del proyecto de Manso de Velasco y de la buena onda de Mónica Donoso, la olvidada. Una vez golpeado el tablero por la naturaleza, Curicó se encuentra ante una necesidad de definirse dada la necesaria reconstrucción a la que aspira y que, al menos desde la ciudadanía en lo particular, se ha iniciado lentamente.

Después de todo terremoto de la magnitud sufrida, se requiere una iniciativa que aune esfuerzos y atisbe los futuros posibles para la ciudad. Esta es una labor que querámoslo o no, no puede ser realizada únicamente por un Alcalde y un grupo de concejales o un grupo cerrado de ciudadanos aplicando un modelo catedral. Se requiere articular a la comunidad para que un esfuerzo de ese tipo tenga primero validez y luego apoyo para hacerlo carne.

El primer gran paso
Acorde con los tartamudeos institucionales vividos en la región, el primer paso para este plan fue dado desde fuera de la institucionalidad.

Enrique Bravo abrió la conversación desafiando a otros empresarios curicanos a comprometerse con la reconstrucción de la ciudad que en su momento abrió oportunidades a sus emprendimientos. En particular para Enrique, en su momento Curicó acogió su emprendimiento supermercadista el que, cubriendo el sur de Chile con supermercados BRyC, le haría actualmente llegar a ser socio de Supermercados Unimarc. El desafío partió por poner la mitad de los cerca de CLP$90 millones (~USD$190.000) para iniciar las actividades del Plan. Los demás empresarios deberían reunir el resto, encabezados por Rodrigo Balbontín.

En alguna vuelta de la vida, alrededor del 2005, trabajamos en blogs, alfabetización digital y otros contextos, por lo que confío en que estará mirando de cerca lo que pase en PRES Curicó. Mientras más ojos se sumen y más participen, un resultado más representativo tendrá el potencial de aparecer.

Abriendo la información
Uno de los primeros desafíos de inclusión es la posibilidad de que los ciudadanos tengan acceso a la información. Para esto se requiere de una web robusta en donde se pueda encontrar absolutamente toda la información que se maneje acerca del plan, estrategias, actas de reuniones, catastros y diagnósticos, presentaciones, open data, tabulaciones y resultados en fin, todos los antecedentes que permitan analizar la información pública que afectará el devenir de la ciudad. Al parecer, según lo visto en Nic Chile, prescurico.cl sería un dominio ya inscrito por Publicidad Becou Design Limitada, imagino que serán quienes asesoren en el área web de la iniciativa. He aquí un punto importante: la web, necesaria pero no suficiente.

La web, necesaria pero no suficiente
Admito tener un sesgo tecnologizador, pero este sesgo no puede nublarnos de la realidad de falta de acceso y de prácticas tecnológicas de gran parte de los curicanos y maulinos. La alfabetización digital nuevamente pasa la cuenta -como ya lo ha hecho con los magros indicadores de competitividad regional- lo que requerirá esfuerzos de sociabilización fuera de la web -obviamente- que incluyan no solo a medios de comunicación que se ven más interesados en sus propias parcelas que en mediar realmente.

No debemos desconocer aquí otro problema con el que se enfrentará el equipo al momento de sociabilizar la iniciativa a través del estamento clásico y mandatado para este fin, que es el municipio. Las juntas de vecinos, agrupaciones supuestamente representativas de lo más local de lo local, el barrio, mostrarán su verdadera medida y potencial de congregar desde el propio barrio cada uno de los anhelos de las familias que la integran. Aquí las anomalías como directivas sin renovación (anquilosadas en el “poder”), añosas ideas para tiempos pasados, falta de representación y convocatoria, podrán pasar una cuenta importante. Del mismo modo, habrá que considerar que en una ciudad como Curicó, no todas las juntas de vecinos valen/pesan lo mismo. Ya hemos hablado de esto con anterioridad.

Los consultores
Un consultor no puede hacer mucho sin conocer o informarse acerca de la situación general. Por eso es importante abrir la información y posibilidades de comunicación de la ciudadanía con el equipo técnico. Según entiendo, el equipo de consultores sería encabezado por profesores UC Bresciani (director ejecutivo PRES) y Mingo, los que esperaría que guiaran de forma más racional que otros colegas el plan. Al menos su deseo de que “Aquí nadie va a quedar excluido de opinar, no hay nadie más importante que otro. Cada curicano tiene el derecho a decir lo que quiere para su ciudad y vamos a buscar todos los medios para ello“, nos lleva al menos a esperanzar participación. Según lo informado sería consultora Urbana E&D (Av. Manquehue Sur 350, Of.: 201, Las Condes).

Sin embargo, cabe acá cuestionarnos la verdadera potencia de las escuelas de arquitectura, construcción e ingeniería de las academias presentes en la región o al revés, cual es la percepción que de ellas tienen las autoridades o quienes deciden quienes encabezaran este tipo de iniciativas. El “digan lo que digan, no habían profesionales competentes en la Región para liderar la reconstrucción en Talca” puede ser un punto para iniciar ese análisis.

Los hombres buenos
Es complejo encontrar personas realmente representativas y competentes para integrar, por ejemplo, un Comité Ciudadano, el que deberá sesionar semanalmente. Las identidades infladas, las trenzas de poder de todo tipo (religioso, económico, político) hacen o al menos imagino que debiesen hacer que esta selección de “representativos de diversos sectores” sea menos simple de lo que parece. Curicó es más que Leones o Rotarios, más que Club Español o Italiano, más que RTL o Condell, más que Zapallar o avenida España.

El segundo gran paso: escuchar
Hoy desde 15:30 a las 20:00 horas se realizará la primera consulta ciudadana en la Escuela Palestina de Curicó. En un día de fiesta y celebraciones por el cumpleaños de la ciudad, un gran modo de celebrar sería participar de este presente que debiese moldear el futuro de la ciudad.

// 535