Costo político en la agrópolis

Algunos han visto con sorpresa la reelección de algunos integrantes de la mesa directiva de la ciudad. Hace algunos meses indicábamos lo nefasto que se va tornando la reelección permanente en este y a todo nivel democrático. Las máquinas aceitadas, las jugadas de memoria, los procedimientos a medias en base a la confianza, la sobre-confianza, etc., suelen tener como un fértil caldo de cultivo a las reelecciones permanentes. En una región como la nuestra, no es de extrañar que cosas como esta pasen… y vuelvan a pasar, lo que abre la pregunta abierta acerca del costo político que subyace a este periodo que termina, elección ad portas.

Pasando piola
Como hemos expuesto anteriormente, aquí hay al menos un par de actores esenciales que están pasando piola. Por una parte las sucursales de los partidos políticos implicados por intermedio de sus concejales y 2) los fiscalizadores, vale decir, los diputados y los propios concejales de quienes no esperaremos mayor acción a este respecto.

1) En el caso de los partidos políticos, si tuvieron representantes implicados, primero debieron tener representantes, vale decir, una cantidad de votos suficientes como para lograr el cupo necesario para cada uno de sus auspiciados. ¿Cómo irá a impactar a cada partido en su elección este silencio?

El camino UDI, vale decir, del silencio y de llevar todo hasta el final aunque hayan conferencias de prensa con histriónicos mea-culpa, ha sido la constante de quienes han tenido implicados en estos casos y, sorprendentemente, de los otros partidos que aún teniendo cierto gap moral, no han capitalizado el punto político. Decíamos anteriormente, no todos son iguales, no todos se están haciendo los lesos y no todos deberían asumir la responsabilidad por un lote. Por lo pronto, RN, PPD y PC deberían poder levantar la cabeza y dejar de mirar al suelo.

(Yap. Entendiendo que hay algunos que aún quieren hacer pasar todo esto como un gran error, como que la presunción de inocencia aún no la matan las ganas de llegar a un acuerdo intermedio o la devolución de dinero, prefiero aclarar que en efecto hay dos carriles distintos pero de alguna forma complementarios, el judicial y el político.)

2) Quienes también tienen abierta la pregunta acerca del costo político de la inacción, del silencio cómplice, del mirar para el lado, son quienes están mandatados para fiscalizar. A lo menos en el caso del par de diputados, tendrán que rendir cuentas acerca de esto: o no les interesa que esto pase, o su peso político para cambiar la situación es nulo.

Un concejal con mea-culpa sigue siendo asesor de un diputado y un senador. ¿Esto traerá un costo político? Al menos, no han usado su tiempo en el hemiciclo para referirse a esto.

¿Dime con quién andas?
Válidamente, se han sumado nuevos candidatos y candidatas a este nuevo proceso eleccionario. Se aprecia en algunos casos perfiles valiosos que podrían ser un aporte a la ciudad, pero… ¿en esos partidos? ¿”pactando” con los actuales concejales?. ¿Los partidos tendrán la noción de esa desventaja de meter en un mismo saco a reelectos en tela de juicio versus candidatos nuevos válidamente inspirados en una mejor ciudad?.

No debería sorprendernos las reelecciones que vendrán. Menos, habiendo seguido el desarrollo del caso. No es “insólito” una reelección, es impresentable, es vergonzoso, es dañino, en fin, no es ni más ni menos que el reflejo de quienes están al frente.

Ojalá se pase la cuenta. Ojalá los votantes optemos pacíficamente y esperanzados en un mejor futuro, por nuevas propuestas, más abiertas y convocantes, para dejar de una vez por todas el legado de opacidad y prebendas.

Curicó, reacciona.

// 10

#micabildo en #curico

Fui al cabildo de Curicó. A eso de las 09:00 era la convocatoria en la Escuela Palestina. Caras conocidas hubo, donde uno de los temas de partida era la carga que significaba realizar este cabildo, de interrogantes del presente para enfrentar el futuro… era obvio pensar en la ocasión anterior, esa donde nos habíamos reunido en torno al Plan de Reconstrucción que debe haber quedado bien guardado en un escritorio a ya 6 años del terremoto. En fin.

Luego de una presentación general de las estadísticas (datos agregados) recopilada anteriormente en los ELA –ver mi ELA– nos contaron que el equipo de sistematizadores había identificado las mayores frecuencias de la provincia, lo que sería parte del insumo inicial. Se juntó un salón al menos al inicio, relativamente heterogéneo (edad, género, comuna, NSE, etc.). Me impresionó -quizá no tanto- la participación de autoridades locales. Si veo fotos, será por que aparecieron en su mayoría en el espacio/tiempo seguro donde los participantes estaban en cada sala. En el tiempo final también habría algunos pululando.

Trabajo en sala
En mi grupo hubo de todo, lo que fue una notable experiencia. Si había diversidad, estaba en mi sala. Como noté una válida petición de derecho a la privacidad (fotos, uso de imagen personal, etc.) cuidaré de innominar a los participantes. Me pareció un buen primer comienzo, partiendo inicialmente con, además de la necesaria presentación, aclarar un supuesto importante: ¿es necesario cambiar, reformar o mantener la Constitución?. La mayoría clara indicó que estabamos ahí con la intención de cambiarla. También la mayoría indicó cierto excepticismo sobre todo en cuanto al “PDF final” que se logre y los pasos futuros en torno a él. Hubo acuerdo pleno: este congreso no tiene validez/garantías de nada. Analizamos principios, derechos, deberes, instituciones, etc., en un análisis con apertura y aprendizaje -tuvimos la participación de un integrante abogado lo que nutrió más las definiciones- lo que generó una disposición similar a la del Pres: el sólo ejercicio ya era valioso en un presente desmovilizado, individualista y profundamente desconfiado.

Trabajo en plenaria
Se reunió en tres grupos para poder reunir puntos de acuerdos, acuerdos parciales y desacuerdos, para subir un nivel más la info recopilada para el siguiente paso. Ahí ya tendió a cumpleaños de mono, caótico pero finalmente se logró el objetivo entre quienes ya nos habíamos quedado, ya pasado las 14:00 horas.
También en ese momento se vió más concejales y políticos dando vueltas sin mayor aporte. Estar por estar. El realismo mágico, no obstante lo anterior, se encargó de ir grupo a grupo dejando como primer rankeado dentro de los deberes a la probidad y transparencia. Repito, PROBIDAD Y TRANSPARENCIA.
Bien, de este paso provincial, el siguiente será el nivel regional.

Comentarios generales
Me impresionó positivamente que, efectivamente, se logró entablar conversaciones en donde podemos estar en desacuerdo sin llegar a la ofuscación o a poner la integridad individual en peligro, punto que por lo general en la homogeneidad de los ELA estaba medianamente asegurado. También, a la inversa, me impresionó en algunos casos la dificultad para seguir instrucciones, trabajar en equipo o mantener el foco en la tarea, lo que incidiría en el tiempo para lograr la finalización de al menos el momento en que terminó mi tarea (cercano a las 16 horas).

Para futuros procesos, debería considerarse mayor tiempo en sala y menos en bienvenida, de modo de lograr mejor trabajo y más efectividad. El mayor tiempo utilizado fue en trabajo en sala pero no de todos los grupos sino algunos que finalmente lograron sus conclusiones avanzado el trabajo en plenaria.

Limitaría o nominaría de forma explícita a quién ingresa(ba) a la sala, ya que efectivamente en un momento ingresó una facilitadora del proceso que fue tratada con cierta agresividad, ya que entre los ingresos de personas llevando café y tal faltó cierto orden. Si entras, toma una silla y analiza, lo demás es paseo. Esto impactaría posteriormente en la finalización para la entrega final de nuestra acta, lo que finalmente se logró.

13701150_10209820558650622_6895552282527831121_o

Al finalizar el proceso vi algunos comentarios acerca de la cantidad de personas, que realmente el proceso no era representativo y tal. Me enorgullece saber que luego de una convocatoria abierta y libre, quienes quisimos estar desde las 09:00 hasta pasadas las 16:00 horas -y antes en cada ELA- es notablemente superior a quienes tuvieron el honor de pasarle máquina a todo un país durante todos estos años, poniendo candado a una real oportunidad de modificar lo que sea. Seguimos en plena cosecha de la obra de unos pocos que se hicieron el Chile o la América.

Bueno, como diría el señor alemán, la razón le sigue a la voluntad.

// 29

El León rugió

Como ya sabemos Maule Always Surprising.
Además, la nuestra es una Comarca Singular, muy singular. No, ilustrado e informado lector, no hablaremos del emparafinado que apuñaló a un parroquiano por poner reggaetón en la cantina. Esto es realmente serio.

El Congreso Nacional recibió noticias de la comarca, de los medios de comunicación de Curicó, de sus comunicadores, de la vinculación política-medios, de la venta de servicios para moldear la opinión pública, de las zancadillas a la italiana ante los no pagos por protección y del nivel al que estamos llegando.

La gota
Al parecer, el Diputado León se cansó del trato recibido y lo hizo saber. Durante el espacio de Hora de Incidentes en el hemiciclo porteño, el diputado expuso la solicitud de antecedentes respecto a un caso que le preocupa.
Como diría el caballero alemán: la razón le sigue a la voluntad.
Pero yo podría malinterpretar lo que él dice, por lo que pueden leer más abajo lo dicho (de paso, los flojonazos podrán copiar y pegar para sus medios online).

Tomando distancia
Levantando un poco la mirada antes de pasar al plato fuerte, no deja de ser absurda esta situación en general (diputado en entredicho aprovechando tribuna nacional para acusar a comunicador y medios), entendiendo el contexto agropolitano en el que sucede, donde los diputados y senadores que se quejan por el trato –medios, funas, tribunales y tal- han guardado silencio sepulcral ante el miasma que tienen enfrente y que han auspiciado, en particular en Curicó con sus formalizados.
Como diría el diputado “¡Oh, sorpresa!” eso si debe pasar piola. León acusa el abuso de trato personal -intentando una generalización- pero no acusa el abuso al que los formalizados someten a Curicó. En efecto, usa en esta tribuja una de las armas más importantes de todo diputado como lo es la facultad de fiscalizar, la misma que ha guardado en el bolsillo al igual que el diputado Morales respecto de esto. Como decíamos un par de post atrás, no vengan a pedirnos que ahora creamos en su inocencia cuando en más de una ocasión el lote ha pedido llegar a acuerdo judicial intermedio, devolviendo incluso dinero al municipio.

Esto, otra vez, parece dejavú. Este es el informe.

A continuación el plato fuerte, comentado.

Presidente, la Contraloría Regional de la República, de la Región del Maule, en una investigación especial solicitada por doña Mariela del Carmen González Osses, ha concluido que el funcionario del Departamento de Salud, Don Luis Cabello Garrido ha cobrado remuneraciones durante aproximadamente dos años sin trabajar.

¿Cuál es la importancia señor presidente? Que este funcionario, señor Cabello, es locutor de la Radio Tropical Latina de Curicó. Este locutor de la Radio Tropical Latina, durante todo este tiempo y especialmente en nuestro gobierno, ha sido un feroz crítico en contra de la política, los políticos y, cualquier hecho que él cree que está denunciado, de inmediato, no duda un segundo de tratar de corruptos a quienes son denunciados por esta materia.

¿Pero cuál es la sorpresa presidente? Este locutor cobraba y no trabajaba. Comprobado por la Contraloría. Ese es un acto de corrupción. Y por este acto de corrupción, la Contraloría ha ordenado que le devuelva al municipio de Curicó más de 7 millones de pesos.

¿Por qué traigo este alcance presidente? Porque además he sabido que este señor Cabello y una persona que trabaja con él, que se llama don Marco Andrés Díaz Reyes, también tienen contratos y/o facturan o boletean a otros municipios de la Provincia de Curicó.

Es importante que esto no presenta mayor problema, salvo que no se realice el servicio contratado.

Es por ello que estoy solicitando por esta vía, que se oficie a la Contraloría Regional del Maule, para que se inicie una investigación especialmente en las comunas de Teno, de Hualañé, de Licantén, de Sagrada Familia, para ver si Luis Cabello y Marco Andrés Díaz Reyes tienen contratos con estos municipios o boletean o tienen facturas y si fuera a honorarios o tuvieran facturas, cual es el producto que entregan.

Hasta el momento, nada de sustancia. Hay periodistas y comunicadores con contratos en cientos de municipios de Chile, con vínculos más o menos permanentes, lo que no reviste problema en si mismo, salvo por el hecho de figurar como funcionario con dedicación exclusiva o bien horario establecido. Incluso ahí, sin dedicación exclusiva, podría haber espacio para “pitutear” fuera de la jornada.

De la misma manera Luis Cabello se presenta como Licenciado en Comunicación Social de la de la Universidad de Santiago. Es importante que la Contraloría nos pueda informar si efectivamente posee el título que él indica que tiene.

La Contraloría no valida grados (ser licenciado es un grado, no un título), de hecho, no existe en Chile una entidad oficial que valide grados o títulos, sólo las instituciones que los entregan, en este caso la Universidad de Santiago de Chile.

Si mal no recuerdo la escena, hubo un momento en donde la Universidad de Santiago dispuso de una suerte de programa académico que permitió que comunicadores de oficio lograran aplicar para obtener esta licenciatura en la comarca. Varios de los “comunicadores” habrían optado a esta vía para certificar una práctica.

De todos modos, tampoco es un problema en si mismo, dado que no entra en categorías críticas como finjir ser médico, abogado o docente. Intuyo que la aspiración es validar un ejercicio ilegal de la profesión, lo que en disciplinas soft como esta no se si revista gran problema.

Aquí enciende el ventilador.

Y aquí quiero decir una cosa adicional señor presidente. El locutor Luis Cabello además es corresponsal de la Radio BioBio en Curicó. Esa radio que hace gárgaras en contra de la probidad, la corrupción, que critica a toda la clase política del país y está en silencio. No hemos escuchado al señor Mosciatti algún comentario respecto de este hecho. Hay que recordar que muchos medios de comunicación, cuando hay un pequeño hecho de corrupción, en cualquier municipio del país, lo ponen a disposición de la opinión pública y ¡oh sorpresa!, aquí que un locutor de la Radio RTL de Curicó, radio que es especialista en descalificar -salvo que uno pase por caja y pague- descalifica a todo el mundo y que, corresponsal de la Radio Biobio, fíjese que esto no se sabe. Yo quiero creer de buena fe que es porque no tienen el informe. Pero a los periodistas les quiero decir que aquí está el informe, el informe final de la Contraloría. Si lo quieren tener con mucho gusto se los entrego. Lo tengo, lo voy a tener en mi poder.

Tres puntos buenos para el diputado.
1) El hecho ha pasado piola para Radio Biobio, efectivamente es esperable que esto no aparezca en la radio. Los buenos no son tan buenos, los malos no son tan malos.
2) RTL es especialista en descalificar, ehm, así es, por más que cada cierto tiempo intente expiar sus pecados con beneficencia populista.
3) RTL actua a la italiana rajando al que no pague… Esperaremos la reacción mesurada y siempre templada de RTL respecto de tamaña acusación, que compartimos plenamente.
Y no ha pasado sólo con el diputado, también ha pasado con otros políticos locales que se han negado a entregar financiamiento directo o indirecto a la radio. En adelante, cuando escuche a su director aplicando toda su verbosidad sobre un político local, ponga este filtro. De igual modo, cuando escuche loas, pajarillos y arpas melódicas respecto de otros políticos, aplique también ese filtro.

Los medios de Curicó reciben dinero de los políticos y representantes. Ese es el punto de fondo y que debe tener nuestra atención en cuanto al vínculo política y medios y cómo este vínculo (pagado) impacta sobre la formación de opinión pública local. Quizá la forma de la frase que encabeza el párrafo no se sea lo suficientemente expresiva: existen medios que cobran para publicar noticias incluyendo las que tienen interés público. Si no hay manos, no hay galletas.

Y yo quiero señor presidente por último decir, que la manera si queremos tener transparencia, nos tenemos que preocupar que no haya doble discurso. Lamentablemente en la provincia de Curicó muchos medios ignoran de este tema. ¿Y qué es lo que hemos logrado saber? que está llamando a sus amigos, Cabello, de los medios de comunicación, para que no le cuenten a la gente. Para que no se sepa que es un corrupto a quién la corte, a quién la Contraloría a hecho que devuelva siete millones y medio.

Temón. “Los periodistas y/o comunicadores de la comarca son una mafia”. Esta si que es una acusación que tiene tintes de verdad a pesar de rescatar el trabajo de un reducido set de comunicadores, mejor dicho periodistas, que eventualmente sea más de los dedos de una mano. En efecto el tamaño de la comarca impacta en la cantidad reducida de la manada que se encuentra en cada presentación con galletitas que hay. Somos humanos y formamos vínculos. Tenemos un corazón y debemos alimentarnos.

De paso, lanza la declaración de guerra: “[Cabello] es un corrupto”.

Ahora, salvando las (des)proporciones, este caso se parece al del hipermillonario que fue basureado como quiso por parte de otro diputado. En ambos casos la tribuna no permite derecho a réplica, el que sí podrían obtener ambos diputados en caso de que, por ejemplo, desde medios les acusen o denosten.

Sería notable que el acusado por el diputado, como jugada siguiente, se hiciera el ofendido diciendo que este es un vil ataque político y que declarara que todo lo sucedido fue “un error”, equilibrando el argumento al clásico de la comarca, en vista del comportamiento que tienen nuestros diputados ante “errores”.

Yo creo señor presidente (…), que estos hechos hay que denunciarlos, que hay que pedirle coherencia a los distintos medios de comunicación que aún guardan silencio, por que la transparencia parte tambien por que la ejerzan aquellos que se encargan de comunicarla. He dicho señor presidente.

Las patitas
A mi juicio, que un representante de la comarca pida hoy en día coherencia a otros es casi una ofensa. No se si el abucheo permanente en cada evento les parece sentirlos como aplausos de ánimo o qué, pero el hastío está alcanzando niveles históricos. El origen va más allá de una comunidad a la que le guste pifiar, se trata de la expresión de descontento basada en que realmente aquí se representa cualquier cosa menos el interes de la comunidad.

El desarrollo del hecho político
El diputado gatilla un hecho político que no quedará ahí. No es solo una radio o un comunicador el que deba haber sentido que las palabras de esta alocución le tocaban. No me queda claro el futuro por el que opte el diputado por varios periodos, pero si tiene razón se ha comprado al menos un problema medial. Nuevamente afectará a la interpretación del hecho la formación académica de los “comunicadores” ya que algunos de ellos no tendrán mayor problema con continuar sin mayor problema en sus actividades (esos que contábamos con la mano) versus los otros que verán un ataque al gremio de los noteros a sueldo. El agravio no es sólo un agravio al comunicador, sino a la manada. Esto no se detendrá.

Que les cunda
Por lo pronto, en este ataque de fiscalización -que más parece una falacia ad hominem mezclada con ad vaculum y tu quoque– esperaremos el video siguiente en donde se aplique el mismo criterio para concejales y para su delfín. Esperaremos en una silla cómoda.

Preguntas abiertas
¿Tenía o no tenía el documento en su poder?
¿Qué dice el otro diputado de la comarca -del que hablan muy bien en RTL- acerca de esto?
¿La comunidad ve el canal de la Cámara?
¿Tiene sentido usar tiempo legislativo para levantar un tema haciéndolo pasar por petición pura?
¿Cuántas veces ha pedido la misma información a Contraloría el diputado y cuántas veces actuó? ¿Estuvo esperando algo para tirar su carta a la mesa a meses de las municipales? ¿Si ya lo hizo, le quedan más cartas que aún está esperando a mostrar?
¿Si todos en la comarca conocen de la vinculación entre el actual alcalde y el diputado, siendo el alcalde responsable por el Departamento de Salud del contratado, qué limitó al alcalde Javier Muñoz a tomar medidas ante esta situación? ¿Hubo intencionada espera? ¿Ya no se escucha como antaño? ¿No se pudo?
¿Si se detectó esta situación, qué rol jugaron los otros fiscalizadores, vale decir, el otro diputado y los concejales? ¿De fondo, hay más casos o lo desconocen?
¿Si la contratación comienza en 2008, qué opinará de este asunto el alcalde a cargo de ese entonces y nuevamente candidato a reelección, Hugo Rey?
¿Esto viene pasando desde 2008, periodo del exalcalde y actual diputado Morales?
¿Cuál es la opinión de los medios respecto de todo? ¿Qué medios se salvan?


La obra: El Padrino, escena de favor durante el matrimonio
Durante esta notable historia, se sucede una escena donde se desarrolla el matrimonio de la hija del pater familia y llegan a pedirle un favor. Se lo concede, pero no sin antes mostrarle la seguidilla de desaires a su figura. En este caso, el diputado tomaría la figura del undertaker. Ver la escena.

// 36

Un discurso de un poeta

Cuando lo escuché me propuse compartirlo.
Un discurso de un poeta.


Chile, mucho antes de ser un país fue un poema. Es el “Chile fértil provincia señalada/ en la región antártica famosa/ de remotas naciones respetada/ por fuerte, principal y poderosa”, de La Araucana de Alonso de Ercilla, ese soldado español que participó en la conquista y que después de declarar que no venía a cantarle al amor sino a la espada, vio en un territorio absolutamente desconocido, en el lugar más remoto del mundo, los bordes aún imaginarios de un país, uniendo para siempre nuestro destino con el destino de la poesía, de los grandes sueños y de sus encarnaciones concretas, pero también con las trazas de una violencia extrema anidada en el centro de nuestra historia.

Soy un poeta chileno, soy un hijo de esa violencia y de esa delicadeza.

Señora Presidenta de la República Michelle Bachelet
Señor Ministro de Cultura Ernesto Ottone
Señor Presidente de la Fundación Pablo Neruda
Autoridades, amigos queridos

Agradezco este premio que lleva el nombre del más grande poeta de la historia de la lengua castellana, Pablo Neruda. Frente a su obra la sensación a menudo no es distinta a la que podemos experimentar mirando las cumbres de los Andes o la inmensidad del mar. Poemas como Galope muerto, Walking Around o Alturas de macchu Picchu nos hacen pensar en esas dimensiones. En sus momentos más altos su poesía más que la creación de un autor se parece a un destino en cuya inexorabilidad están expresados todas las muertes, esperanzas, tragedias, sueños y despertares, de millones y millones de hombres y mujeres que han requerido de los poemas para completar sus existencias. Pablo Neruda al escribir su Canto General no sabía que ese libro iba a ser la prueba de que los pueblos que a través de él lo escribieron y que allí se mencionan, debían atravesar todavía otra “muerte general” –las nuevas dictaduras y su interminable secuela de asesinados y desaparecidos- dándoles a todas esas víctimas, a los oprimidos y marginados de nuestra historia la sanción póstuma de encontrar en la poesía la vida nueva que debía esperarlos y que no los esperaba.

Recibo entonces esta distinción con un sentimiento de gratitud pero también de dolor, de alegría y al mismo tiempo de tristeza, de orgullo y a la vez de vergüenza. La tarea no era escribir poemas ni pintar cuadros; la tarea era hacer de la vida una obra maestra y los restos triturados de esa tarea cubren la tierra como si fueran los escombros de una batalla atrozmente perdida. La poesía es la más alta creación humana, su fundamento es la celebración de la vida, pero ha tenido demasiadas veces que relatar la desgracia. Nada de lo que creí en mi juventud que sería el mundo ha sido el mundo, nada de lo que imaginé que sería Chile después del terrible paso de la dictadura es lo que ha sido Chile. Lo único bueno que nos enseñaron esos años feroces: ese compañerismo, esa lealtad, que nos hizo a tantos atravesar la noche un poco más guarecidos, mostrándonos en las situaciones más difíciles que la solidaridad era posible, que el amor era posible, fue lo primero que se olvidó y vimos surgir así un país atomizado por el neoliberalismo, insolidario con los más débiles, en muchos aspectos déspota con los más desposeídos.

A la poesía le concierne íntimamente ese fracaso, el estado de una sociedad no puede medirse por lo bien que están los que están bien; felices los felices, dice Borges en la sentencia final de su “Fragmentos de un evangelio apócrifo,” sino por lo mal que están los que están mal, y los que están mal están muy mal. La poesía debe bajar con ellos, debe descender junto a lo más dañado, a lo más tumefacto y herido para emprender desde allí, desde esas fosas de lo humano como quería el pequeño Rimbaud, el arduo camino a una nueva alegría, a una nueva esperanza, a un nuevo sueño, pero no a un sueño cualquiera, no a una esperanza débil, no a una alegría cautelosa, sino para que desde el hambre, desde los asilos de ancianos pobres, desde cada niño y niña violadas, desde las cárceles, desde los Sename de este mundo, emerja un sueño tan fuerte que de vuelta la realidad y nos muestre de nuevo los infinitos resplandores de esta tierra que aún nos ama.

Y nos ama, e increíblemente nos ama, pues habría bastado que la cordillera de los Andes se hubiera desplazado unos pocos kilómetros más al oeste o que el nivel del Pacífico hubiese subido unos metros, para que nada de esto hubiese existido. Sin embargo algo quiso que fuéramos, algo quiso que hubiese un pueblo más entre los otros pueblos, que hubiese un sueño más entre los otros sueños, que hubiese una voz más en la conversación general que todas las cosas mantienen con todas las cosas. Por razones que son misteriosas ese diálogo tomó en Chile la forma de la poesía.

La pregunta crucial que plantean los grandes poemas es: si los seres humanos son capaces de escribir el Cántico de todas las criaturas de San Fracisco, de pintar los retablos de Fra Angelico o la mujer con flores de Diego Rivera, si pueden ejecutar con zampoñas la música más profunda y bella del planeta; la música boliviana, ¿cómo puede entenderse que al mismo tiempo asesinen a otros seres humanos? Si la sobrecogedora voz de Isabel Aldunate cantó frente al país destrozado “El ayuno”, si Violeta Parra, sabiendo que se iba a matar, compuso ese himno que se llama “Gracias a la vida”, ¿cómo, con qué palabras puede explicarse que otros hayan hecho de los estadios mataderos de hombres? Si el poeta Robert Desnos, uno de los fundadores del surrealismo, cruzó los campos de exterminio, ejecutando, en las condiciones más infernales que se puedan concebir, el acto absolutamente delicado de corregir un poema de amor, ¿cómo pueden comprenderse las gasificaciones masivas, los hornos crematorios, Auschwitz? Un estudiante adicto al surrealismo, que había entrado con los partisanos checos, Josef Stuma, reconoció a Desnos entre los moribundos y recogió el poema. No contenía ninguna referencia a los campos ni a las circunstancias en que fue escrito. Era solo un poema de amor, pero precisamente porque era solo eso; un poema de amor en medio del infierno, constituye la denuncia más feroz que alguien haya hecho del horror del genocidio. El poema se llama “A la misteriosa”, y pone frente a la monstruosidad de Treblinka la imagen de un sueño. Lo leo:

Tanto soñé contigo que pierdes tu realidad.
¿Habrá tiempo para alcanzar ese cuerpo vivo y besar sobre esa boca
el nacimiento de la voz que quiero?

Tanto soñé contigo que mis brazos habituados a cruzarse sobre mi pecho
abrazan tu sombra, quizá ya no podrían adaptarse al contorno de tucuerpo.
Y frente a la existencia real de aquello que me obsesiona y me gobierna
desde hace días y años seguramente me transformaré en sombra.
Oh balances sentimentales.

Tanto soñé contigo que seguramente ya no podré despertar. Duermo de pie,
con mi cuerpo que se ofrece a todas las apariencias de la vida y del
amor y tú, la única que cuenta ahora para mí, más difícil me resultará
tocar tu frente y tus labios que los primeros labios y la primera frente
que encuentre.

Tanto soñé contigo, tanto caminé, hablé, me tendí al lado de tu sombra y de
tu fantasma que ya no me resta sino ser fantasma entre los fantasmas,
y cien veces más sombra que la sombra que siempre pasea
alegremente por el cuadrante solar de tu vida.

Opongo entonces la infinita devoción de ese poema, su insobornable pureza, a todas las crueldades de la historia, porque si la poesía de Robert Desnos no existiera, si el arte no existiera, probablemente la violencia sería la norma. Pero existe, y el solo hecho de que alguien en medio del holocausto, pudo escribir algo tan increíblemente bello como “Tanto soñe contigo que pierdes tu realidad”, hace que el crimen sea infinitamente más crimen y el asesino infinitamente más asesino.

Es lo que he tratado de mostrar en lo que he escrito. He imaginado en medio del terror de la dictadura sagas inacabables que se me borraban al amanecer, poemas alucinados donde el Pacífico flota suspendido sobre las cumbres de los Andes y donde el desierto de Atacama se eleva como un pájaro sobre el horizonte. Imaginar esos poemas fue mi forma de resistir, de no enloquecer, de no resignarme. Sentí que frente al dolor y al daño había que responder con un arte y una poesía que fuese más fuerte que el dolor y el daño que se nos estaba causando. No se trataba de lanzar andanadas de pequeños poemas de combate, sino de algo mucho más arrasado, más luminoso, más sordo y violento. Había que hablar de amor, pero para hablar de amor había que aprender a hablar de nuevo, comenzar desde cada letra, porque ninguno de los lenguajes que existían antes bastaban para dar cuenta de lo que había sucedido. Siento que los escombros de esos años están allí, en esos intentos, y que dictados por un deseo que nos sobrepasa, los poemas no son sino los sueños que sueña la tierra, los sueños con los que intenta lavarse del sufrimiento humano, y que uno no puede nada frente a eso sino apenas grabar unas pequeñas marcas, unos mínimos retazos que quizás sobrevivan al despertar.

Yo viví en Chile en los años de la dictadura y sobreviví a ella y a mi propia autodestrucción. El año 1975 después de un episodio humillante con unos soldados me acordé de la frase del evangelio de poner la otra mejilla y entonces fui y quemé la mía. No supe bien por qué lo hacía, pero allí comenzó algo. Recordé que de niño había visto un avión que volaba en círculos trazando con humo blanco el nombre de un jabón para lavar ropa e imaginé de golpe un poema escribiéndose en el cielo. Entendí entonces que aquello que se había iniciado en la máxima soledad y desesperación de un hombre que se quema la cara encerrado en un baño, debía concluir algún día con el vislumbre de la felicidad. Dos años más tarde pensé en una escritura sobre el desierto que solo pudiese ser vista desde lo alto. Solo diría “ni pena ni miedo”, y estaría surcando un país donde casi lo único que había era pena y miedo. Años más tarde vi la frase recortada sobre el desierto y, efectivamente, por su extensión solo se podía leer completa desde el cielo. Alguien reparó que el surco de las letras en la tierra se parecía al surco de la cicatriz en mi cara. Habían pasado dieciocho años y me sorprendió haber sobrevivido. Recibo esta distinción en nombre de nuestros ausentes.

Yo trabajo con mi vida y trato de que eso no sea una consigna. No porque mi vida tenga algo ejemplar, el diablo me libre de ser ejemplo de nada, sino porque creo que si podemos llegar al fondo de nosotros mismos, sin autocompasión ni falsa solidaridad, mirando nuestra zona de luz, nuestra sed de amor, pero también toda nuestra reserva de odio, violencia y de crimen, es posible que lleguemos al fondo de la humanidad entera. Creo que todo lo que puedo haber hecho está allí. He escrito desde un cuerpo que se dobla bajo los efectos del Parkinson, que se rigidiza, que tiembla, que se va para adelante y que cae y he encontrado hermosa mi enfermedad, he sentido que mis temblores son bellos, que mi dificultad para sostener estas hojas que ahora leo es bella. He escrito sobre ese cuerpo, sobre los dolores que les he causado a otros y los que yo mismo me he infligido, he grabado con fuego mis poemas sobre mi piel. Solo los enfermos, los débiles, los heridos, son capaces de crear obras maestras. Siento que he escrito desde una cierta irreparable desesperación y, a la vez, desde una incontenible alegría. Una alegría extraña porque es como si naciera de la dificultad de ser felices. Del encuentro de esos fantasmas nace mi escritura. La escritura es como las cenizas que quedan de un cuerpo quemado. Para escribir es preciso quemarse entero, consumirse hasta que no quede una brizna de músculo ni de huesos ni de carne. Es un sacrificio absoluto y al mismo tiempo es la suspensión de la muerte. Es algo concreto, cuando se escribe se suspende la vida y por ende se suspende también la muerte. Escribo porque es mi ejercicio privado de resurrección.

Decía al comienzo que esta tierra aún nos ama, todavía quiere verse en nosotros, todavía el mar, el desierto, las montañas, quieren mirarse en nuestras miradas, todavía el sonido de las rompientes y del viento quiere reconocerse en nuestros oídos, todavía sus estrellas quieren reflejarse en nuestros ojos. En sus momentos más felices mi poesía ha tratado de expresar ese amor de la tierra, no siempre ha sido así. He escrito desde la herida y del daño en un mundo herido, enfermo, sin compasión. He escrito desde el dolor, pero nuestro deber es la felicidad. He escrito desde el odio, pero nuestro deber es el amor.

Termino con el poema con que quisiera cerrar mi vida:

Entonces, aplastando la mejilla quemada
contra los ásperos granos de este suelo pedregoso
-como un buen sudamericano
alzaré por un minuto más mi cara hacia el cielo
llorando
porque yo que creí en la felicidad
habré vuelto a ver de nuevo las irrefutables estrellas

Te amo Paulina, tú eres las estrellas irrefutables de mi noche.


El poeta Raúl Zurita al recibir el Premio Pablo Neruda.

// 8

Fragilidad institucional

En algún futuro post escribiré acerca de Curico2043, por lo pronto, comparto esta columna acerca de la fragilidad institucional actual y su impacto a futuro, irresponsabilidad que el cortoplacismo comunal se niega a admitir y abordar.


Fragilidad institucional
La vinculación directa entre ciudadanía y estado es el municipio. Existiendo una intermedia, la junta de vecinos, es el municipio el coordinador y administrador desde donde cada población, cada barrio, cada sector y la ciudad completa debería intentar avanzar en armonía. En un edificio con peligro de derrumbe, autos mal estacionados, comercio ilegal, áreas verdes por desarrollar, perros vagos y una lista abierta, es el municipio el que se lleva las miradas. Pero además, las compras pequeñas medianas y grandes, las licitaciones, grandes compras y acuerdos complementarios también pasan por el municipio, para lo que se asigna un presupuesto importante, dinero público para lograrlo.

Cuando pensamos en el Curicó del futuro, vale decir, lo que esperamos de Curicó en su tercer centenario, no pensamos únicamente en infraestructura, en tener una ciudad urbanizada a la altura, donde los autos por lo menos puedan moverse, pensamos también en el conjunto de intangibles necesarios para optar a una ciudad de la cual todos con justa razón estemos orgullosos. Cuando vemos que Curicó se asocia a corrupción -verificar sensibilidad de humoristas en torno al tema para comprobación- no se circunscribe la escena a un tiempo (hoy o de aquí a las próximas elecciones) ni a un set de actores (acusados, acusadores, etc.), sino a un periodo que incluye pasado -obras pendientes, obras a medias, temas no abiertos, etc.- y también futuro -imagen de ciudad, posicionamiento para negociar, validación para tomar decisiones, etc.- dejando en pie de duda a la institucional que nos hemos dado, ya que, les recuerdo, los elegimos o los eligieron.

En una estructura esencialmente centralista, comandada por un intendente designado y de forma local por una gobernadora designada, el espacio de autonomía que nos queda está en duda, cualquiera sea el resultado judicial ya que, como bien entienden los acusados, esto no es un tema judicial, sino también un hecho político. Cualquiera sea el resultado, no será satisfactorio para nadie: si ganan, para la ciudadanía significará que no existe justicia; si pierden, evidenciará controles vulnerables y abrirá válidamente el cuestionamiento por ver más en detalle y más hacia atrás; si se dilata, seguirá siendo tema transversal que fácilmente seguirá al umbral de elecciones de octubre, hasta quizás cuando.

La fragilidad que ha mostrado nuestra institucionalidad local, queda patente al rememorar al inicio de todo el camino judicial, donde son ciudadanos los que abren la conversación. En efecto, bajo pérdida de toda responsabilidad, nuestro “contrato social” comunal no fue respetado y los responsables por resguardar los bienes públicos esenciales no vieron, no leyeron, no oyeron ni actuaron. La institucionalidad y representación queda en duda tengan o no una formalización a cuestas. Esto es central e importante. Como todo sistema viviente, la ciudad también intenta lograr su propio equilibrio interno, por lo que no es raro ver ahora pifias, funas, apelación al anonimato y acciones que desde la base intentan recomponer sin un objetivo muy claro o compartido, pero donde un “que se vayan todos” parece al menos ser una línea que se acerca a los puntos que exponen. Pues bien, integrantes clave de este sistema o por ignorancia o por dolo no han tomado acciones, lo que nos lleva incluso a mantener un concejal confeso de su “error” cobrando su salario mes a mes. La sobrevivencia individual puede efectivamente tener intereses disjuntos de los de la comunidad o de este sistema de ciudad. Nadie se está haciendo cargo de proteger el sistema y por lo mismo, es probable que las acciones “de equilibrio” sigan apareciendo.

La fragilidad se mantiene y quizá sea uno de los desafíos por cubrir en el próximo periodo, donde quizá un pavimento no sea tan importante como reflexionar acerca de los mínimos aceptables para lograr un entendimiento a la altura de las circunstancias. Quizá compromisos explícitos como de plano no viajar durante el periodo, o comunicación directa con los futuros representantes, tengan más valor que una multicancha. Y esto es central, ya que no habrá ni pavimento ni multicancha posible mientras no exista confianza para llegar a acuerdos, confianza que en este momento está perdida.

En este momento, acompaña al alcalde -a quien en su rol de exconcejal también se oyen voces de solicitud de formalización- un concejo formalizado en pleno y que, de todos modos, no se abstiene de tomar decisiones y sigue ejerciendo funciones (dentro de las que no aparece todavía la de fiscalización a sus propios actos o interpares).
Es de esperar, por el futuro de la institucionalidad que nos hemos dado, como ciudad de occidente, dentro de una república, que las futuras autoridades sí tengan meridiana claridad de lo que significa ser una autoridad, ser servidores públicos y en definitiva lograr ser el espejo en el que mirarnos, representando-nos de forma real.

Ver columna en Curico2043

// 9