Plebiscitos abiertos y vinculantes en la comarca

Con la nueva idea creativa de la comarca -Globos de Televigilancia- vuelve a reflotar una idea importante, ya usada en varias comunas, pero que siempre se mantiene pendiente: las consultas abiertas y vinculantes. Reflota, como forma de definición acerca de un tema que no queda del todo claro que tenga el mismo nivel de valoración de parte de la calle como de parte de quienes mantienen roles de representación.

El historial
En caso que se llegara a realizar -disculpen mi escepticismo- no sería la primera ocasión en la que la comunidad es consultada a través de un método abierto. Ahora bien, esas experiencias tampoco nos posicionan en el liderato de las definiciones vinculantes o al menos consideradas en definiciones concretas. Veamos un par de ejemplos del último tiempo.

Algunos más que otros, recuerdan con cierta emoción incluso, la convocatoria a pensar en la ciudad durante las jornadas del Plan de Reconstrucción Sustentable de Curicó (PRES Curicó), que definió de forma clara cuáles eran las prioridades de la ciudadanía a través de una votación abierta a la comunidad. A pesar de todas las fases, participación de vecinos, inversión de mecenazgos y una elección abierta, todos sabemos donde terminó el resultado. Más allá de los flashes y millones invertidos la consulta debe estar en algún cajón con todo el material logrado en el proceso.

Mantendremos en cuarentena la encuesta teledirigida desde Talca para ver proyectos futuros en Cerro Condell, tanto porque el resultado fue definido desde Talca -novedad, ojalá que no sólo a través de Google Earth ahora– como por el formato en si (encuesta).

Otra de las consultas, fue la de ciudadano/hijo ilustre, la que nunca entregó el resultado, quedando el 2015 vacante. Y bueh…, en 2015 no había mucho ánimo para jolgorio. El formato podríamos interpretarlo como consulta -llevar propuesta al municipio- la que quedó sin resolver aun cuando los rumores de pasillo decían que no habría sido un ganador, sino una, la afortunada. Afortunada no sólo por la elección como tal, sino por lograr ser la cuarta mujer dentro de -casi- sólo hombres galardonados. Ya estamos a diciembre y entre comer pan de pascua y uno que otro cola de mono, no creo que logren presentar un proceso de características similares, por lo que comenzaría a posicionarse la idea de que “en esos años” no hubo nada ilustre por reconocer. No queda claro si la autoridad logra apreciar la postura ambivalente respecto de las “tradiciones” o quién fácilmente podría eliminar algunas. En fin.

Por donde pasan las ciclovías, los cambios de sentidos de calles, las nuevas veredas a reparar, los cambios o posturas de nombres de calles, la instalación de “esculturas”, qué hacemos con un terreno de regimiento vacante, y otro conjunto de decisiones públicas, en lo público, al parecer sólo pueden pasar por el sacrosanto voto de nuestros esclarecidos representantes.

El problema no es el método
El problema aquí no es la definición o ejecución de un método que como método garantiza sólo un resultado de definir, en este caso, entre algunas opciones. El problema es que se ha mostrado que el método -como puntapié inicial de una definición- no logra un cambio real basado en la definición realizada. Siendo más directo, con la inacción invalidaron el método. Perdón por exponerlo si aún no lo habían notado. Es el concejo municipal en su conjunto, el que se encargó de cargar la balanza hacia el lado de las decisiones de la selecta mesa y no del conjunto de los participantes de las consultas.

A mi juicio, la llave para destrabar esta histórica práctica -de ninguneo de toda definición de la ciudadanía, salvo la que les elige- es la presión que puedan realizar los nuevos integrantes de la mesa tanto para valorar el método, como para dar seguimiento a las definiciones que del método se obtengan. Éste concejo ya no lo logró.

Consultando para decidir uso de tecnología militar en espacio civil Ahora bien, disculpen nuevamente si sumo un elemento de realidad, pero, quien debería comandar este esfuerzo democratizador, de motivar el volver a creer y supervigilar el resultado, debería ser el mismo que de forma unilateral definió ir en nuestra representación a pedir el Globo de Televigilancia a la intendencia hace un par de semanas. Un reelecto decía que apoyaba la idea pero que tarde llegó, mientras otro reelecto pediría que le cierren con portón su pasaje.

Sumado esta voluntad desbalanceada, uno de los encargados de difundir y comunicar el proceso a la ciudadanía, mostrando las diversas posturas en definición y motivar a la participación, en su rol de medio de comunicación, debería ser el mismo que también andaba en la reunión. Comprenderán el alto grado de motivación por abrir este tema a ser definido por la ciudadanía, por sacar la decisión del concejo, por agregar incertidumbre a un “acuerdo”.

Entonces, insisto que la llave la tendrán quienes lleguen a integrar la mesa, los que tendrán sobre sí toda la oposición de los bien conectados que logran “acuerdos” pasando rápido por consejo -sólo de ser necesario- aunque sus definiciones afecten a la comunidad en su conjunto.

La imagen. Se aprecia un panóptico, modelo arquitectónico diseñado para lograr la mejor visual de reclusos con la menor cantidad de recursos posibles. Diseñado por Jeremy Bentham, tenía como uno de sus objetivos que los observados no supieran si los veían o no.

// 4

Ese idiotizante globo: tecnología militar para Curicó

No es novedad esto de los globos sonda en Curicó. Entre ellos, el cambio de la estación al Mall Curicó, la instalación de una filial administrada por Buin Zoo en Cerro Condell, la habilitación de estacionamiento subterráneo y otras, dan cuenta de esto. Ahora la metáfora pasa a concretarse, ahora el globo si es un globo de verdad, con helio y tal, tecnología militar para la comarca. Si, no hablamos de Afganistán o la Franja de Gaza, hablamos de la Comarca Singular.

La delincuencia existe
La organización Curicó en Acción ha propuesto y se encuentra reuniendo apoyo para la instalación de un globo de televigilancia, basado en cifras de delincuencia que exponen en su argumentación. Exponen casos notablemente violentos, asesinatos incluidos, que por cierto deben haberles motivado crear esta organización no gubernamental, integrada por cabezas de serie de organizaciones y gremios.

Es importante un punto sobre esto, nadie podría estar de acuerdo en que hubiera menos seguridad. Es como la transparencia, nadie podría estar en desacuerdo de que siempre vaya en aumento (¿o no?). Curicó no es Estocolmo ni Amsterdam y nos faltarán varios años antes de pensar cerrar nuestra cárcel por falta de presos y, si o si, hay delincuencia en Curicó. Pero como versa la cita clásica: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Una desproporción
Ayer, alcalde y diputado incluidos, solicitaron priorizar recursos para contar con un Globo de Televigilancia. Me parece por lo bajo una desproporción, entendiendo el fin basal de este tipo de artefactos y que es ni más ni menos que el ser desplegados en zonas de guerra y puntos de control fronterizo. En efecto, aquí el argumento debería ser que “toda medida será insuficiente en pos de tan preciado objetivo”, lo que nos lleva a pensar en proponer tanques en las calles, quema en piras sin sistema judicial y desde luego la necesaria reposición de la pena de muerte, ya que, toda medida sería insuficiente en pos de tan preciado objetivo.

Más allá de la ironía, hay un tema que es preocupante: los globos no funcionarán. Suena fuerte pero es sólo comparable con la desproporción de la medida. Según la información expuesta de parte de los usuarios actuales, el globo efectivamente no cumple lo que prometió. Es más, únicamente factores ambientales ya les impiden un funcionamiento 24/7. En Curicó llueve, en Curicó hay árboles, en Curicó hay un Cerro en el medio del área que se desea cubrir y desde luego hay un aeródromo, sutileza adicional a las dos comunas que deben subir y bajar el globo ante la alerta que les emite, por ejemplo, cuando hay mucho viento. Por si no fuese suficiente, acerca del uso, señalan que habría creado costumbre en vez de disuasión. Espero que hayan mencionado esta parte importante al intendente: los globos no funcionarán según lo esperado. Vuelvo a sugerir este artículo.

Llegando a este punto, valdría preguntarnos un par de veces quién podría estar interesado en que la compra se realizara, más allá de la efectividad cuestionable.

Más allá del globo
El problema existe y efectivamente el intendente -como la gobernadora, alcalde y la sociedad en su conjunto- tiene acciones a su cargo. En ese sentido, el diputado tiene también acciones desde lo declarativo -más allá de acompañar a hablar con intendente- pudiendo por ejemplo, usar tiempo legislativo para plantear este problema donde Curicó no es la única ciudad afectada. Mejor usar tiempo legislativo nacional en esto, que para temas personales.

Qué decir de la propia responsabilidad que le cabe al alcalde y al concejo municipal. La mayor parte de las comunas de la Región del Maule, dada la precariedad de presupuesto (ojo con los déficits), no cuentan con recursos para implementar iniciativas -también copiadas de comunas Top5 de ingresos en Chile- como Seguridad Ciudadana. Solitos y con notables esfuerzos de las policías se las arreglan para abordar el tema en esas comunas. Iré directo al punto ¿está sirviendo Seguridad Ciudadana en Curicó?.

Mejor aún, en coordinación con la amplia red de cámaras ya instaladas, podrían definirse situaciones en caso de requerir material de prueba. Iré directo al punto ¿sirven las cámaras instaladas en las calles?.

Veamos al revés la situación: si Seguridad Ciudadana y las cámaras fijas de vigilancia sirvieran -como medidas extrapoliciales- entonces, ¿sería necesaria la instalación de este globo?. Es la complejidad de irse por el lado de las variables higiénicas, veamos este ejemplo: imaginemos que ya está en funcionamiento el globo y -como ya se ha visto- se mantiene el comportamiento y estadísticas, ¿cuántos globos tendríamos que instalar para lograr el objetivo principal?.

Momento para que los viajes que sirvan de algo
De todos los viajes que han hecho nuestros representantes, las capacitaciones de los concejales y alcaldes, los congresos interparlamentarios de diputados, las giras de promoción de la región por parte de los consejeros regionales y otras tantos viajes por el mundo, les pido recordar ¿en qué ciudades han visto globos de televigilancia?. Efectivamente, las medidas tomadas en este sentido en los países frecuentados por nuestros representantes no van por instalación de globos o drones como quería el futuro candidato a diputado. Van por el lado de la coordinación, de la formación de tejido social (bien por la creación de Curicó en Acción para posicionar el tema), de la preocupación por el barrio pero desde lo comunitario y no desde lo individual, como regalar basureros o chaquetas.

Quepa recordar sobre este punto dirigido a la responsabilidad de las autoridades, la vinculación con la emergencia de esta organización comunitaria en conjunto con la responsabilidad por lo público. Al igual como cuando cedieron el rol fiscalizador de concejales y diputados, debió aparecer la ciudadanía a equilibrar el universo llevando temas a tribunales, en este caso está pasando algo importante desde lo discursivo: la ciudadanía vuelve a aparecer cuando la autoridad no puede, no sabe, no quiere o no logra.

Sigamos cerrando pasajes, pronto: armas gratis
Esto no parará aquí. En varios capítulos de la única cámara útil instalada en el último tiempo -la de la sala de concejo municipal- hemos visto casi con orgullo a los mismos concejales motivando cierre de pasajes. Medidas de esta especie, del aislar, del enrejar van en dirección totalmente opuesta a lo que ya señalábamos anteriormente, de actuar en conjunto con un objetivo conjunto. Uno de los que más destaca en esto es el concejal Leoncio Saavedra -con su propio pasaje- y el concejal Mario Undurraga, ambos reelectos. Insisto, esto no parará.

Un pequeño zoom-out a esto para recordar donde estamos. Estamos pasando por una especie de turbulencia en el viaje ya que acabamos de sobrevivir a una elección municipal (recordar que globos y drones formaron parte de las propuestas) y tendremos por delante un capítulo donde se vendrá el ofertón de los candidatos a diputados y senadores. Con tal de lograr el cuarto de página en Diario La Prensa, pronto habrá solicitud de tanques en poblaciones siempre prejuiciadas.

El vacío legal pendiente
Quepa recordar que en la disputa legal que finalmente no prosperó en la Corte Suprema, anteriormente ya había tenido el triunfo de las organizaciones ciudadanas contrarias a su instalación. Vale decir, no existe una única opinión desde lo jurídico. Esto es parte de la esencia del problema, la legislación que no aborda integralmente aspectos clave como áreas permitidas de grabación, la cantidad de tiempo de almacenamiento de grabaciones (recordar que los privados también instalan en espacios públicos), la distribución de material a terceros y la central que es la de avisar que efectivamente se encuentra en una zona televigilada.

Otro punto para nuestros legisladores entonces, el de revisar la legislación y compararla con la de países a los que le copia al que le copian. O qué, ¿creían que las cámaras en las calles fueron inventadas en Las Condes?. Pega para diputados y senadores. Siendo precisos, los globos instalados actualmente están en Las Condes (2 globos) y Lo Barnechea. Aquí al parecer se siente un interés por ocupar un tercer lugar en la competencia, algo que por complejo no se pudo con la Farmacia Municipal. Ahora bien, ¿a qué costo?

¿Y a cuánto sale la gracia?
Recabando información, nos encontramos con la adjudicación de la licitación del Municipio de Lo Barnecheano exenta de polémicas entre proveedores – podemos desprender algunos costos de su implementación:

Globo + cámaras = UF 11.377/cada globo
Mantenimiento globo+cámaras = UF 330/mes
Monitoreo mensual = UF 378/mes
Mantención monitoreo = UF 77/mes
Helio = UF 1,8/m3

Haciendo la compra, pagando un año de uso, y sus mantenciones -no encontré el dato exacto de volumen del globo, pero asumamos que sube sin helio- el costo en el primer año sería de UF 20.797. Aproximando a piso la UF en $26.300, llegamos a $546.961.100 para el primer año. Repito, $546.961.100 para el primer año

Es importante mencionar que cuando fue licitado el ponderador mayor fue el precio, con un 60% de la puntuación.

No es la primera vez, no será la última
¿Se han fijado en las ambulancias y vehículos nuevos que van llegando a reparticiones públicas de la región? A diferencia de las antiguas compras donde lo solicitado era el necesario logo estatal en puerta, ahora como se requiere el cacareo del huevo, deben llevar el logo que diga de quién fue el dinero, como si no fuese dinero estatal, como si el Consejo Regional fuese un generador de miles de millones de los cuales nos entregan algo de su benevolencia. Comprar, comprar, comprar. Por cierto, apostaría que hay más ambulancias que las necesarias, al menos en centros de salud del backbone, un clásico de las variables higiénicas.

¿Se fijaron en los tarros de basura? En vez de mirar a futuro -o a presente en el caso de varias de las ciudades visitadas por nuestros concejales, alcaldes, cores y otros representantes- se opta por comprar y regalar tarros de basura por casa sin mayor objeto que “hacer tener” un basurero. Un regalo. Una compra. Fin del proyecto. La gente siente que el Estado no llega a su casa, regalémosle un basurero por casa. Al parecer, iniciativas de mediano y largo plazo que coordinen a vecinos y barrios en lograr por ejemplo la separación de residuos, no tendría el mismo impacto: lo quiero para mi, no para mi barrio, no para mi ciudad. $368.000.000 millones para lograrlo.

Algunos puntos para finalizar
Estemos atentos al regalismo, a las compras por lograr el cuarto de página sobre todo en un tiempo en el que aún nos mantenemos en periodo de elecciones. Ahora, deberán aparecer los alcaldes y concejales, tendrán que ir a devolver la mano a diputados, senadores y consejeros regionales que intentarán -en su mayoría, bienvenidos al Maule- ser reelectos.

Es muy motivante que organizaciones no gubernamentales puedan mover la agenda de la ciudad, si es que la ciudad tiene alguna agenda. No es posible obviar eso si, si la disposición municipal sería la misma si los integrantes del directorio fuesen otros, de forma comparativa, con otras entidades relevantes de la comunidad como cualquier junta de vecinos por ejemplo.

El problema seguirá ahí, al igual que el pleno empleo y la eliminación total de la pobreza, el fin de la delincuencia es uno de esos anhelos que siempre será deseable alcanzar y desde luego punto para todo tipo de campaña. Lograr un objetivo, como todos los objetivos en la vida y más en objetivos de esta especie, siempre tiene más de un camino posible. ¿Karate para todos como curso obligatorio desde kinder?, ¿distribución de OGPH, One Gun Per House?, ¿Sheriff del barrio donde los vecinos armados puedan defender su territorio?, ¿Tanques disuasivos?, ¿Muros en vez de peajes y controles al ingresar a la comarca?. Las opciones son y serán varias. Es más, cada globo podría tener un disparador en caso de requerir acción. ¿Balas, lacrimógenas, lumas? podemos discutirlo también, ya que entregaría una fuerte señal de seguridad y un factor disuasivo notable, ¿no les parece?. Si utilizaremos tecnología militar, hagámoslo completo para lograr su máximo desempeño. El problema seguirá ahí y todos en esa mesa saben que existe una variada gama de opciones, independiente del globito.

Disculpen, pero mientras no se exponga un interés similar por resolver incluso causas de este problema -¿les suena educación?, ¿les suena generación de tejido social?- seguir en la línea de compras por ser los bakanes de la región o dar señales de una evolución que no es tal, desconcentra de otras tareas centrales como la misma eliminación del déficit municipal. En ese contexto, esto no será más que otra compra idiotizante en busca de prensa.

Esta discusión recién comienza. Veamos este video, por ejemplo.

El diputado León tendrá que contarnos de qué forma se supervigila la privacidad en cada casa, cada patio, cada baño que podrá ver el súper globo entendiendo que es capaz de ver hasta como una billetera es sacada de un pantalón (según el fabricante, logra ver hormigas). ¿Tiene esa capacidad o no la tiene?, ¿El operador -o mejor dicho la operadora, porque ellas serían menos voyeuristas como se dijo en una pomposa comuna para justificarlo– se tapará los ojos cuando vea algo que no debería estar viendo?, ¿Dejará de grabar entonces, perdiendo la continuidad del monitoreo?.

¿El alcalde persistirá en sostener que no habrá coordinación entre los stakeholders de seguridad mientras no se compre el globo?, ¿qué opina la gobernadora?, ¿qué dijo el propio intendente luego de oir esa declaración a la salida de la reunión que encabezó?. De no llegar a comprarse, ¿el problema seguirá entonces?, si se compra, ¿el problema se acaba?.

Veamos cómo sigue este -nuevo- globo sonda.

La imagen. En la imagen se expone una imagen captada y expuesta por Google StreetView desde camioneta en movimiento, no por un globo fijo como el que se plantea lo que causó controversia desde luego. Este tipo de cosas no pasarán en Curicó, por supuesto.

// 169

¿Tecnología definiendo la elección?

El competidor ofende, agrede, violenta, hostiga, discrimina, pero aún así sigue con leve diferencia de la casi obvia ganadora de la presidencia de Estados Unidos. El ahora Talón de Aquiles de Hillary Clinton persiste como música de fondo. El pequeño detalle es la acusación permanente, a modo de mantra, acerca de sus correos electrónicos. A horas de la elección, sigue siendo una piedra en el zapato que además de mosquearla en preguntas a este tiempo innecesarias —moviendo incluso al FBI— nos lleva a distanciarnos un poco del asunto para darle más perspectiva. Recordar el nombre de este blog.

Transformación clave en el siglo XX: el correo
El correo electrónico es una de las herramientas que primero nos acercaron a algo que hoy vemos como natural y obvio, que fue comunicarnos sin intermediario de forma —casi— instantánea y—casi— secreta. Además de medrar gradualmente el negocio de la distribución de cartas y correspondencia—cuándo les volvió a llegar una carta realmente personal por correo?— golpeando a toda una industria, requirió de cambio de prácticas esenciales, más allá de la necesidad de ser escrita ya no a mano ni tener que ir a dejar un papel a algún lugar. Fue uno de los cambios notables de en la comunicación humana del siglo XX. Ese cambio es el que ahora está por impactar en una elección presidencial.

El dramón, de qué se trata
La acusación es relativamente sencilla: Hillary Clinton envió/recibió correos por una cuenta no-institucional cuando debió hacerlo por una cuenta institucional, más específico, información gubernamental debe mantenerse o enviarse a través de cuentas de correo gubernamentales (regla del Departamento de Estado). Bueno, quizá un poco más profundo que eso, no habría validado su cuenta @state.gov y asignó cuentas para sus colaboradores cercanos en el servidor del sótano de su casa en Chappaqua, Nueva York. Y bueno, también, el Departamento de Estado le había dicho que utilizar BlackBerry suponía riesgo. Va creciendo la piedra en el zapato.

La reacción de Clinton
Clinton lo aceptó —dijo que por conveniencia de no tener más de una cuenta/dispositivos— y, jugada siguiente, solicitó que todos sus correos se hicieran públicos (si, resumí bastante la historia que al inicio fue entrega a cuentagotas de correos y algo de dilación, seguida de escenas de acusación, declaraciones y tal). Esto, ya que en la investigación mientras se analizaba el contenido del material, se fue dando la categoría de “clasificado” a varios de los correos por tratarse de temas de afectaban de alguna forma a la seguridad nacional (ataques aéreos, espionaje, etc.). Desde luego se abren todas las preguntas prácticas como quién analiza sus correos, vale decir, si usted lector le revisa el correo electrónico a cualquier Persona Políticamente Expuesta (PEP) tendería a calificar lo que lee con un rango igual o cercano a confidencial. Por su parte, Wikileaks ya hizo lo suyo.

Hace algunos minutos, luego de reabrir la investigación, desde el FBI persisten en su primera conclusión: “Based on our review, we have not changed our conclusions that we expressed in July with respect to Secretary Clinton”.

Qué nos queda
You are not a gadget, nos dice Jaron Lanier, que recalca por una parte la persona en el contexto de la sociedad de la información y del conocimiento, junto con los desafíos éticos siempre abiertos en terrenos de borde y ahora estamos frente a uno de ellos. ¿Cómo estamos siendo los humanos en este proceso de intentar adaptarnos?, eso desde varios niveles de zoom-out sobre todo de esta escena. Acercándonos más al tema, ¿cuál casilla debió usar Hillary Clinton?, ¿debía tener control total sobre su correspondencia no-personal o mejor dicho, gubernamental?, ¿cuántos de nosotros o de nuestros representantes tienen servers de correos en sus sótanos?, ¿la ciudadanía es consiente del asunto como problema?, ¿un PEP tiene noción de necesidad de adaptación a este nuevo contexto?. ¿Cómo las tecnologías de la información y comunicaciones pueden llegar a impactar en la definición del presidente de un país?

A mi juicio además del asunto netamente legal ya grave por si solo, hay un tema más profundo de parte del votante en torno a la pregunta que ya viene siendo un clásico para quienes hayan leído algún post por aquí: ¿cuánta evidencia requerimos para aceptar como verdadera una afirmación en internet?. La primera afecta directamente a Hillary, la segunda a una comunidad, sobre todo de detractores suyos o de la elección y métodos políticos en general. Esa primera pregunta es importante pero siempre lleva enlazada la segunda que quizá también tengamos que ir develando mientras esto evoluciona (esto en cuanto a tecnología en permanente cambio, no a la elección en si) y que es un poco más antigua que todo esto: ¿cuánto se requiere para aceptar -ciudadanía, votantes, familia, amigos, cercanos, etc- y seguir adelante luego de un hecho de estas características una vez que se acepta o enmienda la situación?.

Y todo esto, por unos correos electrónicos en un servidor instalado en un sótano. En el mundo de los if, nada de esto habría pasado.

Imagen. Tremenda foto de Kevin Lamarque que se convertiría en un ícono, de la usuaria con su dispositivo.

// 3

En SingularityU Global Summit Chile

Desde hace años que Mr. Kurzweil –ya hablamos de esto en su visita a Chile en 2013– viene señalando que la singularidad está cerca. Le creo.

Entendiendo esto, en 2008 en Silicon Valley -la Florencia de nuestra época- organizaron SingularityU (Singularity University), poniendo el nombre tradicional de “universidad” aunque es una universidad no tradicional con diversos “programas”. El mundo cambia del paradigma local-lineal a global-exponencial. Esta semana llegó a Chile, con un programa similar a Global Summit, en este caso de 2 jornadas e invitados internacionales que cubrieron diversos temas de frontera: el futuro del transporte, de la genética, de la inteligencia artificial, del hardware, de la salud, de la exploración espacial, entre otros.
Quizá dependía del tipo de público, que por lo que vi estaba bien heterogéneo. Había gente que por ejemplo se sorprendìa con la impresión 3D y el cambio de paradigma de la manufactura. Otros en tanto, lo veían como profundidad FayerWayer de las cosas. Quizá por esto las exposiciones se hacían un tanto tediosas y, en mi interpretación, quizá redundantes y posibles de acortar para sumar contenidos.

Al igual que en la visita de Ray Kurzweil, el universo hizo lo suyo y tuve la oportunidad de asistir. No me cabe duda que para la producción de magnitud internacional se debe haber requerido fondos, pero entradas de M$1 a mi juicio era al menos una barrera alta. Quizá era un objetivo en si. En fin.
Agradezco a Servicio Civil que, en su cruzada por motivar el desarrollo de habilidades de innovación al interior del Estado, organiza año a año un atractivo concurso –Desafío Innovación/Funciona– con miras a innovar con acciones concretas y de alto impacto, motivo por el cual pude vincularme a la posibilidad de optar a las escasas entradas. De igual modo al Laboratorio de Gobierno por concretar este esfuerzo en coordinación con Servicio Civil. Se puede innovar dentro del Estado y esto se comprueba año a año.

Espero publicar próximamente un post llamado En SingularityU a secas. Les voy contando.

// 2

A 15 años de la ISS, Chile y el espacio

La International Space Station (ISS) es un centro de estudios habitado por representantes de 5 agencias espaciales: la de Estados Unidos, Rusia, Japón, Canadá y la agencia espacial europea. Por contratos vinculados a alguna de las agencias anteriores, participan también países como Brasil. Este centro celebra sus 15 años y bien vale celebrarlo aunque a lo más se le den unos segundos en medios masivos más interesados en videos de gatitos bajando de un árbol y el último asalto del día.

Algunos datos importantes. La estación es el objeto artificial -desarrollado en este planeta- más grande en el espacio. Cada 92 minutos da una vuelta al planeta. Las caminatas más largas en el espacio se han hecho en ella (casi 9 horas). Si bien anteriormente era abastecida por los clásicos transbordadores estadounidenses, actualmente realizan esta tarea las naves no tripuladas rusas Progress, basado en los ya clásicos Soyuz.

Desde noviembre del 2000, ha habido de forma permanente, a lo menos dos personas en ella. En su primera expedición (Expedition 01), los tres astronautas -dos rusos y un estadounidense- orbitaron en la ISS desde noviembre de 2000 a marzo de 2001, habilitando equipamiento clave para energía (STS-97). Cabe señalar que anteriormente se había enviado equipamiento en misiones no tripuladas y tripuladas, como el Zarya y Unity, las que proveen de electricidad, almacenaje y permiten interconectar nuevos módulos respectivamente. De esos primeros días de obra gruesa, hoy ya vemos hasta tuits desde el espacio, superfotos y hasta turismo espacial incipiente.

Desde luego este esfuerzo corona las carreras espaciales de las dos agencias más grandes e históricamente competidoras en un contexto de guerra fría. Juntos se pudo más. Toda una línea lograda con la MIR (1986-1996) y antes con SkyLab (1973-1979), además de cientos de lanzamientos, pruebas y aprendizaje, nos pone hoy como humanidad en un nuevo punto. Es inspirador ver que aún existan cientos y miles de humanos intentando dar respuesta a nuevas preguntas pero también a las ya clásicas y que siguen pendientes, entre ellas, la de nuestro propio origen como humanidad. Es mucho más que fierro liviano y optimización máxima.

Hay varias enseñanzas detrás de esto. Coordinación entre potencias a veces competitivas. Profesionalismo e impecabilidad de clase mundial. Convivencia multicultural en espacios cerrados. Respeto por el entorno en ambientes frágiles, en fin. Hemos tenido la oportunidad durante los últimos años de acercarnos a esto a través del Innovation Program de NASA, que organiza a nivel internacional el International Space Apps Challenge, donde desafía a equipos a resolver en equipo problemas en distintas áreas de interés de NASA. Como no podía estar ausente, también ha participado ALMA con desafíos propios para ampliar la mirada. Cientos de personas en veintenas de equipos mantienen intacta la inquietud. Quizá todos queremos ser astronautas, cosmonautas o herederos de Jasón. Ha sido una notable experiencia, como decía hace algunos meses, casi como convivir en la ISS pero por unas limitadísimas 24 horas. Quizá para inspiración pueda ahondar el inquieto lector y lectora, en la Guía de un astronauta para sobrevivir en la Tierra.

Indefectiblemente llegamos a Chile. Ya en países plenamente desarrollados -en parámetros usuales en los que se mide “eso”- año a año se enfrenta a cuestionamientos acerca de los presupuestos asignados, real impacto y ojalá reducción de presupuesto. De ahí a comportarse como Universidad Estatal chilena, un paso. ¿Se imaginan una discusión presupuestaria asignando fondos en Chile para actividades espaciales?. Ya poder lograr la abstracción a niveles homologables sería un desafío. Quizá en paises de “servicios” y “materias primas” como el nuestro, el camino rápido sea la simple compra y fin. Que compra: arriendo mejor. ¿Para qué generar conocimiento si podemos comprarlo?.
Me alegra ver que avancen de todos modos y a pesar del contexto -representantes bailando el Koala y tal- dos iniciativas importantes para abrir un poco más a lo público temas que por lo general se mantienen lejanos a esa esfera. Por una parte el Congreso del Futuro, donde se intenta congregar una especie de Florencia de vanguardia en ciencia y tecnología desde el Senado y, por otra, el Consejo de Ministros para el Desarrollo Espacial. Es cierto, una golondrina no es más que una golondrina, pero la golondrina existe y es lo que importa.

De fondo quedará la pregunta permanente. En un contexto de recursos escasos y necesidades siempre crecientes y donde algunos pretenden hacer proselitismo con “las necesidades reales de la gente”, preguntas como las esenciales del ser humano ¿tienen cabida de ser abordadas y financiadas o no?. Históricamente la respuesta implícita ha sido si: tenemos teatros, universidades, caminos pavimentados y un set de elementos que podrían ser considerados como distantes de esas “necesidades reales de la gente”. ¿Qué necesita realmente la gente? Bueno, depende de la gente a la que se le pregunte.

¿Creían que lo olvidaría? Si, el Ministerio de Ciencia y Tecnología nos sigue penando. Ojalá llegue pronto: más ciencia y más tecnología podrían ayudar a resolver más necesidades reales de la gente. Otros países ya lo han entendido.

Mientras llega, dejemos de lado los reportajes de gatitos y celebremos lo que realmente importa: larga vida a la ISS, a la exploración espacial y a las interrogantes que nos llevan como humanidad a llegar un pasito más lejos cada día.

La obra
La Noche Estrellada sobre el Ródano, muestra una de las obras donde Van Gogh logra capturar el color en plena noche, reflejando en aquel mar la creación artificial y natural de luz.

// 1089