Crisis parlamentaria

Les comparto esta carta motivada por el diagnóstico inicial -a mi juicio acertado- desde Diario La Prensa con foco en recordar a los legisladores, que, como su nombre lo dice, su foco debería estar en legislar y no en ofertar acciones de otros poderes del estado (ejecutivo, judicial). Me parece que este diagnóstico debe ampliarse, sumando que también es expresivo de un problema mayor y que, en el ansia permanente por ser reelectos y no perder poder, los propios representantes terminan mermando la institucionalidad. Partidos cooptados, ciudadanía indiferente y pobreza a nivel top-2 nacional no auguran mejor escenario en el corto plazo.

Tal como expuso de forma lúcida la editorial dominical de Diario La Prensa: Legislar es lo que corresponde. El llamado a los ciudadanos y a los nuevos candidatos es relevante ya que recuerda la labor a la que están postulando. Digo que el llamado es a los nuevos candidatos, ya que los antiguos muestran día a día que esto les da lo mismo, en base a esa especie de certeza de la reelección eterna.

Es simple ganar en O”Higgins, Maule y Araucanía. El escepticismo urbano contrasta con la alta participación en zonas rurales en cada elección. Entenderán los perspicaces lectores ese sospechoso interés por venir a representar a la segunda región más pobre del país. Pero a no dudarlo, la responsabilidad -como versa la sabiduría maulina- no es del chancho sino de los que les hemos dado el afrecho en cada elección.

La carencia de educación cívica, la nula creatividad de campañas y ciudadanos convertidos en consumidores, no mejora la escena de participación. Las bancadas de Penta y SQM no ayudaron mucho tampoco. Quedan algunas elecciones antes de la crisis final, antes de que la última generación comprometida con el interés republicano muera. Mientras, irá incrementándose la influencia de adultos mayores en cada votación.

Esto también ha sido responsabilidad de quienes al parecer desean morir en el cargo y que harán lo imposible por mantener intocable el nervio clave: límite a la reelección. Favorablemente se ha limitado en algo la relación entre dinero y política, además de la propaganda. Estemos atentos, sobre todo las nuevas generaciones, a ver cómo se desarrolla este nuevo entorno donde, nuevamente, la generaciones anteriores no lograron un sistema sustentable. Para abordarlo, también legislar es lo que corresponde

// 7

Series para ver en época de elecciones municipales

En pleno escenario de municipales en Chile, comparto algunas de las series que les podrán inspirar o mostrar nuevas perspectivas acerca de los procesos que van viviendo los ciudadanos y las ciudades. Las pueden encontrar en Netflix u otros puntos online.

Marseille. La ciudad de Marseille se enfrenta a la elección entre un histórico alcalde Robert Taro, ya está en retirada luego de varios periodos al mando de la ciudad. En su plan, formó durante años a un delfín Lucas Barres que debería sucederlo, pero en pleno consejo traiciona al alcalde Taro. Esto, lo “obliga” a redefinir su estrategia, asumiendo una nueva candidatura que enfrentará al maestro con el aprendiz.

Independiente de la diferencia de legalidad respecto a la nacional (conformación de gabinetes, distritos, etc.) tiene guiños notables al trabajo en campaña, en terreno y cómo enfrentar la estricta legislación de propaganda. También acerca de alianzas y manejo de medios en situaciones críticas y tensiones en la familia, núcleo que siempre paga un costo.

The Killing. Un asesinato conmociona a Seattle, donde se ve implicado uno de los candidatos a la elección municipal. La clásica pareja de detectives va tras el culpable, en pleno periodo de campaña que enfrenta al sospechoso contra el alcalde in titulo que busca la reelección. El sospechoso, parte del concejo de la ciudad es apoyado por un equipo siempre tensado por el “todo por ganar” versus el “ganar bien”.

De la primera temporada de esta serie considero rescatable la perspectiva de relaciones entre grupos de poder en torno a la campaña, comunidades indígenas, sindicatos y empresarios que siguiendo sus propios intereses van impactando también al desarrollo de la elección y de la ciudad puerto. También eso que llaman la soledad del poder.

House of Cards. Y bueno, no hay mucho que decir acerca de esta versión estadounidense del clásico inglés. Sugiero ver primero la versión ochentera en inglés disponible en Youtube. Ver la cocina de vez en cuando aporta a mayor ángulo de visión acerca de la complejidad de llegar a acuerdos y de la representación como concepto siempre en cuestión. Efectivamente, son ámbitos de representación distintos -presidencial y estadual- pero con la misma problemática del humano frente al poder, decisiones, miedos y representación.

Estuve a punto de sumar una, Sucupira, lo que habría completado la triada de ciudades costeras, pero por mantenerse en la etapa siguiente -posterior a la elección- preferí omitirla como recomendación. Aun cuando proyectos como los del cementerio bien pueden mostrar una componente también importante, como lo es la trascendencia a través de las obras y el nivel de tozudez frente a las mismas. Por lo demás, Sucupira no se parece a ninguna comuna de Chile.

Véalas. Cualquier parecido con la realidad será sólo coincidencia.


La imagen. El delfin poniendo atención mientras participa del debate.

// 2

Cómo abrir la cocina

Cuando el representante de mi región (…) Andrés Zaldívar, se despacha una declaración como la del otro día con el Cookiegate de fondo, pone sobre la mesa toda una realidad que intuíamos pero siempre fue pasando piola.

Quizá el mayor impacto de la declaración es por la descarnada realidad que expone tanto como análisis, como por la forma en que muestra que ve el mundo. En esa cocina no cabemos todos ya que, en su opinión, simplemente no es posible. Desde ahí es donde partimos a crear lo que concebimos como democracia. Desde luego, es distinto creer algo a hacerlo explícito ya que en mayor o menor medida todos entendemos que la premisa no explícita ha sido esa: la cocina o el living (…) tienen metraje acotado. Ya Roxana y Marco nos dieron de eso, de la cuota de realidad pero ahora compartida, en torno a ese Chile diario.

Si teníamos cierto grado de sospecha, nuestra sospecha fue confirmada.

Zaldívar se ha encargado de estar en cada momento crítico, de decisión o de negociación en Chile, y nos lo hace saber. Bajo su propia frase y asumiéndola en su totalidad, podríamos preguntarnos cómo ha hecho para lograr entrar a cada cocina crítica y qué requisitos se necesitan para lograrlo. Pero ahora fue distinto. En esta etapa de adolescencia hacia madurez que luego del 2011 estamos viviendo en Chile, esto no pasó piola, ni por la cocina donde sólo unos pocos pueden entrar ni por los selectos livings -ojalá al menos haya sido living- donde se negocia el futuro de Chile. No sólo por el proceso completo enviado a la basura (comisiones, representantes, exposiciones, PPTs por cientos, pautas por montón, minutas por resma, tiempo legislativo, tiempo ejecutivo, viajes Santiago-Valparaíso-Santiago etc.) sino por la regla con la que en adelante se medirá cada paso.

La forma para abrir la cocina está ahí. Desde luego el primer paso es disposición y modificar las premisas detrás de la representación, lo que, conociendo a quienes nos representan, no pasará por su voluntad. La forma, tiene que ver, nuevamente, con las premisas detrás de la representación y participación. En el momento histórico en donde estamos -despierte- de la sociedad del conocimiento e información, la solución rápida es apoyar el proceso de decisión pública con tecnología y aplicaciones. Esta no es una idea nueva, ni pretende serlo, por el contrario, es archi conocida pero como siempre, depende de la voluntad política. En este caso, hablamos de interacción en torno a proyectos de ley y como se veda la participación de la comunidad bajo el argumento de 1) ya son “representados” por un diputado o senador, contrato invisible incluído y 2) no cabrían todos. Pero en una generalización, también impacta a las decisiones en el marco de la autoridad más cercana a la representación diaria, como lo es el Municipio. Pero bueno, en este caso, no da ni para webcam.

Esto no es un sueño de un cabeza de martillo que piensa que todos los problemas son clavos. El ejemplo más explícito es el del sistema de AFP, modelado magistralmentepara las empresas– por José Piñera. Todas las premisas fueron pensadas para 1980 y funcionaron, hasta que algunos jóvenes osaron ir en contra de una de las premisas fundamentales: los clientes no tienen capacidad para asociarse. Lo que Felices y Forrados y luego otros sistemas logran -apoyados con infraestructura tecnológica- es patear la mesa, enviando información a todos los clientes de las mejores opciones gatillando un eventual cambio de fondos de sus clientes, produciendo impacto real al mercado. El indicador máximo de lo que debemos pensar, vale decir, La Segunda del Viernes, incluso llegó a lanzar en portada el llanto de las compañìas que alertaban acerca de esto que no podía estar sucediendo!. El negocio se nos cae y, como todo buen poder, será defendido como sea. No dudo que también haya existido otro quiosco en esa ocasión vendiendo galletitas para abordar el asunto.

El caso de la democracia no es distinto. Nuestro representante mantiene un esquema mental, al igual que la mayor parte de sus colegas, en donde no hay ni podrá haber cabida a algo de esta especie. No puede entrar más gente a la cocina. Entienda. Tener una cantidad finita y conocida de “representantes” asegura también poder a resguardo, “la manada” como diría Francis Underwood. Si no sigues las reglas, serás expulsado de la manada, pero, en el caso chileno, también si no te pareces a nosotros, intentaremos expulsarte. Sino preguntemos al ícono de la persecución por contraste, el Diputado Alinco. No cota mil, no balanceado en los columpios, no accionista, no director, no apellido foráneo, no pelo liso, no UC, no UCh, no VD, no SG, no IN, no INBA, en fin… no como nosotros. Mientras ese esquema no cambie, la solución no vendrá desde dentro sino, al igual que el episodio de Felices y Forrados, deberá venir desde fuera. Quizá Populus, Poderopedia y otros puedan abrir la puerta.

En fin, Chile, país serio donde las instituciones funcionan.

// 561

Cuando viajar no vale nada: la conferencia de prensa

Como hemos visto, las noticias no son muchas en Curicó, por lo que la conferencia de prensa convocada para ayer a las 10:00 para abordar el tema de los cuestionados viajes no pasó desapercibida. Partamos por analizar la propia decisión de hacer la conferencia. Hacer el llamado a conferencia constata que el tema es sensible dentro del concejo aunque se haya limitado a ser una defensa corporativa. Tanto es así, que aún con la premura de la cita, asistió la mesa en pleno. El contrafactual de no realizar la conferencia habría, quizá, limitado hasta estas líneas.

Pero bien, vamos por el contenido. Cabe hacer notar que según parece, la cita tuvo nada más horas para ser coordinada según se vió en web y, por lo mismo, el análisis es reflejo de lo recopilado por los medios que asistieron o mejor dicho, alcanzaron a asistir. Demás está decir que si no hay streaming para las reuniones, menos habrá para conferencias, pero veamos.

La información que gatilla la conferencia fue la publicada en facebook y que luego siguió rebotando en algunos portales, con profusa réplica tanto en twitter como en facebook. Esta información fue solicitada por Lorena Arellano y, como era predecible en un concejo que aún no entiende de qué trata todo esto, parte del látigo -conceptual dentro, explícito fuera- fue para ella. Avanzando en la conferencia, todo parece mostrar que el real objetivo es parar “el festín comunicacional”, en palabras de la primera autoridad comunal, de redes sociales.

Por cierto, se carga el discurso al extremo conveniente, intentando levantar la idea de que 1) la gente no entiende que debemos capacitarnos, 2) la gente no entiende que esto está en nuestro ámbito de acción, 3) si quieren Contraloría, les daremos Contraloría y desde luego 4) esto es una falta de respeto. Es absurdo pensar que no se requiera capacitación y tanto el alcalde como los concejales están claros. Ahora, si hacemos el mapa de cobertura de capacitación de funcionarios del municipio versus alcalde y concejales, adivinen qué aparecerá. Efectivamente, los funcionarios, vale decir, quienes terminan implementando parte de las decisiones, a lo más llegan a capacitarse a Santiago cuando mucho.

El otro punto considerado fue la desinformación. Ya lo decía en el post anterior, este tema se (les) devuelve como un boomerang. Considero que efectivamente quien no sepa leer los datos terminará leyendo lo que quiera leer, pero esto no debiese ser mayor problema mientras no haya nada de que temer. ¿Quieren que no haya desinformación? Entonces abran el municipio, expongan las tablas previo a los concejos, transmitan online las reuniones, transparenten las sesiones extraordinarias, expongan los criterios que usan al momento de decidir, expongan sus agendas de reuniones, en fin, informen.
¿Estamos desinformados? Infórmennos.

Debemos detenernos por un momento. Mirar hacia dentro del municipio y pensar que el problema de fondo fue la entrega de información (!), es vender el sillón de don Otto. Pensar que la solución es despedir al encargado de transparencia -¿les parece creativa la idea?- es al menos absurdo. Sabemos que la idea está rondando y por eso es necesario hacer esta parada. Quizá intenten abordar el tema desde los supuestos datos personales que se habrían expuesto, pero recuerden, nadie está más expuesto que ustedes en la ciudad. Eso debieron pensarlo previo a decidir postular al primer lugar de visibilidad. Por lo demás, Servel publicó todos nuestros datos así que RUT y direcciones ya están online. Cae solito el argumento. Sorry.

Otra detención antes de continuar. Amedrentar a periodistas que a duras penas intentan hacer su pega en un sistema viciado, también es detestable. Don Otto quiso vender el sillón en donde lo engañaba su mujer, de modo de detener su engaño. Ni encargados de transparencia, ni periodistas que intenten hacer su pega son aquí los responsables de generar cada registro, cada glosa o cada tupla de la tabla enviada. Paremos de externalizar, también, la responsabilidad personal que le cabe a quienes gastaron esos recursos sin pensar en las consecuencias.

El punto siguiente está ya medio recauchado de tanto uso. Durante la conferencia con claro cariz político, en la entidad más política de la ciudad, en la sala más política de la ciudad, con la mesa de representación política de la ciudad, se nos quiere mostrar que este tema se está convirtiendo en un tema político. ¿Qué tal?. No, si es un tema inocuo, insípido, incoloro e inodoro. Este ES un tema político. De todos modos igual saca una sonrisa que un ex presidente regional de partido *político* lo levante como un “pero”.

Y bueno, el siempre útil argumento del “esto es un ataque personal” o “esto es una falta de respeto”, no podía estar ausente de la conferencia. A nadie en la mesa le parece extraño ir en taxi de una ciudad a otra en Chile o incluso al extranjero. Instruida lectora o lector, ¿cuántas veces ha viajado de una ciudad a otra en taxi?. Tiene sentido hacer este viaje, mientras los estándares que se manejan dentro de esa mesa sean esos: “gastemos, si tenemos asignación”, “dale nomás, si no es tu plata” o, peor aún, llegando a raspar el fondo de la olla con el ya clásico “es legal”.

Un viaje a la luna. Boletas bien emitidas, rendición hecha, montos dentro del presupuesto. Para la Contraloría algo así no haría mayor ruido, aunque fuese con recursos públicos. Mejor aún cuando podríamos darle un marco fenomenal, algo como “Mejoramiento de la gestión municipal en la era espacial”. Es perfectamente legal y, por cierto, nuestros representantes podrían fundamentar horas en sentida conferencia acerca de lo necesario que es este hipotético viaje lunar. Más aún, cuando una empresa viene con la mejor intención a ofrecer un paquete que tanto bien le hará al desarrollo de las actividades de la comuna. Ponderar la relevancia del viaje, fijarse en la repetición ya viciosa de la empresa proveedora o en la real repercusión en la comuna que los toma como representante ya sería mala leche. Más aún si se exponen las fotos del feis que los representantes se tomaron en la superficie lunar. Pues si, como decía antes, los concejales o alcaldes no llegan a ser concejales o alcaldes siendo idiotas, por lo que no se expondrían a dejar cabos sin atar.
Todo esto sin siquiera pasar lista a la composición de la sobrevalorada contraloría maulina… ¿Quis custodiet ipsos custodes? diría don Juvenal.

No hablamos aquí de un problema legal. No hablamos aquí de boletas falsas, simulación u otros delitos (¿o si?). Hablamos del don de la ubicuidad, de ese sentido común tan ajeno, de la indolencia expuesta, en fin, de esa Contraloría Ética que no existe. Esa Contraloría Ética que mientras no exista dará pie a la reelección permanente, a la promiscuidad entre política y medios, al cuoteo y a las máquinas de la comarca singular. Es simple lanzar la miga a la galería, ya que no faltarán quienes la tomen creyendo que es una muestra real de verdad.

Quizá un error permanente detrás de lo que hemos visto, sea tomar como fecha de revisión el inicio de este periodo municipal. En una mesa que no se renueva casi nada, será doblemente peor la reacción cuando constaten la intensa agenda internacional que se extiende por más de 3 periodos. Aquí el problema no es una poco cuidadosa primeriza que se aparece como outlier, sino la permanente estrategia que viene decantando desde hace años.
Aquí el problema no es la legalidad, es la indolencia.
Aquí el problema no es que no entendamos que la capacitación es una necesidad, sino que todos vemos que dentro de la propia región existe la oferta.
Aquí el problema no es que necesiten algo, es que compran la oferta que les parece más suculenta aun sin siquiera ser necesaria, ya que, de haberlo sido, aplicaría lo de buscarla en la propia región.

Aquí el problema no son los viajes, es que no han servido para nada.

¿En China se inundan los pasos bajo nivel?
¿En Europa los vecinos tienen que marcar las veredas de modo de advertir a otros vecinos para prevenir accidentes, como pasa en Rodríguez u O”Higgins?
¿En Buenos Aires cambian el sentido de calles ante la falta de decisión de sacar terminales de buses a la periferia?
¿En Bilbao tuvieron los cojones de regular zonas para el carrete?

Insisto, el problema no son los viajes, es que no han servido para nada.

Noticias relacionadas

 

Bonus track
Decía que uno de los problemas del análisis que hemos visto es que no se toman los viajes de periodos anteriores, lo que hace que aparezca Julieta Maureira como un outlier en vista de la frecuencia y taxis. Me parece que dar perspectiva al análisis también es importante, por lo que agrego los viajes al extranjero desde 2010 -obtenidos gracias a Ley de Transparencia- donde se puede ver que esto no partió el año pasado. Es importante tener en cuenta que únicamente aparecen viajes al extranjero y no las extenuantes jornadas Donde Gilberto, Viña del Mar, Valparaíso, La Serena, Villarica y tantos otros lugares sin mayor brillo.

2010

  • Hugo Rey, Curitiba, Brasil

2011

  • Javier Muñoz, Malargüe, Argentina, 2 veces
  • Jaime Canales, Malargüe, Argentina, 2 veces
  • Miguel Limardo, Malargüe, Argentina, 2 veces
  • Mario Undurraga, Malargüe, Argentina. 2 veces
  • Luis Rojas, Malargüe, Argentina, 2 veces
  • Enrique Soto, Malargüe, Argentina, 2 veces
  • Jaime Canales, Medellin, Colombia
  • Miguel Limardo, Medellin, Colombia
  • Luis Rojas, Medellin, Colombia.
  • Javier Muñoz, Bilbao, España.

2012

  • Hugo Rey, Bilbao, España.
  • Javier Muñoz, Malargüe, Argentina
  • Jaime Canales, Malargüe, Argentina
  • Miguel Limardo, Malargüe, Argentina
  • Mario Undurraga, Malargüe, Argentina
  • Luis Rojas, Malargüe, Argentina
  • Enrique Soto, Malargüe, Argentina
  • Hugo Rey, Yunhe, China.
  • Mario Undurraga, Yunhe, China
  • Luis Rojas, Yunhe, China
  • Jaime Canales, Cartagena de Indias, Colombia
  • Miguel Limardo, Cartagena de Indias, Colombia
  • Mario Undurraga, Cartagena de Indias, Colombia
  • Enrique Soto, Cartagena de Indias, Colombia
  • Javier Muñoz, Alemania. Por cierto, para seminario de la Fundación Konrad Adenauer (¿Qué tal?)

Cabe también realizar el contraste con los viajes de quienes finalmente se encargan en terreno de lo que decide el concejo. Estos fueron los viajes realizados por los funcionarios del municipio para el mismo periodo.

2008, Gina Lorenzini, España
2009, ninguno
2010, ninguno
2011, Alex García (Colombia), Gina Lorenzini (Cuba), Marcelo Quitral (Cuba)
2012, ninguno

La Contraloría Ética no existe.

// 943