Las cuentas pendientes en #curico

Curicopedia.org cumplirá 5 años. Una de las historias fascinantes que rescatamos, es una de abril de 1837, en particular, el fusilamiento teledirigido de vecinos curicanos que se revelaban contra la autoridad central. Manuel Barros, Faustino Valenzuela y Manuel José Arriagada serían fusilados en plena Plaza de Armas por el borde poniente, mismo borde que hace un par de meses en plena vendimia, fue escenario de una funa que marca también un hecho político, recurrente e incremental.

El desafío del día
En la atmósfera de rendición de cuentas del día de hoy, Francisco Saavedra que insistentemente ha apoyado a visibilizar la necesidad de hospital, levanta una petición, la de rendición de cuentas de los representantes de Curicó. Coloma, Zaldívar, Morales y León, al igual como pretenden sordera ante funas, han quedado mudos ante la crisis comunal -desgobierno local- y por el contrario, gozan levantando cuñas que no generan acción, sino enrarecen frase a frase el ambiente en las compradas cajas de resonancia locales. Esos pobres espejos ya no aguantan de tanto mantra entrenado, que desde luego volvimos a ver hoy tras la mención presidencial a Curicó y el hospital.

¿Legislar, crear o sólo ir a votar?
La petición de Saavedra, tiene pleno sentido.
Es cierto, luego de 200 años … la corporación se dignó a rendir cuentas a la ciudadanía, lo que diluye la acción de cada representante dentro de un todo, del mismo modo que lo hace cada proyecto de ley en donde como micro en movimiento, será cosa de firmar y parecería que fui autor de algo. En efecto, los 4 jinetes podrán aparecer como autores, aun cuando se suban en un tren andando y que queda la duda si realmente han sido genuinos generadores de un proyecto de ley propio, la creación de un tren donde otros se vayan subiendo. Porque, como veremos un par de párrafos más adelante, es parte de lo realmente exigible como legisladores pertenecientes al poder legislativo que legisla…, y, aunque suene obvio o repetitivo: legislar.

¿Fiscalizar?
La petición de Saavedra, vaya que tiene sentido.
Hace algunas semanas se realizó la cuenta pública del municipio, donde en pleno modo pato-cojo con 10% faltante para terminar el periodo, todavía intentan levantar una lógica de “cuerdas separadas” en pleno cuestionamiento a la mesa completa del concejo municipal. Lo judicial no nos importa, ese tema no tiene relación con el día a día del municipio. Como lo recalcamos semana a semana en cada sesión, los formalizados siguen decidiendo sobre fondos públicos y asignaciones. Recordemos que una de las partes en el proceso judicial es el mismísimo Consejo de Defensa del Estado por los fondos públicos implicados en los ahora supuestos viajes en taxi a Malargüe. Recordemos también que uno de los implicados ya aceptó en conferencia de prensa su responsabilidad. Recordemos, además, que ese implicado pertenece a la planilla de asesores directos de un diputado (jefe de gabinete) y un senador (encargado territorial).
Los 4 representantes han tomado la posición conveniente de “cuerdas separadas”, se han “reservado” su responsabilidad de fiscalizar, los 4, en una sincronía de esas que ya parece acuerdo… un pacto.

Seguirá permanentemente pendiente
Hablábamos hace un par de posts, acerca de la anomalía que significa que un policía actúe de bombero, cuando su función es la de un policía. Los diputados y senadores no pertenecen al poder ejecutivo, ergo, a lo más, podrán fiscalizar ejecución. El boomerang que ahora se viene de vuelta, es el de haber hecho creer a una ciudadanía angustiada, que tenían un poder que realmente nunca tuvieron y que es el de hacer realidad la construcción, en este caso, de un nuevo hospital. No está entre sus facultades y ofertarlo no está en su ámbito de acción.

¿Les gustaría gestionar obras? ¿Les interesaría gestionar proyectos e impactar directamente en la comunidad con obras? Excelente: sea candidato a alcalde o bien a presidente y deje el sitial que considera aganachao.

The comfort zone
Apoyo la moción de Francisco Saavedra, aunque no debo ser profeta para saber que no les importará. Para quienes tengamos memoria, ya vimos la respuesta permanente ante invitaciones incluso a debates en sus propias candidaturas. Siempre es más conveniente ir al espacio protegido -bien acojinado por los delfines- o mandar la cuña semanal por mail en MP3 sin moverse del escritorio siquiera.

La rendición de cuentas, la verdadera, la de los 4 disque “representantes” quedará pendiente, tan pendiente como el propio hospital, el estadio, la estación, el PRES, el funicular, el observatorio, el helicóptero de la Radio Libertad y el “pasonivel” veneciano de Freire.
Es sencillo, NO LES IMPORTA.

Bonus track
Juan Antonio Coloma: (1994-1990)+(1998-1994)+(2002-1998)+(2010-2002)+(2018-2010) = 28 años
Andrés Zaldívar: (1998-1990)+(2006-1998)+(2018-2010) = 24 años
Celso Morales: (2014-2010)+(2018-2014) = 8 años
Roberto León: (1998-1994)+(2002-1998)+(2010-2006)+(2014-2010)+(2018-2014) = 20 años
Total: 80 años sin rendir cuentas.

// 36

Viajando al despeñadero en Curicó y el Maule

En 2012, pedí información al municipio de Curicó acerca de los viajes de concejales y de la plana en general del municipio. Esto para ver si la hipótesis que manejábamos –prejuicio si se quiere- era cierta: 1) los viajes realizados por concejales tienen correlación casi total con destinos turísticos; 2) los viajes de los demás funcionarios deberían ser notablemente distintos en sus destinos; 3) la prolijidad en cuanto al regreso debe ser baja. Y es que ya se hacía demasiado sospechosa la permanente capacitación en lugares turísticos tanto dentro del país como en el extranjero. La entrega de información en ese momento, develó que mientras los funcionarios tenían como destino viajes a Talca, Santiago y a lo más Iloca, los concejales llegaban hasta a Alemania y las “capacitaciones” y “congresos” que no tenían al menos playa simplemente no estaban en agenda. Por cierto, también se exponía en la información recibida que faltaban rendiciones incluso de un concejal fallecido. Las preguntas obvias luego eran 1) de cuánto ha servido a la ciudad este tipo de viajes incluso internacionales si en terreno el Curicó de hoy sigue siendo el mismo de hace más de 10 años –salvo inversión privada y un poco de concreto- y 2) sentirán al menos un poquito de pudor tanto por los viajes como por el cuoteo evidente que se puede extraer de la data entregada o la aprobación express en sesiones extraordinarias. Eso fue en 2012.

Ahora, luego de una persistente labor nacida desde la obstinada ciudadanía -felicitaciones Lorena Arellano, Jorge Ahumada, Eduardo Cornejo y equipo- y -como ya es usual- no desde quienes por mandato constitucional deben fiscalizar, nos encontramos a las puertas de un escenario notablemente más complejo. Dando respuesta a una de las interrogantes planteadas anteriormente, vale decir, confirmando que no sentían pudor alguno, comienzan a aparecer las formalizaciones a quienes ostentan la máxima autoridad democrática de la comuna. Recordemos que al inicio hubo una intensa batahola que incluso motivó la convocatoria a conferencia de prensa, donde el alcalde llamaba a “frenar el festín comunicacional”.

El desarrollo no fue menos tortuoso, llegando a extremos en que las autoridades comunales, aquellos espejos en donde querríamos vernos reflejados usaban incluso el derecho a guardar silencio como última carta al ser interrogados (¿quién habrá definido la estrategia?), al mismo nivel que los dueños de Penta y el exchileno curita O”Reilly. Como dios es libretista, quizá la conclusión de todo esto sea LA renovación de la mesa directiva comunal.

Boletas falsificadas, viajes simulados y recursos públicos a la chuña movieron esa línea del cuestionamiento ético a tener que enfrentar a la justicia. El mallete de juez deberá sancionar lo que antaño fue simplemente “diferencias de interpretación” o “ciudadanos exagerados”. Será momento de ver el nuevo guión de un alcalde que intentó poner paños fríos, concejales que se hicieron los ofendidos y diputados que ni se aparecieron, dejando así una vez más, de cumplir su rol constitucional. Un guión al que ahora se van sumando también por viajes, los consejeros regionales, siguiente nivel de representación democrática regional. Otra vez se viene la misma cantaleta: “nos sentimos ofendidos”, “esto es una falta de respeto”, “esto es un afán político de dañarme”, calcando así el escenario pero a nivel de Consejo Regional donde, nuevamente los fiscalizadores brillaron por su ausencia. Es que llevar pareja a viajes realizados con dinero público, cambiar itinerarios de viajes oficiales o llevarse literalmente el Estado para la casa (no devolver notebooks, teléfonos móviles y banda ancha móvil asignada) luego de dejar el cargo, no era gran asunto. Un nuevo viaje, ahora al despeñadero con tickets pagados ahora con su procacidad y contumacia. ¿Torpeza, pajaroneo simplemente o de plano viveza y aprovechamiento?

Éste es el marco incomparable en el que se vienen intensas semanas y meses tanto a nivel comunal como regional. Como vamos, llegaremos dando bote a las próximas elecciones, lo que seguirá dando un festín a la ciudadanía “error” tras “error”, aun cuando de por medio esté el desarollo de la ciudad y región. Por lo pronto, cómplices pasivos y cómplices activos tendrán que elegir. Aunque, quizá para el estándar al que nos tiene acostumbrado este largo y angosto país serio, un comunicado de prensa con una disculpa fingida sea suficiente.

Posts relacionados

Prensa

// 3627

Que quede claro: los diputados no son alcaldes

He visto que últimamente y motivada por la nueva elección de diputados, se intenta levantar el concepto de que los diputados están tomando el rol de Mayor. Muchos incluso avalan la labor de aceitar al sistema cuando no se mueve, coordinar esfuerzos por ejecutar proyectos de comunidades, etc.

Pues bien, cabe sobre este punto recordar lo que debe hacer un diputado: proyectos de ley, fiscalización y representar a la ciudadanía en el congreso. Todo lo demás que se le ocurra hacer a un diputado podrá ser útil pero excede a su ámbito de acción.

Los diputados son parte del Poder Legislativo, no del Poder Ejecutivo. No “ejecutan”, “legislan”. Su rol no es ejecutivo, como si lo es el de un Alcalde. Es clave esta diferencia. Pagamos por su preocupación por legislar y no por estar con botas de agua en inundaciones aunque les guste “estar en terreno, con la gente”. Lamento recordárselo.

Es particularmente importante en esta época traer esto a colación, por que con el afán de aparecer en cámara que aparezca por delante seguiremos viendo a los diputados -sobre todo en reelección- en gestiones que si son ámbito de concejales, que si son ámbito de consejeros regionales o que si son ámbito de los propios alcaldes y no de diputados, y no de senadores.

Vea sus candidatos. Verifique su rendimiento. Compare su productividad. Revise su asistencia. Vea cuántos proyectos de ley levantó. Ponga ojo en si los proyectos los levanta solo o si siempre aparece a la coscacha como una firma más. Si encuentra un proyecto de esta especie que haya sido aprobado, vea cómo lo venden los demás firmantes en cada una de sus regiones y sorpréndase: cada uno es un héroe en su distrito, único y exclusivo héroe.

Deje de guiarse por errores conceptuales avalados por el cardúmen de asesores comunicacionales y los postulantes a la agencia de empleos que se viene. Deje de creer en promesas de obras futuras ya que los diputados no manejan presupuesto para lograrlas individualmente y tampoco crea en algo que a lo más sean proyectos de ley.

¿Recuerda algún proyecto de ley ofertado por su futuro diputado?. Si, yo tampoco ;-)

// 353

Congresistas matando al cartero: el berrinche por Inspector de Intereses

Desayunándome este sábado, veo el titular del Mostrador que informa que “UDI evalúa tomar acciones legales contra Fundación Ciudadano Inteligente“.

Para dar un poco de contexto, la fundación lanzó una web que permite conocer los posibles conflictos de interés de los representantes basándose en las sociedades a las que pertenecen, llamado Inspector de Intereses. La batahola suscitada, además de abrir una olla de grillos que imagino no hay interés en abrir completamente, expone algunos puntos que me gustaría poner en la conversación.

Nadie comprueba, todos confían
Si hay diferencias en la información, en 1 empresa o 1000, claramente nos enfrentamos a una sutuación de falta de transparencia, dejadez o simplemente dolo. En este punto ciertamente se compromete la palabra de cada representante que da su firma, palabra y honor al momento de entregar la información como cierta; de paso, se evidencia la falta de comprobación por parte de la propia institucionalidad que recibe en un acto de fe de origen casi divino cada uno de los papeeles que los honorables y honestos representantes entregan. Recordar, una cosa es el poder conferido por una democracia sujeta con palitos de fòsforòs, pero otra cosa es el humano que se integra a las filas congresales.

¿Quién se equivoca?
Se intenta balancear la pesa de la culpa hacia el lado de la Fundación. Imagino que más de una carraspera ha ocasionado alguna de las aplicaciones que han lanzado dentro de la institucionalidad y que por lo mismo, este momento llegaría. Que una fundación cometa un error -inclusive habiendo enviado la petición de revisión a los propios congresistas, lo que me pareció innecesario- publicando información recolectada desde el SII y Diario oficial debiese de cuestionar la propia entrega de la información de los congresistas y no la publicación de la misma, dando la responsabilidad de veracidad a una entidad que intenta dar un poco de transparencia al juego opaco habitual.

Los molestos de siempre
Además de todo, expone un diputado que le ha molestado que se haya hecho un trabajo mal. Además de lo absurdo de la afirmación teniendo en consideración de que fueron avisados a tiempo para revisar la información. Sincerémonos y seamos francos, la afirmación debiese ser que les molestó que se haya hecho el trabajo.

También se habla del desprestigio a los parlamentarios, como si aquél dependiese de la exposición de datos que pudieron ser recolectados por cualquiera de nosotros. Me parece que la fuente del desprestigio al que la actividad congresista está expuesta tiene otro origen. La propia amenaza de las acciones legales denosta la labor parlamentaria al poner la vara de lo que sucede cuando un osado traspasa su línea.

De la política a la técnica
En un par de ocasiones he conversado con gente del equipo técnico de la fundación y hemos compartido lo dificultoso que puede ser osar intentar siquiera el emprender una acción pro transparencia. Pasa a ser gracioso que de donde nace la propia ley de transparencia no haya consenso en estándares mínimos a cumplir. Cualquiera que ingrese a los sitios de transparencia de la cámara de diputados o del senado podrá notar que la información es distinta tanto en amplitud como en profundidad y forma de publicación. Esto impone obstáculos más allá de lo político, pasando a lo técnico en cuanto a la recopilación de información y publicación actualizada.

Pareciera ser que la transparencia debe argumentarse cuando se acercan las elecciones, de modo de blanquear las negras capas que opacan la labor congresal, aunque se agradecerá que para la Ley de Transparencia 2.0 haya al menos un acuerdo en qué deben publicar quienes hacen la ley.

¿Generar una API para tener las votaciones actualizadas, la asistencia al día, transmisión online de las comisiones o acciones de OpenData es muy complejo?, ¿Es que acaso existe la intención de transparentar más allá de la declaración de buenas intenciones a la labor pública desarrollada con dinero público que ejerce el Congreso?.

La duda queda.

// 185

¿Diputados chilenos legislando con alcohol en la sangre?

Desayunándome, ayer oí de esto:
“El estudio desarrollado por la ONG Activa, y que tomó como muestra dos meses de los años 2010 y 2011, da cuenta de un aumento en torno al 50% en la compra de productos alcohólicos por parte de las distintas reparticiones públicas.
Así su directora, Gloria Requena, indicó que las instituciones que mayores recursos destinan a la adquisición de bebidas en base a alcohol son las Fuerzas Armadas, la Cámara de Diputados y la Presidencia de la República.”

— Vía Radio Bío Bío

Desde luego esto debió pasar colado comparándolo con los hechos históricos de ayer (movilizaciones, encuestas, etc.).

El gato de espaldas
Oí al diputado Mario Bertolini defender como gato de espaldas en Radio Bío Bío el gasto que realizaba la cámara, a través de argumentos falaces -desconozco si con dolo o ignorancia pura- basados en promedios, lo que pone supuestos tan burdos como que hasta la gente del aseo toma en el congreso. Desde luego usó el clásico argumento de los antioxidantes y “recomendaciones médicas” (recordé el argumento de Maciel para justificar abusos con “autorización papal”) .

Realmente sentí vergüenza al no oir siquiera un mínimo de sentido de responsabilidad de los mismos que hacen gárgaras restringiendo a la propia ciudadanía acerca de cuándo y cuánto deben(mos) beber.

Nadie restringe que pueda beber todo lo que quiera. Que sea un alcohólico o cocainómano si quiere serlo, en su casa y con su dinero. El punto de fondo aquí es acerca de la función -¿¿legislando con alcohol en la sangre??-, de los recursos públicos implicados y los esfuerzos por “transparentar” todo lo relativo a un trabajo de representación.

Tolerancia cero
La ciudadanía debería esperar que, primero, no se beba alcohol en entidades públicas —de igual modo que no se permite fumar, por ejemplo— y obviamente en segundo término pero quizá más importante aún, que los recursos públicos no sean gastados en alcohol.

¿En cuánto aporta al desarrollo del país aquellas compras?, ¿Se ve reflejado de alguna forma este tipo de compras con fondos públicos en algún avance además del de alcohol en la sangre?

Habrá despedidas, bienvenidas, cumpleaños, o las celebraciones que se quieran pero algo muy distinto es gastar recursos públicos orientados a servicios de alguna repartición particular con cargo al erario fiscal. De esto a que los fumadores liciten cartones de cigarrillos —o mejor habanos para subir el pelo— estamos a un paso.

De igual forma en como se nos registra aleatoriamente cuando accedemos en automóvil a alguna vía pública a través de alcotest, tendremos que hacer lo mismo a los representantes antes de que ingresen al congreso?, a las salas?, o a votar?. ¿El potencial de muerte de un conductor al entrar a una carretera con alcohol en la sangre, no es igual para los alcoholizados diputados que toman decisiones que nos afectan a TODOS?, ¿acaso con la edad la “tolerancia” al alcohol se mantiene intacta?.

Promoción país con cargo a quién corresponde
Es entendible que entidades de promoción del país tengan celebraciones, cenas, etc., pero por la misma naturaleza de promoción y difusión de empresas privadas (viñas, por ejemplo), este cargo sea asumido por las propias empresas que verán los frutos de esta inversión a futuro.

Ahora suena razonable que tanto el Senado como la Cámara de Diputados haya dado un “trato especial” al momento de definir lo que les competía en cuanto a la Ley de Transparencia. He enfocado este pequeño post a la Cámara de Diputados ya que son ellos los que definen el rayado de esta cancha y reciben ingresos públicos por ello, pero no desconozco aquí la responsabilidad de la propia Presidencia (!) y el Ejército.

Enlaces relacionados
Denuncian que reparticiones públicas aumentaron en casi un 50% sus compras de bebidas alcohólicas

// 345