Los nuevos indignados del Maule

Por cada día que nos acercamos a la elección, los representantes con plan de ser reelectos nos exponen sus motivos de indignación.
En una región que se encuentra top liderando en todos los rankings asociados a pobreza, falta de desarrollo, ciudades para no vivir, entre otros tantos, nos conmueve esta repentina empatía.

Todos los representantes desplegados, en incesante actividad en inauguraciones, clubes deportivos, de adulto mayor, proyectos habitacionales y desde luego, en conferencias de prensa y comunicados mostrando como ahora logran adherir al sentir ciudadano, nos entienden y quieren lo mejor para la región. Hoy, son importantes los hospitales, las estaciones de tren, los robos de animales, el resguardo del patrimonio, la pérdida de matrícula pública, los caminos sin pavimentar, el reciclaje, las cuencas de ríos, nuevos puentes y desde luego, los proyectos de futuro. Ellos, son futuro.
Es importante valorar este despertar, esa sublime revelación, que luego de reelección tras reelección se ha hecho por fin presente. Ahora bien, a estos nuevos indignados, se comienzan a sumar consejeros regionales y quienes también ansían un futuro escaño.

La teatralidad -clave en el arte de la representación- se apodera de la esfera pública regional. Mientras, será menester ciudadano tomar papel y lápiz e intentar listar sólo 3 proyectos de ley presentados por cada representante en el Congreso Nacional, ni siquiera pido aprobados, sólo 3.
Haga el esfuerzo.
Si no logra recordar ninguno, piense entonces en las acciones de fiscalización, por ejemplo, en el contexto de varias comunas cuestionadas en el uso de sus recursos públicos.
Haga el esfuerzo, evalúe a su representante.

Si con conseguir fondos, hacer seguimiento de proyectos o facilitar trámites han creído que cumplen con su rol, habría sido deseable entonces que dieran su aprobación para lograr un Gobernador Regional y que postulen a ese rol, con foco exactamente en ejecución. Seguir pensando en bloquear un escaño de congresista, teniendo un interés netamente ejecutivo, hace emerger la necesidad de un tema sensible, que no se debe tocar: dar fin a la reelección indefinida, única forma para lograr resultados distintos para el Maule.

Veremos si se suman también a este clamor ciudadano, los nuevos indignados.

// 3

Concejales viajeros: el retorno del dragón

La Región del Maule está formada por 30 comunas, en donde las dos comunas con mayor cantidad de habitantes son Talca y Curicó. Esto es bien sabido por cualquier senador, entendiendo que la redefinición de circunscripción así lo definió, bajo su aprobación, por cierto. A la par, el nuevo Distrito 17, está conformado según la nueva ley por las comunas de Constitución, Curepto, Curicó, Empedrado, Hualañé, Licantén, Maule, Molina, Pelarco, Pencahue, Rauco, Río Claro, Romeral, Sagrada Familia, San Clemente, San Rafael, Talca, Teno y Vichuquén, donde Curicó y Talca tienen mayor cantidad de población, vale decir, la mayor cantidad de potenciales votantes. Esto es sabido por cualquier diputado, ya que también contó con su voto.
En octubre habrá elecciones de senadores y diputados, también en nuestra región y es ahí en donde se desarrolla esta historia.
La plataforma sobre la que se erige el sistema piramidal de representación comienza en los propios concejales y alcaldes, que en su momento contaron con el apoyo de representantes, diputados y senadores para reelegirse, ya que en el “hoy por ti y mañana por mí” vendría la elección siguiente en unos meses más.

Existe temor ante una baja sostenida de participación, donde cualquier desaguisado podría cambiar un resultado totalmente predecible.
Y si hay un temor en un representante, es de dejar de serlo.

Desde ayer en la tarde trascendió el veredicto de la Corte de Apelaciones de Talca, quienes en fallo dividido desestimaron la sentencia entregada en la instancia judicial anterior. Recordemos que el fallo, en lo profundo, cuestiona a todo un periodo de Concejo Municipal de Curicó (2012 – 2016), fundamentalmente en lo que se ha venido a denominar como Caso de Concejales Viajeros. En esta serie por capítulos, nos fuimos enterando del juego del cuoteo de viajes, de rendiciones pendientes, de mentiras comprobadas, de falsificación de documentos, de complicidad activa y pasiva y por cierto, de una comunidad a la que no le importa mucho volver a reelegir en tan bello marco a quienes no tienen mayor problema o pudor por volver a poner su nombre en un voto. Pero bien, ya pasó esa larga etapa en donde la Fiscalía también puso su firma, cambiando fiscales ya que según dijeron, la carga laboral era demasiado intensa. Tanto, como para avanzar en semanas lo que no pudieron concretar en años.

Pero volvamos al resultado en Corte de Apelaciones. Revisando en post anteriores, en marzo de 2016 incluimos un análisis de escenario en la columna ¿Y si llegamos a un acuerdo? . Decía más o menos así:

“Caben 3 opciones para los formalizados: Ganar (logran llegar a un acuerdo, o bien la justicia decide que aquí está todo ok y no hay que seguir adelante), Perder (los demandantes logran que la justicia de un veredicto favorable) y dilatar, que sería como una suerte de empate. Sin embargo, los 3 escenarios son de pérdida, veamos: Ganan, la ciudadanía considerará que hubo arreglo; Pierden, evidente, pérdida; dilatan, pérdida de opción a reelección.”

Estamos en algo que se parece al primer escenario, donde la justicia ha decidido que todo está ok. Si, mejor dicho, si pero. El pero podemos dividirlo en dos líneas, la primera es la de un fallo que no es unánime, vale decir, las posturas en contra del fallo también dejan consignada la divergencia en el criterio. La segunda, es la del escenario, donde de todos modos hay pérdida dado que se considera que hubo arreglo. Esta opción toma fuerza cuando se mira con distancia el caso y se observa la temporalidad de ambas líneas de tiempo, la del caso y la de elecciones, en particular, elecciones municipales. Eso, hacia el pasado. Mirando hacia el futuro y teniendo en consideración la necesidad de mantener todo lo más perfectamente quieto de aquí a octubre y con foco en lo realmente importante -mantener el rol de representantes- parece una interesante coincidencia temporal la de demorar a penas unas semanas y emitir un fallo. Es cierto, quizá sea sólo una coincidencia, doble en este caso. Sería sencillamente impresentable que un poder presionara a otro poder en nuestra república, o que se intentara resolver “de forma razonable” un caso en vista de la presión de uno u otro caudillo local. Sería impresentable, es cierto. La justicia no tiene espacio para cocinas como las del poder del frente, o eso es lo que todos esperaríamos. Los Master Chef no tienen espacio aquí.

Como ya hemos visto, la ética se mueve en ámbitos superiores que los de la legalidad. Podrá ser interpretado como sencillas “irregularidades” por parte de la justicia el mentir y falsificar documentación, todo en el contexto del uso de recursos fiscales por cierto. Es por eso que quienes pensamos que los representantes deben tener un actuar ejemplar, no deberíamos tener dudas de la altura de la exigencia, por el contrario, tendremos que mantener la línea, de modo de cambiar representantes que sí estén a la altura de lo que significa representar.

Ojalá se prosiga en la siguiente fase, la Corte Suprema. Que el caso salga del contexto maulino para analizar el caso a distancia suficiente. Mientras, mantengámonos atentos a las líneas de tiempo, esas que de tanta coincidencia podrían llegar a ser peligrosamente una en el Maule.

// 7

La verdadera ayuda

Diputados y senadores por el Maule se las han arreglado para aparecer en el marco de los incendios forestales en la región. En cada fotografía que se esfuerzan por mostrarnos, se les puede ver participando de reuniones con autoridades reales a cargo de la emergencia, en caminatas grupales  y siempre muy ejecutivas, en fin, desplegados y en terreno. El que quiere jugar el juego de querer ser presidente —sólo para asegurar un nuevo periodo en el congreso— sigue haciendo lo suyo también para posicionarse en el marco de la tragedia.

Salvo que el seteo de contenidos de TV haya hecho olvidar un asunto pendiente, quepa recordar que estamos a algunos meses de una elección que deberá entregar entre otros, a un nuevo conjunto de representantes en el Congreso. Lo expuesto en el párrafo anterior indudablemente es parte de este esfuerzo por lograr otros 4 u 8 años más, superando en algunos casos, incluso al dictador. Ya habrá tiempo para ahondar en esto.

No está demás recordar que los legisladores, en el Poder Legislativo, legislan. Aunque parezca idiota la frase, genera un abismo de diferencia de acción frente al Poder Ejecutivo, encargado realmente de estar desplegado en terreno. Valga recordar entonces que el encargado de legislar y fiscalizar debería enfrentarse al esfuerzo creativo de proponer legislación que permita abordar situaciones futuras de catástrofe como la que vivimos, de mantener permanente interés de fiscalizar la institucionalidad en torno a la emergencia y promover los más altos estándares posibles para generar condiciones apropiadas para enfrentar catástrofes como las ya usuales.

A la inversa, por cada legislador a reverenciar, en vista de la investidura, se debe dejar de enfocarse en la catástrofe ya que la foto del comienzo debe tener carne, deberá ocupar a los más altos encargados del área ya que no podría ser menos para atender a sus mercedes. Entre tomar decisiones cruciales deben dar recepción a el diputado o el senador que —a meses de la reelección— “debe” aparecer. Ay del que se resista a recibir a un congresista.

Seguirán intentando aparecer. No faltarán los alcaldes irresponsables que en la jugarreta corta les intenten seguir dando lo que ven como pases-gol o simplemente una forma de retribuir a sus propias reelecciones de octubre de 2016. Dejar de hacer perder el tiempo a los encargados de cada zona, donar parte de la dieta o generar proyectos de ley de clase mundial, serían buenas formas de comprometer su esfuerzo sincero con cada zona. Eso sería verdadera ayuda.

Lo demás, sólo fotos.

 

// 9

Ese idiotizante globo: tecnología militar para Curicó

No es novedad esto de los globos sonda en Curicó. Entre ellos, el cambio de la estación al Mall Curicó, la instalación de una filial administrada por Buin Zoo en Cerro Condell, la habilitación de estacionamiento subterráneo y otras, dan cuenta de esto. Ahora la metáfora pasa a concretarse, ahora el globo si es un globo de verdad, con helio y tal, tecnología militar para la comarca. Si, no hablamos de Afganistán o la Franja de Gaza, hablamos de la Comarca Singular.

La delincuencia existe
La organización Curicó en Acción ha propuesto y se encuentra reuniendo apoyo para la instalación de un globo de televigilancia, basado en cifras de delincuencia que exponen en su argumentación. Exponen casos notablemente violentos, asesinatos incluidos, que por cierto deben haberles motivado crear esta organización no gubernamental, integrada por cabezas de serie de organizaciones y gremios.

Es importante un punto sobre esto, nadie podría estar de acuerdo en que hubiera menos seguridad. Es como la transparencia, nadie podría estar en desacuerdo de que siempre vaya en aumento (¿o no?). Curicó no es Estocolmo ni Amsterdam y nos faltarán varios años antes de pensar cerrar nuestra cárcel por falta de presos y, si o si, hay delincuencia en Curicó. Pero como versa la cita clásica: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Una desproporción
Ayer, alcalde y diputado incluidos, solicitaron priorizar recursos para contar con un Globo de Televigilancia. Me parece por lo bajo una desproporción, entendiendo el fin basal de este tipo de artefactos y que es ni más ni menos que el ser desplegados en zonas de guerra y puntos de control fronterizo. En efecto, aquí el argumento debería ser que “toda medida será insuficiente en pos de tan preciado objetivo”, lo que nos lleva a pensar en proponer tanques en las calles, quema en piras sin sistema judicial y desde luego la necesaria reposición de la pena de muerte, ya que, toda medida sería insuficiente en pos de tan preciado objetivo.

Más allá de la ironía, hay un tema que es preocupante: los globos no funcionarán. Suena fuerte pero es sólo comparable con la desproporción de la medida. Según la información expuesta de parte de los usuarios actuales, el globo efectivamente no cumple lo que prometió. Es más, únicamente factores ambientales ya les impiden un funcionamiento 24/7. En Curicó llueve, en Curicó hay árboles, en Curicó hay un Cerro en el medio del área que se desea cubrir y desde luego hay un aeródromo, sutileza adicional a las dos comunas que deben subir y bajar el globo ante la alerta que les emite, por ejemplo, cuando hay mucho viento. Por si no fuese suficiente, acerca del uso, señalan que habría creado costumbre en vez de disuasión. Espero que hayan mencionado esta parte importante al intendente: los globos no funcionarán según lo esperado. Vuelvo a sugerir este artículo.

Llegando a este punto, valdría preguntarnos un par de veces quién podría estar interesado en que la compra se realizara, más allá de la efectividad cuestionable.

Más allá del globo
El problema existe y efectivamente el intendente -como la gobernadora, alcalde y la sociedad en su conjunto- tiene acciones a su cargo. En ese sentido, el diputado tiene también acciones desde lo declarativo -más allá de acompañar a hablar con intendente- pudiendo por ejemplo, usar tiempo legislativo para plantear este problema donde Curicó no es la única ciudad afectada. Mejor usar tiempo legislativo nacional en esto, que para temas personales.

Qué decir de la propia responsabilidad que le cabe al alcalde y al concejo municipal. La mayor parte de las comunas de la Región del Maule, dada la precariedad de presupuesto (ojo con los déficits), no cuentan con recursos para implementar iniciativas -también copiadas de comunas Top5 de ingresos en Chile- como Seguridad Ciudadana. Solitos y con notables esfuerzos de las policías se las arreglan para abordar el tema en esas comunas. Iré directo al punto ¿está sirviendo Seguridad Ciudadana en Curicó?.

Mejor aún, en coordinación con la amplia red de cámaras ya instaladas, podrían definirse situaciones en caso de requerir material de prueba. Iré directo al punto ¿sirven las cámaras instaladas en las calles?.

Veamos al revés la situación: si Seguridad Ciudadana y las cámaras fijas de vigilancia sirvieran -como medidas extrapoliciales- entonces, ¿sería necesaria la instalación de este globo?. Es la complejidad de irse por el lado de las variables higiénicas, veamos este ejemplo: imaginemos que ya está en funcionamiento el globo y -como ya se ha visto- se mantiene el comportamiento y estadísticas, ¿cuántos globos tendríamos que instalar para lograr el objetivo principal?.

Momento para que los viajes que sirvan de algo
De todos los viajes que han hecho nuestros representantes, las capacitaciones de los concejales y alcaldes, los congresos interparlamentarios de diputados, las giras de promoción de la región por parte de los consejeros regionales y otras tantos viajes por el mundo, les pido recordar ¿en qué ciudades han visto globos de televigilancia?. Efectivamente, las medidas tomadas en este sentido en los países frecuentados por nuestros representantes no van por instalación de globos o drones como quería el futuro candidato a diputado. Van por el lado de la coordinación, de la formación de tejido social (bien por la creación de Curicó en Acción para posicionar el tema), de la preocupación por el barrio pero desde lo comunitario y no desde lo individual, como regalar basureros o chaquetas.

Quepa recordar sobre este punto dirigido a la responsabilidad de las autoridades, la vinculación con la emergencia de esta organización comunitaria en conjunto con la responsabilidad por lo público. Al igual como cuando cedieron el rol fiscalizador de concejales y diputados, debió aparecer la ciudadanía a equilibrar el universo llevando temas a tribunales, en este caso está pasando algo importante desde lo discursivo: la ciudadanía vuelve a aparecer cuando la autoridad no puede, no sabe, no quiere o no logra.

Sigamos cerrando pasajes, pronto: armas gratis
Esto no parará aquí. En varios capítulos de la única cámara útil instalada en el último tiempo -la de la sala de concejo municipal- hemos visto casi con orgullo a los mismos concejales motivando cierre de pasajes. Medidas de esta especie, del aislar, del enrejar van en dirección totalmente opuesta a lo que ya señalábamos anteriormente, de actuar en conjunto con un objetivo conjunto. Uno de los que más destaca en esto es el concejal Leoncio Saavedra -con su propio pasaje- y el concejal Mario Undurraga, ambos reelectos. Insisto, esto no parará.

Un pequeño zoom-out a esto para recordar donde estamos. Estamos pasando por una especie de turbulencia en el viaje ya que acabamos de sobrevivir a una elección municipal (recordar que globos y drones formaron parte de las propuestas) y tendremos por delante un capítulo donde se vendrá el ofertón de los candidatos a diputados y senadores. Con tal de lograr el cuarto de página en Diario La Prensa, pronto habrá solicitud de tanques en poblaciones siempre prejuiciadas.

El vacío legal pendiente
Quepa recordar que en la disputa legal que finalmente no prosperó en la Corte Suprema, anteriormente ya había tenido el triunfo de las organizaciones ciudadanas contrarias a su instalación. Vale decir, no existe una única opinión desde lo jurídico. Esto es parte de la esencia del problema, la legislación que no aborda integralmente aspectos clave como áreas permitidas de grabación, la cantidad de tiempo de almacenamiento de grabaciones (recordar que los privados también instalan en espacios públicos), la distribución de material a terceros y la central que es la de avisar que efectivamente se encuentra en una zona televigilada.

Otro punto para nuestros legisladores entonces, el de revisar la legislación y compararla con la de países a los que le copia al que le copian. O qué, ¿creían que las cámaras en las calles fueron inventadas en Las Condes?. Pega para diputados y senadores. Siendo precisos, los globos instalados actualmente están en Las Condes (2 globos) y Lo Barnechea. Aquí al parecer se siente un interés por ocupar un tercer lugar en la competencia, algo que por complejo no se pudo con la Farmacia Municipal. Ahora bien, ¿a qué costo?

¿Y a cuánto sale la gracia?
Recabando información, nos encontramos con la adjudicación de la licitación del Municipio de Lo Barnecheano exenta de polémicas entre proveedores – podemos desprender algunos costos de su implementación:

Globo + cámaras = UF 11.377/cada globo
Mantenimiento globo+cámaras = UF 330/mes
Monitoreo mensual = UF 378/mes
Mantención monitoreo = UF 77/mes
Helio = UF 1,8/m3

Haciendo la compra, pagando un año de uso, y sus mantenciones -no encontré el dato exacto de volumen del globo, pero asumamos que sube sin helio- el costo en el primer año sería de UF 20.797. Aproximando a piso la UF en $26.300, llegamos a $546.961.100 para el primer año. Repito, $546.961.100 para el primer año

Es importante mencionar que cuando fue licitado el ponderador mayor fue el precio, con un 60% de la puntuación.

No es la primera vez, no será la última
¿Se han fijado en las ambulancias y vehículos nuevos que van llegando a reparticiones públicas de la región? A diferencia de las antiguas compras donde lo solicitado era el necesario logo estatal en puerta, ahora como se requiere el cacareo del huevo, deben llevar el logo que diga de quién fue el dinero, como si no fuese dinero estatal, como si el Consejo Regional fuese un generador de miles de millones de los cuales nos entregan algo de su benevolencia. Comprar, comprar, comprar. Por cierto, apostaría que hay más ambulancias que las necesarias, al menos en centros de salud del backbone, un clásico de las variables higiénicas.

¿Se fijaron en los tarros de basura? En vez de mirar a futuro -o a presente en el caso de varias de las ciudades visitadas por nuestros concejales, alcaldes, cores y otros representantes- se opta por comprar y regalar tarros de basura por casa sin mayor objeto que “hacer tener” un basurero. Un regalo. Una compra. Fin del proyecto. La gente siente que el Estado no llega a su casa, regalémosle un basurero por casa. Al parecer, iniciativas de mediano y largo plazo que coordinen a vecinos y barrios en lograr por ejemplo la separación de residuos, no tendría el mismo impacto: lo quiero para mi, no para mi barrio, no para mi ciudad. $368.000.000 millones para lograrlo.

Algunos puntos para finalizar
Estemos atentos al regalismo, a las compras por lograr el cuarto de página sobre todo en un tiempo en el que aún nos mantenemos en periodo de elecciones. Ahora, deberán aparecer los alcaldes y concejales, tendrán que ir a devolver la mano a diputados, senadores y consejeros regionales que intentarán -en su mayoría, bienvenidos al Maule- ser reelectos.

Es muy motivante que organizaciones no gubernamentales puedan mover la agenda de la ciudad, si es que la ciudad tiene alguna agenda. No es posible obviar eso si, si la disposición municipal sería la misma si los integrantes del directorio fuesen otros, de forma comparativa, con otras entidades relevantes de la comunidad como cualquier junta de vecinos por ejemplo.

El problema seguirá ahí, al igual que el pleno empleo y la eliminación total de la pobreza, el fin de la delincuencia es uno de esos anhelos que siempre será deseable alcanzar y desde luego punto para todo tipo de campaña. Lograr un objetivo, como todos los objetivos en la vida y más en objetivos de esta especie, siempre tiene más de un camino posible. ¿Karate para todos como curso obligatorio desde kinder?, ¿distribución de OGPH, One Gun Per House?, ¿Sheriff del barrio donde los vecinos armados puedan defender su territorio?, ¿Tanques disuasivos?, ¿Muros en vez de peajes y controles al ingresar a la comarca?. Las opciones son y serán varias. Es más, cada globo podría tener un disparador en caso de requerir acción. ¿Balas, lacrimógenas, lumas? podemos discutirlo también, ya que entregaría una fuerte señal de seguridad y un factor disuasivo notable, ¿no les parece?. Si utilizaremos tecnología militar, hagámoslo completo para lograr su máximo desempeño. El problema seguirá ahí y todos en esa mesa saben que existe una variada gama de opciones, independiente del globito.

Disculpen, pero mientras no se exponga un interés similar por resolver incluso causas de este problema -¿les suena educación?, ¿les suena generación de tejido social?- seguir en la línea de compras por ser los bakanes de la región o dar señales de una evolución que no es tal, desconcentra de otras tareas centrales como la misma eliminación del déficit municipal. En ese contexto, esto no será más que otra compra idiotizante en busca de prensa.

Esta discusión recién comienza. Veamos este video, por ejemplo.

El diputado León tendrá que contarnos de qué forma se supervigila la privacidad en cada casa, cada patio, cada baño que podrá ver el súper globo entendiendo que es capaz de ver hasta como una billetera es sacada de un pantalón (según el fabricante, logra ver hormigas). ¿Tiene esa capacidad o no la tiene?, ¿El operador -o mejor dicho la operadora, porque ellas serían menos voyeuristas como se dijo en una pomposa comuna para justificarlo– se tapará los ojos cuando vea algo que no debería estar viendo?, ¿Dejará de grabar entonces, perdiendo la continuidad del monitoreo?.

¿El alcalde persistirá en sostener que no habrá coordinación entre los stakeholders de seguridad mientras no se compre el globo?, ¿qué opina la gobernadora?, ¿qué dijo el propio intendente luego de oir esa declaración a la salida de la reunión que encabezó?. De no llegar a comprarse, ¿el problema seguirá entonces?, si se compra, ¿el problema se acaba?.

Veamos cómo sigue este -nuevo- globo sonda.

La imagen. En la imagen se expone una imagen captada y expuesta por Google StreetView desde camioneta en movimiento, no por un globo fijo como el que se plantea lo que causó controversia desde luego. Este tipo de cosas no pasarán en Curicó, por supuesto.

// 164

¿Tecnología definiendo la elección?

El competidor ofende, agrede, violenta, hostiga, discrimina, pero aún así sigue con leve diferencia de la casi obvia ganadora de la presidencia de Estados Unidos. El ahora Talón de Aquiles de Hillary Clinton persiste como música de fondo. El pequeño detalle es la acusación permanente, a modo de mantra, acerca de sus correos electrónicos. A horas de la elección, sigue siendo una piedra en el zapato que además de mosquearla en preguntas a este tiempo innecesarias —moviendo incluso al FBI— nos lleva a distanciarnos un poco del asunto para darle más perspectiva. Recordar el nombre de este blog.

Transformación clave en el siglo XX: el correo
El correo electrónico es una de las herramientas que primero nos acercaron a algo que hoy vemos como natural y obvio, que fue comunicarnos sin intermediario de forma —casi— instantánea y—casi— secreta. Además de medrar gradualmente el negocio de la distribución de cartas y correspondencia—cuándo les volvió a llegar una carta realmente personal por correo?— golpeando a toda una industria, requirió de cambio de prácticas esenciales, más allá de la necesidad de ser escrita ya no a mano ni tener que ir a dejar un papel a algún lugar. Fue uno de los cambios notables de en la comunicación humana del siglo XX. Ese cambio es el que ahora está por impactar en una elección presidencial.

El dramón, de qué se trata
La acusación es relativamente sencilla: Hillary Clinton envió/recibió correos por una cuenta no-institucional cuando debió hacerlo por una cuenta institucional, más específico, información gubernamental debe mantenerse o enviarse a través de cuentas de correo gubernamentales (regla del Departamento de Estado). Bueno, quizá un poco más profundo que eso, no habría validado su cuenta @state.gov y asignó cuentas para sus colaboradores cercanos en el servidor del sótano de su casa en Chappaqua, Nueva York. Y bueno, también, el Departamento de Estado le había dicho que utilizar BlackBerry suponía riesgo. Va creciendo la piedra en el zapato.

La reacción de Clinton
Clinton lo aceptó —dijo que por conveniencia de no tener más de una cuenta/dispositivos— y, jugada siguiente, solicitó que todos sus correos se hicieran públicos (si, resumí bastante la historia que al inicio fue entrega a cuentagotas de correos y algo de dilación, seguida de escenas de acusación, declaraciones y tal). Esto, ya que en la investigación mientras se analizaba el contenido del material, se fue dando la categoría de “clasificado” a varios de los correos por tratarse de temas de afectaban de alguna forma a la seguridad nacional (ataques aéreos, espionaje, etc.). Desde luego se abren todas las preguntas prácticas como quién analiza sus correos, vale decir, si usted lector le revisa el correo electrónico a cualquier Persona Políticamente Expuesta (PEP) tendería a calificar lo que lee con un rango igual o cercano a confidencial. Por su parte, Wikileaks ya hizo lo suyo.

Hace algunos minutos, luego de reabrir la investigación, desde el FBI persisten en su primera conclusión: “Based on our review, we have not changed our conclusions that we expressed in July with respect to Secretary Clinton”.

Qué nos queda
You are not a gadget, nos dice Jaron Lanier, que recalca por una parte la persona en el contexto de la sociedad de la información y del conocimiento, junto con los desafíos éticos siempre abiertos en terrenos de borde y ahora estamos frente a uno de ellos. ¿Cómo estamos siendo los humanos en este proceso de intentar adaptarnos?, eso desde varios niveles de zoom-out sobre todo de esta escena. Acercándonos más al tema, ¿cuál casilla debió usar Hillary Clinton?, ¿debía tener control total sobre su correspondencia no-personal o mejor dicho, gubernamental?, ¿cuántos de nosotros o de nuestros representantes tienen servers de correos en sus sótanos?, ¿la ciudadanía es consiente del asunto como problema?, ¿un PEP tiene noción de necesidad de adaptación a este nuevo contexto?. ¿Cómo las tecnologías de la información y comunicaciones pueden llegar a impactar en la definición del presidente de un país?

A mi juicio además del asunto netamente legal ya grave por si solo, hay un tema más profundo de parte del votante en torno a la pregunta que ya viene siendo un clásico para quienes hayan leído algún post por aquí: ¿cuánta evidencia requerimos para aceptar como verdadera una afirmación en internet?. La primera afecta directamente a Hillary, la segunda a una comunidad, sobre todo de detractores suyos o de la elección y métodos políticos en general. Esa primera pregunta es importante pero siempre lleva enlazada la segunda que quizá también tengamos que ir develando mientras esto evoluciona (esto en cuanto a tecnología en permanente cambio, no a la elección en si) y que es un poco más antigua que todo esto: ¿cuánto se requiere para aceptar -ciudadanía, votantes, familia, amigos, cercanos, etc- y seguir adelante luego de un hecho de estas características una vez que se acepta o enmienda la situación?.

Y todo esto, por unos correos electrónicos en un servidor instalado en un sótano. En el mundo de los if, nada de esto habría pasado.

Imagen. Tremenda foto de Kevin Lamarque que se convertiría en un ícono, de la usuaria con su dispositivo.

// 3