Fragilidad institucional

En algún futuro post escribiré acerca de Curico2043, por lo pronto, comparto esta columna acerca de la fragilidad institucional actual y su impacto a futuro, irresponsabilidad que el cortoplacismo comunal se niega a admitir y abordar.


Fragilidad institucional
La vinculación directa entre ciudadanía y estado es el municipio. Existiendo una intermedia, la junta de vecinos, es el municipio el coordinador y administrador desde donde cada población, cada barrio, cada sector y la ciudad completa debería intentar avanzar en armonía. En un edificio con peligro de derrumbe, autos mal estacionados, comercio ilegal, áreas verdes por desarrollar, perros vagos y una lista abierta, es el municipio el que se lleva las miradas. Pero además, las compras pequeñas medianas y grandes, las licitaciones, grandes compras y acuerdos complementarios también pasan por el municipio, para lo que se asigna un presupuesto importante, dinero público para lograrlo.

Cuando pensamos en el Curicó del futuro, vale decir, lo que esperamos de Curicó en su tercer centenario, no pensamos únicamente en infraestructura, en tener una ciudad urbanizada a la altura, donde los autos por lo menos puedan moverse, pensamos también en el conjunto de intangibles necesarios para optar a una ciudad de la cual todos con justa razón estemos orgullosos. Cuando vemos que Curicó se asocia a corrupción -verificar sensibilidad de humoristas en torno al tema para comprobación- no se circunscribe la escena a un tiempo (hoy o de aquí a las próximas elecciones) ni a un set de actores (acusados, acusadores, etc.), sino a un periodo que incluye pasado -obras pendientes, obras a medias, temas no abiertos, etc.- y también futuro -imagen de ciudad, posicionamiento para negociar, validación para tomar decisiones, etc.- dejando en pie de duda a la institucional que nos hemos dado, ya que, les recuerdo, los elegimos o los eligieron.

En una estructura esencialmente centralista, comandada por un intendente designado y de forma local por una gobernadora designada, el espacio de autonomía que nos queda está en duda, cualquiera sea el resultado judicial ya que, como bien entienden los acusados, esto no es un tema judicial, sino también un hecho político. Cualquiera sea el resultado, no será satisfactorio para nadie: si ganan, para la ciudadanía significará que no existe justicia; si pierden, evidenciará controles vulnerables y abrirá válidamente el cuestionamiento por ver más en detalle y más hacia atrás; si se dilata, seguirá siendo tema transversal que fácilmente seguirá al umbral de elecciones de octubre, hasta quizás cuando.

La fragilidad que ha mostrado nuestra institucionalidad local, queda patente al rememorar al inicio de todo el camino judicial, donde son ciudadanos los que abren la conversación. En efecto, bajo pérdida de toda responsabilidad, nuestro “contrato social” comunal no fue respetado y los responsables por resguardar los bienes públicos esenciales no vieron, no leyeron, no oyeron ni actuaron. La institucionalidad y representación queda en duda tengan o no una formalización a cuestas. Esto es central e importante. Como todo sistema viviente, la ciudad también intenta lograr su propio equilibrio interno, por lo que no es raro ver ahora pifias, funas, apelación al anonimato y acciones que desde la base intentan recomponer sin un objetivo muy claro o compartido, pero donde un “que se vayan todos” parece al menos ser una línea que se acerca a los puntos que exponen. Pues bien, integrantes clave de este sistema o por ignorancia o por dolo no han tomado acciones, lo que nos lleva incluso a mantener un concejal confeso de su “error” cobrando su salario mes a mes. La sobrevivencia individual puede efectivamente tener intereses disjuntos de los de la comunidad o de este sistema de ciudad. Nadie se está haciendo cargo de proteger el sistema y por lo mismo, es probable que las acciones “de equilibrio” sigan apareciendo.

La fragilidad se mantiene y quizá sea uno de los desafíos por cubrir en el próximo periodo, donde quizá un pavimento no sea tan importante como reflexionar acerca de los mínimos aceptables para lograr un entendimiento a la altura de las circunstancias. Quizá compromisos explícitos como de plano no viajar durante el periodo, o comunicación directa con los futuros representantes, tengan más valor que una multicancha. Y esto es central, ya que no habrá ni pavimento ni multicancha posible mientras no exista confianza para llegar a acuerdos, confianza que en este momento está perdida.

En este momento, acompaña al alcalde -a quien en su rol de exconcejal también se oyen voces de solicitud de formalización- un concejo formalizado en pleno y que, de todos modos, no se abstiene de tomar decisiones y sigue ejerciendo funciones (dentro de las que no aparece todavía la de fiscalización a sus propios actos o interpares).
Es de esperar, por el futuro de la institucionalidad que nos hemos dado, como ciudad de occidente, dentro de una república, que las futuras autoridades sí tengan meridiana claridad de lo que significa ser una autoridad, ser servidores públicos y en definitiva lograr ser el espejo en el que mirarnos, representando-nos de forma real.

Ver columna en Curico2043

// 21

En SingularityU Global Summit Chile

Desde hace años que Mr. Kurzweil –ya hablamos de esto en su visita a Chile en 2013– viene señalando que la singularidad está cerca. Le creo.

Entendiendo esto, en 2008 en Silicon Valley -la Florencia de nuestra época- organizaron SingularityU (Singularity University), poniendo el nombre tradicional de “universidad” aunque es una universidad no tradicional con diversos “programas”. El mundo cambia del paradigma local-lineal a global-exponencial. Esta semana llegó a Chile, con un programa similar a Global Summit, en este caso de 2 jornadas e invitados internacionales que cubrieron diversos temas de frontera: el futuro del transporte, de la genética, de la inteligencia artificial, del hardware, de la salud, de la exploración espacial, entre otros.
Quizá dependía del tipo de público, que por lo que vi estaba bien heterogéneo. Había gente que por ejemplo se sorprendìa con la impresión 3D y el cambio de paradigma de la manufactura. Otros en tanto, lo veían como profundidad FayerWayer de las cosas. Quizá por esto las exposiciones se hacían un tanto tediosas y, en mi interpretación, quizá redundantes y posibles de acortar para sumar contenidos.

Al igual que en la visita de Ray Kurzweil, el universo hizo lo suyo y tuve la oportunidad de asistir. No me cabe duda que para la producción de magnitud internacional se debe haber requerido fondos, pero entradas de M$1 a mi juicio era al menos una barrera alta. Quizá era un objetivo en si. En fin.
Agradezco a Servicio Civil que, en su cruzada por motivar el desarrollo de habilidades de innovación al interior del Estado, organiza año a año un atractivo concurso –Desafío Innovación/Funciona– con miras a innovar con acciones concretas y de alto impacto, motivo por el cual pude vincularme a la posibilidad de optar a las escasas entradas. De igual modo al Laboratorio de Gobierno por concretar este esfuerzo en coordinación con Servicio Civil. Se puede innovar dentro del Estado y esto se comprueba año a año.

Espero publicar próximamente un post llamado En SingularityU a secas. Les voy contando.

// 2

Un nuevo Space Apps!

El pasado 11 y 12 de abril se realizó en más de 40 países una nueva versión de International Space Apps Challenge, el que organizamos en su versión chilena con un equipo de voluntarios, ya por tercera vez.

Esta iniciativa es organizada a nivel global por Nasa, que motiva a participantes alrededor del mundo a abordar una serie de desafíos en torno a lo que aparenta ser una búsqueda nueva, pero de fondo es abordar la inquietud humana esencial acerca de donde venimos, cómo se originó todo esto y desde luego, qué hay más allá cuando miramos al cielo.

Esta iniciativa es parte del Open Innovation Program de Nasa, que combina el conocimiento interno con el inmenso potencial de miles de mentes ávidas de participar proponiendo soluciones a retos que motivan por más de 36 horas continuas a los participantes, que buscan dar una respuesta posible, que se suma luego a otras miles más.

Toda la información de la versión local del este evento pueden verla a través de lo publicado en prensa, tuiter y obviamente en el feis ;-)

// 1684

Queremos verlos, tenemos derecho a verlos

Durante estas semanas hemos asistido a un nefasto espectáculo dentro del devenir público de la ciudad. Las dependencias del concejo, ya convertidas en ring, han ido de mal en peor, llegando al punto de demandas interpares.

En el último episodio, el cambio de año y cese de contratos -sin renovación para 2014- reabrió la vieja herida entre Javier Muñoz (alcalde, DC) y Jaime Canales (concejal, UDI). Cahuín mediante, Canales habría sostenido una “conversación” con Enrique Soto (concejal, DC) vía SMS -muy old school– en donde habría mostrado que en el asunto no deberían haber entrado las mujeres y que si lo encontraba le iba a dar con todo, “a moril” (SIC). Cabe recordar sobre este punto que la pareja del concejal Canales sería una de las afectadas por la no renovación de contrato, aunque desde luego, ese no sería su motivo

Paréntesis. El tema de la no-renovación de contratos no es nuevo. Es una práctica usual -muchas veces nefasta, otros la ven como renovadora- en donde por cada cambio de signo político -UDI a DC en este caso- se utilizan los cupos para asignárselos a nuevos funcionarios. Si, usualmente del signo político afín o por partido o por pacto. Recordar que algún incentivo deben tener los militantes. Por si no lo sabía, le doy la bienvenida al mundo.

Ante la brutalidad de la matanza, que impactaba directamente a los ciudadanos al desmembrar al Estado de funcionarios clave reemplazándolos por ineptos –no lo digo yo– fue creado el concepto de Alta Dirección Pública, que intenta mantener funcionarios profesionales a cargo del estado, más allá de las tendencias y ansias de turno. Este es uno de los puntos que abre la petición de renuncia -si, hay otros eufemismos que se han usado en la discusión- de la directora de la Dirección de Administración de Educación Municipal de Curicó, Irene Cortés, lo que también ha sido un ingrediente más a esta sopa ya intragable.

En este marco incomparable, reabro el pedido: transmisión online de las reuniones de concejo municipal, ahora!.

Primera excusa: el que quiera puede asistir
No resiste mayor análisis, por ejemplo, el argumento de que “el que quiera puede asistir”, ya que el limitado espacio que tiene la sala ahora es utilizado por la guardia pretoriana que debió asistir a resguardar la seguridad de los presentes, mermando siquiera la posibilidad de lograr ingresar al salón. Esto, en vista de las prioridades -si es que queda alguna- hace que en vez de ciudadanos los medios de comunicación tengan preferencia al momento de optar. Esto sitúa las reuniones -que debiesen ser abiertas y convocantes- a un paso de la máquina, del petit comité, del arreglín, campo fértil para la falta de transparencia, arreglos a la medida, concesiones fast-track, cuoteos (¿viajes a costa del tesoro de la ciudad por ejemplo?), lo que no está muy lejano a la corrupción. No es cierto eso de “el que quiera podrá asistir”.

Segunda excusa: factibilidad técnica
Sepan amigos que implementar un sistema de este tipo no tiene ninguna complejidad mayor. Técnicamente es una implementación archi conocida. Es más, si volvemos a lo técnico, el municipio maneja internamente complejidades tecnológicas altamente superiores, vale decir, problema del equipo técnico tampoco existe. En el peor de los casos, de requerir apoyo externo, hay escuadrones de ingenieros capacitados para habilitar esto y proyectos ciertamente más complejos. El problema no es de factibilidad técnica.

Tercera excusa: factibilidad presupuestaria
Queridos conciudadanos, hay servicios gratuítos para transmitir online. Tal como lo oye, si el problema fuese presupuestario, bastaría una conexión (¿recuerdo que tenemos wifi gratis, cierto?) que incluso pudiese ser la alguno de los dos teléfonos que envían SMS amenazantes. ¡Mejor aún!, quizá con uno de los iPads que les compramos en el periodo anterior pudiesen generar una mejor transmisión (espero que los concejales no reelectos hayan devuelto el iPad que se les entregó). El problema no es de factibilidad presupuestaria.

No quise usar el argumento de empate, pero me parece necesario también poner como positivo ejemplo el caso del municipio de Molina, que a diferencia del de la capital provincial, tiene semana a semana transmisión online del concejo. Quizá en una de las reuniones Donde Gilberto podrían compartir la experiencia.

Luego de este recorrido, hemos llegamos al punto clave: La voluntad.

Si no tenemos transmisión online en pleno 2014 -catorce años ya del cambio de siglo- es única y exclusivamente porque a nuestros alcaldes (2) y concejales no les ha interesado ni les interesa. No lo digo con pesimismo, sino con la evidencia de haber conversado personalmente con varios de los suscritos y, además, habiendo planteado públicamente el tema en una de las tantas asambleas del Plan de Reconstrucción, con concejo en pleno.

Estamos a un par de semanas del cambio de año. Probablemente tengamos más y mejores momentos como los que ya hemos tenido. Queremos verlos, tenemos el derecho a verlos.

Por Curicó, por su futuro, por transparencia y por todos los votos que hacen que hoy estén ahí.

Carta abierta
Con algunas adaptaciones de estilo y temas, envié en formato de Carta Abierta esta petición. Pueden ver el texto completo acá. Lo envié además de alcalde y concejales, a periodistas y comunicadores de medios locales.

Actualización
22/01/2014

Habiendo pasado varios días de la publicación, ningún integrante del concejo -desde su presidente ni concejales- respondieron el correo enviado. Recibí una comunicación directa vía Facebook del concejal Mario Undurraga (UDI) y por intermedio de Francisco Sotelo, la postura del concejal Luis Rojas (PS). Ambas posturas a favor. Pedí que en base a eso, hubiese consistencia y acciones, particularmente en cuanto a proponer el tema y Mario Undurraga afirmó haber realizado la propuesta durante la hora de incidentes. El 16 de enero lo reiteraría Luis Rojas.

Como es usual, no podremos ver qué pasó hasta ver el acta. En curico.cl ahora el vínculo de Transparencia Municipal, en portada, lleva a esto, en fin, ojalá haya ánimo y voluntad de sacar al municipio del lugar *218* a nivel nacional del “ranking” de Transparencia a nivel municipal.

Cobertura en medios
Publicación en Punto Lontué Noticias
Publicación en El Curicano
Entrevista en El Curicano
Publicación en Cronica Curicó
Publicación en Molina Chile
Publicación en Primera Fuente Noticias

Relacionados
Tecnología en reuniones de concejo municipal, Enero 2010
Control ciudadano y transparencia, Enero 2010
Después de asistir a la jornada de PRES Curicó, Octubre 2010
Un iPad por concejal, Octubre 2011
El último gustito, Abril 2012

// 1111

¿Paranoia o realidad?

La información de Snowden, el lío internacional y que ya va afectando a más de 50 líderes mundiales desde presidentes de países hacia abajo, parece lejano, impersonal y un tanto irrelevante mirado desde el sur del mundo. Ya cuando se confirma que las presidentas de Argentina y Brasil también estaban siendo sujetos de análisis por medio de NSA, pareció acercarse un tanto la ola, pero siempre a alto nivel, a ese que no nos toca. Este tema también lo tocamos tanto en las últimas versiones de CISL (Argentina) como en Latinoware (Brasil) y me gustaría abrir esta conversación acá y compartirla para el debate.

Veamos esta historia, la que iré matizando con algunos videos.

Pagas tu tarjeta bip con tu tarjeta bancaria. Por cada bip se obtiene el dato de estación. Luego de compartir con tus amigos en el bar, pagas con la tarjeta y podemos saber cuánto consumiste, en qué perfil de local, qué segmento y tomando datos de geoposicionamiento de tu móvil incluso quienes estuvieron allí dentro gracias a las compañías móviles. Saliendo de vuelta a casa con tus amigos, podríamos ver quienes de los que estaban en el bar siguieron caminando contigo y analizar su comportamiento. Si hay dudas, habrá lugar para confirmar. Continue reading ¿Paranoia o realidad?

// 411