Ese idiotizante globo: tecnología militar para Curicó

No es novedad esto de los globos sonda en Curicó. Entre ellos, el cambio de la estación al Mall Curicó, la instalación de una filial administrada por Buin Zoo en Cerro Condell, la habilitación de estacionamiento subterráneo y otras, dan cuenta de esto. Ahora la metáfora pasa a concretarse, ahora el globo si es un globo de verdad, con helio y tal, tecnología militar para la comarca. Si, no hablamos de Afganistán o la Franja de Gaza, hablamos de la Comarca Singular.

La delincuencia existe
La organización Curicó en Acción ha propuesto y se encuentra reuniendo apoyo para la instalación de un globo de televigilancia, basado en cifras de delincuencia que exponen en su argumentación. Exponen casos notablemente violentos, asesinatos incluidos, que por cierto deben haberles motivado crear esta organización no gubernamental, integrada por cabezas de serie de organizaciones y gremios.

Es importante un punto sobre esto, nadie podría estar de acuerdo en que hubiera menos seguridad. Es como la transparencia, nadie podría estar en desacuerdo de que siempre vaya en aumento (¿o no?). Curicó no es Estocolmo ni Amsterdam y nos faltarán varios años antes de pensar cerrar nuestra cárcel por falta de presos y, si o si, hay delincuencia en Curicó. Pero como versa la cita clásica: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Una desproporción
Ayer, alcalde y diputado incluidos, solicitaron priorizar recursos para contar con un Globo de Televigilancia. Me parece por lo bajo una desproporción, entendiendo el fin basal de este tipo de artefactos y que es ni más ni menos que el ser desplegados en zonas de guerra y puntos de control fronterizo. En efecto, aquí el argumento debería ser que “toda medida será insuficiente en pos de tan preciado objetivo”, lo que nos lleva a pensar en proponer tanques en las calles, quema en piras sin sistema judicial y desde luego la necesaria reposición de la pena de muerte, ya que, toda medida sería insuficiente en pos de tan preciado objetivo.

Más allá de la ironía, hay un tema que es preocupante: los globos no funcionarán. Suena fuerte pero es sólo comparable con la desproporción de la medida. Según la información expuesta de parte de los usuarios actuales, el globo efectivamente no cumple lo que prometió. Es más, únicamente factores ambientales ya les impiden un funcionamiento 24/7. En Curicó llueve, en Curicó hay árboles, en Curicó hay un Cerro en el medio del área que se desea cubrir y desde luego hay un aeródromo, sutileza adicional a las dos comunas que deben subir y bajar el globo ante la alerta que les emite, por ejemplo, cuando hay mucho viento. Por si no fuese suficiente, acerca del uso, señalan que habría creado costumbre en vez de disuasión. Espero que hayan mencionado esta parte importante al intendente: los globos no funcionarán según lo esperado. Vuelvo a sugerir este artículo.

Llegando a este punto, valdría preguntarnos un par de veces quién podría estar interesado en que la compra se realizara, más allá de la efectividad cuestionable.

Más allá del globo
El problema existe y efectivamente el intendente -como la gobernadora, alcalde y la sociedad en su conjunto- tiene acciones a su cargo. En ese sentido, el diputado tiene también acciones desde lo declarativo -más allá de acompañar a hablar con intendente- pudiendo por ejemplo, usar tiempo legislativo para plantear este problema donde Curicó no es la única ciudad afectada. Mejor usar tiempo legislativo nacional en esto, que para temas personales.

Qué decir de la propia responsabilidad que le cabe al alcalde y al concejo municipal. La mayor parte de las comunas de la Región del Maule, dada la precariedad de presupuesto (ojo con los déficits), no cuentan con recursos para implementar iniciativas -también copiadas de comunas Top5 de ingresos en Chile- como Seguridad Ciudadana. Solitos y con notables esfuerzos de las policías se las arreglan para abordar el tema en esas comunas. Iré directo al punto ¿está sirviendo Seguridad Ciudadana en Curicó?.

Mejor aún, en coordinación con la amplia red de cámaras ya instaladas, podrían definirse situaciones en caso de requerir material de prueba. Iré directo al punto ¿sirven las cámaras instaladas en las calles?.

Veamos al revés la situación: si Seguridad Ciudadana y las cámaras fijas de vigilancia sirvieran -como medidas extrapoliciales- entonces, ¿sería necesaria la instalación de este globo?. Es la complejidad de irse por el lado de las variables higiénicas, veamos este ejemplo: imaginemos que ya está en funcionamiento el globo y -como ya se ha visto- se mantiene el comportamiento y estadísticas, ¿cuántos globos tendríamos que instalar para lograr el objetivo principal?.

Momento para que los viajes que sirvan de algo
De todos los viajes que han hecho nuestros representantes, las capacitaciones de los concejales y alcaldes, los congresos interparlamentarios de diputados, las giras de promoción de la región por parte de los consejeros regionales y otras tantos viajes por el mundo, les pido recordar ¿en qué ciudades han visto globos de televigilancia?. Efectivamente, las medidas tomadas en este sentido en los países frecuentados por nuestros representantes no van por instalación de globos o drones como quería el futuro candidato a diputado. Van por el lado de la coordinación, de la formación de tejido social (bien por la creación de Curicó en Acción para posicionar el tema), de la preocupación por el barrio pero desde lo comunitario y no desde lo individual, como regalar basureros o chaquetas.

Quepa recordar sobre este punto dirigido a la responsabilidad de las autoridades, la vinculación con la emergencia de esta organización comunitaria en conjunto con la responsabilidad por lo público. Al igual como cuando cedieron el rol fiscalizador de concejales y diputados, debió aparecer la ciudadanía a equilibrar el universo llevando temas a tribunales, en este caso está pasando algo importante desde lo discursivo: la ciudadanía vuelve a aparecer cuando la autoridad no puede, no sabe, no quiere o no logra.

Sigamos cerrando pasajes, pronto: armas gratis
Esto no parará aquí. En varios capítulos de la única cámara útil instalada en el último tiempo -la de la sala de concejo municipal- hemos visto casi con orgullo a los mismos concejales motivando cierre de pasajes. Medidas de esta especie, del aislar, del enrejar van en dirección totalmente opuesta a lo que ya señalábamos anteriormente, de actuar en conjunto con un objetivo conjunto. Uno de los que más destaca en esto es el concejal Leoncio Saavedra -con su propio pasaje- y el concejal Mario Undurraga, ambos reelectos. Insisto, esto no parará.

Un pequeño zoom-out a esto para recordar donde estamos. Estamos pasando por una especie de turbulencia en el viaje ya que acabamos de sobrevivir a una elección municipal (recordar que globos y drones formaron parte de las propuestas) y tendremos por delante un capítulo donde se vendrá el ofertón de los candidatos a diputados y senadores. Con tal de lograr el cuarto de página en Diario La Prensa, pronto habrá solicitud de tanques en poblaciones siempre prejuiciadas.

El vacío legal pendiente
Quepa recordar que en la disputa legal que finalmente no prosperó en la Corte Suprema, anteriormente ya había tenido el triunfo de las organizaciones ciudadanas contrarias a su instalación. Vale decir, no existe una única opinión desde lo jurídico. Esto es parte de la esencia del problema, la legislación que no aborda integralmente aspectos clave como áreas permitidas de grabación, la cantidad de tiempo de almacenamiento de grabaciones (recordar que los privados también instalan en espacios públicos), la distribución de material a terceros y la central que es la de avisar que efectivamente se encuentra en una zona televigilada.

Otro punto para nuestros legisladores entonces, el de revisar la legislación y compararla con la de países a los que le copia al que le copian. O qué, ¿creían que las cámaras en las calles fueron inventadas en Las Condes?. Pega para diputados y senadores. Siendo precisos, los globos instalados actualmente están en Las Condes (2 globos) y Lo Barnechea. Aquí al parecer se siente un interés por ocupar un tercer lugar en la competencia, algo que por complejo no se pudo con la Farmacia Municipal. Ahora bien, ¿a qué costo?

¿Y a cuánto sale la gracia?
Recabando información, nos encontramos con la adjudicación de la licitación del Municipio de Lo Barnecheano exenta de polémicas entre proveedores – podemos desprender algunos costos de su implementación:

Globo + cámaras = UF 11.377/cada globo
Mantenimiento globo+cámaras = UF 330/mes
Monitoreo mensual = UF 378/mes
Mantención monitoreo = UF 77/mes
Helio = UF 1,8/m3

Haciendo la compra, pagando un año de uso, y sus mantenciones -no encontré el dato exacto de volumen del globo, pero asumamos que sube sin helio- el costo en el primer año sería de UF 20.797. Aproximando a piso la UF en $26.300, llegamos a $546.961.100 para el primer año. Repito, $546.961.100 para el primer año

Es importante mencionar que cuando fue licitado el ponderador mayor fue el precio, con un 60% de la puntuación.

No es la primera vez, no será la última
¿Se han fijado en las ambulancias y vehículos nuevos que van llegando a reparticiones públicas de la región? A diferencia de las antiguas compras donde lo solicitado era el necesario logo estatal en puerta, ahora como se requiere el cacareo del huevo, deben llevar el logo que diga de quién fue el dinero, como si no fuese dinero estatal, como si el Consejo Regional fuese un generador de miles de millones de los cuales nos entregan algo de su benevolencia. Comprar, comprar, comprar. Por cierto, apostaría que hay más ambulancias que las necesarias, al menos en centros de salud del backbone, un clásico de las variables higiénicas.

¿Se fijaron en los tarros de basura? En vez de mirar a futuro -o a presente en el caso de varias de las ciudades visitadas por nuestros concejales, alcaldes, cores y otros representantes- se opta por comprar y regalar tarros de basura por casa sin mayor objeto que “hacer tener” un basurero. Un regalo. Una compra. Fin del proyecto. La gente siente que el Estado no llega a su casa, regalémosle un basurero por casa. Al parecer, iniciativas de mediano y largo plazo que coordinen a vecinos y barrios en lograr por ejemplo la separación de residuos, no tendría el mismo impacto: lo quiero para mi, no para mi barrio, no para mi ciudad. $368.000.000 millones para lograrlo.

Algunos puntos para finalizar
Estemos atentos al regalismo, a las compras por lograr el cuarto de página sobre todo en un tiempo en el que aún nos mantenemos en periodo de elecciones. Ahora, deberán aparecer los alcaldes y concejales, tendrán que ir a devolver la mano a diputados, senadores y consejeros regionales que intentarán -en su mayoría, bienvenidos al Maule- ser reelectos.

Es muy motivante que organizaciones no gubernamentales puedan mover la agenda de la ciudad, si es que la ciudad tiene alguna agenda. No es posible obviar eso si, si la disposición municipal sería la misma si los integrantes del directorio fuesen otros, de forma comparativa, con otras entidades relevantes de la comunidad como cualquier junta de vecinos por ejemplo.

El problema seguirá ahí, al igual que el pleno empleo y la eliminación total de la pobreza, el fin de la delincuencia es uno de esos anhelos que siempre será deseable alcanzar y desde luego punto para todo tipo de campaña. Lograr un objetivo, como todos los objetivos en la vida y más en objetivos de esta especie, siempre tiene más de un camino posible. ¿Karate para todos como curso obligatorio desde kinder?, ¿distribución de OGPH, One Gun Per House?, ¿Sheriff del barrio donde los vecinos armados puedan defender su territorio?, ¿Tanques disuasivos?, ¿Muros en vez de peajes y controles al ingresar a la comarca?. Las opciones son y serán varias. Es más, cada globo podría tener un disparador en caso de requerir acción. ¿Balas, lacrimógenas, lumas? podemos discutirlo también, ya que entregaría una fuerte señal de seguridad y un factor disuasivo notable, ¿no les parece?. Si utilizaremos tecnología militar, hagámoslo completo para lograr su máximo desempeño. El problema seguirá ahí y todos en esa mesa saben que existe una variada gama de opciones, independiente del globito.

Disculpen, pero mientras no se exponga un interés similar por resolver incluso causas de este problema -¿les suena educación?, ¿les suena generación de tejido social?- seguir en la línea de compras por ser los bakanes de la región o dar señales de una evolución que no es tal, desconcentra de otras tareas centrales como la misma eliminación del déficit municipal. En ese contexto, esto no será más que otra compra idiotizante en busca de prensa.

Esta discusión recién comienza. Veamos este video, por ejemplo.

El diputado León tendrá que contarnos de qué forma se supervigila la privacidad en cada casa, cada patio, cada baño que podrá ver el súper globo entendiendo que es capaz de ver hasta como una billetera es sacada de un pantalón (según el fabricante, logra ver hormigas). ¿Tiene esa capacidad o no la tiene?, ¿El operador -o mejor dicho la operadora, porque ellas serían menos voyeuristas como se dijo en una pomposa comuna para justificarlo– se tapará los ojos cuando vea algo que no debería estar viendo?, ¿Dejará de grabar entonces, perdiendo la continuidad del monitoreo?.

¿El alcalde persistirá en sostener que no habrá coordinación entre los stakeholders de seguridad mientras no se compre el globo?, ¿qué opina la gobernadora?, ¿qué dijo el propio intendente luego de oir esa declaración a la salida de la reunión que encabezó?. De no llegar a comprarse, ¿el problema seguirá entonces?, si se compra, ¿el problema se acaba?.

Veamos cómo sigue este -nuevo- globo sonda.

La imagen. En la imagen se expone una imagen captada y expuesta por Google StreetView desde camioneta en movimiento, no por un globo fijo como el que se plantea lo que causó controversia desde luego. Este tipo de cosas no pasarán en Curicó, por supuesto.

// 160

Published by

Marcelo Aliaga

140 caracteres no son suficientes. Ver detalle.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *