El serrucho perdido

Si usted es curicano o da un vistazo acerca de las cosas que pasan en la comarca, debe haber oído algo de esto. Se ha intentado explotar una polémica acerca de la permanencia del Hospital de Argentina que apoya desde los primeros dias luego del terremoto a las labores médicas de un hospital base dañado profundamente.

Como buena polémica, la caricaturización ha estado a la orden del día. Se habla de que se habria “desmantelado” el hospital, lo que desde luego empieza a poner ideas en nuestra cabeza. Si hablo de elefantes rosados en lycra andando en skate probablemente ponga una idea que antes de hablar de ella no estaba. Propiedad generativa del lenguaje le llaman algunos. Desmantelar hace que a mi mente venga un equipo de personas con herramientas desarmando los conteiners del hospital argentino, lo que encuentro un poco raro sin que se hubiese informado de ceremonias de despedida o algún asado al menos :-)

Pero vamos, una cosa es desmantelarle algo a un niño, pero desmantelarle algo a un ejercito de un país vecino… ya estamos hablando de un problema mayor. Si el ejecutivo aviva la cueca, fácilmente podría pasar a ser un tema diplomático inclusive. Esto me motiva a saber que está pasando, a buscar… y encontré. Sin dejarme llevar por las viejas cahuineras (sub especie de la vieja culiá ), partí por preguntar a amigos que pertenecen al contexto —una de las cosas buenas de ser pueblo chico— quienes fueron aclarándome en cada conversación un poco más.

La historia de hechos va como sigue.
Primero, nadie está enojado, al menos en el hospital argentino. Distinción potente teniendo en consideración el noble acto de ayudar a un vecino en una emergencia como la que Chile tiene. Segundo, hubo un mal entendido por una descordinación que fue superada entre los equipos chilenos y argentinos. Favorablemente para quienes rasgaban vestiduras y amenazaban con quemarse a lo bonzo en la plaza del pueblo, el contingente argentino seguirá apoyando en lo que denominan por etapas del proyecto de ayuda como “Chile 3” y luego en septiembre con “Chile 4”. La descordinación se produce cuando se cambian los pacientes al nuevo módulo de hospitalización de emergencia —100 camas en máxima capacidad— lo que obliga a mantener más equipo médico en tales dependencias, cuestión motiva el traslado del personal chileno que apoya en el hospital argentino. Imagino que ver saliendo personas e implementos tiene que haberles resultado extraño. No obstante, el Comodoro encargado, Enrique Gómez Olivera, con el Director del hospital ya habían conversado el tema. El hospital argentino, tiene para rato.

Los problemas de ego…
Desde luego en cualquier problema que haya en el área, se nos presenta el sistema público de salud como tema que tranquilamente da para otro post, pero que es necesario tener en cuenta como parte del contexto. Ante esto, la ciudadanía en su conjunto tiene una mala opinión generalizada a nivel país, lo que también se ve reflejado en Curicó. Aquí viene uno de los puntos a tener en cuenta, toda vez que por la terremoteada circunstancia, aparece la posibilidad de comparar dos tipos de atención pública. Si vamos a Argentina es probable que el ciudadano promedio tenga una visión general similar a la que tenemos a este lado de la cordillera, el punto es que el hospital de apoyo tanto acá como allá es una anomalía y en mayor magnitud comparativa en la situación de emergencia en la que se encuentra el país. No obstante esto, el usuario del hospital de apoyo ha podido palpar atención sin esperar meses —inclusive cirugías, ojo con este punto—, buen trato y empatía en un lugar relativamente acogedor. Sabemos que como hay de todo en la viña, los casos negativos de atención en el antiguo hospital opacarán a todas las atenciones de funcionarios que realmente se comprometen con su trabajo y no caen en el juego de autointerpretarse como un mediador sobrehumano entre la vida y la muerte. El problema de egos en el ámbito sanitario desde esa perspectiva se da como en otros contextos por ejemplo, entre quienes pueden definir la libertad de alguien (algunos abogados, algunos jueces, etc.). Pero no evadamos el tema, el brindar una mejor atención es algo que siempre es mejorable. Como les gusta llamar a algunos, existen quizá falta de incentivos para que los médicos sean más amables en el sistema público que en el privado, pero estamos claros en que independiente de que estos incentivos existan, nada podrá hacerse ante un egocéntrico dueño de mi opción/derecho de tener salud, por más que paguen justos por pecadores.

En este contexto, el hospital de apoyo pasa a ser un indicador. Cuando no lo veamos, será por que efectivamente a pesar de las precariedades que subyacen a toda escena de catástrofe nos mostrará que la emergencia mayor ha pasado y se puede intentar una normalización con perspectiva a una nueva construcción hospitalaria, no obstante esto, pasará lo mismo que con el Transantiago. Quienes mes a mes ahorran dinero evadiendo el pago del servicio, les será dificultoso asumir las tarifas que se ahorraban evadiendo. ¿Qué pasará con quienes “evadían” los tiempos de espera por ejemplo?, la salida aunque sea agendada, traerá nuevamente los juicios de calidad y atención que pesan sobre el hospital chileno, sean estos aceptables o no.

El vil dinero
Tomando el contexto hospitalario como un sistema, en agitación luego del terremoto, podremos notar que la aparición del hospital argentino causa una perturbación toda vez que en el mercado de las cirugías aparece un oferente gratuito. Este punto se debe considerar teniendo en mente cuanto pesa un equipo médico dentro de un hospital y la forma en la que los equipos se incentivan en las determinadas intervenciones. ¿Cuánto afecta económicamente al gremio la existencia de este hospital?, ¿la pérdida de los pabellones por terremoto de que forma se traduce?. Desconozco las presiones que el gremio esté realizando y, aunque suena razonable ponerlo como antecedente de contexto, no me parece que sea el central ante una descordinación digna de replay.

Aparece el serrucho…
Teniendo en mente la descordinación antes señalada, empiezan a aparecer las preguntas. ¿Hablaron las autoridades con el Director del hospital o quien estuviese encargado?, ¿hablaron los periodistas antes de difundir el “desmantelamiento” por los medios?, ¿el diputado habló con el Director antes de dar el caballazo por twitter?, ¿la representante provincial del poder ejecutivo habló con el Director antes de afirmar una actitud déspota e inflar un asunto que puede tomar incluso ribetes diplomáticos?, ¿por qué se dan medias versiones y se deja llegar la sangre al río, aun cuando ya se había aclarado el tema en conferencia de prensa?, ¿hay una coordinación detrás de esto?, ¿el arma será un rifle de francotirador o un serrucho?.

— Doctor, pero ¿por qué ayer todos le quitaron el piso?
— Ah!, no tengo idea, nadie habló conmigo, ninguna autoridad de Curicó ha hablado conmigo…
Carlos Rojas Urquiza en entrevista.

Carlos Rojas Urquiza, Director del Hospital sabe de desaguisados. Sin ir más lejos, uno de los últimos incendios grandes que se habían visto por el barrio, fue apagado por un equipo liderado por él. Me refiero ni más ni menos que al ahora mítico Hospital de Curepto. Sin duda la emergencia post-terremoto es mayor a la de un hospital con enfermos y camas falsas, no obstante la labor por normalizar la atención en conjunto con la ciudadanía —ojo con el GTC— estaba dando sus frutos y el traslado mismo de los enfermos es prueba de ello.

En vista del abultamiento de la situación, periodistas y medios de prensa incluidos, estamos ni más ni menos que frente a una típica estrategia para sacar a alguien de su rol. Poco fina, por cierto. El Director, como se puede inferir luego de haber trabajado por arreglar el entuerto del Hospital de Curepto, ejerce su dirección desde gobiernos concertacionistas lo que desde el 11 de marzo le ha puesto precio a su cabeza. Esta situación fácilmente se arreglaba con un par de llamadas, pero ante la elección, se opta concientemente por llevar a los medios sin consulta previa a las autoridades competentes —se llama casi hasta a los presidentes de las juntas de vecinos y no al propio hospital— y, lo que es peor aun, sin ánimo de solucionar el asunto, dado que hay pacientes de por medio que están antes que el gustillo político cortoplacista, algo de proyección política para candidatos perdedores en elecciones anteriores o la fama.

En este marco de consideraciones, nuevamente aparece la pregunta acerca de quién tiene el serrucho o quien tiene el rifle. ¿Quién quiere ser el Director?, ¿a quién le interesa que el Director salga de la cabeza del hospital?, ¿a quién se quiere poner en el lugar?. Hagan sus apuestas.

Ignoro las respuestas para estas preguntas, podré tener algunos candidatos en mente pero eso es labor de periodistas profesionales, de esos que pagan la cuota del colegio y siguen el código de ética. Yo no soy periodista ni paso todo el tiempo en Curicó. No obstante, un par de telefonazos por aquí y por allá me sirvieron para obtener una versión lo suficientemente consistente para explicar la situación. Tal como he insistido, algunas características trascienden a aquella profesión. Tener un título no asegura nada, ser periodista no asegura llevar a cabo una investigación a fondo, de igual modo que ser ingeniero civil no asegura tener ingenio.

Ojo Curicó.

Actualizado, Miércoles 01 de Septiembre.

Ya con un poco más de tiempo bajo el puente, la situación ha evolucionado. El hospital argentino dejará Curicó. Esta decisión, que pasa por acuerdos internacionales de cooperación y convenios suscritos con antelación, según protocolos mantendrá su atención hasta este jueves 02 de septiembre.

La Gobernadora —ya más tranquila—, señalo según consta en edición de hoy miércoles de Diario La Prensa que “no es que el Gobierno ni Ministerio de Salud así lo quieran, sino que son marcos legales con los cuales hay que regirse, y tenemos que respetar esas normas, esos acuerdos y esos convenios”. El Comodoro, afín con esta declaración, habría señalado que son decisiones tomadas con antelación por los gobiernos en base a las etapas de la emergencia.

A buen entendedor…

// 561

Control ciudadano y transparencia

Columna publicada en Maulee

Hace días que circula en web el caso de dos trabajadores de medios de comunicación curicanos –una radio y un diario– que pasan a cobrar mes a mes honorarios bajo las cuentas de salud y educación(*) en el municipio local. Debo admitir que desde antes de que apareciese en la web, tenía conocimiento por medio de rumores que existían personas con las mismas prácticas. Y no solo en el municipio de Curicó. La diferencia es lo que hoy podemos llegar a hacer luego de tal rumor.

Desconozco si efectivamente realizan los trabajos por los cuales reciben tales salarios, pero me preocupa. No solo por los recursos que mes a mes aparecen en las cuentas municipales (desde hace años al parecer), ni por los conflictos de interés al trabajar en medios y municipio a la vez, sino por la actitud que el jefe comunal -y responsable final de la gestión inclusive- expresa al manifestar que, de no haber petición por parte de Contraloría, el tema pasará a mejor vida. Nuevamente nos enfrentamos al conflicto acostumbrado, de que lo legal prime por sobre lo ético.

Este tema ha aparecido en twitter y en algunos ha causado inquietud. Se ha señalado que los medios de prensa curicanos son de la misma tendencia del edil y que, por lo mismo, el tema será finalmente bajado. Como muchos. Peor aun, cuando hay amenazas de por medio.

Lejos de pensar en que los medios -“4to poder”- o los fiscalizadores por opción y validación comunitaria -diputados, concejales, etc.- deben tener toda la responsabilidad y asumirla, pienso que somos los propios ciudadanos quienes debemos expresar nuestro interés, responsabilidad y derecho ante la sospecha o interés cualquiera, por conocer más acerca de nuestras entidades de representación y controlar las manos en las cuales hemos depositado nuestra confianza. Control ciudadano, no cada cuatro años, sino de forma permanente.

Debo reconocer un logro de nuestros dos veteranos representantes senatoriales a los que en algún momento he reprochado su pasividad. Larraín y Gazmuri puede que en 20 años no hayan hecho nada, pero en gran medida, su aporte de la Ley de acceso a la información pública ha sido un instrumento que ha abierto posibilidades que aún son insospechadas en su alcance. Ciper y El Mostrador han dado cuenta de ello.

Por la naturaleza de mi trabajo, he debido relacionarme con la “Ley de Transparencia”, apoyando a algunas instituciones públicas a lograr plataformas que les permitan cumplir con las exigencias impuestas desde mediados del 2008.

En algunos casos me ha asombrado el interés por parte de quienes las encabezan por cumplir fielmente las exigencias y respetar los plazos, mal que mal, ser sancionado puede afectar directamente el bolsillo de quien no cumple la Ley. A pesar de esto, me ha sorprendido no poder tener acceso, por ejemplo, a las Actas del Concejo Municipal de Curicó, bajo el concepto de Transparencia Activa. He podido tener acceso a ellas por medio de Transparencia Pasiva, esto es, teniendo que solicitar vía correo electrónico tal documentación, que dicho sea de paso, no debiese revestir ningún “riesgo” para el municipio en vista de expresar simplemente lo que sucede en un acto intrinsecamente público, como lo es el Concejo Municipal. Cero intención de transmitirlo online tampoco. No todos cabemos en la sala. No todos podemos verlo a la hora en la que se realiza. No interesa lograr la transmisión al parecer.

¿Más diputados?,¿Más concejales?, creo que no es la opción. Ciudadanos responsables y comprometidos con fiscalizar usando las alternativas legales puede aportar más a mejorar las instituciones representativas. Esto por el lado de los ciudadanos. Por el lado del Estado o instituciones públicas, la “voluntad” y “disposición” no solo de cumplir la ley, sino de servir de mejor modo a la ciudadanía es fundamental.

Sin el interés sincero de dar un mejor servicio, con probidad y transparencia en lo que se muestra y lo que no se muestra, simplemente, seguiremos teniendo la sospecha eterna de como se hacen las cosas y eso, no claramente no es positivo para Chile.

(*) Este link anteriormente mostraba el listado que fue retirado por el Municipio de Curicó.

// 454

Los desconectados de siempre: Coloma y Morales

Hay ciertas cosas que se quedan en el silencio cómplice regional. Creo que esta no debe pasar piola.

En las conferencias de prensa sin corbata del fin de semana, Juan Antonio Coloma, honorable Senador, y Celso Morales, ex alcalde archi reelecto y candidato a heredero diputado, como es usual en época de campaña, han aparecido “mostrando su preocupación”. El motivo del día es un proyecto de conectividad gestionado por Sercotec que beneficiaría a pequeños y micro empresarios de la región, entregándoles la conectividad necesaria para sus emprendimientos.

En palabras del ideólogo del zoológico para Curicó y del resbalín de nieve, “a esta altura del año 2009, este proyecto nunca ha funcionado, nunca hubo posibilidad de conectarse a internet a través de diversos elementos que allí se instalaron“. Lo interesante es que un par de días después no solo Sercotec desmiente los dichos de ambos candidatos, sino que la propia entidad afectada por medio de su presidente lo hace, señalando que efectivamente contaron con internet: “tuvimos internet por más de un año y durante ese periodo, por varios meses, el servicio fue de calidad, luego tuvimos ciertos problemas con la señal entregada por el proveedor, por lo que decir que el proyecto no se implementó es falso“.

El proyecto
Tuve la oportunidad de conocer en la primera línea el proyecto que sigo encontrando genial, por varios motivos. El primero, por que es vital que aquellos que tienen una buena oferta -turística en este caso- tengan acceso a conectividad para desarrollarla, vale decir, competir en igualdad de condiciones con aquellos que se encuentran en la depresión intermedia. El segundo, por que vence a una tropa de consultorías basadas en pensamiento tradicionalista de expandir redes desde el centro sin ver nuevas opciones. El tercero, por ver como efectivamente Sercotec y otras entidades realmente se encuentran intentando unir esfuerzos de privados y públicos para lograr un mayor desarrollo, al menos, de lo que pude ver con mis propios ojos como experiencia en el Maule.

Los mayores atractivos turísticos y por lo mismo, emprendimientos de tal área, se encuentran cercanos a lo más extremo del este y oeste regional: la cordillera y la playa. Desde que Chile es Chile ambos sectores se han encontrado -y aun- en una suerte de constante aislamiento, no solo en educación y salud, sino que también en conectividad de toda especie. Este proyecto logró conectar vía inalámbrica emitiendo una señal desde Constitución y bordeando la costa, llegando desde la Comuna de Constitución a la costa de la comuna de Licantén. Proyectos de este estilo también están en marcha intentando llevar conectividad inalámbrica a la cordillera, pero efectivamente se requiere mayor coordinación y disposición para dar conectividad a estos lugares que tanto lo requieren.

Los referentes cercanos
Cabe señalar aquí ejemplos destacables como el de Florida en la VIII Región quienes sin cacarear tanto tienen casi toda la comuna cubierta con servicios desde el municipio a sus redes de salud y educación, además de telefonía IP de emergencia y postación WIFI. Que decir de Rio Claro en la VII, otro ejemplo de como sin tanta parafernalia todo funciona. Ejemplos que van más allá de lo pensado y desde luego, más allá de la declaración de buenas intenciones en las que han quedado las plazas conectadas.

Curicó pensado a futuro
Curicó pudo haber sido una comuna conectada hoy, pero para ello primero habría sido necesario pensar a más de 4 años plazo en vez de pensar en resbalines de nieve y gallineros gigantes. Es más, ni conectada siquiera, solo segura o al menos responsable.

Un laptop para Coloma (OLFC)
Aunque la ciudadanía tenga memoria volátil, hoy podemos recordar patrocinados por Google. Recordar por ejemplo aquel episodio en donde el senador junto con su par RN expresan su posición contraria a que se les entregue a los niños con mayor rendimiento y situación económica deficitaria notebooks por interpretarlo como intervención electoral.

En alguna conversación que tuve con él en un evento hace un par de años me comentaba que esto de “los bloc” no le calzaba mucho. Hoy lo veo con twitter. Aún no me lo explico, pero supongo que aquello del microblogging le mola más que lo del blogging. Pa tra ñas.

Una cosa es el comportamiento errático. Otra es detener el desarrollo tecnológico en base a analfabetismo digital y un largo colmillo eleccionario (quiero pensar en que es eso y no oscurantismo puro y duro). Eso lo encuentro hasta inclusive esperable de Celso Morales, no obstante, que el presidente de una de las coaliciones políticas nacionales avale tal comportamiento sin siquiera asegurarse un 300% de lo que dice en una conferencia de prensa, lo encuentro francamente penoso, no por la colectividad que representa -las colectividades políticas en si son cerradas y con un objetivo clarísimo- sino por el peso que dentro de las conversaciones nacionales puede llegar a tener alguien que no se toma con responsabilidad el mandato entregado por la ciudadanía.

A todo esto, ¿no se supone que en la testera debería haber participado Sergio Correa de la Cerda en su rol de fiscalizador? Oh! no está! Debe estar en la redacción de alguna ley ¬¬

Para esto, mejor nos dedicamos a los caballitos.

// 573

Por si falta pan, aquí hay circo

Los honorables hacen de las suyas en época de elecciones y reelecciones. Vea este video que desde luego no tiene otro objetivo que proteger y apoyar a las primeras comunidades que vivieron en Chile antes que se llamase Chile.

Algunas conclusiones preliminares:
– Los políticos no saben pelear.
– Sergio Correa de la Cerda vive (ver minuto 2, segundo 16).
– Chuck Norris legó su enseñanza a Correa de la Cerda, éste a Moreira y luego al diputado Arenas. En la academia en entrenamiento debe estar Celso Morales.
– A Perez-Yoma le subió el azúcar.
– Las interpelaciones son métodos constructivos para mejorar Chile.

// 268

Conciencia en democracia

Senadores y diputados han sido electos por la ciudadanía, quienes a través del voto les han elegido como sus representantes. Vale decir, diputados y senadores representan.¿Qué representan?¿Sus propios intereses?¿Los intereses del partido? según entiendo representan a un espacio territorial definido. Emerge entonces mi duda cuando aparecen diciendo que la píldora del día después es “una cuestión de conciencia”, como si fuese una elección que se tiene que basar en su propia y única opinión, cuando debiesen entregar una respuesta en sentido de representación hacia quienes les han elegido.

Parece estadísticamente razonable que quienes representen distritos de arraigambre conservadora puedan representar dichos intereses y, de igual modo, quienes tengan la situación inversa representen también a tal segmento de ciudadanía. Más aun, me agrada que muchos de ellos reconozcan que no entienden, no saben, no se han informado o no les interesa el tema, es decir, se declaren incompetentes ante tal asunto. Todos somos ignorantes en algún sentido. Es humano. Por lo mismo ¿cómo tomar una decisión sin ser competente o sin siquiera debatir al respecto?.

Aquí es donde aparece la magia. Hoy me alegré de divisar a lo lejos en un kiosko una fotografía de Sergio Correa de la Cerda. Admito que tengo el prejuicio -que se transformó en juicio- de que es un mal diputado, luego de algunas ocasiones de haber coincidido en alguna reunión y oido sus opiniones acerca de lo que su rol significa. Pero de algún modo me alegró aunque fuese verlo en papel. Tantos años pagando por que ni siquiera aparezca, es aun peor. Volviendo del trabajo me encontré con la sorpresa: era contraportada de The Clinic, en donde responde a la pregunta “¿Y usted todavía prohíbe la píldora?”. Esta fue su respuesta:

“Acá no hay nada que debatir. Mandar un proyecto a estas alturas no corresponde, por que hay un pronunciamiento de la contraloría General de la República que norma en el sentido de no entregarla. Entonces lo que hay que hacer es cumplir con lo que se señala. El tema ya está zanjado, y volver a discutirlo no corresponde. Hasta luego”.

¿Perdón? ¿Acá no hay nada que debatir? Veamos en detalle.

“Acá no hay nada que debatir.”

Si, hay cosas que debatir, si no fuese de ese modo, ni siquiera estaría posteando esto. Ha aparecido como tema previo a una elección presidencial, pero eso no quita que haya quedado un sabor agrio luego de que lo “pro vida” haya movido la línea que roza la “anti libertad” y el “pro dogmatismo”.

“Mandar un proyecto a estas alturas no corresponde, por que hay un pronunciamiento de la contraloría General de la República que norma en el sentido de no entregarla.”

¿Y?. Respeto a la Contraloría, no obstante veo que nuevamente tiene una interpretación errada de su rol. ¿La CGR emitió su fallo? Si, lo emitió y se respeta lo que diga -independiente del cumplimiento- pero eso no supone haber escrito en piedra un mandato divino e irrevocable por humano alguno en el universo. Las propias leyes pueden modificarse!, la propia carta fundamental puede modificarse!. En vista de esto, no puedo pensar otra cosa que no sea querer evadir una responsabilidad de su cargo.

“Entonces lo que hay que hacer es cumplir con lo que se señala.”

Si, pero no bloquea el pensar, el discutir o el tomar acciones en pro de modificar dicha resolución.

“El tema ya está zanjado, y volver a discutirlo no corresponde.”

Permítame insistir en lo mismo. Usted intenta evadir su responsabilidad como representante.

“Hasta luego”.

Cortar el teléfono. Cerrar la puerta. Caminar rápido y evadir la grabadora. Agacharse y meterse al auto.

Celso, todos sabemos que ya tienes el 50% de la diputación. Espero que al menos te instruyas de lo que hace y significa ser diputado y representar a los ciudadanos y no seas un invisible afincado que solo fue a asegurar su jubilación al hemiciclo.

// 536