Voto electrónico, el regreso

Tras cada elección se reabre la discusión del Voto Electrónico. Con el paso de los años y elecciones, podemos ver que sobran dedos para contar los países que actualmente lo han implementado: E.E.U.U., India, Bélgica, Brasil, Estonia, Filipinas y Venezuela. A su vez, entre quienes lo implementaron y terminaron volviendo al sistema en papel se cuentan Reino Unido, Irlanda, Holanda, Finlandia y Alemania, siendo declarado inconstitucional en este último.

La vulneración del secreto del voto (incluso a distancia), analfabetismo digital (exclusión) y cerrar la posibilidad de verificar el proceso únicamente a integrantes de nuestro gremio, son solo algunos de los puntos a considerar, frente a un sistema tradicional, en papel, de amplio conocimiento y aceptación, con voto secreto, verificable por cada ciudadano en cada conteo a viva voz y con resultados en horas.

La tecnología puede abrir oportunidades notables para fortalecer la democracia, sin duda. Desde la transmisión online de las sesiones de concejos municipales en cada comuna, de comisiones del parlamento, difusión de acciones de transparencia activa y pasiva o interacción casi directa entre representantes y ciudadanía. Muy distinto es dejarse llevar por la premisa de que la digitalización de todo proceso sea siempre deseable.
No intentemos reparar algo que funciona, pongamos el esfuerzo en lo que sigue pendiente.

Profundizar en entrega de datos a nivel territorial, por mesa, de gastos de campaña, fortalecer acciones de apertura de datos eleccionarios sumados a los ya existentes, parecieran ser algunas de las acciones a desarrollar de modo de completar un sistema eleccionario que al fin de cada elección es motivo de orgullo para la República.

// 1

Participando de 5° Seminario LAVITS

La semana pasada tuve la oportunidad de participar del 5° Seminario de la red Lavits, organizado por el Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile en conjunto con la Fundación Datos Protegidos. Este seminario abordó temáticas de vigilancia, democracia y privacidad en América Latina, por lo que al aparecer el CFP recordé el caso nuestro del globo que está queriendo parir desde semanas antes de las elecciones de octubre de 2016.

En un país sin memoria y donde las comunas lo reflejan, es importante dar tiempo a documentar y mantener historias que como esta, dan cuenta de quienes somos, en qué estamos o estábamos pensando y cuál es la escala de priorización que utilizamos. Por esto, la oportunidad de contar esta historia era inmejorable.

Lo hicimos poniéndola en un contexto latinoamericano ya que como sabemos la idea no nace en Curicó, ni siquiera en América Latina pero es un contexto cercano a ese lejano Israel. La propuesta finalmente la titulamos como “De drones a globos de televigilancia en América Latina: el caso de Curicó”.

Además de la historia -notable- a la fecha, nos tomamos el tiempo de intentar verificar si estamos pensando en lo mismo, o mejor dicho, si estamos sintiendo lo mismo, a través de un sondeo para ver si estamos de acuerdo en cuanto a ideas esenciales de delincuencia, seguridad y televigilancia en la comarca. Para nuestra sorpresa -quizá no tanto- el resultado es que estamos pensando parecido a los resultados de Paz Ciudadana y Adimark. Esto debería abrir la pregunta acerca de los supuestos esenciales en los que se basó el globo, cito: el clamor popular, la poca efectividad de televigilancia fija, la falta del “trabajo mancomunado” y otros argumentos para intentar lograr el capricho.

Pronto sumaremos mayor información.

// 1