Nosotros, la gente: es un tema político

“We the people”. Así comienza una de las obras referentes de la política mundial. En este caso, me referiré a “Nosotros, la gente”, en el espacio de lo público, de la polis, preocupada por la polis o mejor dicho, de esa agrópolis llamada Curicó.

Con el cuestionamiento abierto a causa de los viajes, una de las reacciones obvias es la de invalidar al acusador (falacia ad hominem que le llamaban antes). De todas las posibles, decir que este es un tema político tiene toda cabida, aunque intente ser mostrado como causa de destierro. En efecto, “nosotros, la gente” podemos también ser parte de lo público, de la construcción de la agrópolis, más aún, cuando lo central es preocuparse de su presente y futuro.

Me conmueve poder ver el interés que este tema ha logrado en redes sociales, eso que conocíamos como una disforme “opinión pública” ahora toma nombre y apellido, logrando incluso que la propia autoridad intente encauzarla a través de conferencias de prensa y estrategias de última hora para lograr una salida digna desde el fondo. La forma más simple y tradicional de hacer política, es pidiendo el voto cada cuatro años y descansar los otros tres. Mejor aún, teniendo sesiones una vez al mes, evitando en lo posible que la tabla sea difundida o, todavía mejor, en citación extraordinaria. Como vemos, no será fácil salir de esa inercia.

¿Qué pasaría si la ciudadanía no abre esta conversación? Efectivamente, el espacio abierto en lo público y que antes se suponía sólo podría usarse por “los políticos” en Curicó, hoy pasó a ser parte de quienes aspiran a estándares distintos, a veces sin siquiera ser parte de un partido para participar y tener logros. La ciudad es de todos, nos importa a todos y tiene sentido, ya que su futuro se une con el nuestro y nadie en su sano juicio desearía un futuro aciago.

Los silentes políticos “profesionales”
Y si el espacio de lo público, fue dejado por los “profesionales”, esos que bajo la idea de algunos concejales serían los únicos que pueden arrogarse la “política” como suya, aparecen las demás preguntas. Cabe una sutileza: los ciudadanos tenemos el interés de participar, en cambio, “los profesionales” de la política tienen incluso la obligación legal de hacerlo. Cuando hablamos de fiscalización, además de la propia ciudadanía, debe aparecernos en mente a quienes pagamos por mantenerse atentos: concejales, diputados y contraloría. Entendiendo que los concejales son parte comprometida y que Contraloría podría aprobar hasta un viaje a la luna mientras la documentación calce, nos quedan nuestros honorables representantes: los diputados.

Con la interposición en tribunales del pedido de búsqueda de verdad, se tensiona la balanza que sólo tiene dos platillos. Si uno de los platillos llega a señalar que efectivamente aquí hubo un delito, ¿qué pensaremos de quienes debiesen fiscalizar, o mejor dicho, deberían haber fiscalizado?, ¿será cuestionable la cercanía entre concejales y diputados, lo que “podría” constituirse en un conflicto de interés, con resultado de delito?, ¿tendrán palabra de esto los Honorables Senadores del Maule o sólo volverán de Valparaíso cuando la sed de statu-quo se aquiete?

No permita la virgen que mira nuestro proceder desde el cerro, que estemos aquí frente a un delito. Menos aún cuando la ciudadanía mira expectante al resultado. Por el contrario, tal como ese cerro, abierto y público, ojalá que la esfera de lo público siga llenándose por quienes esperan una ciudad mejor, con màs paciencia que arrogancia, por “nosotros, la gente”, haciendo política allí donde otros dejaron de hacerla.

// 869

El último viaje

Dedicatoria
Por lo general no hago dedicatorias en los posts, pero este lo dedicaré a tres grupos. El primero a los Diputados, que estando encargados de fiscalizar se mantienen centrados en tirar caca al lado opuesto sin hacer la pega. El segundo a los Concejales, que por estar dentro de todo esto no se fiscalizarán a si mismos y, por último, a los medios de comunicación, que en su rol de “mediación” e “investigación” han preferido mantener el statu quo sosteniendo la premisa de no morder la mano que da de comer.

Transparencia pasiva
Por fin llegó. Luego de un periodo de extensión de tiempo solicitada por la Secretaría Municipal de Curicó, llegó la respuesta a la petición de viajes, montos, destinos y capacitaciones realizada el 5 de septiembre de este año vía Ley de Transparencia para el periodo 2008 – 2012.

La respuesta tiene de todo, desde información que no enviaron pero dicen tenerla disponible en la oficina (¿?) hasta información enviada en formato legible pero no procesable a la primera. Es trabajo poder procesarla para lograr información útil por lo que este post lo entregaré usando principios de agilismo para poder abordarlo ya que creo importante contar con este tipo de información -cerrada- para tomar una decisión este domingo. Este será el motivo del permanente “(en edición)” de más abajo.

Es importante señalar un supuesto fuerte: no cuestionaré la veracidad de la información ya que asumiré un trabajo profesional por parte de quienes generaron la información (noto más de una mano en la elaboración). El segundo supuesto es que la información está cuando debió estar, vale decir, no hubo espera intencionada en enviar la última semana previa a la elección. El tercero, es que ante la premura del cumplimiento del plazo se privilegió la entrega y no estandarizar la información (problemas de completitud, estándares, ¿ofuscación? y consistencia).

La metodología
Recibí 5 tablas Concejales del 2008 a 2012, 5 archivos excel de Funcionarios del 2008 a 2012 y 1 de alcaldes de 2008 a 2012. El primer paso fue estandarizar o intentar estandarizar la información año por año de modo de generar tres tablas: consolidado concejales, consolidado funcionarios y tabla de alcaldes. De esas tablas se origina la información que iré exponiendo en este post.

Luego de procesar y consolidar puedo decir un par de cosas. Como ya señalé, noté más de una mano en la elaboración de la información. Esto es evidente en el caso de concejales, en donde no se si por desorden, falta de estándares o simple ofuscación, ya que en un mismo año son visibles un pegoteo de información y concatenación desde una tabla madre, la que obviamente no me entregaron. Peor aun cuando se compara esta información con la entregada de Funcionarios: legible, clara, ordenada, en fin, digna.

Comparando también es evidente que o no se tiene la información o no se quiere entregar, la asociada a los proveedores de servicios de turismo, perdón, de capacitación en el caso de concejales. Pedí tanto para Concejales como Funcionarios el dato de proveedores, pero sólo llegó en el caso de Funcionarios.

Finalmente, cada tabla cuenta con un campo “monto”. Vienen además 3 ítemes no separados -brillante concatenación ¬¬ – con información de “viático”, “movilización”, “inscripción”. Obviamente, lleno de inconsistencias: unos tienen valores, otros no, sumados sobrepasan el valor de monto, otros están por debajo, etc. lo que me llevó a definir 2 resultados, uno con monto y el otro con el máximo entre “monto” y la sumatoria de “viático”, “movilización”, “inscripción”.

Los viajes
He hablado acerca de los viajes con dinero público anteriormente –los que a veces no sirven– y de ahí podrán revisar la línea argumental que da pie a esta petición y a analizar esta información por lo que no redundaré en eso y me enfocaré en la información recibida.

Rendición pendiente
Luego de realizar un viaje, se debe entregar el reporte de gastos realizados con dinero público. Realmente luego de cualquier gasto de dinero público debe realizarse una rendición. Básico. Parece no ser tan básico ya que todos los concejales tienen rendiciones pendientes.

En orden de incumplimiento: Luis Rojas (22), Mario Undurraga (20), Enrique Soto (13), Miguel Limardo (10), Jaime Canales (9) y Javier Muñoz (1).

Aunque parezca sorprendente, incluso faltan por rendir concejales del periodo anterior: Edgardo Barra (4) y Emiliano Rojas (1) por el año 2008. Recordar que la info es desde 2008 por lo que puede que para atrás persista la situación, vale decir, puede que incluso concejales reelectos tengan rendiciones pendientes.

El total pendiente por rendir supera los $25.000.000. ¿Los fiscalizadores se fiscalizan entre ellos, estando todos en evidente incumplimiento?, ¿Contraloría vió esto?, ¿Los diputados -fiscalizadores también según la Constitución- lo vieron?. Un osado podría incluso podría cuestionarse si esos viajes se realizaron, en vista de no haber rendición que los avale.

Gracias, tengo 6 candidatos menos de donde elegir.

Destinos
Esbocé este tema en otro post anterior. Algo pasa con Curicó que a los capacitadores no les agrada Curicó o bien en las cercanías no hay lugar como para capacitarse. Raro teniendo población flotante de sobre 6.000 estudiantes. En fin, los destinos más repetidos son estos según la nube de tags.

Nube de tags

Al parecer, las mejores capacitaciones y seminarios se realizan cercano a la arena y a las puestas de sol.

Es interesante el contraste de destinos que por ejemplo tienen los funcionarios municipales al momento de capacitarse. Además de tener capacitaciones online -sin moverse de la ciudad- se concentran en Talca y Santiago como muestra la nube.

Destinos funcionarios

Se ve clarita la prioridad. Me pareció positivo ver por ejemplo que uno de los pocos viajes al extranjero fue post terremoto en cómo abordar emergencias, tiene sentido, frente al gasto y a las otras giras turísticas. Este punto es importante ya que por lo general los funcionarios se mantienen dentro del munipio y, sobre todo en áreas técnicas, sería lógico capacitar de mejor forma para que logren una mejor administración ya que, quiéranlo o no, gran parte de la pega se aleja de los flashes y el glamour vinoso de ese de las publirevistas de papel couché.

(en edición)

// 617

El día en que los consumidores vencieron

Yendo a la Universidad, tuve que tomar un colectivo. Funcionan de esta forma: si se llenan -3 ó 4 pasajeros, criterio del conductor- salen, si no -menor a 3- esperan todo lo que quieren o lo que la presión de sus colegas que están en la fila por pasajeros.

Acercándome, vi que en el colectivo que tenía el turno de salida, tenía dos pasajeros: uno en el asiento del copiloto, uno atrás. Acercándome un poco más, era una señora en el asiento de copiloto y un compañero de Ingeniería Civil Industrial atrás. Conversando delante del colectivo, estaba el conductor y ganas de terminar la conversación no tenía.

Me subo y palpo el ambiente. Mi compañero de universidad tenía que tomar un bus para ir en viaje de estudio a una empresa y la señora, venía de un control médico y a pesar de que usualmente usaba otro transporte más efectivo -minibuses- prefirió por su cansancio tomar la locomoción más cercana. Comenzando a conversar, ambos expresaron latamente su descontento con el servicio, ya que por lo general, al tener tres pasajeros, el colectivo se pone en marcha y encuentra el cuarto en el camino.

El conductor no cesaba de conversar enfrente al automóvil y tampoco cesaba el malestar de los pasajeros. El conductor termina la conversación y un hálito de esperanza se siente al pensar que se subiría, encendería el motor y pusiese en marcha al destino. Pero no fue así, se dirigió donde sus colegas y siguió la charla con ellos. En ese momento todo cambió.


Imagen algo representativa del colectivo.
Foto por Metropolis PCM
En vista del malestar y urgencia de mi compañero le propuse que presionáramos al chofer y si no tomaba en cuenta la presión, que optaramos por ir a tomar un minibus, de esta forma, el chofer tendría que tomar la decisión de empezar a moverse o esperar nuevamente a que otros pasajeros subieran. Para nuestra sorpresa, la señora gira su cabeza y nos dice “si ustedes van al terminal, yo los acompaño”. Ya decididos, nos bajamos del colectivo los tres a la vez, uno por cada puerta. Los colegas le muestran que estamos bajando y el hace la finta como si fuese a salir. Le pregunto que a que hora sale y contesta con un “ligerito”, le retruco con un “sale antes de irnos a tomar un minibus?” y entiende de inmediato el mensaje, responde afirmativamente, sube al colectivo y nos vamos.

Moralejas de la historia
– Los consumidores asociados pueden más que dispersos.
– Si no habla, nada pasa.
– Genere alianzas con desconocidos y confíe.
– Como consumidor, defienda su posición.

// 194