El Chile que queremos vivir

El terremoto me encontró en Santiago. El edificio en el que vivo, el caos, las sirenas, la oscuridad, el lobby lleno y la vigilia siguen en mi mente. También la caminata zombie por la mañana para ver cómo había quedado la ciudad, la moneda, la plaza, la polvareda, pero no fue ahí cuando la magnitud del daño fue asimilada.

Los barriles apilados de una empresa de salsa de tomates en el suelo acercándose al epicentro daban cuenta de la roja alerta. Tenía que acercarme donde vive mi familia y por consiguiente donde había estado mi propia vida en el pasado reciente. Llegué a Curicó y luego a Curepto. Casas en el piso, otras en demolición, carpas por todas partes y maquinaria pesada tomándose las calles por donde anduve en bicicleta desde niño.

Con el obvio nudo, ante la evidencia explícita de esos tres minutos, se precipita la decisión, la elección de bando del que estaríamos y la que creo que la mayoría ha tomado: reconstruir. Se ha perdido un pasado, sabemos que no debemos seguir aumentando la pérdida. Conocemos el ciclo desde el momento de nacer, por tanto habrá que volver a iniciar el ciclo.

Del mismo modo en que cayeron construcciones de cimientos precarios, la sociedad evidenció la precariedad de su equilibrio emocional, económico y social. Tal como se reconstruirán viviendas en su momento, cabe tomar la segunda gran decisión: qué queremos construir. ¿Queremos lo mismo de antes?, ¿queremos el mismo Chile de antes?, ¿queremos un trabajo bien hecho y pensando a futuro?, ¿qué queremos?.

Como en su momento inundó la terminología post-traumática con los “daños estructurales”, “fisuras”, “calculistas”, etc., hoy comienzan a surgir los “planes maestros”, “estructuras modulares” y un sinfín de iniciativas de apoyo. ¿Qué queremos?, si pensamos en planes maestros que esbocen un futuro posible para las ciudades que haya que reconstruir desde cero o planes de reconstrucción para aquellas patrimonialmente destacadas, debemos percatarnos en los errores del pasado para no volver a caer en ellos.

El secretismo administrativo tiende a cerrar las puertas a una labor coordinada con quienes harán su vida en tales sectores que se planean. La primera intuición nos hace pensar en que no debe ser una labor centralista sino distribuida tanto geográficamente como por las voluntades de quienes integran tales geografías. Podremos apelar al sentido demócrata de representantes para ciertas decisiones, pero la vida y construcción de cientos o miles de casas, barrios, calles, etc., es una labor demasiado compleja como para ser efectuada por un solo humano, tanto por capacidades como por tiempo. Es por ello que se debe incluir en este esfuerzo no solo a la elite administrativa nacional/regional/comunal ni tampoco agregar solo a la elite económica que en base a dinero ha comprado el cupo en la reunión, sino que a quienes vivirán, tendrán su familia y usarán tales ciudades día a día quizá hasta su muerte.

Mientras esto pase, deberemos ocuparnos de una tarea doble: la de no acostumbrarnos a esto como algo “normal” por ejemplo en base a la rutina -vivir en carpas o mediaguas- y la de no permitir el olvido de todos aquellos que día a día sufren por un terremoto que ha derribado parte de sus vidas –por ejemplo, por un mundial de futbol. Por ellos, no perdamos esta oportunidad.

Este punto de inflexión inevitable puede ser una oportunidad inimaginable para pensar, desde el Bicentenario, en el Chile que queremos vivir.

Post concursando en:
Concurso GV2010

Actualizado
Este post concursó con más de cien y fue seleccionado entre los 5 finalistas. Casi logró el primer lugar :p

// 366

¿Por qué mejor no te das una vuelta por Curicó… Senador?

Andrés, tu no eres un novato. Naciste el 36′ y desde el 63′ has tenido figuración pública. Tienes una vida hecha. Ministro 3 veces, otras 4 Senador, alguna vez presidente del Senado, etc…

Independiente de lo que piense o no de tu vida política, debo aceptar dos hechos: fuiste electo democráticamente por este periodo —en una democracia “en la medida de lo posible”, por cierto— y la historia sabrá juzgar.

Por lo pronto, creo que entendemos la prioridad en Chile. Creo que todos estamos claros para dónde va la micro. Imagino que aun más en tu nuevo rol de Senador recientemente jurado.

No tienes que mostrarle nada a nadie… salvo a tus electores.

Tus electores no están en Cuba. Están en El Maule, región profundamente afectada por el quinto terremoto del que se tenga registro en la vida moderna. El Maule es tu circunscripción, recuérdalo!

Te pido, por todos aquellos que, quizá ni te vieron por que su TV cayó al suelo o por que sencillamente no tienen una casa, que te concentres, te pongas en contacto con eso que le llaman “servicio público” y que simplemente: hagas tu pega.

Gracias.

// 409

Casualidades y causalidades en Curepto

Llegué el sábado a Curepto. El panorama no se si era mejor o peor que cuando las casas estaban con el evidente diagnóstico de demolición, pero ese día, el apoyo de mineras del norte del país iban borrando el desastre que el terremoto, la poca previsión y el adobe hicieron. Las faenas de demolición con equipamiento industrial, a mi modo de ver son necesarias y, en vista de los recursos con los que el municipio y habitantes de Curepto cuenta, impagables.

Los puntos de referencia comienzan a desaparecer de a poco. El Pobre Diablo ya no está. El deportivo ya no está. Curepto va convirtiéndose de a poco en esta etapa en un SimCity de pocos años de vida, que no son ni el reflejo de los antiquísimos caseríos iniciales post-aborígenes del Siglo XVIII.

Patrimonio, sin capital no es patrimonio
Pero hubo algo raro esta vez. Frente a la labor de diagnóstico que casa por casa realizaron el Cuerpos de Bomberos de La Serena (CBLS) y el CBM -recuerdo las iniciales por sus marcas de spray rojo puestas en la fachada de las casas- ahora había spray verde, con una cruz sobre la marca anterior y dos letras: UC.

Es simple decir “nos gusta la casa, por favor no la demuela” y volver a Santiago, lo complicado es hacer carne la reconstrucción de propiedades que, en algunos casos, estuvieron construyéndose por años.

Mis padres me contaron que un equipo de la UC había intentado convencerles de no demoler argumentando razones patrimoniales entre otras. Mis padres en su pragmatismo ante el evidente estado de destrucción -interna- optaron por demoler. Me aparecen varios puntos aquí. El primero es el de la arrogancia frente al trabajo de terceros, sin siquiera consultar a moradores, vale decir, el respeto importa al momento de ir en ayuda de otros. Entiendo completamente el interés -aunque haya sido gatillado por el terremoto y no anterior- por mantener la arquitectura típica, lo entiendo y lo comparto, por que es uno de los grandes recuerdos que quedan de mis primeros años, los que tuve la fortuna de viví allí. Ellos, desde luego, debiesen entender a su vez el interés que desde la propia comunidad se tiene para con lo que se ha -o se había- ido convirtiendo en uno de sus grandes valores.

Me parece al menos cuestionable viajar desde el indolente Santiago a convencer, a quienes viven de algún modo en las ruinas de casas a punto de caer, de que las mantengan en pie -sin arriesgar un ápice de si, por cierto- y sin dar una solución material o económica que haga factible recuperar tales propiedades afectadas. Es simple decir “nos gusta la casa, por favor no la demuela” y volver a Santiago, lo complicado es hacer carne la reconstrucción de propiedades que, en algunos casos, estuvieron construyéndose por años.

No me gusta ver Curepto así. No nos gusta ver Curepto así. Menos nos gustaría verlo como el pueblo de las mediaguas o, extrapolando, la(s) region(es) de la(s) mediagua(s). Pero se requiere de soluciones ante un invierno que se aproxima.

Las coincidencias que no coinciden
Por lo aleatorio de mis acciones del domingo, algo hizo que dejase de pensar en coincidencias. Como no hay energía eléctrica en casa -de hecho, no hay empalme- fui al municipio a cargar mi teléfono. Acercándome hacia él, pude ver al fondo de la plaza como el cura realizaba la habitual misa dominical en la plaza, frente a las ruinas de una iglesia destruida. Emotivo realmente.

Entré al municipio y oi gente en su segundo piso, por lo que subí. Al llegar vi que en el Salón Municipal había una exposición. Fuera de la sala, algunos funcionarios del municipio ubicaron algunas sillas para ver la presentación. Yo solo quería un enchufe, pero algo me hizo ver hacia dentro del salón. En las diapositivas destacaba nuevamente dos letras: UC.

Veo la audiencia y noto funcionarios municipales, representantes de algunas instituciones locales, un representante del Ejército, cuerpo de concejales incompleto y al Alcalde en primera fila, compartida con un batallón de desconocidos. Ni tan desconocidos, ya que de un breve análisis semiológico noté que eran académicos junto con alumnos lais y, dado el logo, todos de la UC. Yo solo quería un enchufe.

Entré al salón luego de ver que parte de la comunidad estaba representada. Pobremente representada. Desconozco al encargado de la convocatoria, pero una vez dentro, mis estadísticas arrojaron sobre el 70% de asistentes pertenecientes o relacionados a “la pontificia”. Intenté informarme en la reunión y subir la estadística de paso.

Espero que capaciten posteriormente a funcionarios para que usen e interpreten efectivamente los datos e información y que la mantengan. Por cierto, gratis… Pero, nada es gratis. «No free lunch».

Aborígenes y extraterrestres
Luego de oir un rato, me di cuenta lo que sucedía. Un equipo multidisciplinario de la UC se encuentra en Curepto y Hualañé para apoyar a ambos municipios afectados. Vi la presentación del área salud en donde me pareció captar -debo haber sido yo, espero haber sido yo- una clase de “como manejar una emergencia”, lo que para dos semanas post terremoto manejando la emergencia era al menos un relato atemporal. Desatinado habría dicho otro.
Agradezco por cierto, tal como se hizo en el momento, el apoyo y preocupación de un equipo profesional completo en la labor de apoyo, equipo al que, con los recursos con los que el municipio cuenta, sería altamente díficil de contratar. Agradezco sus entregables y obviamente el levantamiento que quedó plasmado en un sistema de información geográfico a disposición del municipio. Espero que capaciten posteriormente a funcionarios que usen e interpreten efectivamente los datos e información y que las mantengan. Por cierto, gratis… Pero nada es gratis. «No free lunch».

El contrapeso de la cruz
Desconozco si es el estilo soteriológico que se emplea usualmente en las “intervenciones” de este estilo o si es solo soberbia académica en el mundo real, pero sentí la necesidad de ver un contraste, una contraparte técnica/académica real, un contrapeso académico que de paso apoye la labor aportando miradas distintas a las basadas en la gestión de la emergencia -Municipio- y la labor de pensar el futuro -UC en este momento-. Intuyo que la respuesta rápida sería quizá UChile o UTalca pero al menos una visión más es requerida. De igual modo, contar con una mesa representativa que apoye la construcción no solo de las casas y barrios, sino del futuro, lo que, a mi parecer, es mucha labor para un solo humano, sin desmerecer las capacidades de la actual administración.

La catarsis
Estamos en emergencia. Probablemente la re-acción sea la constante y lo que de algún modo implica la falta de reuniones de coordinación entre concejales-alcalde. Según pude notar, era la primera reunión que tenían, lo que, lejos de aportar a las soluciones, dió pie a la catarsis de los concejales que se encontraban ahí, lo que fue un despropósito y una muestra de la falta de auto-validación y auto-conciencia de lo que sus cargos representan en una comunidad. Además, la ropa sucia se lava en casa. Me gustaría pensar que el interés de ser tomados en cuenta, va por apoyar a las familias necesitadas y no con un fin de aparecer en las fotos de donaciones o gestionar ayudas como comunitarias para luego tomar un cariz partidista o personal incluso. De lo que hay precedente (de color negro).

Invisibles, sin sombra, sin pasar por radios ni medios han llegado camiones de ayuda recolectada por boca-a-boca fuera de Curepto, sin publicidad, sin fotos ni medios, dando con una mano sin que la otra se entere. Igualmente invisibles o ni tanto, por el impacto que tienen, profesionales de distintas áreas han llegado a aportar en la labor. Tengo el sesgo de agradecer a los que menos se notan y menos se esfuerzan por ser notados.

Mis dos centavos de regreso
Dos temas me quedaron de la visita. El acostumbramiento y el olvido. Uno interno y otro externo pueden hacer que los peores temores se hagan realidad. Desde dentro, el acostumbramiento, el ver día a día los vacíos dejados por las casas penetra no solo en el pensamiento, sino en el ser de una comunidad y, probablemente, de mayor forma en los niños que verán esto como natural. Mediaguas, peor aun. No será fácil construir un pueblo casi completo en un año teniendo otras comunas en la competencia y, quizá peor, dos regiones más que también requieren de recursos para volver a ser.

Desde fuera, el olvido. Dios está en todas partes pero atiende en Santiago y, mientras haya agüita, gas, luz, internet y tv-cable, en Chile nada habrá sucedido. A los medios no les gusta zafrada, lo degustan, como degustaron en su momento una tragedia y como lenta pero progresivamente van dando paso a otros temas “altamente importantes” para la ciudadanía.

Enlaces recomendados
Miradas de Curepto
Emergencia Chile
La Escuela de Trabajo Social realiza catastro en Curepto y Hualañé

// 605

Si esto fuese una guerra…

…responsabilidades políticas y técnicas hay, y los que saben que las tienen debieran tener la valentía de afrontarlas de la manera que corresponde. Es obvio que tienen que seguir trabajando y tratar de hacerlo mejor, para eso les pagan y bien. Pero cuando se está en la cadena civil-militar de mando hay responsabilidades mayores que se afrontan de inmediato, como el relevo del mando. No todo son juegos y simulaciones con soldaditos de plomo. Aquí se perdió una guerra y punto.
— Santiago Escobar en El Mostrador

// 142

Terremoto en Chile

A mis padres y a mi familia, como a tantos, el terremoto les dió orden de demolición. Al menos están sanos y salvos. Sin duda es una situación apremiante, pero también entendemos que hay otros que lo estan pasando incluso peor. Ayer estuve en Curepto, hoy en Curicó y el panorama es desolador. Recuerdos y una vida-pasada en el suelo. Es irónico pensar en que ya los servicios están restituídos aquí en Curicó -en Curepto hasta ayer, nada- incluso internet y poder conectarme rodeado de murallas agrietadas de adobe que como tantas, volverán de nuevo a la tierra de donde salieron.

Puede que por trabajo u otras obligaciones limitantes no puedan apoyar presencialmente, pero cualquier apoyo material será bienvenido. El apoyo moral… créanme que aun no se cómo se lo pueden entregar vecino a vecino dentro de la propia catástrofe. Por eso les pido que apoyen de alguna forma a esta zona, a través de alguna de las campañas ya iniciadas o vía donativos internacionales en instituciones reconocidas. Ya no pediré que alerten tsunamis a tiempo, ni que restablezcan el orden cuando deben, tampoco que movilicen camiones como los de las caravanas de camiones particulares que vi ayer en ruta a la costa, pero si pediré que de vuelta de Cachagua elaboren un plan de emergencia acorde con su aspiracional y ansiado título de “país desarrollado” y que, si no actuaron a tiempo, que al menos liberen los recursos desde sus acolchados sillones para la reconstrucción necesaria: no queremos hospitales de campaña por años ni morgues en camiones de frigoríficos por siempre.

// 403