De vírgenes, crucifijos y paredes de espacios públicos

Columna publicada en El Quinto Poder

Ya se habló acerca del arribo de las vírgenes a la Junji, no obstante, ayer en la clase de historia del Presidente, apareció un símbolo en la muralla que estuvo a su espalda durante la clase. Un crucifico decoraba lo alto de la sala de la escuela pública Millahue D-405 de Cerro Navia.

Ver aquella imagen en un colegio público llama a cuestionarnos en dos sentidos posibles: ¿Dónde están los demás símbolos espirituales? O bien ¿qué hace eso ahí, en una institución pública? O todos o ninguno. La división entre Estado-Iglesia, luego de un intenso debate en las postrimerías del siglo XIX, incluso dio como origen el nacimiento de la Universidad Católica de Chile, como trinchera académica para el nuevo siglo. Las “Leyes Laicas” aseguraban un Estado Laico, que respetaba las diversas confesiones existentes de la época, pero no incluía dentro de sí a alguna de ellas en particular.

Entre Educación Media y Básica recuerdo haber estado en al menos una decena de salas de clase, pero nunca en mi vida vi un crucifijo ni una virgen en aquellas murallas públicas. Es más, en pleno gobierno de Augusto Pinochet -período en el que cursé parte de mi Educación Básica-, con patrona del ejército y todo, nunca vi algo de ese estilo. Qué decir de la época universitaria en una universidad tradicional no confesional. La Educación Pública de la que soy fruto -a mucha honra- debiese promover al menos una ecuanimidad que entregue herramientas ante una posible elección espiritual de los niños y jóvenes, pero no obligar a nadie a tomar una opción en particular en caso de no tenerla, o peor aún, a aquellos que ya profesan alguna religión distinta a la que se supone estadísticamente mayoritaria.

La Educación Pública en sus establecimientos -no ignoro en este punto el deber de los alcaldes de garantizar ciertos estándares laicos como responsables comunales- podrían permitir a lo más en sus murallas, en un sentido de compromiso con la institucionalidad democrática y republicana que ostentamos tener, un organigrama de los poderes del Estado y quienes los dirigen, de modo de fomentar una cultura cívica desde la infancia. A decir verdad, una foto del Presidente sería más atingente que una cruz en un Estado realmente laico.

Sigo sintiéndome en el siglo XIX. Al parecer, todo aquello que nos parecía obvio, no lo era.

// 1282

Memento mori

Chile conoce a Karadima. A pesar de no haber pronunciado palabra durante estos días, emerge de todo esto una particular forma de ver el asunto, la que me sigue sorprendiendo. Podrá ser cierto/falso el asunto de fondo que pudimos ver en el reportaje de Informe Especial, tendrá que determinarse luego de las típicas investigaciones y procedimientos occidentales que intentan develar “una verdad” para el asunto, por lo que quiero llevarlos a un tema que pensé que teníamos resuelto. Y hace tiempo.

En el reporte, aparece como cercanos al cura se violentan y ofuscan cuando ven una cámara acercándose –ok, cada uno reacciona como quiere– pero a pesar de el inmenso cariño, alta estima o credibilidad que haya logrado en la feligresía –aceptemos que están entrenados para lograr este objetivo– me asombra el nivel de ceguera y sordera al que puede llegar el ser humano en pos de creer.

Recuerda que eres mortal
Puede sonar brutalmente básico, pero los mortales debemos responder por nuestros actos. De ser actos que no respetan la ley, deberá procederse a través de los canales encargados de la justicia. Asumo, como se puede colegir de lo anterior, que tanto curas como monjas son humanos antes que todo y, a pesar de que esto parece ser brutalmente básico también, me parece que puede ser uno de los motivos por los cuales la veneración surge. Una sotana o un hábito no hace al monje o monja, sino una entrega real hacia un fin superior, supremo, trascendente. Ser célibe tampoco asegura el logro de convertirse en una reserva espiritual.

“Fíjese, es que ha sido tan bueno”
Yo a lo más podré ser un hombre bueno. Ellos podrán ser santos. Esto no quiere decir que yo o ellos lo seamos. Somos humanos y como tales debiesen responder ante la justicia. Por más buenas que sean sus obras, tampoco justifica o evade del dominio de la justicia o cumplimiento de normas establecidas. El Hogar del Buen Samaritano debe cumplir con la normativa laboral. El Hogar de Cristo tambien. De hecho, el creer ciegamente tampoco justifica la violencia por parte de sus cercanos que, más que aportar, entorpece el camino hacia la justicia. Fanatismo le llaman.

Miedos de medios
Punto aparte –again– merecen nuestros nuevos diarios oficiales. Me parece haber visto esto antes pero a nivel pequeñ. Tuvo que aparecer ni más ni menos que en The New York Times para ser noticia en Chile. ¿Qué tal?. En este caso, mis felicitaciones a Informe Especial que encontró el modo de transmitir el reportaje pese a las presiones, cojones que le faltaron a Contacto cuando quiso transmitir la investigación de la Cámara de Diputados que aun esperamos.

Esto se pudo observar desde luego durante la visita digna de Ripley que hizo Bertone, con acusaciones viralizando país por país, lo que, desde luego, nuestros medios no cubrieron, mostrando así un ombligismo grotesco o bien una conveniente “mesura”.

Podremos creer en lo que queramos. Podremos tener la religión que deseemos y asumir sus postulados, pero ello no da pie a que en tal contexto las ovejas o los pastores tengan manga ancha para satisfacer sus personales intereses de ser reñidos con el marco legal –moral previo, desde luego– en el territorio en que se encuentren.

// 1225

La estatua del Papa

Esto me parece un déjà vu. Creo haber escrito este post pero con otras palabras. Si bien se ha cancelado el Papa Bicentenario -de dimensiones bíblicas- que se quería poner en pleno barrio Bellavista de Santiago, me parece interesante algunas hebras de la conversación. Más aún luego de ver los comentarios en este post.

Primero: Curicó ya tiene uno :p
La estatua de JP2 no será la primera en Chile. Hace algunos años, en la política pro monumentos gigantes impulsada en Curicó -hablaré del tamaño líneas más abajo- apareció la estatua un poco mayor que tamaño natural, a las afueras del Estadio La Granja. A diferencia de Santiago, en la comarca eminentemente conservadora, no hubo mayor debate, lo que dió un espectáculo de pésimo gusto al posicionarlo justo en frente de otra estatua, en donde un jinete montado golpea a una vaca. Es cierto, Ghandi ganó y lo pusieron enfrente a árboles y naturaleza de la Alameda. Dejándo de lado la ironía, JP2 es un símbolo, vale decir, “representa” ciertos conceptos los que, a mi modo de ver, distan notablemente de una vaca golpeada.

El tamaño
Somos humanos. Creemos biológicamente que más es mejor y ha sido así desde el inicio de los tiempos, mostrando predominio y fuerza por tamaño, ya que es la forma primitiva de distinción. Es cierto, hay logros notables como la propia Torre Eiffel, con la salvedad que el tamaño en ese caso no fue para evitar la micción de parroquianos de Bellavista. El problema del “porte” es un clásico, medir, medirse, comparar, para perder o ganar viene en la genética humana.

El aporte
¿Da valor a aquel punto de la ciudad la estatua?. Lo ignoro, pero echando a volar mi imaginación, presiento que hay varios fajos con cara de Andrés Bello detrás de su construcción. Ignoro también el ítem del gasto -¿o inversión?- aunque también presiento que va con cargo a la cuenta de marketing. Independiente de eso, me parecería genial que la universidad en cuestión asignara tales recursos a becas o beneficios para futuros estudiantes. De igual modo, sería genial que los mecenas conservadores pudiesen enfocar en tal sentido su filantropía. JP2 estaría orgulloso :-)

Liberar el deseo
Crear una estatua de lo que sea puede ser un deseo humano. Es. La universidad en cuestión si tiene el deseo de rendir tributo a JP2 está en todo su derecho. Viene a mi mente algunos de los campus universitarios chilenos de universidades tradicionales, en donde además de esculturas, existen enormes homenajes a momentos históricos, próceres y filántropos locales, etc., vale decir, cuando quieren poner una estatua de proporciones lo hacen. ¿A donde apunta todo esto? A que si efectivamente la universidad desea rendir tal tributo, pudo hacerlo inclusive desde el momento de planificar la construcción, no solo arquitectónicamente definiendo un espacio en la construcción sino por ejemplo, homenajeando por medio del nombre del campus recientemente construido. Sin decretos, sin municipio, sin filtros.

Chile multicultural y ¿consecuente?
Existe un tema importante que vale la pena distinguir. Creer en Dios no implica creer en una Iglesia en particular (como algunos intentan confundir en los comentarios del post linkeado arriba). Tener una espiritualidad elevada no tiene que ver únicamente con tener filiación en alguna de las religiones que se disputan a los creyentes por diversos medios, unos más públicos que otros, unos más selectos que otros. Los monumentos son símbolos y JP2 también lo es dentro de un contexto particular, por esto, me parece raro tener este tipo de conversaciones aun cuando la Iglesia desde 1925 está separada del Estado en nuestro país.

Teniendo libertad de culto y siendo la religión un asunto personal-social -por lo de religar- me parecería apropiado rendir tributo a aquello en lo que creemos por medio de nuestras acciones y no por medio de un comprable ícono. Vale candy llenarse de vírgenes y santos si basureamos al resto, andamos con la mentira lista, nos hacemos los lesos cuando otros nos necesitan o usamos el poder de forma despótica.

Para finalizar, cabe recordar que alguien expulsó a los mercaderes del templo. Los templos del saber debiesen practicar la misma medida.

// 215

La píldora del día después

Ayer en Tolerancia Cero a raíz de la Píldora del Día despues fue entrevistado Dr. Horacio Croxatto. Ya está disponible el video en dos partes: parte 1 y parte 2.

Para saber quien es el Doctor Croxatto en la propia entrevista, vea el video 2 desde el minuto 02:51.

Independiente de lo que diga la ciencia, si Contraloría General de la República lo decide, no se puede discutir.

No hay mas comentarios.

// 997

El lujurioso Cardenal Medina


Foto por Aaron Quigley
Madonna llegó a Chile y ya hizo su primer concierto. En paralelo, mientras se realizaba el concierto, se realizó una misa en recuerdo de Pinochet, a quien apoyó a través de gestiones en roma para interceder por él cuando estuvo detenido. En plena misa, el Cardenal Medina calificó la visita de Madonna como provocadora de la lujuria… Etimológicamente lujuria es exceso, tal como este nuevo acto lujurioso de Medina.

“Estos días, mis queridos hermanos, está bastante agitado el ambiente en nuestra ciudad porque viene de visita esa mujer que con una desfachatez increíble provoca un entusiasmo loco, que es un entusiasmo de lujuria”

“Los pensamientos de lujuria, los pensamientos de impureza, los actos de impureza, son una ofensa a Dios y una mancha, una suciedad en nuestro corazón”

Notable. Debe acostarse antes de las 22.00 horas este señor, ya que no ha visto que en los dos canales católicos -13 y Mega- como la silicona hace de las suyas y donde faltan pocos pecados capitales por lograr. Hechos notables como el Wena Bolocco, el baile del koala, el caño, el flaitelité Morandé y otros, muestran lo facil de mover la línea cuando conviene.

Este pasará a formar uno de los grandes momentos del mojigatismo conservador que algunos siguen manteniendo como su bandera de lucha. Ya Velasco lo hizo con Iron Maiden, con Xuxa y su disco al revés y la lujuria de la lambada.

Señora, bienvenida a Chile. Cardenal, antes de cambiar el mundo, dese una vuelta por su casa…

// 398