Todas íbamos a ser reinas

Hace un par de días, con motivo del problema educacional chileno me enviaron un link. Este link iniciaba con una apelación a Gabriela para justificar inicio de una propuesta educativa y cómo ella criticaba al Estado Docente por la falta de espacios para crear y dar rienda suelta a nuevas opciones que contribuyeran a la labor de educar -“apenas deja sitio para poner sabor de alma” decía-, desde luego una crítica al Estado Docente no quiere decir más que eso.

José Piñera “arquitecto del pionero sistema privado de pensiones chileno”[1], en su Propuesta Reforma Educacional -muy a lo good bless Chile por cierto- en su sitio entrega la “Llave del tesoro”, una propuesta de 6 puntos, lo que en sus palabras significa “hacer una profunda reforma educacional, de la envergadura de la que fue la creación del sistema de AFP” (P.6).

Independiente de lo que piensen quienes fueron acarreados desde las “cajas de pensión” para nutrir la nueva forma de™ administrar pensiones de las AFP -acarreo que casualmente no afectó ni a las FF.AA. ni Carabineros-, ello pudiese servir de referencia conceptual para proyectar ideas afines pero esta vez en el área educacional y fundamentalmente en lo que a administración se refiere.

Todas íbamos a ser reinas.

Detrás de esta y otras propuestas, está la ya familiar mano invisible, pero además, está detrás de ella un elemento que, al igual que el emprendimiento, atiborra las presentaciones de ICARE pero del verbo a la carne no llega: la meritocracia.

Todos somos distintos. Todos somos ignorantes o sabios, dependiendo del contexto insinuaba Einstein y bajo estas premisas, podremos desempeñarnos con disímiles resultados dependiendo de la actividad que se enfrente. Esto crea distinciones de diverso tipo y debiese -ojo con el ideal-, debiese, elevar a nuevos niveles a quienes se desempeñen de mejor forma en su particular contexto. La provocación de El baile de los que sobran, es por ello una de las carrasperas vergonzosas que hasta hoy nos persigue como país, patria incluso si quieren llamarle.

Este es uno de los puntos por los que una Educación Pública debiese ser fuerte y reconocida, por que es la base de una meritocracia REAL que permita a quienes tienen y no tienen recursos, tener el mismo derecho a educación de calidad. Cuestionémoslo: ¿es un derecho?, según yo si, me parece hasta obvio, pero al parecer no sería tan obvio.

Pensar que un niño chileno promedio, con enseñanza pública en escuela con nombre de buque gringo (Ie. F320, E33, A3, etc.) sin ser rubio y sin el azar de apellido extranjero, podrá llegar a una gerencia o directorio de alguna empresa nacional es francamente no saber dónde estamos parados. Resentidos! dirán unos, pero mejor que aceptar o no aceptar la frase anterior, sería preguntarle a una empresa de Head Hunters por la probabilidad y perfiles que para tales cargos se manejan. Probabilidad de encontrar apellidos mapuche o de etnias locales sería un gran indicador.

En este marco, nos cuestionamos la existencia de la meritocracia de la forma en la que se nos ofrece y al menos nos da una vuelta al momento de optar, por ejemplo, por un colegio para nuestros hijos: academy, college o algún otro keyword por el estilo debería estar presente al menos para formar red que no implique blonda cabellera o teñido forzoso emergente post 80’s (lectura recomendada: Siútico). Ojo, esto no es gratis, lo que nos lleva a pedir un minuto de silencio por quienes estén dentro de un colegio con luz amarilla o roja. “Oías los consejos, los ojos en el profesor, había tanto sol, sobre las cabezas, ellos pedían esfuerzo, ellos pedían dedicación y ¿para qué? para terminar bailando y pateando piedras”.

Como dice una amiga, “¿y que tanto!, si mi hijo quiere ser hippie y si es feliz de ese modo y es una gran persona, no debiese estar contenta acaso?”. En un mundo relativo, donde los parámetros los pone el entorno, eso no sería posible… salvo que tuviese una empresa de piojos, quizá de trenzados y estampados con tinta natural, que le permitiese tener al menos un gran auto o una rubia siliconada, en una sociedad de “libre” mercado, sería un paria. Lo hablamos ya eso de “no tienes, no perteneces”.

Quizá ese sea el mensaje de Lucila. Se puede reinar desde Valle de Elqui.

// 325

Ministerio de Educación: bastión de la Cultura

Durante la tarde de hoy, se dará a conocer al futuro Ministro de Educación. Este cargo, apetecido por algunos, rechazado por otros, tiene de dulce y agraz. Es foco constante del juicio público, de protestas estudiantiles, paros docentes, cuestionamiento de sus diversas reglamentaciones, etc. Sobre todo el rosario de negatividad mencionada, hay algo más que está en juego en cada nombramiento y “estilo” del nombrado. En los énfasis y “estilos” es en donde se jugará parte del futuro de los próximos 30 años. La Educación Pública, Educación Superior y la Cultura en general tendrá el foco.

De la Educación Pública.
Cuando hablamos de Educación debemos ser cautos en distinguir al menos dos tipos: la pública y la no-pública. Llamemos “la pública” aquella que eligen quienes no-tienen recursos insuficientes para optar a Colegios Particulares Subvencionados y obviamente, menos aún a Colegios Privados.

La Educación es la base de la Cultura. Históricamente ha existido una lucha permanente por el predominio de esa cultura -los más observadores ya lo habrán notado- y por tanto, de la educación por ser su base. Quienes han tenido recursos suficientes, realmente pueden optar a una educación en la medida de sus requerimientos, de sus deseos, con sus propias preferencias y estilos, con formación de ciertos valores y/o competencias, mientras que quienes optan por la educación pública, no.

“Quien quiera imponer sus valores o preceptos en la cultura, intentará dominar la educación. Fase 1 del manual de conquista.”

En este marco, por ejemplo, ¿sería de interés educativo realizar un ritual religioso en un colegio público? si, podría serlo, toda vez que se abriera un espacio hacia la espiritualidad del niño en formación, desde luego, mostrándole todas las opciones que la sociedad le entrega: La Torá, El Corán, La Udana, El Chilam Balam y otros, también tienen cabida en la formación del estudiante, además de la Biblia. Espiritualidad no es igual a religión. Y, amigos, esta es la encrucijada en la que cala el problema de fondo de la educación: el dominio de la Educación Pública, con un objetivo mayor: el dominio de la cultura.

Quien quiera imponer sus valores o preceptos en la cultura, intentará dominar la educación. Fase 1 del manual de conquista.

Frente a nuestras narices se encuentra esta situación, galopante en lo referente a la Educación Superior. La profusa aparición de instituciones medio mercantiles, medio religiosas, con el patrocinio de medios de comunicación e inmobiliarias, nos invade a diario. Intentan validarlas por medio de apariciones de docentes en canales de TV o por medio de columnas en diarios –dicho sea de paso, docentes con formación pública y estudios pagados en algunos casos por el propio Estado– que intentan validar una supuesta rapidez de las instituciones en lograr una calidad dudable en docencia, investigación y extensión; lo intentan hasta incluso patrocinando exposiciones de tenistas internacionales, pasando por Escuelas de Gobierno y asesorías que intentan enraizarse en lo profundo del poder Ejecutivo y Legislativo.

Amigos, el problema no es nuevo. Esta situación va más allá de la Educación Universitaria, llegando a aquellos niños en formación, receptivos de todos y cada uno de los estímulos a su alrededor, materia prima precisa para el dominio medio mercantil, medio religioso. La Educación Pública intentaba ser una Educación pluralista, universalista y no discriminatoria. Comenzó por dejar al arbitrio de los municipios su administración. Luego por entregar recursos insuficientes en la formación de docentes de calidad y siguió por entregar sueldos no aptos para quienes forman el futuro de un país.

¿Ven aquí un intento sugerente por acotar en cada paso la labor de la Educación Pública? Eliminar la Educación Pública como tal es el riesgo permanente de perder nuestra Cultura como hoy la conocemos. Permitir la pérdida de la Educación Pública, o un arrinconamiento en un segundo lugar, abrirá la puerta a consolidar una cultura individualista, basada en valores de TV y, en fin, perder nuevamente, un poco de Chile.

Ojo con el futuro Ministro.

// 217

Profesores en paro: ¿Quién aprende de quien?

Me es cercano el movimiento del magisterio, la vida de profesores y la dirigencia de movimientos. Soy hijo y sobrino de profesores, por lo que he visto el esfuerzo e inagotables horas extra dedicadas por vocación a este loable trabajo de ser maestro. Obviamente sin pago, solo vocación. De igual modo he visto como afecta a la convivencia dentro del mismo hogar, sobre todo cuando ves lo que sucede con perspectiva de niño. También me son familiares desde la sobremesa los conceptos de “deuda histórica”, “jubilación anticipada”, “el magisterio”, “la reforma mal hecha”, “las copias a ciegas a reformas españolas”, “la municipalización”, “las triangulaciones de los municipios”, “la Ministra sostenedora de colegios”, “profesores amedrentados para que se cambiaran al sistema de AFP” etc., y a pesar de discrepar en algunos temas, por ejemplo el de la “evaluación docente”, comparto la gran parte de las aspiraciones que tienen por lograr algo básico que es: cumplir la ley.

Desde el 18 de mayo y como parte de los diversos sectores que se manifestaron previo al 21 de Mayo -simbólico por que es el momento en que se entrega la cuenta pública y la promesa de gestión del año siguiente del presidente de turno- “el magisterio” inicia el paro que declara como indefinido y que aun no muestra indicios de llegar a término. La lógica de las negociaciones debiese indicarnos que hoy sábado y mañana domingo las negociaciones debiesen tomar fuerza y vigor para estar el lunes con el problema en vías de solución y ya en clases.

La autoconfianza de la Ministra.
Me parece francamente absurdo ver la autoconfianza de la Ministra del Jarrón. Irse de gira a Francia mientras en su cartera emerge un movimiento no puede más que mostrar la credibilidad que tienen los movimientos del gremio para la Ministra. Nula. No lo presupuestó, no le dió la real importancia, no lo previó… lo que muestra hoy las apariciones con tono violento y altivo de una Ministra recién llegada que ve como la leche se está subiendo.

Padres y apoderados inquietos.
Entiendo que los apoderados vean aterrados que sus hijos deban quedarse en casa con todo lo que implica, desde pedir permisos hasta improvisar guarderías con la vecina cercana, pero muestra también la preocupación principal de los apoderados, vale decir, el problema es “con quien dejo a mi hijo” y no “mi hijo no se está educando”, lo que expresa el valor que tienen los colegios no tanto como centros de aprendizaje sino como la guardería necesaria para trabajar tranquilo. Ciertamente es necesario el comprimiso de los docentes con su labor, pero principal es el compromiso directo con tus propios hijos!.

El recuerdo de los pingüinos.
En la sobremesa también he oido de dirigentes vendidos, pusilánimes que a último momento vende al gremio completo y asegura su futuro. No es de extrañar que asuntos de este estilo sucedan cuando las trenzas de poder son más largas de lo que parecen.
En lo personal creo que hay bastante dirigente vejete y no apto dentro de la mecánica dirigencial, aunque, a diferencia de otros movimientos anteriores, hoy hay algo nuevo.
No podemos cegarnos al impacto que causó en el magisterio el movimiento de los pingüinos y la muestra patente de posibilidades de un movimiento cuando se gestiona bien. Del mismo modo no podemos dejar de ver las amplias diferencias que los dos tienen, partiendo por la popularidad causada entre los mismos apoderados por lo que sus propios hijos hacían.


Foto por Juan Carlos Muñoz Ponce

(en paréntesis, cabe darse una vueltecita por la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile para conocer un poco del movimiento y comenzarán a ver caras conocidas del movimiento pingüino…).

La frase que más de una vez oí “los alumnos pasan, los profesores quedan” calza a la perfección. Los profesores quedaron y la Ministra no se dió cuenta. El agua de María Música no fue suficiente.

Recomendados
Colegio de Profesores presenta recurso de protección contra ministra Jiménez
Colegio de profesores exige pago de la deuda historica

// 379