¿Cuánto vale una familia?

En mi país un sector creativo ha invitado a pensar en bonos para matrimonios, por hijos y por llegar a los 50 años de casados. Esto, además de ser injusto —¿por qué no poder optar en la libertad asegurada en la constitución a la soltería y ser tratado equitativamente?— y poner nuevamente en desventaja a algunos, evade al génesis del “problema” haciéndole el quite a un espejo en el que como sociedad no nos queremos ver, ni queremos replantear.

Trabajo, trabajo, trabajo!
Para nadie es una nueva estadística que el periodo de la maternidad se haya desplazado en la vida de la “mujer actual” —suena a suplemento de SSR— lo que desde luego responde a lo que en una sociedad que se quiere ver como meritocrática, al desarrollo profesional. De igual modo con el hombre, donde existe un pacto implícito en donde hemos visto como se desplaza también el cuándo “dar el sí” si es que se opta por el matrimonio.

Cabe preguntarnos en este punto, ¿por qué?.

El trabajo para la mayor parte de la ciudadanía significa su opción a tener la misma oportunidad del vecino de “tener” todo lo que la sociedad etiqueta como una necesidad o como un símbolo de estatus y de algún modo, de pertenencia a esta sociedad. No tienes, no perteneces. (Pregúntale a un mendigo). Por proporcionalidad directa, más trabajo → mayor capacidad de consumo; mayor escolaridad → mayor capacidad de conseguir empleo. En una sociedad que valora consumir, esto es, tener por sobre ser —materia por sobre espíritu en términos clásicos— vale más cuanto puedas comprar que cuanto puedas ser y, el ser, se moldea también en espacios humanos (familiares y sociales), pero, ¿y si no hay tiempo?, ¿si el tiempo se lo lleva el poder optar a tener?, ¿cuántos amigos has perdido?.

Efectivamente, mientras el dueño de la compañía puede optar entre como maneja su tiempo, quien sólo trabaja de forma dependiente no puede hacerlo. No es la primera vez que pasa en nuestra historia, recordemos al señor en la mina, a la señora en la fábrica de telas y probablemente el hijo aprendiendo el oficio del padre, ya que en el futuro debería ser él quien continuase la tradición. Esta realidad post-industrial movió por necesidad al mundo del trabajo primero a la mujer y luego a los propios hijos, tendencia que favorablemente va en retirada en occidente.

El problema del tiempo, el problema del trabajo y el problema del tener frente al ser, no solo afecta a nuestra construcción de sociedad, siendo con otros, perteneciendo realmente y sin poner como foco el tener.

Familia bien educada
Cuando se comienza a hablar del “problema educativo”, se aborda hasta cuanto implica que el auxiliar de la escuela use tal o cual color de tarro para llevar la basura en el rendimiento escolar, pero siempre se deja convenientemente de lado que el factor decisivo es la familia. Ante esta situación y con estadísticas al alza de problemas asociados —delincuencia, drogradicción, formación, etc.— se desplaza la responsabilidad hacia el lado del estado. Ahora, será el estado a través de, por ejemplo, jornada escolar completa, talleres los sábados, etc., quien eduque y mantenga a cada escolar, cabiéndole al estado directamente el peso del éxito o fracaso de la educación de los niños. Y cabe preguntarnos entonces, ¿padres que con suerte alcanzan a llegar a casa para dormir, podrán cumplir la labor que les cabe ante tal situación?. Obviamente no y probablemente esto no cambiará. Si para el bicentenario —celebración de ni más ni menos que 200 años de vida independiente— el indicador de miserabilidad marcó 100 por dar un día libre por los costos económicos que trae —siempre se ve la mitad vacía, ni el turismo ni diversión dan dinero…—, ¿estarán dispuestos a pensar en rebajar una jornada para los padres el año completo? Obviamente no y a pesar de que esto a largo plazo genere mayores rendimientos y el fortalecimiento de la misma familia con la que se hace gárgaras en el hemiciclo.

Si, estamos de acuerdo. Siendo diputado, senador o teniendo algún tipo de influencia dentro del segmento acomodado de la población, de ese que quiere que aumenten los hijos por hogar y muñequea a los valores según su criterio, obviamente parece una aberración pensar en pocos hijos o en matrimonios que duren poco —¿falta de tiempo y cuidado o preocupación?— y cómo no ha de ser así, si en la mente cota mil, con padre en la empresa y madre en el gimnasio parece incomprensible que al retorno de la escuela no haya alguien en casa. Aunque sea la nana.

¡Felicidades!. Hemos llegado al punto de tener que pagar. Dar dinero para “incentivar” ciertas prácticas sociales antaño naturales, tradicionales.

¿Qué ha pasado, al punto de tener que dar dinero para motivar la formación de familias y la mantención del vínculo en el tiempo?, ¿Cuánto vale una familia?

// 805

Falacia en 140 caracteres

Aclaración previa: hago la declaración de conciencia de validación-de-existencia al hablar de este tema, que si bien irrelevante, podría marcar precedencia.

A raíz del evento #140scl donde “los usuarios chilenos mejor conectados en Twitter”, aparece esta reflexión que me gustaría compartir, con fines académicos, sociales y culturales. El 140 además de ser una cantidad simbólica de twitter -por la cantidad de caracteres por tuit- para este evento representa la cantidad de invitados, lo que abrió la caja de pandora.

Que una empresa de telecomunicaciones privada y con fines de lucro invite a un evento, podría darnos pistas del trasfondo del mismo o de sus objetivos a mediano plazo. No creo que el objetivo sea una campaña para evitar una matanza de ballenas o algo por el estilo. No free lunch. Cualquiera sea el caso, me parece totalmente válido que una empresa quiera juntar a un grupo de invitados -140 o el número que sea- en base a parámetros definidos por ella misma, por lo demás, no será la primera vez que como tal una empresa lo realice.

Conozco y respeto a algunos de los invitados que aceptaron asistir. Conozco y respeto también a quienes a pesar de haber sido invitados se negaron a participar (en particular para esta invitación, si me hubiese llegado, no la habría aceptado). Ambas decisiones me parecen válidas en un espacio de libertad. Lo que no me parece del todo estricto y más aún, una invitación a errores conceptuales de presente y futuro, es el temita de las conexiones, referentes e influencia. Desde ya induce a error la declaración limitante de 140, que ha sido validada –y quizá ideada– por una entidad que de nombre suena en la web (Betazeta Networks).

La convocatoria
Al momento de realizar la convocatoria, se elige primero a los convocantes por parte de la organización del evento. Para una locación geográfica en la que se enmarca la convocatoria –Chile– se debieron tomar en cuenta una serie de parámetros o indicadores de interés (de consenso o arbitrarios). Por ser un evento financiado por una entidad privada con fines de lucro, imagino que con cierto objetivo arbitrario. El primer error entonces es el de arrogarse la búsqueda en un espacio geográfico totalmente cubierto por quienes buscan. Pero bueno, asumamos que la máquina de incontrarrestable potencia tiene a todos y cada uno de los usuarios de twitter a nivel nacional. De esta población, Chile completo supuestamente, ahora tendremos que elegir a 140 individuos que sean los más influyentes. Para esto, tendremos que develar la siguiente pregunta ¿cómo sabemos quiénes son los influyentes?

Situándonos en el papel de la máquina no-pensante, la primera intuición es la de definir indicadores o tomar los que la API de Twitter provee. Seguidores, cantidad de veces marcado como favorito, retwitteos, seguidos u otros pueden ser algunos de estos indicadores.

Desmitificando a los seguidores
Los followers o seguidores pueden ser un indicador posible. Esto corresponde a todos los usuarios que nos siguen y que “leen” lo que publicamos. Es relativamente simple descartar como un indicador válido para asumir influencia en terceros. Sabemos que existen maquinitas que permiten aumentar ostensiblemente la cantidad de followers que tenemos. Desconozco si los invitados hayan inflado este indicador, pero en todo caso es culpa de quien les de el afrecho en caso de existir mentirosillos entre los asistentes. En un sentido de pureza del indicador, podríamos pensar en que parte del total, gusta seguir cierto tipo de tuiteros, pero este indicador se ensucia con sitios de bots, seguidores por curiosidad o porque incluso alguien cliqueó mal el botón seguir.

Los reparos anteriores podemos proyectarlos por ejemplo a los marcados como favoritos, que simplemente declaran un particular interés por un tuit, frecuentemente acompañado de un link, en donde el tuitero no necesariamente es el valor en sí, sino el enlace que el tercer secreto de Fátima le entregó antes que a sus pares (o que de plano copió de sus pares…). Lo de favoritos a su vez puede es un preludio a los retuits, en donde nuevamente lo realmente importante puede ser no quien lo diga, sino la referencia temporal contextual del momento.

Hemos visto como algunos indicadores van dando forma al vapor que algunos de nuestros media-experts echan mano, pero seamos sinceros chicos, vender no lo es todo.

En mi timeline hay algunos tuiteros que en su humildad frugal y aportes reconozco una evidente superioridad en cuanto a lo de influyentes, lo que da otra perspectiva a la influencia: además de ser una construcción, es subjetiva, esto sifnifica que depende del observador. El bot de IEEE o de WIRED puede ser para mi mil veces más influyente que el de YINGO, pero esto llama a la palabra ingenieril por naturaleza: DEPENDE.
DEPENDE. Depende que quisiera la empresa de telecomunicaciones. Depende que quisiera la red de comunidades.

Hoy, fue interesante ver como los 140 cupos no se llenaron y se utilizó la “estrategia” de sorteo por aquellos cupos. Dio la opción de abrir nuevas preguntas: ¿los “influyentes” son menos de 140 personas?, ¿se puede sortear la influencia?, ¿cumple el objetivo invitar a no contemplados antes versus hacer un evento abierto?, ¿qué opina la gente en Twitter ?, ¿le hará bien a la marca esto?.

No se(nos) inquieten(mos) por no haber recibido una invitación.

// 778

Experimento #Aylwin: conclusiones obvias

En febrero Chile se va de vacaciones. Aunque usted esté leyendo este post desde su propio trabajo -excelente práctica :p – Chile toma su descanso, el que se retoma cuando la farandulería festivalera vuelve a presentarse. En este marco de letanía incomparable, surge un grupo de científicos con algunas interrogantes… Bueno, no se que tan científicos, pero las preguntas de fondo que identifico son:

– ¿Qué tan creible es “twitter” para los medios?
– ¿Cuál es la interpretación que tienen los medios de “twitter” y/o redes sociales en general?
– ¿Las prácticas de lecto-escritura realmente se alcanzan durante la educación básica?
– ¿Hay sólo periodistas en práctica en verano?

El experimiento, que pueden ver paso a paso aquí, plantea una pregunta -si, pregunta es distinto de afirmación- sencilla, pero chocante:

“Confírmenme esto ¿Es cierto que se murió Aylwin?”

Disección
La frase es ambigua, no se aclara cual Aylwin, pero teniendo en mente la recordación de marca, lo primero que se viene a la mente es “don Pato”. Imagino que la ambigüedad es parte del experimento. Existe un pedido de confirmación, de haber oido antes algo de lo que se requiere certeza, en este caso, de su muerte. El pedido de confirmación es distinto a ser una afirmación, de donde emana el error de los medios al tomar tal pregunta como una afirmación SIN confirmar previamente de forma directa con la familia o red cercana.

Wikipedia.
Wikipedia en Chile tiene mal nombre, ya que los mismos medios se han encargado de asociarle una culposa identidad de ignorancia y desinformación. Nuevamente es por no entender que la tecnología no es buena/mala en si sino en su uso.

Pues bien, alguien modificó la fecha de defunción de “don Pato”, lo que sumó certeza para los medios, los que comenzaron a publicar esto como una realidad.

Mis conclusiones
Descartes, sacúdete en tu cripta. Aun busco el método científico detrás de la investigación, pero logra plantear la inquietud y, a mi parecer, logra su objetivo independiente de la falta de método.

Los medios tienen mayor audiencia que twitter, aún. Twitter no es un medio, pero está en desventaja al momento de modificar versiones o modificar “el sentido” de las informaciones, como lo hicieron luego de notar su error.

El ansia por noticias y por ser los primeros, ciega. Importa menos confirmar la información, que ser el primero en publicarla y luego modificarla. Quedó confirmado de igual modo que vale-todo para algunos medios.

Saben leer, pero prefieren ocultarlo. El twitteo que motivó la avalancha es claro, tanto, que cualquier periodista mínimamente experimentado podría haber notado la “verdad” tras aquella frase. Febrero es fome, supongo que prefirieron guardarse su comprensión de lectura para ponerle más sabor al verano ;-)

Los chanchos no tienen la culpa, sino quienes dan el afrecho. Dejémonos de tonteras, los resultados experimentados aquí y la hiperventilada sobrereacción de algunos puritanos, raya en lo patológico. Un grupo de twitteros puede decir lo que se le antoje -bienvenida Libertad!- pero otra cosa es la difusión que logra y el eco que periodistas en baja de noticias quieren darle.

Aylwin está cagado de la risa en el sur. Entre tanto hiperventilado y luego de haber vivido una vida completa con jugarretas bastante más pesadas que estas, simplemente debe estar riendo en su mecedora leyendo el diario y viendo como la imaginación humana -y la estupidez- no tienen límites :-)

// 326

Conclusiones informe ambiental Termoeléctrica Los Robles

I. De los impactos sobre el medio ambiente.
1.- La información entregada por el titular no garantiza que el proyecto no afectará el medio ambiente ni los medios de subsistencia tanto de agricultores como de pescadores.

2.- Problemas como los generados por la lluvia ácida y por la lixiviación de metales pesados y compuestos orgánicos hacia las aguas subterráneas no son abordados con la profundidad necesaria. Particularmente este último, basado en un estudio de vulnerabilidad del acuífero con la metodología menos adecuada.

3.- No se consideran eventuales medidas mitigatorias para los cultivadores de frutillas que verán afectada su industria por las emisiones de la planta.

4. No se plantean medidas mitigatorias para los posibles daños a los cultivos bentónicos que poseen los pescadores de la zona. Simplemente se confía en la perfección de un estudio, que aunque debiera establecer la probabilidad de validez de sus conclusiones, no lo hace.

5.- La contaminación por polvo de carbón desde la cancha de acopio es un tema aún no resuelto, puesto que la propuesta de solución está evidentemente viciada.

6.- Queda pendiente el efecto del exceso de material orgánico, aportado por el sistema de refrigeración, sobre la vida en el lecho marino.

7.- La conclusión que los cultivos bentónicos experimentarán un incremento de temperatura de “sólo dos grados” y la consecuente suposición que dos grados no afectarán a los cultivos revela superficialidad en las conclusiones. El desarrollo de los organismos desde su estado de huevo a adulto -a través de una serie de etapas desarrollo- es un proceso delicado y con márgenes muy restrictivos de las condiciones ambientales, por tanto, mientras no se cuente con información fidedigna sobre los efectos de la temperatura sobre los diversos estadios de desarrollo de las especies cultivadas, los dos grados de temperatura no pueden ser descartados como irrelevantes.

8.- El cambio de temperatura del agua se fijaron en función de modelos actuales. No se consideraron condiciones climatológicas predichas por modelos de cambio climático que implican un patrón de corrientes marinas distintas a las actuales.

9.- El modelo climático ISC3 de la EPA, utilizado por el titular, es un modelo obsoleto cuyo uso fue discontinuado por dicha agencia el año 20059. Por lo demás, dicho modelo contempla mediciones meteorológicas en un radio de 50 kilómetros y AES Gener sólo recopiló datos en un radio de 7 kilómetros.

10.- Algunos representantes de los servicios o instituciones han considerado que si el proyecto cumple la norma no contamina. Eso no es verdad. La norma ha sido establecida con una cierta meta futura y fijada en pasos de creciente estrictez. Cumplir con la norma sólo prueba que satisface el criterio actual y -en proyectos con un horizonte temporal de muchos años- se debe garantizar que se cumplan las normas durante todo el período de funcionamiento.

11.- A pesar de las pruebas contundentes del cambio climático global y las proyecciones entregadas por los modelos climáticos, el EIA no considera ningún escenario futuro y todas las problemáticas son abordadas como si el clima de la región fuese estable. En consecuencia, no se consideran mecanismos que confieran plasticidad y capacidad de respuesta al proyecto frente al clima predicho por los modelos climáticos en 20, 30 ó 50 años en el futuro.

II. Del procedimiento de aprobación del Estudio de Impacto Ambiental.

1.- La actual estructura del proceso de aprobación del EIA, dificulta el análisis de las respuestas del titular a las observaciones enviadas por los evaluadores, porque aquél envía sus respuestas en un consolidado, en el que no es fácil ubicar la respuesta a una determinada observación.

2.- Los estudios externalizados son contratados y financiados por el titular, este procedimiento resta independencia a los ejecutores del estudio.

3.- Las gobernaciones no pueden presentar observaciones de carácter técnico, porque no son organismos técnicos. Sin embargo la ciudadanía sí puede hacerlo, aunque no sea un organismo técnico. Esta restricción les resta independencia ya que tienen que basarse en las opiniones de otros organismos para emitir la suya.

4.- Las gobernaciones no pueden presentar observaciones a proyectos que se realizarán en otra provincia. Es decir, las gobernaciones quedan incapacitadas para defender su medio ambiente, sus recursos naturales y la calidad de vida de sus ciudadanos, frente a las agresiones medio ambientales producidas por proyectos realizados en provincias adyacentes.

III. De las instituciones/servicios que participaron en la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental, EIA

1.- La conclusión que se desprende del análisis de los intercambios entre el titular y los servicios o instituciones, es que -aunque éstos habitualmente insistan en algunas observaciones no satisfechas plenamente o planteen nuevas observaciones- no analizan en profundidad y con espíritu crítico las respuestas recibidas. En particular, son especialmente deficientes en la identificación de los supuestos que subyacen las respuestas del titular y tienden a aceptarlas sin mayor análisis.

2.- El titular entregó respuestas donde se identificó claramente un sesgo en su beneficio, aun tratándose de estudios externalizados, realizados por terceros.

3.- Se han identificado prácticas de dilución de responsabilidades. Los servicios o instituciones citan como razón de su aprobación la aprobación de otro u otros.

4.- Se constató que los servicios o instituciones aprobaron el EIA aun cuando quedaban observaciones sin responder o incompletas, quedando éstas como “condiciones” que el titular debe satisfacer en el futuro, sin aclarar quienes, cuando y como fiscalizarán el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el titular.

5.- Los servicios o las instituciones del Estado, en general, no cuentan con el personal y/o los instrumentos necesarios para hacer un seguimiento periódico, con una frecuencia adecuada, del cumplimiento de los compromisos aceptados por el titular de un proyecto. Por tanto, frecuentemente es el mismo titular el que debe realizar las mediciones, análisis y estudios necesarios para evaluar su desempeño. Evidentemente, el riesgo de obtener resultados sesgados se maximizan.

6.- Se observó falta de prolijidad en algunos servicios o instituciones para verificar datos cuyo valor es alarmante, atendido que el titular entrega respuestas en unidades poco familiares que impiden formarse una idea de la magnitud de las implicaciones.

7.- En su parte medular, el adendum sobre metano, CH4, y dióxido de carbono, CO2, señala, respecto a los efectos ambientales de las emisiones de dichas sustancias, que ambas constituyen gases efecto invernadero, pero sólo hace afirmaciones muy generales respecto a los peligros inmediatos para la seguridad de los trabajadores de la planta, los que pueden incluir: incendios provocados por combustión espontánea y explosión de bolsones de gas grisú, cuya inexistencia en pilas de almacenamiento no puede ser plenamente probada a priori.

En efecto, el adendum expone que:

“La magnitud de las emisiones de Metano (CH4) dependen de diversos factores, como la composición del carbón, el contenido de materia volátil, granulometría, humedad, temperatura, tiempo de permanencia del carbón en la pila, y también de las prácticas de almacenamiento, como el grado de compactación y el uso de encostrantes, entre otros aspectos”.

“Para cuantificarlas se usarán como referencia los factores de emisión considerados por USEPA en el Inventario de Emisiones y Sumideros de Gases Invernadero de Estado Unidos. El factor considera las emisiones de CH4 de todas las operaciones “post mina”, ello incluye las emisiones producidas durante el transporte y el almacenamiento, por lo que la estimación que se entrega a continuación corresponde a un valor máximo. El valor promedio de emisión de CH4 corresponde a 8.8 pies cúbicos por tonelada corta en base anual”.

La Comisión comprendió la envergadura de ésta afirmación, tras realizar las siguientes conversiones métricas: Una tonelada corta equivale a 2 mil libras que a su vez equivalen a 907,18 kilogramos y 1 tonelada métrica son mil kilos; 1 pie equivale a 12 pulgadas (30.48 centímetros) y 1 pulgada son 2.54 centímetros. Haciendo las conversiones métricas, volumen mensual de CO2 y otros parámetros determinados como los gramos por kilómetro que emiten los automóviles, puede concluirse que estos 8.8 pies cúbicos por tonelada corta anual equivalen a tener 1000 automóviles con su motor encendido, día y noche por el tiempo que haya almacenado carbón en la cancha de acopio.

8.- No se utilizan herramientas disponibles para verificar la pertinencia de las respuestas del titular.

Mis conclusiones y comentarios
1.- Si Los Robles No no existiese, nada de esto habría pasado, o mejor dicho, todo habría pasado piola. Es envidiable el potencial de lobby que ha tenido esta organización, el suficiente para equiparar el de AES Gener. Notable.

2.- Debe existir un plantel de técnicos que debe estarse cuestionando su condición o bien, iniciando acciones legales en virtud de las lapidarias conclusiones.

3.- Si casi logran su objetivo en el Maule, ¿Cuántos otros objetivos ya habrán logrado en base a informes ambientales convincentemente sesgados?.

Más información
Cámara de diputados aprueba informe de comisión investigadora de Los Robles
Los Robles No!
AES Gener en la mira del parlamento
Informe completo

// 485

“Los profesores han aumentado sus ingresos tres veces”… los chilenos 6 veces.

Los profesores “…han triplicado las remuneraciones que tenían el año ’90. Esto significa también que las remuneraciones de los profesores han subido a una velocidad casi tres veces de los sueldos del resto de los chilenos”.
Andrés Velasco, Ministro de Hacienda.

Haciendo un poco de memoria gracias a CEP vemos que el sueldo mínimo en los ’90 era de $26.000. Hoy es de $165.000. Aquel chileno que hubiese mantenido su contrato por un sueldo mínimo, habiendo triplicado aquel sueldo -cifra que intenta levantar el Ministro para evidenciar los “privilegios” de los profesores- lograrían tener hoy $26.000 x 3 = $78.000. A ver… algo no calza.

¿Cuántas veces cabe $26.000 en $165.000? Más de 6 veces… eee. Algo no calza. Ojo que este reajuste de “seis veces” -miren como le doblo la apuesta al ministro :p- implica que nunca le aumentaron el sueldo a tal trabajador, vale decir, siempre le pagaron “el mínimo”. Estas cifras a secas con aritmética simple realmente esconden un supuesto falso.

Mis clases de Ingeniería Económica me enseñaron que el dinero en el tiempo cambia su valor real de hoy (valor presente) a mañana (valor futuro), vale decir, $100 hoy no serán $100 mañana. Si los guardamos bajo el colchón probablemente baje de $100. En cambio si lo enviamos a una sacrosanta entidad bancaria en una floja cuenta de ahorro dicha suma subiría al aplicarle un interés (frecuentemente cagón, por cierto). Por ejemplo, aquel sueldo mínimo de $26.000 del ’90 representaba realmente a julio del 2008 $88.089, lo que ya es más del triple.

Hay un “pequeño detalle” en el caso de Hacienda. Si tengo un dinero y no se lo pago a un proveedor, puedo obtener interés sobre ese dinero que debo. Cuando hay una “deuda histórica” imaginen el monto. Ahora imaginen el monto llevándolo a 20 años. Algo que no dijo el Ministro es cuantas veces ha crecido el “ahorro” en base a tales fondos ni la “velocidad” que lleva.

Solo soy un aprendiz de ingeniero -de formación integral en base a educación pública- por lo que me sorprende “profundamente” la declaración del Ministro.

Ni la lógica, ni la matemática tienen moral… ni dependencia política o económica.

Saludos!

// 194