Nos faltan coffee breaks

Hoy fue Curicó Conectado. Debo partir por admitir que me sorprendió el nivel de los speakers –Claudio, Jorge, Roberto y Jorge– ya que la calidad y dominio real de los temas se notó. Esperé encontrar humo, vaporware, la venta, pero en mi opinión el nivel estuvo espléndido.

A ratos sentí ver la escena entre el Arquitecto y Neo, cuando le expone que él no es el primero que logra llegar a ese punto. Recordé también cuando en la última década del siglo XX un visionario empresario curicano -rubro cecinas- nos dijo acerca de tener una web “no quiero vender chanchos por internet”. Desde luego el cuestionamiento heisenbergiano del tiempo-lugar también. En fin, de parte del camino y aprendizaje.

Expuse algo de lo que han sido los dos años de Curicopedia y como casi siempre, los asistentes sintonizaron con la idea, con esa angustia por mantener ese pasado que como arena va cayendo de las manos. Conversando y conversando fuimos coincidiendo que están faltando más coffee breaks y mesas, escuchar, conversar, pensar. Espero que abramos los espacios de conversación futuros. Dependerá de todos.

// 189

En junta #ciento40

Como ya indicó el buzz ayer, pasadas las 19 horas se realizó en el Espacio Santa Fe de Talca la junta #ciento40. Al llegar, harta gente conocida tanto de lo real como de lo virtual y como es usual, las sorpresas del reconocimiento detrás de las letras. Desde luego, faltaron hartos que imagino por tiempo o por distancia no pudieron estar allá.

En el espacio al que estaba invitado “Validación de internet como medio…”, tuve el agrado de compartir con @oscarcubillos, @rmoreno y @jlueiza (en orden de mesa). La interacción y motivación al público estuvo acargo de @mcaroca, quien se va perfilando en referente de conducción de espacios web. No es periodista, pero a pesar de eso lo hace bien :p  Paseamos por algunos temas que convergían en el cambio de prácticas dentro de el nuevo contexto en el que nos encontramos. Harta pregunta y comentarios incisivos y una que otra sorpresa en las respuestas, lo que me dejó con las ganas de continuar la conversación. En todo caso, la conversación podrá continuar luego de la presentación del micro-estudio twitter.

Además del grato momento e interacción entre los asistentes, me causó grata impresión la cantidad de iniciativas que están planeándose o en franco desarrollo en la el espacio web maulino. Es de esperar que tengan larga vida e inviten a nuevas iniciativas a tomar vida.

Mención especial para las entidades públicas y privadas que apoyaron la realización del evento entregando su apoyo para un mejor desarrollo. Degustaciones de PF, sushi de por acá, impresionante cantidad de regalos de TecnoExpress por allá, etc., motivarán tanto a nuevos eventos como a los asistentes a seguir participando de estos eventos. Además de las pilas que pusieron los propios twitteros talquinos que estuvieron en la organización del evento, se agradece la coordinación y unión de fuerzas con Maulee y MauleC. En mi interpretación, salió de lujo. Ojo que en su mayoría la organización no pasaba los 25.

Agradezco, desde luego  junto con la invitación al evento, el ejemplar de “Colección de Arte“, que se nos hizo entrega por nuestra participación en la mesa, gracias a la Universidad de Talca, que también estuvo presente junto a su equipo de medios y tv. Paso a paso va convirtiéndose en símbolo del Chile que se levanta.

Pronto comenzará a aparecer fotos y videos, los que es de esperar que se encuentren organizados y taggeados para encontrarlos fácil y agrupados. También empezará a aparecer alguna historia que se formó en uno de los caminos posibles luego de #ciento40, algunas de las que ya se tiene registro y otras que serán grabadas

(Paréntesis. Anoche se cumplía otro mes desde el terremoto.
La misma luna, el mismo cielo, el mismo miedo,
un fuerte ruido y movimiento se encargó de mantener en la memoria
el trabajo que falta.

Por más mundial y bombas que haya,
el desaste sigue ahí)

// 407

De transparencia, legisladores y municipios

La Ley 20.285 o la “ley de acceso a la información pública” tiene una dualidad que me parece interesante de analizar, ya que por lo positivo, obliga a ser riguroso en la publicación de todo lo publicable siempre que no afecte los típicos asuntos de “seguridad nacional” -como diria Jack Bauer- y afines, poniendo sanciones que de aplicarse podrían significar hasta la mitad menos del sueldo de la cabeza del servicio respectivo. Esto a mi parecer, luego del relajo ético al que asistimos, es necesario aunque probablemente insuficiente, como todas las medidas pro transparencia que puedan existir. Eso por un lado de la dualidad, por el lado positivo. Por el contrario, ver una ley de este estilo que entrará efectivamente al mundo real este 20 de abril, solo nos demuestra cuan pencas hemos sido como sociedad fiscalizando a quienes mueven miles de millones en recursos públicos y a su vez, cuan pencas han sido aquellos a quienes les pagamos miles de millones de pesos por hacer “profesionalmente” esa labor fiscalizadora: los diputados. El sistema no funciona.

Partimos mal desde el nombre: gol de media cancha
Puede ser un problema de mera forma, de esos que se piensa que no importan al cumplir un requerimiento funcional de legalidad, no obstante, creo que el espíritu de las leyes exige ser precisos en este punto. ¿Qué es la “información pública”? ¿Regula efectiva y transparentemente el acceso a la información pública?

Según la ley, la Información Pública tiene relación con: “ministerios, intendencias, gobernaciones, gobiernos regionales, municipalidades, fuerzas armadas, de orden y seguridad publica y los organos y servicios publicos creados para el cumplimiento de la labor administrativa”. Impecable, si no tenemos en cuenta que nuevamente tenemos un gol de media cancha, digno de Zoom Deportivo, de nuestros sabios, honestos, probos, esforzados y honorables legisladores. Muy fino, muy fino. Los cortesanos de la Corte Suprema tampoco están dentro de la categoría…

Por que, como sabrán, gran parte de los recursos que obtienen provienen efectivamente de fondos públicos. Supongo que estamos todos de acuerdo en ese punto ¿o no es así? Entonces, ¿qué se esconde? ¿que es lo que no podemos ver?

La indolencia hecha transparente
Pero hay algo que me inquieta. Claramente quienes diseñaron el transantiago no viajaban en locomoción pública. Quienes piensan nuestras políticas de salud tienen Isapre y quienes velan por el bienestar y calidad de la educación pública fueron educados en colegios privados al igual que sus hijos. La indolencia se vuelve transparente y lo peor de todo, el desconocimiento de los propios parlamentarios y comisiones de transparencia, acerca de la realidad de instituciones, en particular, de los municipios.

La municipalidad equilibrista
Salvo contadas excepciones, los municipios no son maquinarias generadoras de dinero como aquél árbol en el que todos hemos soñado alguna vez. Si el dinero fuese el problema, quizá hasta sería simple de resolver.

Nuestros sabios legisladores no entienden que hay municipios que inclusive tienen restricciones de uso de electricidad en sus instalaciones. No conocen de la intermitencia de la red eléctrica en sectores apartados ni menos del aislamiento al que por su propia negligencia mezclada con la mano invisible tienen en lo relativo a internet, pilar en el que se basa gran parte de la ley como via de exposición de información (transparencia activa) y petición de la misma por parte de la ciudadanía (transparencia pasiva).

Para vuestro conocimiento señores honorables diputados y senadores que aprueban leyes que solo dejan en evidencia que su trabajo en terreno no es tal, en el último informe de Estrategia Digital, se muestra que el 79% de los municipios tienen sitio web, por lo que ya entenderemos que aquel 20% restante tendrá que comenzar a destinar fondos de cuentas sociales, educación o quizá de la propia salud pública para cumplir la normativa. No faltará el alcalde que en pos de no ver reducido su sueldo a la mitad, quizá echará mano a alguna triangulación trucha. ¿que les parece? Touché nuevamente queridos parlamentarios. Es el mejor argumento para aparecer en temporada de elecciones en pantalla mostrando su “profunda preocupación” por el uso de los mismos recursos.

Para quien lee este post, probablemente si no es diputado o senador -como Adolfo Zaldívar– tendrá algun grado de alfabetización digital a cuestas y verá que el problema es solucionable por muy artesanal que la solución sea. Aquí es donde aparece a su vez la ironía del destino en carne y hueso: el solucionador. Probablemente si usted visita alguna organización -y sobre todo las públicas- podrá ver el “amor” que le tienen al personal de informática, al menos cuando aquel personal existe. Aquel “amor” es proporcional a la cantidad de filtros de la red.

El encargado de computación
Existen municipios que no tienen departamento de informática. Puede que no sorprenda, pero inclusive existen municipios en los que ni siquiera existe UN encargado de informática. Pero supongamos que existe. La labor básica asignada a los “encargados de computación” de los municipios es de soporte, el solucionador de problemas, el que le hace la vida color de rosa a la señora que no puso atención al curso de alfabetización digital por estar conversando de la noticia que vio en lun con su socia del lado. Aquel “encargado de computación” en un grado de evolución mayor, tuvo que hacerse cargo de lo telemático del municipio, servidores y redes se agregaron a su labor de solucionador de problemas express. Con un poco más de evolución, quizá llegó inclusive a encargarse del sitio web del municipio -pasando a ser departamento de marketing, turismo y cultura y relaciones públicas de una vez- y, desde luego, teniendo como trabajo hacerle las diapos al alcalde, que no entiende que alfabetización digital es más que saber enviar correos electrónicos. Ese ya reventado funcionario ahora tendrá que hacerse cargo de la incompetencia de quienes aun no entienden la magnitud de la avalancha que tienen frente a sus narices. Presiento que algo sucederá pronto.

Es lamentable ver como tras la barrera de humo de derechas, izquierdas, arribas y abajos, algunos optaron por hacer de todo esto un gran espacio para obtener beneficios personales. Cosanguineidad mezclada con ansias de poder, trenzadas con ambición sin límite y descaro afín. Más lamentable ver que esto mismo queda en evidencia en una propia ley de transparencia. Ni tanta frambuesa, ni tanto crack.

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!…
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!

Cambalache, Enrique Santos Discépolo

¿Seamos transparentes realmente? ¿Veamos las bitácoras de automóviles de diputados, senadores y ministros de la corte? ¿Mostremos sin verguenza cual es nuestro capital accionario y dónde está puesto hasta el centavo? ¿Expongamos a la opinión pública cuales aportes se recibieron y a que fueron destinados en las campañas durante temporada de elecciones?

¿Nos hacemos cargo, finalmente, de quienes somos y de lo que hemos hecho? Ese, es el tema de fondo.

Políticas de transparencia no es lo mismo que política transparente.

CC:
Sergio Correa de la Cerda
Roberto León Ramírez
Juan Antonio Coloma
Jaime Gazmuri Mujica

Enlaces recomendados
La ley de transparencia

// 526

Radiografía a medias de la “blogósfera” chilena

Acabo de ver un estudio que me sorprendió negativamente. Por lo general por formación veo la web no como un montón de sitios entretes que dan diversión al mundo, sino como una inmensa red y desde luego, todo lo que ella conlleva desde un punto de vista más técnico que comercial o puramente social, por lo mismo el asombro al ver como el estudio realizado por Hill & Knowlton Captiva ha expuesto resultados que me parecen al menos dignos de una segunda opinión por varios motivos. Es cierto, de la información no se desprende una metodología clara en la selección de la muestra ni en el análisis de la misma. Quiero ver por ahora dos puntos que considero importantes.

La muestra
Un estudio realizado en una muestra de más de 4568 blogs chilenos en enero del 2008, requiere para ello un software que analice efectivamente tal muestra que, poniendo como mínimo 20 posts promedio, arroja un análisis de 91360 posts lo que claramente no fue hecho por humanos, y si así fuese, la calidad del análisis dejaría varias dudas (por el tiempo y, en algunos casos, por la semántica).

Uno de los problemas -y el primero que debe resolverse para realizar algún estudio de la web- que son más interesantes desde la perspectiva computacional es qué es de que parte. En lo local, que web es de Chile y cual no.

Varias son las hebras que podemos seguir o definir arbitrariamente: servidores y su ubicación, dominios por país, verificación de registros en dominios internacionales, etc.

Cualquiera sea el caso, dentro del análisis de Características de la Web Chilena 2006 ya existían más de 170.000 sitios web. Es cierto, más que los 4568 blogs, pero mezclando empresas y otros tipos de sitios que no necesariamente son blogs. Cabe señalar esta distinción realizada por el CIW:

“Una Web nacional se puede definir como el conjunto de páginas relacionadas con un país. Técnicamente es difícil distinguir si una página está asociada al país en estudio; debido a ello, para el caso chileno se utiliza la heurística de asociar a Chile todos los sitios Web que están hospedados en direcciones IP asignadas a Chile. Esto incluye los dominios chilenos (.cl)”

Notar que si este estudio de blogs lleva a cabo esa estrategia, estaría dejando fuera a gigantes como WordPress.com, Blogspot.com y otras plataformas gratuitas. De igual modo, el definir que es o no es chileno del resto de los dominios es complicado ya que ni el registro de compra asegura que un dominio extranjero comprado fuera, no tenga contenido de un blogger chileno.

Creo que al menos es irresponsable hacer una declaración tajante acerca de la representatividad que 4568 blogs tengan, tanto desde el criterio de la elección -si fue a mano- como por no tomar en cuenta que en la red no todos los nodos pesan lo mismo, lo que usualmente se asocia a la “reputación”.

El contenido
El problema de definir que es o no es chileno y que es o no es blog y chileno es complicado. No obstante, definir el valor o mejor dicho, la postura de un blog con respecto a tal situación -marca en este caso- puede convertirse en un problema igual o más complejo.

El que algo sea asociado de forma positiva o negativa implica si o si una distinción de la semántica del contenido analizado o bien contratar a rápidos lectores, los que leyendo y evaluando en cinco minutos por post se demorarían más que un mes. Siendo 20 lectores, serían 47,5 días. Siendo 10, más de 90 días. Más aun si se analizan los comentarios.

En fin, como dije antes, es absurdo suponer que el análisis de tantos datos pudo hacerse a mano, no obstante, expongo mis dudas a que el análisis semántico de las fuentes sea lo suficientemente estricto como para hacer una evaluación de valor.

Creo que últimamente se está chacreando bastante el análisis de la web como tal. Aparecen estudios como callampas centrados en el área comercial, dejando de lado cuestiones computacionales que son la base para efectivamente entregar información al menos probabilísticamente aceptable. Entiendo que se quiera lograr asociación de identidad y que esto sea un terreno comercialmente de “pocos” por no decir “terreno de nadie” en Chile y que algunos quieran mostrarse como “los expertos” para explorar nuevas formas de negocio, no obstante, avanzar de este modo creo que aporta poco.

A mi parecer, creo que aquí debe de aparecer una contraparte técnica real como el CIW u otra que realmente le de una perspectiva técnica y científica a un análisis que a través de un muñequeo conveniente puede decir cualquier cosa.

¿Estudio real o solo controversial para posicionar una marca de consultora?¿Datos correctos o solo para congraciarse con ciertas marcas que sean potenciales negocios?¿”expondremos solo los buenos resultados para evitar perder clientes entre los mal posicionados”?

Le voy a la alternativa B.

Enlaces relacionados
Radiografía a la blogósfera chilena: epic fail
Estudio de marcas en blogs de Chile
Cuenta pendiente

// 241