Buenos días, Señor Presidente

Tenía ganas de escribir acerca de este tema, pero me topé con esta columna que expresa casi a plenitud aquel primer impulso y que agrego in extenso más adelante.

No nos fue indiferente el saludo en La Moneda por dos motivos. El primero y obvio es que el mundial absorbió todo y nuestra selección está en el foco junto con su estratega que bien ganada tiene su fama como tal y, admitámoslo, sin su contratación nada de esto habria pasado, punto en donde entra Harold Mayne-Nicholls. El segundo es que en el saludo está ni más ni menos que el Presidente de la República. Aceptando la democracia como medio de deliberación y estando como ciudadano dentro de tal sistema, no me cabe más que respetar el rol que ha sido definido mediante una elección por el 50% + 1 de los votos. Respeto al Presidente como figura en el sistema democrático, algo muy distinto, será que quien fue electo respete la dignidad con la que fue investido.

Cuando quien fue electo mantiene poder accionario -tal como un subsecretario de quien dependen decisiones del área (como entregar un estadio teniendo que arrendar el propio mientras esa entrega no se realice, con los ingresos que corresponden)- de uno de los equipos más grandes de Chile, que puso cortapisas al trabajo del seleccionador al no permitir que sus jugadores fuesen seleccionables, algo debería de pasar por la cabeza del estratega.

Cuando los accionistas ven en riesgo parte de sus ganancias (por derechos de TV por ejemplo) al tener que compartirlas con equipos en desarrollo -muy solidario, por cierto- el tema comienza a tomar un cariz distinto. ¿Con quién trato?, ¿Saludo al Presidente/Subsecretario o saludo a un par de accionistas del equipo que no cedió jugadores?, ¿A quién tengo al frente?, ¿A quién le estrecharé la mano en señal de confianza y respeto?.

La mujer del César además de serlo, tiene que parecerlo.

Les invito a que nos preocupemos de un bien superior, que tiene relación con aquel rojo de la bandera, con sangre que se derramó para escribir esta historia republicana.

Así no, Excelentísimo Presidente
Por Francisco Javier Diaz

Al Presidente o Presidenta de la República se le respeta en La Moneda. Sobre eso no puede haber discusión, porque los países que lo discuten, terminan celebrando el Bicentenario con dos Te Deum distintos y con dos desfiles paralelos, uno para el gobierno y otro para la oposición. Y a mi no me gustaría que eso pasara en Chile. Hay que ser cuidadosos con la autoridad presidencial. Entre todos debemos cuidarla. Uno puede discutir a fondo y con fuerza las políticas del Jefe de Gobierno. Pero al Jefe de Estado democráticamente electo, en su casa, se le debe tratar con etiqueta republicana.

Dicho ello, uno debe preguntarse qué puede haber ocurrido para que un individuo de la talla profesional y la rectitud personal de Marcelo Bielsa haya llegado a soslayar este deber ser. Parece que hay otra cosa cierta en esta máxima: Al Presidente de la República se le respeta, pero el Presidente debe hacerse respetar también.

Que no se malentienda: El Presidente en una sociedad democrática debe estar expuesto al más alto estándar de escrutinio. Nadie puede, so pretexto de cuidar la imagen o autoridad presidencial, pretender acallar a las voces críticas. Los políticos, los medios, los analistas y la sociedad toda, deben gozar de la más irrestricta libertad para cuestionar a la autoridad en cuanto les plazca. La crítica puede ser feroz; puede incluso ser injusta muchas veces, pero el sólo hecho de que ésta pueda expresarse en plena libertad hace más fuerte a la democracia.

¿Dónde está la línea divisoria entre la plena libertad y el sano respeto a la imagen de Jefe de Estado en un régimen presidencial? Es difícil saberlo. Probablemente muy cerca de su ámbito más íntimo y familiar. Pero donde no cabe duda que sí debe guardarse cierta forma, es, al menos, en el trato personal, más aún si éste ocurre en el palacio presidencial.

Lamentablemente lo ocurrido ayer en La Moneda no son sólo “cosas del fútbol”. Es más que eso. Hay un cúmulo de razones de estilo que están acabando por explotar. No se trata de un pueblo que aún no se acostumbra a un determinado tipo de liderazgo; se trata de que, sencillamente, algo se está haciendo mal.

El episodio Mundial concentró en pocos días toda el hambre de popularidad de la actual administración, logrando nublar el juicio político y comunicacional de La Moneda. La visita a Juan Pinto Durán ocupará un lugar destacado en la antología de chascarros del fútbol y la política. Ver las escenas del saco de dormir presidencial en una mediagua en Dichato producía una sensación similar a ver a un humorista siendo pifiado en la Quinta Vergara. La invitación a La Moneda sin previo aviso sonó como a ultimátum sonriente. Y el recibimiento en el Palacio, el discurso del cielo y cordillera, la alfombra roja y las medallas, no pudieron verse más forzados.

La Moneda debe hacerse respetar, y en este caso no lo hizo. Muchas veces, la sola majestuosidad del palacio y el peso de la historia hacen su tarea, y el morador de turno puede transitar con cierta confianza por el riesgoso camino de la calidez y la cercanía. Pero eso no se aplica cuando se viene de cuatro chambonadas seguidas. Y no se aplica, tampoco, cuando hay paño que cortar entre los asistentes. Y eso es algo que penó también, ayer y toda la semana. El Presidente Piñera y su Subsecretario de Deportes tienen un claro y evidente conflicto de interés. Ambos ganan plata con los negocios de uno de los equipos regulados por esa repartición. El Subsecretario que ayer de pura vergüenza no le estiró la mano a Marcelo Bielsa, es el mismo dirigente que hace un tiempo atrás, y con soberbia, no quería prestar los jugadores a esa misma selección.

Tampoco se puede pretender homenajear al fútbol chileno cuando sólo se piensa en el patrimonio del club propio. Eso quedó claro en el episodio de la repartición de los recursos que entrega la venta de derechos televisivos, donde los clubes grandes obtienen la tajada del león. Colo Colo y sus mandamases obraron con total desprecio por el bien del fútbol en general, recluyéndose en el bien del club particular. Si Chile quiere dar el salto a las grandes ligas del fútbol mundial tiene que tener una base de jugadores seleccionables más amplia que la que tiene hoy. Eso sólo se logra teniendo muchos clubes, en todo Chile, trabajando sus canteras en óptimas condiciones. Teniendo muchos clubes en un mínimo nivel de calidad, para que el torneo sea más competitivo. Y para eso se necesitan recursos. Se necesita una repartición algo más equitativa de los derechos de venta de una imagen de un torneo donde juegan todos, grandes y chicos.

Ayer fue un mal día para La Moneda. No es bueno que pasen estas cosas. Puede no ser tan grave, dirán algunos. Ciertamente hay problemas más importantes en Chile que la mano mal extendida de un entrenador de fútbol y la autoridad mendigando saludo. Pero hay algo de la majestuosidad republicana que se sintió horadada. Pero bueno, qué se le va a hacer. Para Piñera, waka waka, esto fue África.

// 202

El computador de Bielsa

He oido con sorpresa como algunos comentaristas deportivos, en los comentarios previos al partido Chile Venezuela este fin de semana por las eliminatorias a SudÁfrica, se sorprenden de que en una cancha haya un notebook y forme central del entrenamiento. No entiendo la sorpresa. Imagino por que en la mente de un comentarista deportivo un computador puede significar revisar la pauta del día o “meterse” a facebook ;-)

Selección de personal
Desde la gestión de personas, es necesario tener claridad acerca de los “skills” de cada uno de los integrantes del equipo, ver fortalezas y debilidades pero medidas y comparables. Imagino no solo tablas excel gigantescas y no-normalizadas, supongo algún software elaborado para tal propósito, quizá a medida. Eso en cuanto al juego en si, pero antes de gatillar el juego se requiere seleccionar personas, identificar cuales son los perfiles que necesitamos en el equipo y posteriormente mantener cada indicador actualizado.

La pizarra
En el propio entrenamiento la pizarra puede ser muy útil, pero es necesario admitir que tal implemento solo actúa como una fotografía, por más que se borre y muevan las cruces o se tiren flechas. Un video es claramente más simple de imitar y memorizar al momento de hacer carne un esquema. Bielsa claramente no se gasta el tiempo de los entrenamientos con jugadores de clase mundial alrededor de un computador mostrando videos como los que ven nuestros representantes en el congreso ni mostrando cuantos amigos tiene en facebook o followes en tuita.

Un medio, no un fin en si mismo
A pesar de lo que parezca el título, el computador es solo el medio para lograr los fines a corto, mediano y largo plazo, no es el objetivo en si. No es el computador por el computador. Por lo demás, imagino que las jugadas u objetivos los jugadores podrán compartirlas y memorizarlas durante los vuelos, en el periodo de concentración o en su casa.

No sólo en el fútbol
Computadores en los deportes no son novedad. Sobre todo en lo que a entrenamientos se refiere y a deportes unipersonales -atletismo, natación, tenis, etc.. No podría imaginar por ejemplo una fórmula 1 sin casi datacenters portátiles verificando los indicadores clave e informando al piloto por audífono y no solo para la carrera en si, sino para luego realizar modificaciones en partes y piezas como desde luego en el estilo de la conducción, para poder ganar en la siguiente pista. De igual modo en lo que es el tenis y los saques, sin ir más lejos, durante las últimas Jornadas Chilenas de Computación 2008, uno de los trabajos llamado “Análisis del rendimiento en Natación a través del análisis con video” de entrenamientos y competencia publicado por msolar de la UTFSM.

No me sorprende para nada que Bielsa tenga un notebook en cancha o en partidos o entrenamiento. Me sorprendería eso si, que la ANFP no tuviera muchos computadores sistematizando la información no solo del campeonato, clubes y finanzas, sino de cada jugador desde las inferiores analizando todos los como, cuanto y donde.

Tuve la oportunidad de oir a Harold Maine-Nicholls en el TEDxPatagonia subrayar el punto de devolverle la dignidad al fútbol chileno, creo que el manejar la información que desde los entrenamientos hasta los resultados en general, es uno de los puntos a mejorar y eso con un cuaderno de matemáticas colón de 100 hojas hoy en día no se hace (o no debería hacerse…).

Otro punto para Bielsa.

Enlaces recomendados
Aplicaciones para gestión en deportes
La estadística y la interpretación en el juego
Asociación Nacional de Fútbol Profesional
Computadoras en el deporte

// 244

Curicó Unido ya está en Primera A

Para pasar el amargo trago eleccionario de ayer, Curicó Unido ha conseguido -por fin- llegar a la primera división del fútbol profesional. Era suficiente con empatar, pero venció con un gol de ventaja a Puerto Montt.


Hinchas en el estadio que debe
reconstruirse
.
Foto por Baboso
De ahí en adelante todo fue celebración. Como siempre, en la plaza más bella de Chile™ continuó la fiesta, luego de que poco a poco se fuera trasladando el público del Estadio La Granja y simpatizantes en caravanas hasta el centro. Todo bien y pacífico. Llegó Carabineros para defender los bancos, como siempre a la comunidad, hasta con micros llenas con contingentes que solo aparecen en TV, pero hasta el momento en que estuve, todo iba bien. La celebración seguirá durante esta noche.

Ahora supongo que todo cambiará. Llegarán estrellas, merchandising masivo, nuevas barras y quizá un nuevo estadio. Al menos fue pedido público de la masa que celebraba en Plaza de Armas. Quizá hasta se haga más frecuente ver celebraciones de Curicanos en Santiago, en Plaza Italia.

Bien por Curicó. Se necesitan elementos de cohesión social, objetivos comunes que eliminen el gris tradicional y que al menos agreguen un par de colores más junto con la alegría, pan más crujiente y té más dulce.

Post Relacionado

Domingo con Curicó Unido

// 438

Domingo con Curicó Unido

Este domingo pasado fuimos junto a Pame al Estadio. Es mi segunda vez que asisto a un estadio a ver a un equipo de Fútbol, la primera vez fue hace algunos años en Iquique, en un encuentro entre Colo Colo y Deportes Iquique, fue hace harto ya que me parece que incluso estuvo el mítico “Rambo” Ramírez en sus últimas atajadas.

Por la falta de costumbre, cometimos el error de llegar a la hora: 16.00 horas en punto y todo estaba lleno. La primera línea de la galería estaba desocupada, teniendo una vista solo comparable con llegar tarde a un estreno de cine y tener que sentarse en la primera fila. Por suerte al menos llevamos una radio pequeña.


La barra alentando al equipo.
Foto por FreireHousianense
Me sorprendió ver un ambiente muy familiar, no solo por la gente conocida que encontré, sino por la asistencia en familia: padres e hijos, familias completas, etc., se tomaban la galería junto con los asistentes individuales. Al otro lado del estadio, barras que animosas avivaban al equipo: los marginales, los matako rockets, los precisos y otros -yo no elegí los nombres- encendían al equipo.

Fue interesante también ver la relación amor-odio que el público mantiene con jugadores como “el guagua” -yo tampoco le puse el apodo- quien durante espacios de su juego era fuertemente increpado por la galería pero ante su cambio en el segundo tiempo fue amorosamente aplaudido. Público bipolar o no, fue harto gracioso cuando sale de la cancha y envía un beso a lo hombre ardiente al sector “vip” (las comillas son por que de vip solo tiene el precio -50% más alto que el valor que le sigue- y un techo de lata).

Por la ubicación -no vimos el único gol del partido- y por un detalle largo de observaciones, me hace pensar que se necesita efectivamente o la construcción de un nuevo estadio o bien la remodelación pensada en que el hijo ha crecido y ya la ropa no le queda. Quizá hasta un baño vip se logre :p

No soy asiduo al fútbol. No se me mueven solos los pies ni cuando juega la selección nacional. La última vez que jugué a la pelota perdí un penal y cuando me dijeron que me parecía a Messi pregunté por cual era el numero que tenía en el equipo contrario.

A pesar de esto, es altamente probable que vuelva a asistir en futuros domingos a ver a Curicó Unido. Si, llegaremos temprano para la próxima ;)

// 488