Cuatro años de nada

Me gusta cortarme el pelo en Curicó. El pelo importa poco, lo que importa es que los sábados se reúnen ciudadanos de a pie y comparten qué es lo que están viendo. Una de esas jornadas, la pregunta que apareció fue ¿cómo ha cambiado Curicó en estos años?

Marzo a marzo viene el mantra de los permisos de circulación. Haga su aporte aquí y contribuirá al desarrollo de la comuna. Pues bien, ¿cómo ha cambiado Curicó en estos años?.  Segregando. Desde veredas hasta calles, el modelo de dividir un centro versus periferia marca -literalmente- el camino de hasta donde puede llegar el “desarrollo”. Por cierto, el desarrollo en Curicó se mide en cantidad de sacos de cemento.

Si verificamos el desarrollo de los últimos años, veremos que el gran desarrollo visible viene de empresarios proactivos y ciudadanos que como pueden van mejorando su vida y la de su familia. Por cierto, con una inorganicidad evidente en lo que se ha convertido en un far west comercial.

¿En tránsito? evidente caos. ¿En calidad de calles? lo mismo. ¿En renovación urbana? ¿qué es eso?. ¿Comercio ambulante thailand stail? No los toquemos. ¿Plan de futuro? cero. ¿En ciudad ciclista? Que lo tomen los privados. ¿En ciudad turística? Para eso está Potrero Grande. ¿Curicó ciudad universitaria? ¿Hay universidades en Curicó?.  ¿La entrega responsable de patentes? ¿pero, debía planificarse?. ¿La definición de zona de entretenimiento? Ah, si, deveras que nos tomaríamos 6 meses en definirla. Ojo aquí, que esto únicamente enlista pedidos obvios para el Curicó urbano, pero la agrozona como provincia tiene todos estos y otros tantos pendientes que al parecer son invisibles.

Peor aun cuando revisamos lo ya definido. Si vió este “debate” comprenderá rápidamente que el Hospital de Curicó es uno de los proyectos clave en los que hay acuerdo. Fue la prioridad 1 del Plan de Reconstrucción junto con la Estación de Trenes (si, la que tantearon para poner en el Mall). ¿Quienes además de la comunidad son los responsables de lograrlo? Efectivamente, los diputados para presionar y poner el tema en la mesa; los alcaldes y concejales para “representar” a la comunidad ante presidente y ministro del área; y desde luego los consejeros regionales para presionar por proyecto y fondos. Pues bien, pasaron 4 años y adivine dónde estamos.

Esto ha sido sostenido en base a individualidades carentes de visión de comunidad, más preocupadas por la nueva elección futura o por perfilar carrera política que por lograr una ciudad digna de vivir.

Cada elección es una oportunidad y la de ayer la desaprovechamos. Tontamente, se reeligió a los dos diputados en ejercicio. Uno acumulará 8 años de diputado a los 12 años en el municipio (si, 20) y el otro, desde 1993 seguirá engrasando la máquina en un grafo laboral interminable. Sumado a esto, se optó por elegir como Consejeros Regionales a ex alcaldes, ex gobernadora y ex cores que ya venían con falla de origen. ¿Es que no nos damos cuenta que mantuvieron todo igual? Lo mismo, otros 4 años de lo mismo.

Disculpen mi pesimismo pero, si a pesar de todos los periodos no vemos avances más allá de los privados esto se estancó. Si a pesar de todos los viajes al extranjero y a lugar turístico que han querido, que les hemos regalado no hemos tenido retribución alguna en obra real, lo merecido sencillamente es el cuartel de invierno. Si a pesar de mantener en el congreso a diputados para que hagan leyes y piensen el futuro y se lo pasan dándoselas de alcalde, pues que postulen a la alcaldía. Si a pesar de la dieta mensual que ganan por sus cargos no reditúa en beneficio para la comunidad -que asume “el contrato“- mejor vuelvan a la vida privada. Disculpen, pero de este lado había expectativa.

La tropa, esta especie de corte local, al parecer no toma nota aún de quienes somos. Sus asesores bien pagados debiesen pasar del lado de las comunicaciones y reportes de prensa –muy de moda ahora los comiuniti manallers– al de los datos. Podrían darle una leída a nuestra performance comunal, provincial y regional, ver quienes somos en el marco global y hacerse cargo de nuestros resultados. ¿Vieron dónde estamos en competitividad?, ¿Les contaron nuestros puestos en educación?, ¿Supieron de los niveles de contaminación o se interesaron por promover su medición?.
1) No los conocen, eso denotaría ceguera cognitiva y falta de preocupación por saber.
2) Si los conocen, eso denotaría dolo, entendiendo que debiesen hacer algo por modificarlos.

Pero bueno, los encargados de levantar estos temas –medios de comunicación- seguirán más interesados en los próximos canapés de la Gobernación, las futuras tortitas en conferencias de prensa donde los Montero o uno que otro almuerzo en el Español. Tocar otras teclas sería morder la mano que da de comer directa o indirectamente, lo que sin duda nos llevará a una pusilanimidad permanente pero podremos vivir con ella a cuestas.

Estamos comenzando cuatro largos años.

Cuatro años de nada.

// 540

La apuesta

Este próximo 17 de noviembre habrá elecciones en Chile, dejo aquí mi apuesta.

La presidencial
Para la elección presidencial, habrá segunda vuelta. En primera, los dos ganadores serán 1) Michelle Bachelet y 2) Franco Parisi. En la segunda vuelta, ganará Michelle Bachelet. Ble.

Diputados
En la elección de diputados ganará Roberto León (DC) y Celso Morales (UDI), nuevamente triunfará el binominal. Triste.

Consejeros regionales
Aquí todo se vuelve ambiguo. Dudo. Mi lista de probabilidades. Sin línea los que tienen probabilidad cercana a 1.
(tildes omitidos intencionalmente)

100 Sebastian Leonardo Maturana Martinez
101 Patricio Lazo Landeros
102 Pablo Marcelo Muñoz Montoya
103 Jose Ivan Cervela Toledo
104 Manuel Amestica Gaete
105 Hugo Alfonso Gaete Araos
106 Juan Enrique Norambuena Matus
107 Carlos Fuenzalida Pezzi
108 Wladimir Pulgar Diaz
109 Lorena Arellano Navarro
110 Lander Burotto Morales
111 Rodrigo Mardones Hernandez
112 Ismael Andres Vicent Toledo
113 Isabel Garces Ureta
114 Hugo Rey Martinez
115 Mirtha Segura Ovalle
116 George Bordachar Sotomayor
117 Miguel Angel Limardo Ramirez
118 Boris Duran Reyes
119 Angelica Martinez Hernandez
120 Mario Ramirez Pacheco
121 Boris Tapia Martinez

Cuál es tu apuesta?

Bonus track
Apuesta por resultados nacionales:

  • FP: 12,3 / MC: 4,3 / RI: 1,6 / MEO: 12,3 / RM: 2,3 / MB: 46,6 / EM: 16,2 / AS: 3,5 / TJH: 0,9
  • No habrá segunda vuelta
  • Votarán 7.354.291 personas para la presidencial

// 499

La oportunidad tras la elección de Consejeros Regionales

Teniendo como telón de fondo la regionalización, durante este año se realizarán por primera vez elecciones directas de Consejeros Regionales. Hasta ahora los Consejeros Regionales (COREs) han sido designados casi a dedo por sus partidos, realmente por los concejales, definiendo miles de millones de pesos en proyectos. Como estará imaginando, efectivamente el binominal también hace de las suyas pareando Concertación con Alianza, al menos en lo que respecta a la Región del Maule.

El poker regional
Hasta ahora, la forma de elegir los proyectos ha convertido la mesa del Gobierno Regional en una mesa política más que técnica, pareciéndose más a una mesa de poker que a una instancia de real desarrollo regional: “dame este proyecto y te dejo pasar este otro”, “el alcalde de esa comuna no es de mi partido”, “si te doy la pasáh ahí arreglamos”, “el diputado/senador/empresario me apoya en esto” y todas las variantes intermedias imaginables. Abrir la elección puede efectivamente ser una oportunidad de airear el miasma y de paso dar apertura a la comunidad.
Bueno, eso al menos en los papeles. Poder es poder.

Decisiones reales sobre proyectos reales, la paradoja
Como sabemos, los consejeros tienen participación real en la toma de decisiones acerca de proyectos. Esto de algún modo genera una “paradoja” funcional entre cómo se expone labor de diputados -ejecutores, cosa que no son- versus la de consejeros que si tiene una dimensión ejecutiva real. Ya expuse acá el deseo de “ejecutivizarse” por parte de los legisladores quitándoles área a los alcaldes, lo que también se ve reflejado explícita o muñequísticamente en presiones a los consejeros. Mal que mal, había que retribuir el pago y el apoyo.

La oportunidad
Pero bueno, aquí hay una oportunidad real de impulsar cada región. Dejar la decisión a la ciudadanía desde luego no asegura otra cosa que dar una pequeña cuota de poder local en una lógica que seguirá definiéndose en Santiago, Intendente y Seremis mediante. Nuevas miradas y nuevos proyectos podrían cambiar realmente la cara a la región y a cada provincia/comuna en particular. Una nueva camada de representantes podría también aportar a airear la casa y dar perspectivas distintas, quizá incluso mirando a largo plazo. Soñar no cuesta nada ¿eh?.

De abogados a ingenieros
Desde el problema de dominio técnico del asunto, puede que el prejuicio no sea tan errado: si para hacer leyes y fiscalizar se privilegia al gremio leguleyo, parecería lógico que en el ámbito de proyectos se viera privilegiado el gremio ingenieril. Sin duda un candidato creativo pero no experto podrá hacerse asesorar por expertos, pero será un plus sentarse en una mesa manejando los temas desde lo político como también también desde lo técnico.
Presiento que estaremos lejos de eso.

Exigencia mínima: El portafolio
Al momento de pensar en cada alternativa para elegir, al menos debiésemos exigir un portafolio con los proyectos que privilegiarán, cuál es su fundamentación, recursos necesarios e impacto. Desde luego debiésemos esperar también una sincronía con los proyectos que cada administración municipal tiene en mente. Una lista quizá sería suficiente frente a otros que de seguro llegarán solo con su gran sonrisa, su padrino y palomas.
Ahora si -a diferencia de la elección de diputados- es hora de exigir proyectos.

Representando a Curicó
Hoy, la Región del Maule tiene 18 consejeros regionales.
Según el Censo 2002, la región se acercaba al millón de habitantes, por lo que según Servel, para regiones entre 800.000 y 1.500.000 habitantes corresponderían 20 consejeros para esta elección. Considerando la lógica de elección indirecta y cantidad de habitantes por provincia, los dos nuevos representantes se definirían uno por Talca (llegando a 7) y uno por Curicó o Linares con mayor probabilidad que sea por Linares por mayor cantidad de habitantes (alcanzando los 6).

  • Los candidatos de la provincia alcanzan a 22 de entre los que a lo más debiesen elegirse los 5 ya indicados.
  • Actualmente Curicó tiene 5 de 18 representantes. De esos 5, 3 van a la re(¿+re+?)elección.
  • De los 22 candidatos por Curicó, no sobrepasan a 5 los candidatos que van por primera vez a una elección popular directa o indirecta.
  • El resto son viejos conocidos que con mayor o menor éxito ya han pasado por cargos públicos tanto por elección popular como por premio de consuelo -por designación capitalina o por otros amiwis concejales- como ya sabemos.

En fin, la oportunidad está ahí. Mire atento. Vea el elástico como se estira y revise cómo se va equilibrando el sistema perturbado.

// 175

La falacia de la alta participación en las primarias

Estamos asistiendo al reforzamiento diario del discurso de la alta participación en primarias. Como mantra, se nos ha bombardeado un resultado sin igual, que vencimos todos los pronósticos, que otros países nunca llegan a nuestra cifra, en fin, que nuevamente hemos asistido a un acto democrático que se desarrolló sin contratiempos en aquella república al sur del mundo.

Queridos compatriotas, estamos participando de la falacia medial de la alta participación en primarias.

Que un resultado exceda una meta, no implica necesariamente éxito. Desde luego depende de la meta. Por ejemplo, un indicador clave con el que se juega de forma falaz, es el per capita, en donde ostentamos números que bordean el desarrollo mientras un promedio burdo esconde tras de si una realidad de precaria distribución del ingreso. En efecto, se ostenta un guarismo impactante, pero en base a supuestos discutibles. Superar una meta feble del 10% de participación, asumiendo que en países con condiciones de base tanto social como política distintas no se supera este número, no indica comparabilidad.

Según Servel, votaron 3.007.687 personas. La cifra de los 17.000.000 que tenemos en mente desde luego incluye niños, extranjeros, etc., por lo que el padrón con votantes voluntarios asciende a 13.404.084. De partida más de 10.000.000 de votantes no asistieron a las urnas. Por cierto, tampoco se habla de los más de 60.000 votos nulos y blancos que, aún votando, mostraron su descontento a pesar de que se habrían necesitado sólo 22.000 para cambiar el resultado de la Alianza. Nota: desagregar resultados a nivel regional aún no es posible para el “usuario común” ya que la información oficial no está disponible en Servel (desagregaciones por partido, tablas en PDF (¿?), etc.). Qué decir de las desagregaciones a nivel etáreo.

Ya asistimos a un golpe de baja participación en la elección pasada. Pareciera que el fantasma aún está rondando y quisiera levantarse una suerte de consenso en cuanto a definir el estado de ánimo que va más allá de una elección: la disconformidad con el sistema político y su pecado original. El lenguaje crea realidades dicen, pareciera ser que necesitamos imperiosamente hacer carne el “levántate papito” para llevar a los votantes a emitir sufragio y, de esta forma, validar el pecado.

¿Veremos la elección presidencial con participación más baja de la historia? ¿Será real la disociación entre “el voto” versus “la calle”? ¿Quiénes necesitan que creamos que la participación fue alta? ¿Teniendo congreso pleno que también se vería afectado, tendremos que esperar a que caiga el cielo a pedazos?

Saque las cuentas, no se quede con el burdo porcentaje y salga de la caja.

// 156