Las diapos!

Leyendo un reporte acerca de lo que prometen/desean los candidatos presidenciales y sus comandos en materia tecnológica, apareció una idea que creo resume un momento en Chile acerca del significado de “las diapos”, las diapositivas, slides, o como se quiera ponerle. El primer representante a exponer no lleva diapositivas, según el editor “Es un abuelito canoso que no trae powerpoint para presentar en sus 30 minutos”. Me motiva a escribir este post el hecho que es frecuente olvidar que son las diapos!.

Hay una premisa que creo importante. Las diapositivas son material de apoyo, vale decir, apoyan, auxilian en aquel momento en donde no tenemos la capacidad de exponer una idea en su completitud. O sea, dependerá del manejo del expositor en tal o cual tema y su propio entrenamiento el uso o mal uso que le de a tal recurso o, inclusive, su no uso.

Las diapositivas no deben ser el centro de la exposición, sino quien expone para lograr entregar el mensaje de mejor modo. Algunas veces se justifica basarse en las diapositivas -por ejemplo cátedras varias- pero es frecuente que sea por un motivo ajeno a la propia exposición (lograr material entregable, evitar hacer doble trabajo, etc.) logrando ladrillos visuales que nadie entiende.

Se vienen a mi mente 3 perfiles, el primero, de mi profesor de Historia Eugenio Cerda (Q.E.P.D.) quien solo se valía de si mismo durante horas y horas de clase sin necesidad siquiera de material de apoyo para lograr claridad expositiva. El segundo pefil, el Ex Ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre, quien a pesar de usar diapositivas eran un mera forma de llevar gráficas a la mente de los asistentes, vale decir entre prueba y apoyo pero siempre con el foco en él mismo; y el tercer perfil, obviamente Steve Jobs, quien en base a diapositivas técnicamente bien hechas y entrenamiento logra exposiciones de alto impacto siempre.

En el camino me he encontrado con un argumento de pérdida de humanización por “culpa” de la tecnología. No lo creo así dado que somos los humanos quienes damos uso a las herramientas con las que contamos. No dejamos de ser más o menos humanos por llevar zapatos. El punto es como y cuando usamos los zapatos.

Saludos!

// 307