Conciencia en democracia

Senadores y diputados han sido electos por la ciudadanía, quienes a través del voto les han elegido como sus representantes. Vale decir, diputados y senadores representan.¿Qué representan?¿Sus propios intereses?¿Los intereses del partido? según entiendo representan a un espacio territorial definido. Emerge entonces mi duda cuando aparecen diciendo que la píldora del día después es “una cuestión de conciencia”, como si fuese una elección que se tiene que basar en su propia y única opinión, cuando debiesen entregar una respuesta en sentido de representación hacia quienes les han elegido.

Parece estadísticamente razonable que quienes representen distritos de arraigambre conservadora puedan representar dichos intereses y, de igual modo, quienes tengan la situación inversa representen también a tal segmento de ciudadanía. Más aun, me agrada que muchos de ellos reconozcan que no entienden, no saben, no se han informado o no les interesa el tema, es decir, se declaren incompetentes ante tal asunto. Todos somos ignorantes en algún sentido. Es humano. Por lo mismo ¿cómo tomar una decisión sin ser competente o sin siquiera debatir al respecto?.

Aquí es donde aparece la magia. Hoy me alegré de divisar a lo lejos en un kiosko una fotografía de Sergio Correa de la Cerda. Admito que tengo el prejuicio -que se transformó en juicio- de que es un mal diputado, luego de algunas ocasiones de haber coincidido en alguna reunión y oido sus opiniones acerca de lo que su rol significa. Pero de algún modo me alegró aunque fuese verlo en papel. Tantos años pagando por que ni siquiera aparezca, es aun peor. Volviendo del trabajo me encontré con la sorpresa: era contraportada de The Clinic, en donde responde a la pregunta “¿Y usted todavía prohíbe la píldora?”. Esta fue su respuesta:

“Acá no hay nada que debatir. Mandar un proyecto a estas alturas no corresponde, por que hay un pronunciamiento de la contraloría General de la República que norma en el sentido de no entregarla. Entonces lo que hay que hacer es cumplir con lo que se señala. El tema ya está zanjado, y volver a discutirlo no corresponde. Hasta luego”.

¿Perdón? ¿Acá no hay nada que debatir? Veamos en detalle.

“Acá no hay nada que debatir.”

Si, hay cosas que debatir, si no fuese de ese modo, ni siquiera estaría posteando esto. Ha aparecido como tema previo a una elección presidencial, pero eso no quita que haya quedado un sabor agrio luego de que lo “pro vida” haya movido la línea que roza la “anti libertad” y el “pro dogmatismo”.

“Mandar un proyecto a estas alturas no corresponde, por que hay un pronunciamiento de la contraloría General de la República que norma en el sentido de no entregarla.”

¿Y?. Respeto a la Contraloría, no obstante veo que nuevamente tiene una interpretación errada de su rol. ¿La CGR emitió su fallo? Si, lo emitió y se respeta lo que diga -independiente del cumplimiento- pero eso no supone haber escrito en piedra un mandato divino e irrevocable por humano alguno en el universo. Las propias leyes pueden modificarse!, la propia carta fundamental puede modificarse!. En vista de esto, no puedo pensar otra cosa que no sea querer evadir una responsabilidad de su cargo.

“Entonces lo que hay que hacer es cumplir con lo que se señala.”

Si, pero no bloquea el pensar, el discutir o el tomar acciones en pro de modificar dicha resolución.

“El tema ya está zanjado, y volver a discutirlo no corresponde.”

Permítame insistir en lo mismo. Usted intenta evadir su responsabilidad como representante.

“Hasta luego”.

Cortar el teléfono. Cerrar la puerta. Caminar rápido y evadir la grabadora. Agacharse y meterse al auto.

Celso, todos sabemos que ya tienes el 50% de la diputación. Espero que al menos te instruyas de lo que hace y significa ser diputado y representar a los ciudadanos y no seas un invisible afincado que solo fue a asegurar su jubilación al hemiciclo.

// 536