La ética frambuesa

Hace algún tiempo, una alta funcionaria pública chilena (Elinett Wolff) fue destituida y con alboroto, luego de comprobarse que utilizaba el transporte de su cartera ,chofer incluido -Ministerio de Transportes, que ironía…- para distribuir frambuesas a restaurants de la capital. La funcionaria en cuestión ha sido nombrada para que participe en una Comisión de Transparencia de la Municipalidad de La Florida (WTF).

El problema fundamental dentro del nombramiento, es que no importa si un comportamiento es ilegal o legal, ya que previo a eso, existe una interpretación ética del acto y del funcionario en cuestión.

Reitero, da lo mismo que no haya existido o no una sanción legal al transporte de frambuesas para negocios familiares en vehículos públicos, lo que no da lo mismo es ponernos una venda y no solo mantener en el sistema público a personal éticamente no idóneo, sino llevar el tema al extremo y poner al funcionario -funcionaria en este caso- a la cabeza de una entidad que basa su ser en un sentido ético. ¿Será contratada como contraejemplo?

La responsabilidad de los medios
Chile tiene de todo. Cada cierto tiempo aparece en los medios gente que encuentra millones y los devuelve a sus dueños, gente honesta que entiende que más allá de lo legal, hay una noción de bueno|malo que se obtiene en los primeros años de vida y formación. Recuerdo que una vez, en el generador de caracteres, aparecía mientras uno de estos honestos chilenos devolvía una gran suma, la leyenda “el rey de los huevones” por devolver dinero ajeno. El tema es simple: cuando el relajo se masifica, los límites éticos simplemente no existen. Y ante tal relajo todo puede ocurrir.

La frambuesa de Jovino
Himbeere DSCF3863
Imagen por GflaiG vía Flickr

De los tipos que se encuentran en el poder ejecutivo –independiente de su calidad personal- podemos poner en tela de juicio su validez como integrantes ya que su rol se genera en un sistema arreglado con calculadora. Más allá de que sea “legal”, debido a que tal legislación emana de razones de conveniencia particulares.

El punto interesante aquí es que la ética frambuesa permitirá que Mariano Rajoy, perdón, me he traspapelado, digo que la ética frambuesa permitirá que Jovino Novoa, Senador, logre uno de los sitiales más importantes dentro de una “democracia”: la presidencia del Senado. ¿Y cuál es el problema?, el punto no es que ante algunos problemillas y muertes varias, tenga la opción de asumir la presidencia del país, sino que su condición de actor central durante la época de Chile que algunos políticos quisieran olvidar, convenientemente por cierto. Nuevamente el problema aquí no es la legalidad o ilegalidad, sino la fuerza ética, aquella que al menos de hace decir “si, lo supe y no hice nada” o poner cara dura y aparecer con un “yo no supe nada de eso”.

“No es razonable que acceda al segundo o tercer lugar de la República, y reciba honores y aplausos de moros y de cristianos, quien nunca ha dado explicaciones públicas acerca de su participación en un régimen, que mientras él era Subsecretario, violaba gravemente los derechos humanos”
Carlos Peña en El Mercurio (miente).

Gastar fondos públicos en campañas pro transparencia y anti corrupción es aceptable. Lo que no es aceptable, es que la institucionalidad pretenda que estas tengan efecto primero en la ciudadanía y luego en sus propios componentes, además, el sentido -quiero creer!- es que más allá de lo legal, existan consensos en lo que respecta al fondo ético primero de gobernar y desde luego, de vivir en sociedad.

// 731

El Autogol del Rubilar

Karla Rubilar, diputada RN -derecha chilena-, Presidenta Comisión de Derechos Humanos (DDHH) denunció hace algunos días, algunos nombres de personas que figuraban como detenidos desaparecidos que en realidad no eran tales. Desde luego que a quienes se aprovechan del sistema -derecha o izquierda- se les debe denunciar, sin embargo, el tiro no ha salido para el lado deseado. Rubilar & Pérez declarando, Vidal retrucando y removiendo el polvo que había caído en la memoria fue la dinámica de inicio de lo que -a mi parecer- se ha convertido en un disparo directo al propio arco de la derecha chilena a pies de Rubilar.

Asociaciones históricas y temor colectivo
El lugar común de cada elección presidencial es en el punto decisivo reabrir la premisa de “si la derecha una vez se tomó hasta el agua del florero, que impedirá que lo vuelva a hacer? Por que no levantar un Pinochet 2.0 si tienen la oportunidad? Es cierto, puede que sea falacia al asumir que el mundo no puede cambiar -a pesar que Piñera tendría que gobernar si o si con quienes apoyaron a Pinochet y ahora intentan desmarcarse- pero es una de las alternativas para hacer que el votante defina su voto finalmente hacia la concertación, es decir, no se vota tanto por el candidato, sino por el símbolo que aun sigue marcando en el colectivo: el si o el no. En vista de este escenario que tiende a dejavu, la estrategia Rubilar más que una forma de lograr la identidad de defensora de los DDHH o de una derecha que ahora si se preocupa por los DDHH, mete un gol de media cancha en su propio arco.

Un presidente muerto con gas mostaza
Ya Eduardo Frei, de padre envenenado con gas mostaza en pleno gobierno anterior según lo que ha mencionado en exhaustivas entrevistas, ha dicho que no es necesario reabrir comisiones relativas al tema, sino que la justicia se encargue de quienes intentador defraudar el sistema. De este modo, por un hecho histórico, podría suceder lo mismo que con Michelle, también afectada por la bota militarizada. Viendo hacia atrás, Aylwin presidió la transición, Frei algo de consolidación y ejecución, Lagos con evocando su dedo del padre y Michelle con el apego maternal para contrapesar la figura del padre, no obstante, el que menos de historia relacionada con el gobierno golpista era Frei, pero ahora esto ha cambiado y de la peor forma. Si un ExPresidente de la república -Frei padre- pudo ser asesinado y sus asesinos ser impunes, que quedará para el resto, es decir, permite traer al presente el pasado del miedo, del silencio y del escape y al momento de decidir, obviamente la decisión debiese ser por quien represente lo contrario. Rubilar al parecer no lo ha notado o bien, tiene un conejo guardado.

La tesis que nunca quiso confirmarse
Desde la retórica del “aquí no pasó nada de lo que dicen”, también será deshechada por labor empírica de Rubilar y sus informantes. Ciertamente existirán más aprovechadores que han mamado del estado sin mayor fundamento que querer una cómoda pensión y que serán encontrados -enhorabuena- pero será la confirmación de los miles y miles de detenidos desaparecidos que nunca ha querido hacer la derecha política chilena. La confirmación de estos antecedentes quitará el argumento insostenible que algunos insisten -a sabiendas incluso de su falsedad- en usar para justificar una ilusión de un montón de gente que está veraneando en una playa y no al fondo del pacífico.

Karla, salvo que tengas un conejo en tu sombrero, fue un error político que de capitalizarse, podría traer un pasado al día de hoy y, a fin de cuentas, hacer que una elección presidencial pase a ser un nuevo plebiscito: si o no.

Actualizado

08 enero 2008

Rubilar al parecer tampoco revisó suficientemente bien sus listados, lo que ha hecho que aparezcan verdaderos desaparecidos de entre los falsos que comunicó públicamente. Al parecer puse bien el título del post :p

“yo nunca he afirmado de que las denuncias eran verdaderas”
Karla Rubilar en declaración Duna

Notable.

Actualizado

14 enero 2008

Aprobaron la censura de Karla Rubilar por 8 votos contra 5, con lo que quedaría destituida de la Presidencia de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados. ¿Habrá esquirlas?

// 1029