Cuentas públicas y un par de detalles

Cada año, por Ley, los Alcaldes deben dar cuenta pública al Concejo Municipal. Nuevamente, por Ley, esta cuenta pública se realiza a más tardar en el mes de abril de cada año. Por ser un año “poco común”, este plazo para las regiones afectadas por el terremoto fue optativo para las regiones del Libertador Bernardo O”Higgins, del Maule y del Bío Bío, las que podrían elegir entre rendir cuentas en abril o bien al 31 de agosto. Curicó ya lo hizo en abril.

Las rendiciones de cuentas son uno de los momentos en donde la ciudadanía se puede informar acerca del acontecer comunal desde múltiples perspectivas, centrándose en la financiera. Cada una de las rendiciones se encuentran a disposición de los ciudadanos que las soliciten, por tanto, si desea verla a fondo, puede hacerlo. Asista, infórmese, pregunte.

Datos freak
Un par de estas cuentas públicas que se han rendido en agosto son las de los municipios de Molina y Teno. Desconozco como habrá llegado la información a quienes generan los comunicados de prensa, pero hubo un par de detalles en cada uno de ellos.

En Molina, se dice que:

“(…) en educación se percibieron recursos por $ 3.870.905.000 lo que equivalen a una reducción de un 5,79 % con respecto al año 2008. En cuanto al gasto anual en educación ascendió a la cifra de $ 4.052.760.000. Lo que se explica por los $ 129.000.000, gastados en prestaciones previsionales por concepto de indemnizaciones para profesores que se acogieron a retiro.”

En la lógica de Ingreso — Gasto,

$3.870.905.000 – $4.052.760.000 = -$181 855 000

Si eso se explica con los $129.000.000 gastados en prestaciones previsionales, ¿En qué se gastaron los $52.855.000 restantes? Chan! :O

Imagino que debe relacionarse con periodos que son disímiles entre sí, años corridos o algo por el estilo, pero la confusión gatillada por el reporte es evidente. Espero que sea sólo eso.

En tanto que en Teno, se afirma que
“El total de ingresos percibidos, fue $2.692.234 y los egresos fueron de $2.691.884”

Cuando vemos números a diario, perdemos la noción de los millones, pero, un automóvil nuevo no puede valer más que el ingreso o gasto de un municipio… En este caso, al menos debiese existir notación de miles, pero que desde luego debiese ser explícito.

Si bien la rayita cada cuatro años puede cambiar el mundo, la ciudadanía no se pierde luego de entintar el dedo. Si realmente quiere ejercer su ciudadanía utilice los medios que la institucionalidad garantiza para estos objetivos. ¿Tiene dudas? Pregunte, la Ley de Transparencia le entrega una potencialidad nunca antes vista, mal que mal, la amenaza de 50% menos de salario para un alcalde de un municipio que incumple, parece que funciona.

Participe, exija como ciudadano conocer toda la información que los municipios y representantes públicos generan con dinero público. Es su derecho.

// 190

“Los profesores han aumentado sus ingresos tres veces”… los chilenos 6 veces.

Los profesores “…han triplicado las remuneraciones que tenían el año ’90. Esto significa también que las remuneraciones de los profesores han subido a una velocidad casi tres veces de los sueldos del resto de los chilenos”.
Andrés Velasco, Ministro de Hacienda.

Haciendo un poco de memoria gracias a CEP vemos que el sueldo mínimo en los ’90 era de $26.000. Hoy es de $165.000. Aquel chileno que hubiese mantenido su contrato por un sueldo mínimo, habiendo triplicado aquel sueldo -cifra que intenta levantar el Ministro para evidenciar los “privilegios” de los profesores- lograrían tener hoy $26.000 x 3 = $78.000. A ver… algo no calza.

¿Cuántas veces cabe $26.000 en $165.000? Más de 6 veces… eee. Algo no calza. Ojo que este reajuste de “seis veces” -miren como le doblo la apuesta al ministro :p- implica que nunca le aumentaron el sueldo a tal trabajador, vale decir, siempre le pagaron “el mínimo”. Estas cifras a secas con aritmética simple realmente esconden un supuesto falso.

Mis clases de Ingeniería Económica me enseñaron que el dinero en el tiempo cambia su valor real de hoy (valor presente) a mañana (valor futuro), vale decir, $100 hoy no serán $100 mañana. Si los guardamos bajo el colchón probablemente baje de $100. En cambio si lo enviamos a una sacrosanta entidad bancaria en una floja cuenta de ahorro dicha suma subiría al aplicarle un interés (frecuentemente cagón, por cierto). Por ejemplo, aquel sueldo mínimo de $26.000 del ’90 representaba realmente a julio del 2008 $88.089, lo que ya es más del triple.

Hay un “pequeño detalle” en el caso de Hacienda. Si tengo un dinero y no se lo pago a un proveedor, puedo obtener interés sobre ese dinero que debo. Cuando hay una “deuda histórica” imaginen el monto. Ahora imaginen el monto llevándolo a 20 años. Algo que no dijo el Ministro es cuantas veces ha crecido el “ahorro” en base a tales fondos ni la “velocidad” que lleva.

Solo soy un aprendiz de ingeniero -de formación integral en base a educación pública- por lo que me sorprende “profundamente” la declaración del Ministro.

Ni la lógica, ni la matemática tienen moral… ni dependencia política o económica.

Saludos!

// 194