Toque de queda en Chile. Lo único que faltaba.

En Colombia decretaron toque de queda para los jóvenes. A distancia no hablaré acerca de lo que allí sucede sino acerca de los creativos chilenos que casualmente ahora les ha dado por considerar cada una de las medidas tomadas por Álvaro Uribe (en el contexto colombiano) como guía de un maestro soteriológico venido del cielo. Varios temas se mezclan acá y por más que se quiera mostrar como una forma de corrección problemas concretos -jóvenes y adolescentes en malos pasos, delincuencia, accidentes de tránsito, etc.- tiene detrás a un Chile a medias que nos aparece a cada momento.


Foto por Sebastián Piñera

Siempre es interesante ver como quienes ya han sido jóvenes intentan moldear son su mano lo que deben o no vivir los jóvenes de hoy. Es como la típica frasecita que se oye a menudo que dice “la juventud ya no es como antes”, sin ponerse a pensar que la sociedad en general no es como antes y fundamentalmente por que quienes la esgrimen no han hecho mucho por evitar que suceda. Esto no es nuevo en Chile. Inclusive, desde que en gran medida los jóvenes aportaron a lograr el retorno a la democracia, los zorros de siempre con astucia se hicieron cargo cerrando la puerta a la renovación del aire. Por cierto, los mismos que ahora invitan casi increpando a la juventud a participar -hasta en funerales- a un bodrio de puñales y poder por poder.

Si aterrizamos el asunto, llegaremos a que el problema de que puedan encontrarse menores de edad en malas condiciones etílicas radica en la formación de cada uno de ellos. Ni el hogar ni el colegio fueron efectivos. Como sociedad tampoco lo fuimos. ¿Entonces quien se hace cargo? La salida de siempre suele pedir que por decreto todo cambie. El estado debe formar, debe evitar el consumo de drogas, debe pagar casas y las cuentas también. El estado debe permitir la evasión de todas las responsabilidades de los ciudadanos, incluso, la de participar en el mismo estado. Una evasión recursiva. En este cuadro, el toque de queda aparece como una posibilidad a evaluar, ya que como la presencia policial no es efectiva, el estado debe hacerse cargo también.


Foto por Miiiiila.

El toque de queda, como medida ante situaciones límite, puede ser analizado como algo razonable y necesario, sin embargo, los evaluadores de cuales son situaciones límite pueden hacer la diferencia entre una medida acertada o una quitada de libertad absurda. En el caso de Chile, creo que la alternativa sería la B. Ya hemos visto intentos por cerrar desde antes los locales de entretenimiento nocturno, cambios a la ley de alcoholes -si, como el de Cristi que benefició a supermercados en desmedro de locales de menor área– pero que en lo real, no logran mejorías, sino distorsiones como mercado negro de alcoholes a deshora, locales sin patente, etc. La otra cara del toque de queda es el reventón. Si no podremos salir desde tal hora hasta tal hora, ¿por que no quedarse durante toda la noche en una fiesta continua?. A no olvidar que Chile ya ha sufrido de esta medida y otras que limitan las libertades, por lo que ya tiene entrenamiento.


Foto por noventas.

Y bueno, el toque de queda no será más que una eventual medida impulsada por quienes aun creen que, como en el chiste alemán, se debe vender el sillón. Será en definitiva, igual de efectivo que expulsar del colegio a María Música. El llamado a la calma, es que en época de elecciones estas cosas no pasan. Puedo apostar a que no lo decretarán. Y luego de ella, para no agregar tensión a la olla, preferirán abstenerse aquellos que reciben un sueldo por decidir por nosotros.

// 245

Donaciones online en elecciones. Caja de mitos.

Chile se divide en regiones –no es país federal- y las regiones en provincias y las provincias en comunas, las que pronto se enfrentarán a elecciones de los jefes municipales que las dirigen. Alcaldes y concejales dirigen esos municipios.

Cada elección no se basa solo en un espíritu y en el manoseado servicio público. Hay lucas de por medio, y no pocas. Como en toda elección se manejan varios millones dependiendo del cargo y del lugar en donde se postule. Seré bien pensado y optaré por pensar que el costo mayor de cada elección es la publicidad y el transporte para lograr acercarse a los votantes. No pondré como gran gasto los pagos de servicios básicos (luz, agua, etc.), canastas familiares, mediaguas, anteojos, maicillo y camisetas para clubes deportivos, a los votantes y no por que no existan, sino solo por proporción. [Nota al margen: escribiendo esto me viene a la mente una conversación con un candidato a diputado, al que, luego de preguntarle por la oferta real que entregan los diputados desde su rol, declaró que en definitiva los carteles, pancartas, gigantografías y caras digitalmente corregidas funcionan más de lo que se cree y que pueden hacer la diferencia entre la cola o el sillón. El candidato hoy es honorable diputado].


Foto por weddingssc1

En Chile, se pretende abrir la caja electrónica para recibir aportes de ciudadanos a través del monopolio, perdón, no quise decir monopolio, de Webpay, mejor dicho Transbank. Me parece interesante esto ya que cuando leí acerca de lo de Obama hace varios meses atrás me cuestioné acerca de estos aportes ya que a mi parecer la gente en esta latitud pensaría dos veces –al menos- antes de entregar dinero a un político.


Foto por Charcarson

Se ha establecido el mito de que Obama utilizó recursos únicamente de ciudadanos, quienes con el aporte de pocos dólares pudo incluso ganar a Clinton que quedó en definitiva simbolizada como el icono de la recepción tradicional, basada en grandes aportes de pocos, hipotecando parte de su alma y báculo ante una eventual victoria.

Los candidatos para obtener recursos en Chile se valen del partido, amigos, empresarios e inclusive en algunos casos recursos propios. A pesar que cualquier ciudadano de a pie puede acercarse y entregar un par de lucas directamente al candidato o depositárselo en su cuenta, la figura gringa de donaciones online comienza a sonar. En fin, las opciones y cajas siempre han estado ahí, abiertas pero aún me cabe la duda el empecinamiento con que el tema comienza a tratarse. Más aun, habiendo soluciones ya implementadas para esos fines.

Espero que los electores, al menos los de la región del Maule no cedan como lo han hecho en otras oportunidades a la gigantografía más grande, las palomas más visibles o la muralla pintada en 3D y pongan en la seguridad y secreto de la caseta de votación, luego de un concienzudo análisis, su opción.

// 280

El error de la semana

Esta semana, mientras estuve concentrado en encontrar errores en software, me dispuso con una actitud distinta. El sol no aparecía cuando debía, el tiempo corría más rápido de lo debido y María Música Sepúlveda apareció en el mundo luego de lanzarle agua en la cara a la Ministra de Educación de la República de Chile. Lo que, por cierto, además de ser un error, es de mala educación.

Se esgrime la impotencia al no ser escuchados -y lo dice en una entrevista sentada en las piernas de un abuelo- sin embargo, en algún modo muestra también la ingenuidad de los estudiantes al no lograr lo que piden. Viéndolo de otra forma, no están siendo efectivos. Es interesante ver como las grandes empresas, sin necesidad de tomas, son más efectivas. Obviamente el poder del dinero influye. No hay dinero, pero si el potencial de negociación que entrega la fuerza si es que existen negociadores que en el punto final sean realmente efectivos con el uso de aquel “dinero” que tuvieron por montones en la revolución pingüina y que día a día botan a la basura y bajan la curva del movimiento estudiantil con lo que la ciudadanía empieza a rechazarlos. De algún modo, la fuerza utilizada a destiempo no es valorada por la ciudadanía. Visto de otra forma, han sido pollos al final del proceso.

Tuve el honor de estudiar en un colegio público, donde un docente de calidad reconocida y respetada por la comunidad en su conjunto -ya que había sido docente de gran parte de ella- prefirió retirarse en el momento en que un estudiante lo agredió. Si, lo cuento como un caso particular, y personal desde el momento en que perdí la opción de tener esa calidad de docencia, pero más allá de eso, de algún modo muestra que el ánimo no es del más pacífico en la sala de clase. Nuevamente, hago la aclaración de que los estudiantes y sobre todo los más chicos, no son más que el reflejo social y hogareño. Así de simple.


Foto por Orianomada.

Este evento, sin duda muestra la falta de educación en Chile. No lo digo solo por la niña arrebatada, sino por la ministra sorda.
El pedido es simple. Es más, el pedido de calidad nos beneficia a todos de ser cumplido. Si, quizá los frutos se vean en 10 o 15 años más, lo que no es políticamente rentable o popular, pero en algún momento alguien tendrá que ponerse los pantalones para volver al camino que en lideramos en América latina en siglos pasados, donde el modelo educacional incluso se exportaba.

Lo grave, es que la mala educación se convierte en círculo vicioso si no le ponemos cota. Si, lo bueno de la mala educación, es que es más fácil gobernar a quienes no se educan.

Espero que el agua de la niña despierte a quienes tienen la capacidad de acción para hacer que esto cambie y purifique en algo la intencionalidad de la acción.

Recomendados
La otra cara del jarrazo
María Música, La enviada de Lucifer
María Música y el H2O

// 124