Pendientes Curicó 2013

Como la memoria a veces nos falla,  me parece necesario compartir acá algunos pendientes. Notar que algunos de ellos vienen como pendientes desde hace rato.

Hospital. Ya parece chiste, pero ya pasó otro año y como vamos vendrían al menos un par más. Como la concertación rechazó persistentemente las opciones iniciales, no deberá extrañarnos ver la misma actitud por parte de la alianza respirando por la herida.
Ojalá no nos enfermemos…

Medio estadio. El  super Core no hace juicio. Quizá serviría que nuestros representantes en periodo de campaña usaran la tribuna del  gallinero para que se motiven a actuar.

“Con esto terminaremos con el medio estadio de Curicó, que era indigno para parte de la comunidad que asistía a ese sector del recinto, ahora le puedo decir a esa gente que más sufre y vibra con el fútbol de Curicó Unido, que ya es una realidad, el estadio se construye el 2012”
Hugo Rey, ilusionado alcalde.

Funicular.
Sin comentarios. Mejor hagamos algunos comentarios. Esta conversación abierta en 2004 -mira!, vamos por los 10 años!- sigue abierta y eternamente pendiente. Para coronarla, ahora ya no es prioridad.

Área de entretenimiento. Como dijera hace algunos años el concejo municipal pasado, “en 6 meses” lograrían dilucidar tamaño desafío. En fin, complejidad exponencial que al parecer el laissez faire soluciona.

“Bienvenidos a Curicó, ciudad sin ningún brillo
Bienvenidos a la ciudad donde se duerme súper bien”
Miguel Ángel Limardo, exconcejal

Vía aérea. Llegó el punto en donde siquiera aterrizar es un riesgo. Además está tomando ribetes nacionales ya que, como no recordaron quienes dieron los permisos de construcción, el aeródromo es parte de una red nacional…

Quitar propaganda electoral. Ni 3 dias antes ni un mes después.  Los candidatos dejaron su rastro en postes, muros y caminos. Con cola o electos, sigue pendiente sacar la basura.

El consejero regional silente. Aun no aparece públicamente la definición personal ni de partido acerca de esto, aunque al parecer este caso será efectivo lo del silencio que otorga.

* * *

Epílogo nefasto
Estos pendientes sin duda no son todos los pendientes que tenemos como ciudad. Ya considerar únicamente los acuerdos “vinculantes” generados en base al Plan de Reconstrucción Sustentable genera una lista bastante más larga.

Lamento recordarlo, pero en varios de los puntos donde se requiera definiciones públicas, continuaremos viendo la inacción. Si bien el 11 de marzo habrá cambios, serán básicamente los-mismos-de-siempre un poco más viejos -y oxidados- por lado y lado. En lo que se refiere a cargos de elección popular, también el pastel seguirá teniendo los mismos comensales, así que esperar más fuerza teniendo los mismos bueyes puede ser una pérdida de tiempo. Es clave distinguir en este estancamiento, que quienes levanten cualquier argumento de efectividad desde la tribuna de la representación, ya vienen desde hace años pudiendo hacerlo y guardando silencio cómplice. Qué decir de esos medios a medias, en fin, tienen que comer.
Nada nuevo bajo el sol.

Definiciones para el crecimiento orgánico de la ciudad, plan de desarrollo turístico, curicó ciudad ciclista, transporte público integrado e inteligente y otro lote de definiciones también siguen en ese cajón que al parecer nadie quiere abrir. Llega un punto en donde podríamos cuestionarnos si vale más invertir en excelentes administradores -administrar es lo que hemos estado viendo- versus el pago por representantes que velen por el futuro de la ciudad y no sólo por ganar una elección para el partido por el que militan.

Ojalá el 2014 traiga algo de lucidez.
A nivel nacional esto no es muy distinto pero no es el objetivo de este post tratarlo. Como sea, al parecer el año del caballo traerá con más fuerza que nunca el clásico “por la razón o la fuerza”.
Nos vemos.

// 355

Por qué estudiar Ingeniería Civil en Computación

Hace algunos días me enfrentaron a la pregunta de «por qué estudiar Ingeniería Civil en Computación», como me lo preguntaba la universidad de la cual me titulé en pregrado, la pregunta completa era «por qué estudiar Ingeniería Civil en Computación en la Universidad de Talca». Este es parte del resultado:

Entiendo que al ser sólo una híper-síntesis no quedaba tiempo para ir a los detalles, lo que me motiva a compartir la otra parte. Como la razón le sigue a la voluntad, la pregunta también me invitó a seguir pensando qué hago aquí, lo que intentaré mostrar tanto desde mis vivencias como del entorno esta decisión.

Los inicios
Como muchos de mis compañeros, desarmé cada auto que tuve. Si tenían pilas y motor mejor todavía. Mirando hacia atrás había cierta obsesión por entender cómo funcionaba lo que llegaba a mis manos. Perdí un patrimonio enorme de juguetes y casi pierdo un dedo intentando desarmar un motor. Desde ahí pasé por ver cada programa de supuesta ciencia y tecnología que había en la magra parrilla ochentera regional -si, “el trece” y “el siete”- inclusive creí en el Cometa Halley. Obviamente no me perdí capítulo de The A-Team y MacGyver. Ya más grande vería todos los Beyond 2000 imaginables. Desde pequeño tuve ese interés por ver qué había y qué vendría luego.

Con los “computadores”, más allá de un Atari 800 XL y algo de Basic no hubo mayor acercamiento. Tampoco fui brillante en matemáticas, pero las primeras intuiciones para estudiar en la universidad fueron por el lado de la ingeniería. Entendiendo que hay más de 13.000 carreras posibles, algo de claridad tenía. Eso fue como a los 13 ó 14.

Ya en secundaria tuve algo más de cercanía con ofimática y algo de hardware, pero fue en 3° y 4° medio que me decidí por Computación o Informática. No recuerdo bien el origen, pero comenzamos a mirar por detrás de webs con Francisco Reyes y Gabriel Berner mientras estábamos en el Liceo Luis Cruz Martínez. Obviamente a punta de Bloc de Notas. De forma casi natural nos asignaron montar el sitio del colegio, lo que pasaría a ser el primer sitio de un colegio levantado por estudiantes a fines del siglo pasado. Si hasta conferencia de prensa, torta y nota en el Diario Familiar™ hubo!. Esto fue fortaleciendo la decisión posterior o aclarando la línea por la que quería ir.

Entrando
Luego de un costalazo académico con deserción incluida -esto da para post completo- cuan Ave Fénix ingresé a Ingeniería Civil en Computación en la Universidad de Talca como primer seleccionado, lo que como sabemos, asegura nada. Ya tenía varios de mis mejores amigos en el Campus Curicó y además durante 4to medio había podido estar en alguna visita de promoción. También estuve en una especie de propedéutico comandado por Sergio Yáñez finalizando la media, por lo que algo de cercanía tenía con la U.

Además, la carrera a la que llegué, basaba su plan en gran medida en la arquitectura de la carrera homóloga de la Universidad de Chile gracias a la mano  Juan Álvarez, que fue también una razón para la elección. Por cierto, está en Curicó, en un campus que se ve a si mismo como un centro tecnológico en formación.

Mirando y comparando con perspectiva, la acreditación de la carrera por 6 años -no pasar por alto- y los académicos actuales, dan ganas de volver a entrar nuevamente. Por cierto, cuando ingresé usualmente la universidad como tal usualmente estaba entre el 7° y 8° lugar en rankings y ahora no se aleja del 4°, lo que es mérito para tener sólo 32 años y estar en regiones.

¿Y qué hace un ingeniero civil en computación?
Esta es una de las preguntas intensas. Lo primero, es aprender a pensar como Ingeniero civil, para esto existen los clásicos Calculos, Álgebras, Físicas, Estadísticas,… en todas formas y colores. En paralelo se va entrenando el pensamiento algorítmico en asignaturas que se van intensificando en el tiempo. Datos, sistemas, interconectividad, requerimientos, diseño y desde luego programación aparecerán para ir expandiendo la propia visión de lo posible que vamos adquiriendo en el camino. Por si fui demasiado ambiguo, un Ingeniero Civil en Computación podría:

  • Entender la necesidad de un cliente para resolver un problema. Cuando hablo de cliente, me refiero desde particulares, empresas, municipios, gobierno, ONGs, etc. Si bien esto abarca mucho, podría desglosarse casi al infinito.
  • Desarrollar aplicaciones que pueden terminar funcionando en casi cualquier parte imaginable. Me refiero a desde un teléfono (aplicaciones móviles) hasta un refrigerador (sistemas embebidos) pasando por computadores, automóviles, aeropuertos, aviones, semáforos, la tablet de un gerente o del presidente, etc.
  • Mejorar performance de sistemas ya realizados. Es posible mejorar por ejemplo el rendimiento de aplicaciones que por mal diseño o peor implementación no son lo que el cliente espera.
  • Mover la frontera del conocimiento a través de la ciencia de la computación. Es posible tomar el camino científico/académico y generar avances desde la academia a través de la investigación y posterior transferencia tecnológica.
  • Además, dependiendo del interés del estudiante o futuro profesional, pueden cargar la balanza no sólo hacia programación sino también a telemática y comunicaciones, datos e información, gestión, multimedia, robótica, automatización y un gran etcétera.

Cabe recordar sobre este punto que, también basado en el ser ingeniero, se definen márgenes de optimalidad al momento de buscar soluciones, ya que el objetivo no es sólo encontrar formas “ingeniosas” de resolver problemas, sino también de ajustarse a parámetros técnicos y racionales (presupuesto, tiempo, equipos, etc.). También cabe recordar la capacidad de poder analizar contextos y problemas de modo de definir soluciones tecnológicas apropiadas.

* * *

Ya he contado algunos de los puntos que gatillaron mi decisión en aquél entonces y he contado un poco acerca de qué hace un ingeniero civil en computación, pero me gustaría también mostrar parte de lo que tengo en mente cuando hablo acerca del futuro y el papel de los ingenieros en él.

Desafíos de frontera
Más allá de los problemas computacionalmente complejos o sin solución aún, cuando me refiero a la frontera lo hago teniendo en mente los desafíos que se han ido presentando en base al propio avance de la ciencia y que llaman a la ingeniería a resolverlos. Citaré un par de ejemplos para dejar más claro esta motivación.

Hacia el interior, la decodificación genética ha mostrado una permanente necesidad del rubro, algoritmia para procesar datos que durante años se vieron como un desafío sobre-humano. El punto actual, donde la decodificación ha bajado sustancialmente en los tiempos y costos, abre nuevas problemáticas como la detección de cadenas de texto que pueden evidenciar tendencias a enfermedades.

Mirando hacia afuera, los teras y teras de información que obtenemos desde el país ventana al universo, hacen emerger áreas como astro-computación que intentan apoyar nuestra permanente inquietud humana de conocer el cosmos. En la mitad, la gestión de ciudades basados intensamente en datos en lo que hemos llamado SmartCities, también sigue presentando un llamado a capturar, procesar y orientar en tiempo real decisiones de transporte, energía, emergencias, etc. apoyando la gestión urbana de un modo nunca antes visto. Esto, como casi todo en la vida, no se resolverá solo. Serán equipos interdisciplinarios los que tendrán que abordarlo, pero donde si o si la ingeniería civil en computación será un aporte clave.

Sociedad de la información y conocimiento
Quizá, llevándolo a algo más general, pueda ser más claro analizar desde la época en donde nos encontramos a los profesionales que podrán moldear futuros posibles.

Actualmente estamos adentrándonos en la sociedad de la información y conocimiento. No es casual que industrias como el porno y los juegos muevan miles de millones de dólares, o que la lista de millonarios de Forbes tenga año a año más millonarios del área. Noten que Google, Twitter o Facebook tienen una magnitud notablemente mayor en cuanto a impacto que un starmedia, geocities, altavista o virtualia con sus fanimanis. Inclusive los demás medios ya sin asco replican contenido desde la web basando casi programas completos en contenido de terceros. En la historia de la humanidad nunca habíamos visto algo así.

Definitivamente la ola no se detendrá. La web, las bajas barreras de acceso masivo, el software libre, el conocimiento abierto, la impresión 3D en casa, entre otros nos han llevado a cambios de paradigma que nos enfrentan a nuevas formas de plantearnos lo que actualmente conocemos como realidad y que desde luego traerá consigo más desafíos por resolver. Algo está pasando y querámoslo o no, seguirá pasando.

No se ustedes, pero yo querría estar ahí ;-)

Para finalizar, quizá te interesen estos tips y un video de invitación

  • La empleabilidad de ICC supera el 90%
  • El teletrabajo existe
  • Puedes desenvolverte -casi- en cualquier contexto

// 473

Autoinhabilitación: paso al costado

Reventando el globito
Ya pasados los días, aparece la presentación del abogado Víctor Bahamondez al Tribunal Electoral del Maule en donde con detalle expone los motivos de inhabilidad que el nuevo rostro de la política provincial (SIC) candidato Boris Duran -electo CORE por Curicó- presentaba al momento de la elección.

Dos de las causas expuestas en la presentación son:

  • 5 de septiembre de 2013, Conducción en estado de ebriedad. Rancagua.
  • 15 de octubre de 2013, Conducción en estado de ebriedad. Licantén.

El paso al costado
Independiente de las conclusiones que pueda tener el Tribunal Electoral Regional del Maule, nos enfrentamos a un caso en donde reiteradamente un ciudadano contraviene una regla que todos debemos respetar. Entendiendo que hay que ser -más allá de solo parecer- me parece que el paso correcto es hacia el costado, asumiendo la falta y el costo de no respetar una de las tantas reglas que nos hemos dado como sociedad. Los primeros que debiesen respetar las normas son quienes ostentan la autoridad, más aun cuando es obtenida por vía “democrática”.

Sumado a lo anterior, la representación pública exige también eso: “representar”. No únicamente de ser portavoz de algo, sino de ser en el espacio de lo público un ejemplo a imitar. ¿Qué tenía de ilegal el vínculo Clinton – Lewinsky? realmente nada, la ilegalidad no es el mínimo, el punto es que el deber de los primeros entre sus iguales es servir de espejo en donde mirar. Todos somos humanos, pero no es excusa y menos a semanas de la elección.

Como ya he hablado de la mezcla entre alcohol y decisiones, la conducta abre espacio a la pregunta de si su estado etílico se mantendrá durante las decisiones que impliquen, por ejemplo, decisiones acerca del presupuesto regional. ¿Qué peso político tendrá en tales condiciones? ¿Dará mayor fuerza a la provincia o, por el contrario, medrará posibles apoyos en definiciones que nos afectan?. Por cierto, esto debiese ser más generalista y ante cada elección debiésemos elevar el estándar, exigiendo examen de pelo a cada candidato. Sorry, pero los vicios privados pueden llegar a afectar el espacio público.

Fragilidad del sistema
En la presentación aparece que el sistema no conocía del incumplimiento, entendiendo que la presentación de antecedentes no tenía fallas. Aquí es donde se abre la opción a preguntar cuántos de los actuales candidatos tenían irregularidades que por no contrastar, pasaron coladas. Ojo, hablo de candidatos a lo largo de todo el país ya que si no hay mayor contraste interno por parte de los garantes del proceso, malamente podrán dar como válidas todas las opciones pensando que cada candidato es per se honesto.

El responsable en el partido
Disculpen mi falta de credulidad, pero no veo posible que nadie de su partido estuviera al tanto del comportamiento mostrado en meses previos a la elección. Cabrá pues, esperar la declaración pública que debiese entregar la directiva local acerca del hecho y qué sanción tendrá tanto el postulado como quienes estuvieron al tanto y mantuvieron silencio ante el partido y la ciudadanía que creyó.

Y en una ciudad tan pequeña, donde todos nos conocemos, parece raro que tampoco en los otros partidos no se hubiese filtrado la noticia. ¿”Complices pasivos”?

Los medios
Como ya es recurrente, al final de cada post va la invitación a pensar en el rol de los medios de comunicación local y cómo intermedian en la esfera pública. ¿¿Otra vez se nos pasó??
Disculpen, nuevamente, mi falta de credulidad.

Ahora, que ya el tema aparece a viva voz, el pudor mínimo debiese exigir regular o bajarle al festín radial, ya que pudieron haber anticipado toda esta situación, por lo que también les cabe responsabilidad. ¿No supieron?. Un simpático “uyuui” o un “cuec” no les exime.

Por si no lo notaron, nos damos cuenta.

Tu, qué opinas?

// 600

Las cuentas de la inacción

La semana pasada un trabajador agrícola fue atropellado en el cruce Lontué. Requería atención médica de urgencia, por lo que lo estabilizaron en el “hospital” de Curicó llevarlo a Santiago por aire. No fue posible, ya que el avión ambulancia no pudo aterrizar en Curicó, debiendo ser llevado al aeródromo de Talca. Todo el trámite demoro unas 12 horas, que por suerte no fueron fatales. Ver noticia completa en el Diario Familiar™ de la comarca singular™.

Noticias como esta pasan desapercibidas, pero nuevamente nos enfrentamos a decisiones sin tomar, acciones sin realizar y políticas sin definir. En la estrategia ya permanente, dilatar las definiciones ya se convirtió en una práctica. Veamos.

1) El hospital no da el ancho. A pesar de haber sido votado como prioridad 1 del plan de reconstrucción, llegando ya a los 4 años del terremoto el problema sigue ahí. De hecho, está claro que el tema ya pasó al próximo gobierno, evidenciando la incompetencia de todo el staff de autoridades electas y –válgame dios– reelectas.

2) Crecimiento inorgánico de la ciudad. Como todos construyen donde quieren y como quieren, nadie se percató que las construcciones cercanas afectarían el aeródromo. Ojo, el problema no es que un aeródromo fue instalado en las cercanías de una población o edificio, sino al revés; para quienes siguen levantando el tema de mover el aeródromo, en un esmero por ganar la cada vez más sabrosa franja de terreno que dejaría.

3) Aislamiento aéreo. Por si no nos dimos cuenta, el hecho denota que nos estamos acercando cada vez más al aislamiento aéreo. Hoy fue un avión ambulancia, mañana puede ser cualquier aeronave de mayor envergadura. Está claro que si hoy el avión ambulancia no pudo aterrizar, el protocolo sensato será ir directo a Panguilemo en Talca. Ojalá no haya un accidente grave… De hecho, debiésemos partir por eliminarlo como vía de acceso del Plan comunal de Salud Municipal.

¿Haremos algo por que en Curicó haya un hospital que responda a los requerimientos de la ciudad?, ¿podremos definir un plan de desarrollo orgánico para que de una vez por todas esto tenga sentido?, ¿definiremos que es vital tener vías aéreas de acceso a la ciudad y tomaremos acciones para comprometernos con ese objetivo?

Pero bueno, hay temas más importantes que los expuestos. El bonzo por ejemplo. Por mientras, parece que no queda más que rezar.

No actuaron hoy:
El resbalín más grande del mundo. Obra monumental destinada a observar el comportamiento de los reclusos del penal local. Estado: pendiente.
La mitad del estadio. Promesa pendiente de terminar la mitad del estadio que un día comenzó. Prioridad 2 del plan de reconstrucción… Estado: pendiente.
El barrio de entretenimiento. Definición a realizarse luego del problema de los inmolados reelectos. En 6 meses -de Plutón parece- se definirá donde… Estado: pendiente.

// 373

Cuatro años de nada

Me gusta cortarme el pelo en Curicó. El pelo importa poco, lo que importa es que los sábados se reúnen ciudadanos de a pie y comparten qué es lo que están viendo. Una de esas jornadas, la pregunta que apareció fue ¿cómo ha cambiado Curicó en estos años?

Marzo a marzo viene el mantra de los permisos de circulación. Haga su aporte aquí y contribuirá al desarrollo de la comuna. Pues bien, ¿cómo ha cambiado Curicó en estos años?.  Segregando. Desde veredas hasta calles, el modelo de dividir un centro versus periferia marca -literalmente- el camino de hasta donde puede llegar el “desarrollo”. Por cierto, el desarrollo en Curicó se mide en cantidad de sacos de cemento.

Si verificamos el desarrollo de los últimos años, veremos que el gran desarrollo visible viene de empresarios proactivos y ciudadanos que como pueden van mejorando su vida y la de su familia. Por cierto, con una inorganicidad evidente en lo que se ha convertido en un far west comercial.

¿En tránsito? evidente caos. ¿En calidad de calles? lo mismo. ¿En renovación urbana? ¿qué es eso?. ¿Comercio ambulante thailand stail? No los toquemos. ¿Plan de futuro? cero. ¿En ciudad ciclista? Que lo tomen los privados. ¿En ciudad turística? Para eso está Potrero Grande. ¿Curicó ciudad universitaria? ¿Hay universidades en Curicó?.  ¿La entrega responsable de patentes? ¿pero, debía planificarse?. ¿La definición de zona de entretenimiento? Ah, si, deveras que nos tomaríamos 6 meses en definirla. Ojo aquí, que esto únicamente enlista pedidos obvios para el Curicó urbano, pero la agrozona como provincia tiene todos estos y otros tantos pendientes que al parecer son invisibles.

Peor aun cuando revisamos lo ya definido. Si vió este “debate” comprenderá rápidamente que el Hospital de Curicó es uno de los proyectos clave en los que hay acuerdo. Fue la prioridad 1 del Plan de Reconstrucción junto con la Estación de Trenes (si, la que tantearon para poner en el Mall). ¿Quienes además de la comunidad son los responsables de lograrlo? Efectivamente, los diputados para presionar y poner el tema en la mesa; los alcaldes y concejales para “representar” a la comunidad ante presidente y ministro del área; y desde luego los consejeros regionales para presionar por proyecto y fondos. Pues bien, pasaron 4 años y adivine dónde estamos.

Esto ha sido sostenido en base a individualidades carentes de visión de comunidad, más preocupadas por la nueva elección futura o por perfilar carrera política que por lograr una ciudad digna de vivir.

Cada elección es una oportunidad y la de ayer la desaprovechamos. Tontamente, se reeligió a los dos diputados en ejercicio. Uno acumulará 8 años de diputado a los 12 años en el municipio (si, 20) y el otro, desde 1993 seguirá engrasando la máquina en un grafo laboral interminable. Sumado a esto, se optó por elegir como Consejeros Regionales a ex alcaldes, ex gobernadora y ex cores que ya venían con falla de origen. ¿Es que no nos damos cuenta que mantuvieron todo igual? Lo mismo, otros 4 años de lo mismo.

Disculpen mi pesimismo pero, si a pesar de todos los periodos no vemos avances más allá de los privados esto se estancó. Si a pesar de todos los viajes al extranjero y a lugar turístico que han querido, que les hemos regalado no hemos tenido retribución alguna en obra real, lo merecido sencillamente es el cuartel de invierno. Si a pesar de mantener en el congreso a diputados para que hagan leyes y piensen el futuro y se lo pasan dándoselas de alcalde, pues que postulen a la alcaldía. Si a pesar de la dieta mensual que ganan por sus cargos no reditúa en beneficio para la comunidad -que asume “el contrato“- mejor vuelvan a la vida privada. Disculpen, pero de este lado había expectativa.

La tropa, esta especie de corte local, al parecer no toma nota aún de quienes somos. Sus asesores bien pagados debiesen pasar del lado de las comunicaciones y reportes de prensa –muy de moda ahora los comiuniti manallers– al de los datos. Podrían darle una leída a nuestra performance comunal, provincial y regional, ver quienes somos en el marco global y hacerse cargo de nuestros resultados. ¿Vieron dónde estamos en competitividad?, ¿Les contaron nuestros puestos en educación?, ¿Supieron de los niveles de contaminación o se interesaron por promover su medición?.
1) No los conocen, eso denotaría ceguera cognitiva y falta de preocupación por saber.
2) Si los conocen, eso denotaría dolo, entendiendo que debiesen hacer algo por modificarlos.

Pero bueno, los encargados de levantar estos temas –medios de comunicación- seguirán más interesados en los próximos canapés de la Gobernación, las futuras tortitas en conferencias de prensa donde los Montero o uno que otro almuerzo en el Español. Tocar otras teclas sería morder la mano que da de comer directa o indirectamente, lo que sin duda nos llevará a una pusilanimidad permanente pero podremos vivir con ella a cuestas.

Estamos comenzando cuatro largos años.

Cuatro años de nada.

// 540