¿Por qué no en Curicó?

Hace algunos días, el 29 de septiembre, el diputado Morales (UDI) interpuso una demanda contra quienes resulten responsables en Molina. Demanda realizada por Carlos Palacios (UDI), que busca establecer a los responsables de eventuales irregularidades asociadas a un viaje a Termas de Quinamávida.

Efectivamente preclaro lector, su memoria no le engaña, es la primera acción de este tipo de parte del diputado -de parte de los dos diputados para ser precisos- en un contexto de cuestionamientos a viajes en toda la comarca. Bien por resucitar el rol fiscalizador acerca de este tema, por más que sea en el tercero de cuatro años de periodo. Traigo la variable “tiempo” a colación, ya que una de las dimensiones importantes del hecho es cuando pasa.

En plena campaña municipal desplegada -preguntar en Molina si no está desplegada, teniendo hasta que intervenir el señor cura para apaciguar- que aparezca el diputado a interponer una demanda, si o si motiva a pensar en quién o quiénes podrían ser beneficiados con esta acción política, en efecto, la exalcaldesa Mirtha Segura. Independiente del resultado, asociar la imagen de Priscilla Castillo a temas de viajes, permite asociar también esa memoria emotiva en torno al tema. Pero bien, no dudo que tanto Priscila Castillo como Marcelo Lobos ya deben tener un cuero duro comparable al de una ballena azul a lo menos. Como diría don Rodolfo, no es bueno hacerse de enemigos que no estén a la altura del conflicto.

No se si el diputado sacó bien la cuenta o no, o de plano creyó lo suficiente como para realizar este acto, en este momento, en este lugar. ¿Por qué es importante también la variable “lugar” en esta escena?. Esto pasa en Molina, la comuna más grande que rodea a Curicó (si, hartos votos). Sumo este punto, teniendo en consideración su nula acción frente al ya conocido nacionalmente tema de los Concejales Viajeros. Alguien que es capaz de afirmar que la corte internacional de justicia de la Haya no tiene competencia en algo, no puede dejar de percatarse de algo que pasa en su propio barrio. No se me pasa por un minuto que no esté plenamente consciente de lo que pasa en Curicó, por cierto. Pero tomar acciones en la comuna vecina a la comuna que lo vió de alcalde y no en su preocupación “natural”, llama necesariamente a preguntarse por qué allá sí y por qué acá no. Pongamos pausa.

Quién comanda la acción desde lo legal -por que vaya que esto es una acción legal y no política pura- es el candidato a concejal por Curicó y dirigente UDI, Carlos Palacios. Nuevamente, si alguien se postula a concejal por una comuna, debería tener algo de interés por esa comuna, vale decir, por Curicó, no por Molina. Nuevamente, no se me pasa por la mente que no esté plenamente consciente de lo que pasa en Curicó.

Resumiendo, hasta aquí, dos samaritanos preocupados por la comuna del lado.

Disculpen, pero es inevitable preguntarse en este marco incomparable, ¿por qué no en Curicó?. Por qué no ejercer acciones legales con toda la fuerza para ir al rescate de una situación a todas luces reñida con la ética y que ya tiene al Consejo de Defensa del Estado avecindado en Curicó, para salvaguardar los intereses ya no de Curicó, sino de Chile.

¿Por qué no en Curicó?. ¿Por qué Curicó ahora no es del interés del exalcalde, luego de darle los mejores años de su vida a la comuna y al municipio? ¿Por qué Curicó no es de interés del abogado que dice interesarse por representar a la ciudad postulándose como concejal?. ¿Qué les limita a ejercer acciones legales en Curicó?.

Preclaro lector, yo se que usted también sabe. Y se que usted sabe que yo se. Para los dos personeros UDI, resulta absurdo hacer esto en Curicó. No tiene sentido, cuando tres de los actuales concejales UDI están dentro del set de formalizados. ¿Tendría sentido sumarse a una acción que vaya en contra de su propio partido?. Obvio que no, menos en un tiempo como el actual, donde los formalizados Canales, Undurraga y Trejo intentan sin mayor complejo, la reelección.

¿Por qué el diputado no debería hacerlo? ¿Cuál es su freno ahora?. Porque efectivamente sería mermar su propia infraestructura electoral ante una reelección en 2017. Sin concejales perdería capilaridad para llegar a la milla final, clave en toda elección. Ese es el motivo de llevar la caja de lentes para distribuirla. Sino fuera así y todo esto le asqueara, le indignara, le violentara -como nos violenta a algunos- hace rato ya habría despedido al concejal Canales de su equipo asesor. Un razonamiento similar aplica al senador Coloma, rol que también deberá votarse en 2017.

¿Por qué el candidato a concejal no debería hacerlo?. Porque efectivamente, en caso de que alguno de los formalizados lograra ser reelecto y luego hubiese respuesta desfavorable de parte de la justicia, adivinen de qué forma correría la lista.
Este es el motivo clave que tienen los compañeros de lista de los formalizados para tragarse el sapo. Aplica también para los compañeros del incombustible Leoncio.

Ahora, usted, ¿votaría por un formalizado?.

Feliz aniversario Curicó.


La obra. Este clásico de Caravaggio, llamado Bari (de barare, engañar en italiano), también conocido como Jugadores de Cartas o Partida de Cartas, se considera como uno de los hitos de la carrera del pintor. El objetivo de este cuadro -según wikipedia- era mostrar cómo la astucia de la maldad vence a menudo, ante la candidez e inocencia de quienes son buenos y nobles de corazón.

// 2

Published by

Marcelo Aliaga

140 caracteres no son suficientes.
Ver detalle.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *