¿Y si llegamos a un acuerdo?

Hace unos días en Talca, el secretario del Tribunal Electoral, quedó en prisión preventiva. Qué tal.
El acusado, públicamente fue interpelado por el fiscal a cargo, ya que veía como un acto impresentable reintegrar el dinero para intentar pasar piola. “Eso no corresponde” decía el fiscal en Talca.
¿Les suena la historia? Se parece a otra, aunque la interpretación es totalmente opuesta: el fiscal curicano, más que fiscal parecía defensor solicitando analizar la posibilidad de llegar a un acuerdo de modo de no llegar al final del proceso. Y todo bien. Meses de investigación e incluso habiendo explícitos y públicos mea culpa, se coronarían por unos 300 o 400 mil pesos y trabajos voluntarios. Y todo bien.

Esta diferencia de criterio es digna de ser revisada, entendiendo que, al igual que de los médicos podrá depender la vida, de abogados y fiscalía en este caso depende una libertad de un inocente o la pérdida de la misma para un culpable… o viceversa.

¿Existe un orden en la fiscalía?
¿Existe un orden en la Fiscalía del Maule o “viva la autonomía” y que cada uno vea lo que hace? Si la opción es la segunda, depende del fiscal que me toque el resultado que tiene mi causa. Habría entonces fiscales blandengues y otros no, vale decir, la libertad estaría entonces dependiendo no de un sistema armónico, sino de los individuos asistémicos desestandarizados. Pucha, “no nos tocó el bueno”, sería una opción en tal escenario.

Entendiendo que los defensores defienden (nada se de por obvio en el Maule), parece asombroso -para quienes no somos abogados- que el fiscal pida terminar anticipadamente su propia labor investigativa. Públicamente en cuestión dado que incluso aceptando la culpabilidad de al menos un par, no acepta seguir y pasa a tomar rol casi de defensor. Peor aún cuando una de las medidas que pide -trabajos voluntarios en Hogar de las Hermanas del Buen Samaritano- lo asocian directamente con un sesgo religioso ya advertido como eventual incompatibilidad, toda vez que según se ha expuesto en medios, sería parte interesada en la reconstrucción de templos católicos en la ciudad de Curicó… la misma ciudad que tiene como mesa directiva los actuales formalizados y… un Alcalde. Que cada quien crea en lo que quiera, pero el diablo en los detalles.

La llegada
En ese escenario llegó hoy el fiscal, dispuesto a aceptar un acuerdo intermedio, cuestionado por su cercanía religiosa, por una investigación que no avanza y que, cuando lo hace tiene una sutileza selectiva que, aún asumiendo públicamente un par de acusados, no es suficiente como para lograr algo sustantivo.

Si me lo preguntan, mi sensación respecto a todo el proceso es que no llegará a nada, que ni siquiera cambiará todo para seguir igual, Talca seguirá con el joystick y un teléfono seguirá rindiendo más que años de formación en el Maule. Hoy, Jueves Santo, donde la imagen bíblica es la de una mesa donde aparecería la traición, según mi profecía se repetiría la historia. No fue así.

La salida
Y que decir de la salida, peor aún. El juez hoy fue el encargado de recordar de qué se trataba todo esto “es determinante la condición de estos imputados; es decir, ser funcionarios públicos de directa representación ciudadana y electos por ella. Y el hecho de imputárseles delitos que no solo afectan los caudales públicos y fiscales, sino que también atentan contra la probidad, la dignidad y la integridad del ejercicio de esa función pública. Los acusados encabezan la jerarquía que como ciudadanía nos damos para lograr definir el futuro. Esa jerarquía es la que está en duda. Y lo peor, esto no viene desde ahora, lo que abre la pregunta acerca de contratos, licitaciones, acuerdos, convenios, otros viajes, prebendas, despidos, en fin: si estuviste dispuesto siendo concejal a trucar boletas, ¿qué podemos esperar?. Y los partidos, los que entregaron el cupo: mutis por el foro, “no se oye padre”, “ah no se na yo”. Cero, repito, cero autocrítica. Capaz que hasta salgan con ganas de re-re-reelegirlos. Por eso fue importante poner en la mesa que esto no es sólo cambiar un seis por un ocho o un cuatro por un nueve: hubo un plan, encabezado por funcionarios públicos de directa representación ciudadana (no me pidan esperar el final del juicio, habiendo mea culpas, devoluciones de dinero y cuando todos estuvieron dispuestos a pagar por terminar rápido guardándose su deseo de ratificar inocencia).

Los escenarios del fiscal
Veo cuatro caminos posibles para el fiscal.
El primero es dejar la causa por decisión personal, lo que analizando el perfil del fiscal, no pasará: es ceder a presiones, perdería sentido de misión, etc..
El segundo es que desde la dirección lo obliguen a dejarla, lo que tampoco pasará: sería admitir el propio error de no haberlo hecho antes, quitarle el piso a un fiscal, agregar “incertidumbre” a la causa, etc.
Nos quedan dos escenarios que a mi juicio son ambos favorables al fiscal: poner el acelerador a fondo y redefinir la investigación tomándola realmente en serio -lo que implicará incluir a un nuevo ex concejal clave…- con un caiga quien caiga tatutado y honrando la labor de fiscal; o bien, mantener el ritmo cancino, alejado de la incertidumbre, esperando a que todo esto termine.

Escenarios para los formalizados
Caben 3 opciones para los formalizados: Ganar (logran llegar a un acuerdo, o bien la justicia decide que aquí está todo ok y no hay que seguir adelante), Perder (los demandantes logran que la justicia de un veredicto favorable) y dilatar, que sería como una suerte de empate. Sin embargo, los 3 escenarios son de pérdida, veamos: Ganan, la ciudadanía considerará que hubo arreglo; Pierden, evidente, pérdida; dilatan, pérdida de opción a reelección.

La primera línea
En este ajedrez, parece claro el esquema de peones al rey. No da lo mismo el orden de los factores o de caída en este caso. Entendiendo los modus de la Agrópolis, está claro quien es quién.
Por favor no matar al cartero, esto es un análisis.
Éste debería ser el orden de caida:

  1.  Los peones: la mujer, los nuevos. En ese orden, primero debería ser la mujer y, en caso de requerir más de un cordero de dios -para lograr esta suerte de expiación comunitaria- la lógica del modus nos dice que deberían ser los dos recién ingresados al circuito. ¿Les suena consistente con el desarrollo de los hechos? En una comarca conservadora, tiene pleno sentido.
  2.  Los útiles. En segunda línea de esta suerte de defensa, debería aparecer el set de “antiguos” concejales, la manada como le llamaría Francis.
  3.  El rey. La línea que aparentemente es la final, es la del rey. No debería correr peligro mientras los demás van saliendo del tablero teniendo en frente a un jugador vendado y sueco.

No es una apuesta, simplemente llamo a atención respecto de cómo se suceden los hechos en caso de darse el escenario de “Perder” del punto anterior.

Como en toda partida también hay un par de opciones adicionales, la primera es la de escapar y salir corriendo (pérdida), pero la otra que comienza a llamar la atención es la de darle una patada al tablero.

La patada al tablero
Cuando se declara ante un fiscal, quien declara puede hacer pública su declaración. Eso está pasando, lo que comienza a configurar una notable patada al tablero, cuando un conductor/transportista acusa que el alcalde está también implicado. De sus declaraciones en medios, da a entender no sólo que el alcalde tiene plena conciencia de aparecer en las boletas sino que, además, el diputado lo sabía.

Esta declaración no habría sido tomada en cuenta por el fiscal. Una cosa es que un abogado lo plantee como una preocupación desde la abstracción, distinto es que lo plantee el propio declarante y en medios para visibilizar su punto. De ser cierto, se consolidan varias premisas: el alcalde sabía lo que ocurría, el fiscal estaba enterado de la situación, el fiscal no dio peso a la declaración, el fiscal mantuvo info sin difundir. ¿Hay más info?, ¿No tiene sentido nuevas “diligenciass”? ¿Esto aparecerá en las apelaciones en Talca o no llevará el testimonio? ¿Se mantiene el interés de tomar parte como defensor?

Julieta Maureira tiene un punto
En el video de la sesión notable (04:35:00) -novena sesión ordinaria y vaya que lo fue-, donde la única mujer del concejo comparte con sus colegas cómo el alcalde la acosó en plena presentación de una política municipal de la mujer (política que aún no vemos), en plena semana de la mujer con la frase que postula a ser la frase del año –”ten cuidado, no te quedes mucho rato así”– lanza un par de ideas importantes. Cabe señalar previo a detallarlas, que bien puede ser un tongo y escenificación solamente, de todos modos valga recordarlas. Una es acerca de la permanente no-valoración del trabajo de otros por parte del Alcalde y junto con ello, expone abiertamente que nada de lo que ocurra tendrá eco en medios de comunicación, al estar pagados por el municipio. Lo que hemos dicho y redicho acá, acerca de la responsabilidad de los medios de “mediar”, de que deben llegar medios nacionales para que logren hacer cobertura reales, de que la sobrevivencia lleva a guardarse en el bolsillo todo pudor incluso llegando a vender portada completa, queda subrayado. Hoy no fue la excepción y salvo un par de medios de forma esporádica, la cobertura fue pobrísima a pesar de definirse parte del futuro de quienes supuestamente guían la ciudad. Otra vez los medios fueron más mitad que medio.

Volvamos a la majadería por si no es obvio
Hasta el cansancio hemos dicho en este y anteriores posts que aquí hay varios pasando piola.
Una cosa es el carril judicial y otra distinta es el carril político. Aquí no hay ni pausa de militancia, menos habrá renuncia y, a pesar de 1) haber hecho meaculpa en conferencia de prensa admitiendo todo, 2) haber reintegrado dinero al municipio y 3) estar dispuestos a llegar a un acuerdo importándoles un carajo defender su inocencia, mes a mes seguirán cobrando. Esto a nadie parece hacerle ruido. Todo está muy bien, aquí no pasa nada, Murdock es un idiota y las funas no tienen sentido.

¿Un mea culpa en occidente no es motivo suficiente para renunciar por amor propio? ¿pensarán que creemos que son filántropos cuando reintegran dinero al municipio? ¿Pensarán que no notamos que hoy estuvieron dispuestos a ceder la oportunidad de mostrar que todo era falso, asumiendo implícitamente la culpabilidad patrocinados por el fiscal?

De todos modos confiaremos plenamente en sus decisiones, sobre todo las asociadas a presupuesto y en especial si de viajes se trata. Cuando sesione nuevamente el concejo pleno, como si nada pasara, veremos cómo funciona el Maule.
Mientras, el oloroso muerto se sigue pudriendo en el ropero.

// 548

Published by

Marcelo Aliaga

140 caracteres no son suficientes. Ver detalle.

One thought on “¿Y si llegamos a un acuerdo?”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *