¿Y ahora qué?

La formalización de todos los concejales de Curicó, sin duda es un hito local y de algún modo nacional. Sitúa a La Agrópolis en la pauta por lo novedoso, lo singular y llamativo, más aún en época donde la mayor preocupación es el la de algún parquímetro playero o los recauchados bikinis de tv.
Luego de una dilatada espera, se entrega un resultado esperable desde hace meses. La crítica sobre el fiscal a cargo acerca de esa dilación, da mayor seguridad incluso al proceso mismo: si eventualmente esperaba encontrar alguna forma de evadir su labor, esto demuestra que no logró hallarla, ergo se viene duro.

Varias sensaciones quedan hasta hoy. Por una parte satisfacción de esto como una especie de “logro”, pero a la par la preocupación por la institucionalidad que falló y, desde luego, vergüenza: destacados a nivel nacional por el cagazo, por la indiferencia de la autoridad, por la falta de sentido de realidad, etc. La sensación de logro de alguna forma tiene ese origen, de ver que a pesar de todo en alguna parte esto puede funcionar. Llámenle consuelo de tontos, pero ante la ceguera simulada, esto es mejor que nada.

Ciudadanía haciendo la pega por los fiscalizadores a sueldo
Seamos claros: tenemos personas encargadas de fiscalizar y que, de haberlo hecho, nos habríamos ahorrado hasta el llanto. Los concejales, los diputados, contralorías internas y externas y a no dudarlo, el propio alcalde, tienen responsabilidad en -al menos- no detectar esto. Lo más preocupante es , quizá, la falta de eso que llamaba “sentido de realidad”, vale decir, no asumir que aquí hay ni siquiera un “posible” delito. Esto es claro y doblemente peor cuando lo que vemos hoy es una acción legal que parte desde la base de esta estructura que nos damos como sociedad y que es la ciudadanía: sin la persistencia de un grupo de ciudadanos locales, todo esto, seguiría pasando piola. Esta es una verdad que aún no logran dimensionar los concejales y que esperaría que logren dimensionar los votantes que recaen en elegir a los mismos de siempre. Mientras, los facultados por ley para fiscalizar, siguen recibiendo igual su salario.

Qué apelar a lógicas contractualistas ni mucho menos, aunque lo tuvieran en mente, el umbral está bien distante de cumplir con la parte que les toca. No obstante, es quizá esa la intuición de fondo, del no cumplimiento, lo que gatilla esa noción incluso de rebeldía si se quiere.

La pregunta clave
Quedan cientos de preguntas abiertas luego de lo de esta mañana.
¿Por qué se parte por formalizar a la única integrante mujer del concejo?, ¿por qué luego se sigue con integrantes no reelectos?, ¿por qué se sigue luego con la mesa aún teniendo antecedentes previos para hacerlo?, la pregunta sabrosa desde luego de ¿y el Alcalde?. Esto ya parece la conformación de una pirámide diseñada. En fin. Decenas de preguntas entre las que destaca el: ¿y ahora qué?.

¿Qué autoridad tendría hoy un integrante del concejo en caso de estar frente a un evidente delito que afecte al erario público, por ejemplo?.
Hemos visto que ya algunos incluso han hecho explícita su acción, han confesado pública y abiertamente su proceder llegando a citar a conferencias de prensa para admitirlo entre lágrimas!!. Pero a la semana siguiente nada evita que sigan participando de la toma de decisiones que moldean el futuro de la ciudad. Aun habiendo confesado, la vergüenza no alcanza como para dejar de cobrar el cheque.

¿Persistirán en su intento de reelección para las municipales de este año?
¿Qué dicen los partidos, donde esperaríamos que hubiese algún militante cuerdo? ¿Tienen tribunales supremos, comités de ética, cajón de vidrio o como se llame la instancia partidaria que pueda dar algo de sentido a todo esto? ¿Algún mea culpa por entregar el cupo siquiera?

¿Este es realmente el mejor escenario para el alcalde?
¿Cuál es la reacción interna en el municipio ante las presiones de los concejales? ¿Seguirá la línea de no entrega de información o dilación dependiendo del requiriente? ¿Pasará máquina en acuerdos clave? ¿Generarán tablas complacientes de concejo para mostrar todo lo bien que lo hemos hecho? ¿Se iniciarán las investigaciones sumarias y sumarios propiamente tal? ¿Qué opina la asociación de funcionarios? ¿Seguirán los viajes? ¿Las empresas de turismo disfrazadas de “apoyo a la formación” seguirán ofertando sus “seminarios”?

¿Aparecerán los diputados?
¿Terminarán con la tregua de silencio entre ambas coaliciones? ¿Solicitarán información adicional ahora? ¿Expresarán su preocupación por diarios? ¿Citarán a conferencias de prensa? ¿Apoyarán a sus concejales militantes hasta el final o públicamente darán su rechazo a su actuar? ¿Aceptarán su responsabilidad en definición de cupos? ¿Les interesa o prefieren pasar? ¿Aló senadores?

¿Los periodistas, esos del asado post elección, cubrirán el hecho?
¿Las radios transarán minutaje para mostrar su “inocencia”? ¿Cubrirán ambas caras de la moneda incluyendo a querellantes? ¿DLP esperará que medios nacionales cubran para aparecer siempre después de DEC?

Por lo pronto, habrá 60 días en los que se desarrollará la investigación. Bueno, sabemos que serán más de 60. Durante este tiempo, por lo menos el arraigo nacional limitará viajes al extranjero. Y bueno, del 14 al 17 de enero será la Fiesta Nacional del Chivo, en Malargüe, lo que permitirá proteger en algo las arcas municipales, más aún con el déficit a cuestas que no dejará de subir de aquí a meses más cuando termine el periodo.

Esto abre oportunidades a los oprimidos de siempre en el feudo. A los RN, a los PPD, a los PC y es que, La Agrópolis es conservadora, rápidos para persignarse y lentos para educarse. Abre oportunidades también a candidaturas de nuevas agrupaciones y también de independientes. Todo esto, pensando en que la ciudadanía reflexionará acerca de a quién le presta su voto.

Esta historia continuará. No se detendrá mientras la ciudadanía tome su voto y lo use, mañana, para intentar cambiar esta cueca en pelotas. Eso sin duda requiere trabajo. Si usted leyó esto, hable con un par de vecinos y hágales entrar en razón.
Como acción testimonial, le invito a firmar la campaña para evitar la reelección.

Vea la formalización aquí.

// 995