La oportunidad tras la elección de Consejeros Regionales

Teniendo como telón de fondo la regionalización, durante este año se realizarán por primera vez elecciones directas de Consejeros Regionales. Hasta ahora los Consejeros Regionales (COREs) han sido designados casi a dedo por sus partidos, realmente por los concejales, definiendo miles de millones de pesos en proyectos. Como estará imaginando, efectivamente el binominal también hace de las suyas pareando Concertación con Alianza, al menos en lo que respecta a la Región del Maule.

El poker regional
Hasta ahora, la forma de elegir los proyectos ha convertido la mesa del Gobierno Regional en una mesa política más que técnica, pareciéndose más a una mesa de poker que a una instancia de real desarrollo regional: “dame este proyecto y te dejo pasar este otro”, “el alcalde de esa comuna no es de mi partido”, “si te doy la pasáh ahí arreglamos”, “el diputado/senador/empresario me apoya en esto” y todas las variantes intermedias imaginables. Abrir la elección puede efectivamente ser una oportunidad de airear el miasma y de paso dar apertura a la comunidad.
Bueno, eso al menos en los papeles. Poder es poder.

Decisiones reales sobre proyectos reales, la paradoja
Como sabemos, los consejeros tienen participación real en la toma de decisiones acerca de proyectos. Esto de algún modo genera una “paradoja” funcional entre cómo se expone labor de diputados -ejecutores, cosa que no son- versus la de consejeros que si tiene una dimensión ejecutiva real. Ya expuse acá el deseo de “ejecutivizarse” por parte de los legisladores quitándoles área a los alcaldes, lo que también se ve reflejado explícita o muñequísticamente en presiones a los consejeros. Mal que mal, había que retribuir el pago y el apoyo.

La oportunidad
Pero bueno, aquí hay una oportunidad real de impulsar cada región. Dejar la decisión a la ciudadanía desde luego no asegura otra cosa que dar una pequeña cuota de poder local en una lógica que seguirá definiéndose en Santiago, Intendente y Seremis mediante. Nuevas miradas y nuevos proyectos podrían cambiar realmente la cara a la región y a cada provincia/comuna en particular. Una nueva camada de representantes podría también aportar a airear la casa y dar perspectivas distintas, quizá incluso mirando a largo plazo. Soñar no cuesta nada ¿eh?.

De abogados a ingenieros
Desde el problema de dominio técnico del asunto, puede que el prejuicio no sea tan errado: si para hacer leyes y fiscalizar se privilegia al gremio leguleyo, parecería lógico que en el ámbito de proyectos se viera privilegiado el gremio ingenieril. Sin duda un candidato creativo pero no experto podrá hacerse asesorar por expertos, pero será un plus sentarse en una mesa manejando los temas desde lo político como también también desde lo técnico.
Presiento que estaremos lejos de eso.

Exigencia mínima: El portafolio
Al momento de pensar en cada alternativa para elegir, al menos debiésemos exigir un portafolio con los proyectos que privilegiarán, cuál es su fundamentación, recursos necesarios e impacto. Desde luego debiésemos esperar también una sincronía con los proyectos que cada administración municipal tiene en mente. Una lista quizá sería suficiente frente a otros que de seguro llegarán solo con su gran sonrisa, su padrino y palomas.
Ahora si -a diferencia de la elección de diputados- es hora de exigir proyectos.

Representando a Curicó
Hoy, la Región del Maule tiene 18 consejeros regionales.
Según el Censo 2002, la región se acercaba al millón de habitantes, por lo que según Servel, para regiones entre 800.000 y 1.500.000 habitantes corresponderían 20 consejeros para esta elección. Considerando la lógica de elección indirecta y cantidad de habitantes por provincia, los dos nuevos representantes se definirían uno por Talca (llegando a 7) y uno por Curicó o Linares con mayor probabilidad que sea por Linares por mayor cantidad de habitantes (alcanzando los 6).

  • Los candidatos de la provincia alcanzan a 22 de entre los que a lo más debiesen elegirse los 5 ya indicados.
  • Actualmente Curicó tiene 5 de 18 representantes. De esos 5, 3 van a la re(¿+re+?)elección.
  • De los 22 candidatos por Curicó, no sobrepasan a 5 los candidatos que van por primera vez a una elección popular directa o indirecta.
  • El resto son viejos conocidos que con mayor o menor éxito ya han pasado por cargos públicos tanto por elección popular como por premio de consuelo -por designación capitalina o por otros amiwis concejales- como ya sabemos.

En fin, la oportunidad está ahí. Mire atento. Vea el elástico como se estira y revise cómo se va equilibrando el sistema perturbado.

// 175

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *