¿Nido de ratas?

Algún parroquiano recordará un post que escribí hace un tiempo con motivo de la no asignación de patentes por el Concejo Municipal a un local céntrico de Curicó. ¿El motivo? La salida de madre del concejal Jaime Canales en donde asignaba el mote de “nido de ratas” al local Praga Bar (Yungay) y por añadidura, de ratas a quienes visitaban(mos) el local.

Hoy, la situación evoca aquellos periodos donde solucionábamos los problemas a golpes. Esos donde se lanza hacia arriba el hueso al lado de la fogata en la noche oscura. El mismo concejal que acusaba un nido de ratas ahora ejercita la muñeca literalmente en cara de otro concejal, reflotando la pregunta acerca del nido de ratas.

El pugilato
Si, quizá sea exageración lo de pugilato en vista de que sólo hubo un golpe. Pero vamos con la reconstitución de escena.

El lunes 24 de septiembre, durante una reunión de trabajo en el Municipio de Curicó –no una sesión de concejo- se discutían modificaciones acerca de nuevas áreas del municipio, en específico la creación de departamentos: vivienda, adulto mayor y…, redoble de tambores…, …, *asuntos religiosos* (¿?). En la escena estaban presentes concejales y funcionarios municipales, no estuvo presente el alcalde.

Llegando al momento de discutir acerca de uno de los nuevos departamentos, el concejal Muñoz habría pedido al concejal Canales que se inhabilitara, en virtud del conflicto de interés que en su opinión tenía el sr. Canales, ya que creando el departamento la esposa del concejal Canales lograría por gracia divina –si, parece que necesitaremos un departamento de asuntos religiosos- la jefatura de la repartición. Esto habría suscitado la reacción del concejal Canales, que habría hecho ademán de retirarse indignado de la sala, momento en donde ante el descuido de Muñoz le habría propinado un golpe intenso –conocido en el bajo mundo del ampa como “jamaicano”- con el que le habría girado, casi como Linda Blair, la cabeza al concejal adversario. Pasando los microsegundos de sorpresa algunos llamaron a la calma.

A pesar de que la situación trae a la memoria un incidente en una cámara de diputados donde un curicano tiró un manotazo de nena y escapó, en este caso la dinámica habría sido de quedarse para esperar el golpe de regreso y seguir el show, a lo que favorablemente -¿o no?- el adversario no respondió

Como lo aconsejaban las buenas formas -que escaseaban en ese instante- se dio por terminada la reunión, literalmente, “de golpe” ante ese inpasse.

Y todo esto a una cuadra de la iglesia!.

Entrenamiento boxeril
Si están metidos en la vida política de la ciudad llegando al punto de ser electos, ya habrán tenido que bancarse campañas, roces entre adherentes, cahuines, quejas y ofensas en el camino, haber usado un puñal o haber recibido varios, vale decir, adaptarse para poder seguir caminando en una senda elegida individualmente y en plena libertad de decisión. Algunos ya son viejos en esta comparsa, no sólo en vida política sino en cantidad de periodos, por lo que debiesen tener al menos una noción de lo que puede venir.

Por lo mismo cabe preguntarse si efectivamente esto es una sobre-reacción o de plano un tongo para avivar la funcia ante la desafección e indiferencia de la comunidad frente a la elección. Polarización que le llaman.

¿Qué dicen los colegas?
De más está el analizar la reacción pública que han tenido los demás concejales presentes, a pesar de que lo esperable habría sido exponer que no es la forma de solucionar un problema de esta especie –supuesta ofensa a su mujer…- ha sido más bien de tono acomodaticio y de espectadores de un buen ring.

Esos mismos que cerraron filas por un concejal amenazado por la inminente presentación de acciones legales por referirse como ratas por jóvenes que asisten a un local hoy guardan silencio. Los mismos que señalaron que se “judicializaría” la actividad municipal y que ello no era apropiado, ahora pareciera que les da igual que anden agarrándose a mangazos en reuniones.

¿Y dónde quedaron las capacitaciones?
Permítanme insistir. He sido majadero en exponer la seguidilla de viajes nacionales y al extranjero –literalmente hasta China- que han tenido nuestros representantes, no obstante queda de manifiesto que por más viajecitos que tengan en el cuerpo, perdón, capacitaciones del más profundo interés, mientras no sean capacitados en cuestiones básicas como el autocontrol, episodios primitivos como este seguirán sucediendo.

Les recuerdo en este punto que una de las últimas capacitaciones del concejo -en pleno!- fue acerca de protocolo en las costas de la Quinta Región hace unas semanas atrás. Perdimos $3.403.056 en un finde.

Pero bien, ya acabó el periodo. Estamos a un par de semanas de las elecciones y ya se vería un poco feo seguir viajando a capacitarse, por que al parecer en Curicó no hay ni capacitadores ni caminos como para que lleguen capacitadores por lo que hay que elegir destinos turísticos para ir a ver a iluminados que derrocharán sabiduría sobre sus cabezas previo pago. Gilberto ya está muy trillado.

En caso de ser reelectos, quizá debiese sumarse a la fonoaudióloga una terapia grupal de partida.

El comunicado
Hasta el momento no he dado con el remitente que envió el comunicado, no obstante parece que el copy paste pudo más, logrando la misma noticia aquí, aquí y aquí.

¿Qué supo usted vecino?

// 660

4 thoughts on “¿Nido de ratas?”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *