Mónica Donoso, la olvidada.

Curicó ha cumplido 266 años desde su fundación el 9 de octubre de 1743. En principio la incipiente ciudad se ubicaba a algunos kilómetros alejada del actual Cerro Condell. Debió modificarse su ubicación debido a la alta humedad del terreno.

La nueva ubicación de Curicó proviene de la filantropía de Mónica Donoso y Pedro Nolasco, quienes donaron parte de su patrimonio para la fundación en octubre de 1743. En el caso de Pedro Nolasco al menos en su recuerdo se le entregó su nombre a una población, poco visible, pero población al fin. En el caso de Mónica Donoso la historia fue un poco distinta.

Mónica Donoso, nacida en 1963 en Vichuquén, tiene en Curicó una de las calles más acotadas -1 cuadra literalmente- ubicada en uno de los lugares más raros. Rompe el damero lo que se justifica solo por ser una de las calles que rodea el Mercado Municipal. Además de aquel escueto homenaje, que ni siquiera tiene doble sentido, es más, al que inclusive le quitaron espacio quedando solo espacio para 1 pista, solo se le suma un homenaje por parte del Rotary Club, por medio de un busto en Alameda Manso de Velasco, en donde ni siquiera aparece sola sino tiene que compartir el foco con Cristóbal Colón.

A lo menos tanto Nolasco como la olvidada Mónica Donoso, debiesen tener un sitial destacado en la ciudad. A lo menos una avenida que de cuenta de su filantropía.

A mi parecer, antes de una carreta gigante o un caballo golpeando una vaca, debiésemos comenzar por priorizar mejor.

// 1140

3 thoughts on “Mónica Donoso, la olvidada.”

  1. Es una pena que una ciudad tan bonita como curicó sea así de desconsiderada, hace un tiempo mi pololo me contó quien era monica donoso y sobre la “calle” que lleva su nombre, ojala algún día le den el lugar que merece.

    Saludos Marcelo, buen mensaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anti spam... *